Fichas de peliculas
  • Registro
Etiquetas: 2017EE.UU.AnimaciónTony Leondis
EMOJI
INFORMACIÓN
Titulo original: The Emoji Movie: Express Yourself
Año Producción: 2017
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 86 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Animación
Director: Tony Leondis
Guión: Eric Siegel, Tony Leondis, Mike White, Jordan Roberts
Fotografía: En Color
Música: Patrick Doyle
FECHAS DE ESTRENO
España: 11 Agosto 2017
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Sony Pictures / Columbia Films


SINOPSIS

Textópolis es una ciudad oculta dentro de un smartphone. Aquí viven todos los emoticonos preferidos a la espera de que alguien los elija para su teléfono. Gene, es el único emoticono que puede disfrutar de diferentes expresiones e intenta ser normal. Junto a dos amigos se adentrarán en la aventura de pasearse por las apps del teléfono...

INTÉRPRETES

Animación

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBSO

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevCONOCE A LOS PERSONAJES

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Cannes

_________

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ACERCA DE LA PELÍCULA...
   Los seres humanos no han estado nunca más conectados. Gracias a nuestros smartphones, nunca estamos desconectados de los demás y estamos constantemente en contacto con gente de todo el mundo. Y con un simple invento, ahora podemos comunicarnos con gente de la que nos separan idiomas, fronteras, océanos... ... al fin y al cabo, todo el mundo sabe lo que significa.
  Ahora, Sony Pictures Animation nos lleva al mundo secreto del interior de nuestro móvil para vivir una divertidísima aventura en EMOJI LA PELÍCULA.
  “Los emojis nos ayudan a expresarnos de maneras que no tenemos tiempo de expresar, o no tenemos la previsión de expresar, o tememos expresar”, opina Tony Leondis, uno de los guionistas y el director de EMOJI LA PELÍCULA. “Cuando recibo un emoji con ojos de corazón de mi madre, significa algo, y me hace sonreír. En este mundo de tecnología, el corazón humano ha encontrado una forma de conectar”.
  “Todo el mundo utiliza emojis, forman parte de nuestra vida diaria”, aporta la productora Michelle Raimo Kouyate. “Siempre disfruto con películas de animación que se introducen en un mundo con el que tratas a diario, pero en el que nunca se te ocurre pararte a pensar”.
  Y para T.J. Miller, que pone voz al protagonista principal de un emoji llamado Gene en la versión original del filme, es un punto de partida perfecto para una película. “Los padres utilizan emojis con sus hijos, y los hijos con sus padres, así que todo el mundo entiende la gracia del tema desde el principio. Desde la primera escena, piensas, ‘Oh, ese emoji lo utilizo todo el tiempo, mi amigo utiliza el emoji de la flamenca”, comenta. “Y cuando le añades la gracia de contar con sir Cacatrick Stewart haciendo de Caca (Mario Vaquerizo en España), Sofía Vergara haciendo de Flamenca, Anna Faris (Macarena Gómez) haciendo de Rebelde –es tan dinámica– Maya Rudolph (Úrsula Corberó) es divertidísima, Steven Wright, uno de mis iconos del mundo de los cómicos monologuistas, Jennifer Coolidge y James Corden (Carlos Latre), que siempre son divertidos... Estaba deseando unirme a ellos, porque parecía que el proyecto contaba con los elementos necesarios para ser una película estupenda y sorprendente”.
  En el centro de EMOJI LA PELÍCULA hay –como no podía ser de otro modo– un teléfono móvil, que pertenece a un adolescente llamado Alex. Y en el centro de ese móvil se encuentra Textópolis, donde viven todos los emojis. “Textópolis es una comunidad animada y bulliciosa que sirve a un único fin: ayudar a Alex a comunicarse”, explica Leondis. “Se levantan por la mañana, van a trabajar, y cada emoji tiene un papel muy importante que desempeñar”.
  Todos los emojis están pensados para ser una única cosa, esa única emoción que se supone que expresan. Independientemente de cómo puedan sentirse por dentro, Sonrisas siempre tiene que sonreír, Llorón siempre tiene que llorar, incluso si acaba de ganar la lotería, y Árbol de Navidad tiene que ser... navideño.
  Pero luego está Gene, un emoji que ha nacido expresando todas las emociones posibles, lo que hace que todo le vaya mal.
“En un mundo poblado por emojis que no expresan más que una sola emoción, un emoji con todas las expresiones supondría una gran amenaza”, comenta Leondis. “No es casualidad que, en nuestro mundo, ser diferente resulte a veces amenazador para otras personas”.
  “Lo que verdaderamente me atrajo de Gene es que se siente como si estuviera roto –no solo que es es diferente, sino que está roto– y que eso se podía arreglar de algún modo”, alega Kouyate. “Cuando emprende ese viaje para ‘arreglarse’, se da cuenta de que no está ni mucho menos roto, sino que lo que lo hace diferente también lo hace más fuerte. Esa es la gran metáfora de la película, y creo que es un sentimiento universal”.
  Acompañado de su amigo Choca esos 5, Gene busca a la emoji criptógrafa Rebelde, que promete que puede arreglar a Gene, si logran llegar hasta la Nube. Por supuesto, ese viaje cambia a Gene, pero no de la forma que esperaba.
  “Gene pasa de dudar de sí mismo a aceptarse, a ser alguien que celebra sus diferencias”, prosigue Leondis. “Celebrar nuestras diferencias es algo muy importante, hoy más que nunca”.
  El viaje de Gene sufre complicaciones procedentes del mundo real. Alex ha estado intentado reunir el valor para mensajear a una chica que le gusta, y si no le envía el emoji adecuado, podría arruinar cualquier posibilidad con ella. Cuando el viaje de Gene provoca que el móvil no funcione bien, Alex empieza a pensar que la única solución es borrar su teléfono... y a todos los que están dentro.
  “Los viajes de Gene y Alex discurren en paralelo”, apunta Leondis. “Trata sobre un chico que intenta expresarse con una chica, pero no se siente lo bastante libre para expresar sus emociones. Gene tiene muchas emociones, que le han dicho que tiene que contener, por lo que tampoco sabe cómo expresar sus emociones”.
  El viaje de Gene lo lleva por algunas de las aplicaciones más populares del mundo –entre ellas Candy Crush Saga, Dropbox, Instagram, Just Dance, Spotify, Twitter, WeChat y YouTube– y cada una de dichas aplicaciones es un mundo en sí mismo que recorrerán los tres emojis en su camino a la Nube. En la película también aparecen otras aplicaciones populares, como Crackle, Facebook, Shazam, Snapchat y Twitch.
  “Pasamos por Candy Crush, donde Gene corre el peligro de que lo borren, su peor pesadilla”, explica Kouyate. “Entramos en la aplicación Just Dance, donde Gene tendrá que expresarse de verdad. Vamos a Spotify, donde Gene monta en distintos tipos de transmisiones musicales. Vamos a YouTube, donde se encuentran rodeados de pantallas en las que se reproducen miles de vídeos, e Instagram, donde las fotografías cobran vida en 360º”.
  “Es un gran privilegio jugar con todos esos mundos, que forman parte importante de la vida diaria de todo el mundo”, asegura Leondis. “Cada aplicación que escogimos tenía que suponer un desafía para Gene y obligarlo a avanzar emocionalmente en su viaje, pero también tenía que ser una aplicación interesante y conocida por todos, que cualquier niño pudiera tener en su móvil. Así es como combinamos nuestra aventura por esas aplicaciones con nuestra historia sobre la comunicación y sobre un chico que se siente diferente”.

ACERCA DE LA PRODUCCIÓN...
  Para el aspecto y el diseño de EMOJI LA PELÍCULA, Leondis recurrió al diseñador de producción Carlos Zaragoza. Zaragoza y Leondis colaboraron estrechamente con el supervisor de efectos visuales David Alexander Smith para llegar al aspecto final de la película. “Tenemos a algunos de los mejores artistas de la industria trabajando en esta película, dirigidos todos por Carlos y Dave, y todos estaban sumamente comprometidos a hacer la mejor película posible”, asegura Leondis.
  Zaragoza, jefe del departamento artístico y responsable de idear el aspecto de todo lo que aparece en la pantalla, desde los personajes al mundo, comenta que, aunque un filme sobre emojis podría parecer algo extraído del momento actual, los animadores obtuvieron inspiración de algunas de las referencias más antiguas de la animación. “En última instancia, estamos dando vida a objetos, comida, notas musicales... así que, para mí, se trataba de volver a los cortos de animación de la década de 1930, en los que todo estaba animado, los objetos tenían vida. Esa es una de mis épocas favoritas de la animación, así que estaba encantado de poder trabajar en algo similar”.
  Zaragoza considera que su mayor reto fue dar vida tridimensional y expresiva a más de 300 emojis, que son algunos de los diseños más simples que existen. “Los emojis son diseños gráficos, iconos, pictogramas”, explica. “Los utilizamos para representar un concepto, pero no son muy complejos. Pero para nuestra historia, necesitábamos a un personaje complejo que pudiera transmitir muchas emociones distintas, ya que es muy importante mostrar cómo se siente un personaje. Así que teníamos que mantener el aspecto gráfico, a la vez que los hacíamos muy versátiles”.
  “Contamos con un gran equipo de animación que puede dar vida prácticamente a cualquier cosa”, opina Smith. Lo que es bueno, porque es lo que tuvieron que hacer. “Tostadoras, bocas de incendios, señales de stop, toda clase de cosas raras, pero aportaron una característica única a cada una. Aunque lo más difícil fue que la mayor parte de los personajes principales son esferas. ¿Cómo animas unas esferas? Fue todo un reto”.
  Para dar vida a un emoji como Gene, para hacerlo expresivo sin perder su esencia de emoji, el equipo responsable del proyecto empezó por lo más sencillo y fue poco a poco aumentando el nivel de complejidad. “Empezamos con un diseño gráfico muy simple, que parecía básicamente un emoji normal”, aporta Zaragoza. “Queríamos ver exactamente cuáles eran las limitaciones, en expresión y emoción. Partiendo de eso, fuimos haciéndolo más versátil, más tridimensional, más capaz de moverse y ser animado”.
  El equipo dio luego el siguiente paso con Gene: hacerlo más único. “Examinamos su mirada, su expresión, para hacerlo más complejo, y a continuación el aspecto de la parte interior de su cuerpo, para hacerlo más especial”, explica Zaragoza. “Desarrollamos un sistema de múltiples capas. El exterior es una superficie translúcida, muy suave, con una microtextura. El interior está voxelado (un vóxel es un píxel tridimensional) para hacer que parezca electrónico. También le pusimos una capa extra de partículas de luz en el cuerpo que podíamos apagar y encender según necesitáramos para expresar la emoción de Gene en la historia, más brillante cuando está feliz y menos visible cuando está triste”.
  Otro buen ejemplo es Choca esos 5. “No es más que un pictograma de una mano, y no una mano real, tiene un diseño muy simple”, señala Zaragoza. “Al mismo tiempo, es un tipo gracioso que tiene que pelear, correr, saltar, hacer acrobacias... El diseño fue una combinación de exploración por parte de los animadores y de los diseñadores de personajes, mientras se nos ocurría un personaje versátil que pareciera tan complejo como un humano en muchos aspectos”.
  “Los animadores hicieron un buen trabajo moviendo los dígitos de Choca esos 5 como si fueran extremidades extra”, opina Smith. “Podían darle a sus dedos todos los usos posibles, a veces incluso como brazo o pierna. Ese no es más que un ejemplo de lo que hicieron con cada uno de los personajes: encontraron los rasgos que los hacían únicos y jugaron con ellos”.
  Los animadores estaban constantemente buscando esos elementos concretos para encontrar la expresividad de los personajes. “Siempre nos preguntábamos: ‘¿De qué va este emoji? ¿Qué puedo sacar de él?’, y nos centrábamos en eso, como Taza de Café, que siempre anda con el subidón de cafeína”, prosigue Smith.
  El equipo de Zaragoza también fue responsable del aspecto del mundo que hay en el interior del móvil, Textópolis y cada una de las aplicaciones por las que pasan Gene, Choca esos 5 y Rebelde a lo largo de su aventura. “Lo divertido de diseñar una película es empezar de cero y diseñar algo que nunca ha existido y está en el mundo real”, opina el diseñador de producción. “Tuve la suerte de dirigir un equipo de diseño asombroso. Son auténticos narradores. Cada uno de los diseños ayuda a contar la historia”.
  “Me gustaba la idea de meternos en el móvil, porque sabía que habría oportunidad de ser enormemente creativo, muchos lugares que podíamos ampliar y crear imágenes que no se han visto nunca”, plantea Smith. “Cada aplicación es distinta y cada personaje es bastante diferente. Podíamos mezclar eso con un aire de mundo real en el mundo en el que vive Alex”.
  “En diseño, a veces enseñas a los espectadores algo familiar de una forma que no han visto antes para captar su interés”, explica Zaragoza. “Eso es lo que hacemos con Textópolis. Parece una ciudad, pero es surrealista, absurda. Todo parece un icono, un emoji: los edificios, los vehículos, las señales, los objetos... Es divertido y bonito pero, al mismo tiempo, una trampa para alguien que sea diferente; la ciudad parece una jaula dorada. Jugamos un poco con eso, dándole a todo esquinas redondeadas, simplicidad gráfica y un atractivo vistoso”.
  Y para la ciudad surrealista y absurda que existe dentro de tu móvil, ¿qué mejor inspiración que Los Ángeles? “La primera vez que vine a Los Ángeles, visité el observatorio Griffith, que se halla en lo alto de las colinas de Hollywood. Y cuando se pone el sol, las luces de la ciudad se van encendiendo, como magia, ves una cuadrícula de luces que se extiende hasta el infinito. Esa fue una de mis inspiraciones para Textópolis, que fuera infinita, con todo dispuesto en una estructura de cuadrícula muy rígida”.
  Pero las famosas vistas desde las colinas no fueron la única influencia que ofreció Los Ángeles. Todo el que haya visitado Los Ángeles sabrá que, en las calles, la ciudad luce una señalización muy creativa e insólita. “Tienes los letreros gigantescos que parecen un sombrero, o un donut gigante”, comenta Zaragoza. “Es parte del encanto de Los Ángeles, la arquitectura puede parecerse a objetos gigantescos. Ese concepto encajaba perfectamente con nuestra película”.
  “Carlos quería que Textópolis tuviera un aspecto icónico –hecho literalmente de iconos– muy sencillo y gráfico. Fue fácil crear modelos de eso. Lo que lo hizo difícil fue tomar ese diseño icónico y hacerlo característico”, explica Smith. “Eso lo logramos dándole profundidad. Le pusimos texturas y le dimos cierta transparencia, hicimos que las cosas parecieran como si la luz pudiera atravesarlas, como si el móvil es realmente el lugar que les corresponde. Es un aspecto icónico al que le asignamos materiales complejos, y eso fue lo que supuso un reto para nosotros”.
  Cuando los personajes salen de Textópolis, atraviesan una serie de aplicaciones, la mayoría de las cuales son las aplicaciones famosas que muchos utilizamos cada día: Candy Crush Saga, Dropbox, Instagram, Just Dance, Spotify, Twitter, WeChat y YouTube.
  “Cada aplicación tenía que tener un aspecto único y diferente, pero al mismo tiempo parecer que formaban todas parte del móvil”, comenta Smith. “Así que cuando estamos en el fondo de pantalla, pasando de una aplicación a otra, los propios recuadros de las aplicaciones tienen un diseño único que permite ver en su interior y, en cada cubo, se ve algo distinto. Una vez se entra en una aplicación, cada una tiene un aspecto muy distinto”.
  Una aplicación clave que se inventó para la película fue la aplicación de piratería, a la que van Gene y Choca esos 5 para localizar a la conocida criptógrafa Rebelde. Era importante que la aplicación de piratería tuviera un gran contraste con Textópolis, para hacer que los personajes se sintieran intimidados y como extraños en ese mundo. “Todo está retorcido, todo es brusco”, explica Zaragoza. “Esquinas cerradas, ángulos, un poco de expresionismo alemán. Es un lugar caótico, y queríamos que los elementos de diseño de forma, color y luz transmitieran eso”.
  Aunque algunas de las aplicaciones tienen un entorno familiar, otras eran una pizarra en blanco. “Uno de los aspectos divertidos de este proyecto es que estábamos diseñando a partir de cero, sin la más mínima referencia, y algunos de los conceptos eran muy abstractos”, señala Zaragoza. “Por ejemplo, Spotify es un mundo de música, ¿cómo haces que parezca música pero al mismo tiempo sea un mundo con cierta geografía? Se nos ocurrió el concepto de que la música pareciera ríos y los ríos crean el paisaje: cataratas, montañas, lagos, todos hechos de música”.
  Para Candy Crush, siempre estuvo claro que los personajes jugarían el juego. “Mucha gente tiene una buena idea de cómo son los gráficos del juego”, dice Smith. “Así que jugamos con eso. El mundo estaba hecho de caramelo, incluso pequeños fideos dulces para la hierba. Y luego ampliamos el aspecto que pudiera tener la interfaz de Candy Crush, por ejemplo, añadimos planos de cristal donde van cayendo las golosinas”.
  En Just Dance, el equipo de la película tenía el reto adicional de necesitar una secuencia de baile para los personajes emojis. Para ello, el equipo recurrió a un experto: el supervisor de coreografía Matt Steffanina, una sensación de YouTube con 10 millones de suscriptores y vídeos con más de 1500 millones de visitas.
  “En la historia, dos de los emojis saben bailar y a uno de ellos le cuesta mucho; se trata de que aprendan a trabajar juntos mediante el baile para poder salir de la aplicación”, explica Steffanina.
  ¿Cómo baila un emoji, sobre todo teniendo en cuenta que no tienen caderas ni hombros? “Me imaginaba a mí mismo con patitas de palitos, ‘no, no puedo hacer ese movimiento’”, explica. “Hubo muchos retos... ni siquiera te puedes llevar las manos a la cara. Seguimos dándole vueltas y, al final, es asombroso lo realistas que se ven los movimientos que realizan los personajes”.
  Choca esos 5, al ser una mano, tenía sus propios retos de coreografía. “Enviaba secuencias, primero yo bailaba el movimiento, lo explicaba y luego hacía un primer plano de mi mano y mostraba la mano haciendo el baile, enseñaba los detalles en mi mano para mostrar qué quería que hiciera el personaje”.
  Steffanina también encontró formas de reforzar el tema de la película (el valor y la importancia de la expresión personal) mediante las secuencias de baile. “El movimiento principal de la película es el Emoji Pop: Gene voltea las manos hacia abajo y cambia de expresión cada vez, mostrando una faceta diferente de sí mismo”, comenta. “Es un mensaje más importante que un simple movimiento”.
  Steffanina también coreografió la secuencia de la fiesta de baile final de la película. “Nos dio ocasión de mostrar a todos los emojis”, señala. “Caca baila con Flamenca. Berenjena hace el gusano, Gene hace breakdance. La verdad es que volví a ver escenas antiguas de música disco para inspirarme, esas viejas películas en las que te sientes tan bien viendo las secuencias de baile. Veía la secuencia como si fuera una fiesta en una casa o un duelo de baile”.
  El clímax de la película se produce cuando los personajes llegan al firewall, el punto de acceso que los conducirá al código que están buscando. “El firewall fue uno de los entornos más fascinantes que hicimos, no es más que un gran muro de fuego”, explica Smith. “Para mantener la conexión con los demás mundos, el firewall está hecho de vóxeles (píxeles tridimensionales) que lo recorren de arriba abajo y lo atraviesan”.
  Dado el gran número de entornos originales y la enorme cantidad de personajes (se crearon desde cero más de 250 emojis distintos para el filme) hacer la película fue a menudo complicado, pero para el director Leondis, fue igualmente divertido y gratificante. “El equipo se esforzó al máximo”, asegura sobre la experiencia, “Sony es un lugar fantástico para hacer una película. Espero que, cuando los espectadores vean el filme, puedan percibir todo lo que disfrutamos creando a estos asombrosos y pintorescos personajes y los mundos que habitan”.

ACERCA DEL REPARTO Y LOS PERSONAJES...
  En Textópolis, todos los emojis tienen una y solo una expresión. Pero Gene no tiene una única expresión, ¡tiene TODAS las expresiones! No tiene filtro para sus emociones, si lo siente, ¡lo demuestra! Gene –gracioso, encantador, torpe y optimista– desearía no ser tan distinto. Decidido a encajar y a conseguir que sus padres se sientan orgullosos, emprende un peligroso periplo por el mundo del móvil para lograr transformarse en un emoji de una única expresión. Pero lo que Gene descubre a lo largo del viaje es que aceptar su expresión personal es la mejor opción posible...
  El papel está interpretado por T.J. Miller (Quim Gutiérrez). “El personaje se creó pensando en T.J. Miller”, asegura Leondis. “Es tan efervescente, tan expresivo, tan lleno de vida, es imposible contenerlo. Es una bomba de relojería de energía, entusiasmo, risa y emociones. Tiene sus emociones a flor de piel, es una de las personas más encantadoras que conozco. Disfruta la vida y con la gente. Y así es como veo yo a Gene, como una persona amable y expresiva”.
  “Gene es un emoji ‘bah’, lo que significa que se supone que nada debe interesarle gran cosa y siempre debe tener esa expresión en el rostro de ‘bah, qué más da, paso de eso’”, explica Miller. “Pero Gene no siempre se siente ‘bah’, así que acaba a menudo con la expresión equivocada en el rostro, lo que es todo un escándalo en Textópolis”.
  Ese escándalo ha convertido a Gene en un marginado y, lo que es peor, cuando se envía un mensaje de texto con Gene poniendo la expresión equivocada, los mandamases ponen en marcha un plan para borrarlo. Desesperado, se une a su amigo, Choca esos 5 –un emoji otrora popular cuya fama ha decaído– para encontrar a la conocida criptógrafa Rebelde. “Gene y Choca esos 5 llegan a un acuerdo con ella”, aporta Miller. “Ella ayudará a reprogramar a Gene y a meter a Choca esos 5 en la sección de favoritos, si ellos la ayudan a superar un firewall, lo que le permitiría salir del teléfono”.
  Hay muchísimo en juego para Gene, Choca esos 5 y Rebelde. “En su primer día de trabajo, Gene mete la pata por completo, le da un ataque, no sabe qué hacer, envía la expresión facial equivocada al teléfono y el dueño del mismo, Alex, cree que su móvil está averiado”, comenta Miller. “Cuando salen de la aplicación de Textópolis y se meten en otras aplicaciones, activan esa aplicaciones, Just Dance y Candy Crush se ponen en marcha sin que él esté usándolas. Y eso crea situaciones embarazosas para Alex, así que empieza a pensar que necesita borrar el móvil, lo que significaría que Textópolis dejaría de existir”.
  Choca esos 5 es un emoji de una mano abierta, lista para chocar esos 5 en cualquier momento. ¿Su muletilla favorita? “¡Choca esos cinco!”. Es todo un histriónico, desbordante de confianza y seguridad en sí mismo. Choca esos 5 solía ser uno de los Favoritos, un famoso muy respetado. Pero recientemente Choca esos 5 se ha visto reemplazado por un nuevo Favorito... el emoji del Puño. Choca esos 5 no soporta el rechazo y lo único que quiere es volver a ser popular. Pero esta aventura con Gene le sirve para darse cuenta de algo: es más importante tener un amigo de verdad que ser popular.
  “Choca esos 5 es una estrella de rock en horas bajas que quiere volver a lo más alto”, explica Leondis. “Espera que esta aventura con Gene le sirva para recuperar la popularidad. Lo que descubre por el camino es que tener un amigo de verdad es más importante que tener diez mil ‘me gusta’”.
  James Corden (Carlos Latre) ayudó al equipo responsable del proyecto a dar vida a su personaje. “Tiene un gran talento. Es un magnífico actor y escritor. Cuando vi la obra ‘One Man, Two Guvnors’, me quedé anonadado y pensé en lo mucho que quería poder trabajar algún día con él”, recuerda Leondis. “Choca esos 5 es impredecible, nunca se sabe lo que va a hacer o decir. Siempre se está sacando sorpresas de la manga. Y nadie hace eso mejor que James”.
  “Choca esos 5 solía ser uno de los favoritos pero, con el paso del tiempo, Alex se ha ido olvidando de Choca esos 5 y ha empezado a usar el Puño”, comenta Corden. “Siente que lo han olvidado, y está convencido de que si Alex volviera a verlo entre los Favoritos, recordaría lo genial que es y empezaría a usarlo de nuevo”.
  A Corden le atraía la historia y la forma que tenía de crear todo un mundo oculto tras los populares iconos. “Se puede puntualizar cualquier momento con un buen emoji”, opina. “En la película, son personajes con espíritu, alma, corazón y mente, que se juegan todos algo muy real para ellos”.
  “Me pareció que resultaba encantador, esas cosas que utilizas todo el tiempo en tu vida diaria tienen personalidad, algo que perder y auténticas amistades”, prosigue Corden. “Me pareció muy divertido”.
  Rebelde es una criptógrafa emoji dura y de pelo azul. Cínica y superinteligente, no hay nada que no pueda reprogramar. Rebelde sueña con salir algún día del móvil y vivir en la Nube, un mundo legendario en el que puede vivir su vida según sus reglas. Cuando conoce a Gene, Rebelde se da cuenta de que puede utilizarlo para acceder a la Nube, pero sus planes se van al traste cuando, para su sorpresa, empieza a sentir algo por él...
  “Rebelde es dura y sin pelos en la lengua, y no piensa permitir que nadie la encasille”, comenta Leondis. “Al principio, no sabemos exactamente por qué quiere llegar a la Nube y, a lo largo del viaje, descubrimos que tiene un secreto”.
  Anna Faris (Macarena Gómez) se encarga de poner voz a Rebelde. “Anna no solo es graciosa, sino que también aporta mucho corazón a la película. Es una actriz y una comunicadora maravillosa; hace que cada línea resulte impactante, emotiva y con sentido. Es capaz de transmitir mucho con muy pocas palabras: te hace reír y te parte el corazón”, opina Leondis.
  “Rebelde es el único emoji de la película que sabe algo de informática”, aporta Faris. “Es divertida, rebelde, graciosa, dura, inteligente... uno de los personajes más inteligentes que he interpretado, he de admitir. Y no teme ir a por lo que quiere. Gene y Choca esos 5 acuden a ella en busca de ayuda porque saben que, si quieres algo bien hecho, necesitas que lo haga una mujer”.
  Faris dice que Rebelde no es como los demás emojis. “La mayoría de ellos vive en Textópolis, pero las cuatro esquinas de una sola aplicación no eran suficientes para Rebelde, así que se marchó por los circuitos abiertos y se estableció por su cuenta”, prosigue. “Ahora, pasa el rato en la aplicación de piratería mientras intenta descubrir cómo salir por completo del teléfono... lo que es exactamente como mi vida personal”.
  Sonrisas es el emoji original y la jefa de Textópolis. Es alegre y efervescente, siempre tiene una enorme sonrisa en el rostro, y es increíblemente malvada. Sonrisas quiere asegurarse de que todos los emojis de expresión sigan una sencilla regla: tener una y solo una expresión. Cuando Sonrisas descubre las numerosas expresiones de Gene, emprende una cruzada para hacer que lo borren. No permitirá que Gene acabe con su comunidad perfecta.
  “Sonrisas se siente muy orgullosa de que todos los demás emojis que existen se basen en ella, porque fue el primerísimo emoji que se inventó” explica Leondis. “Y no se detendrá ante nada para lograr que los emojis desempeñen siempre su labor a la perfección, aunque lo hará en todo momento con una sonrisa. Por turbios que sean sus métodos... siempre está muy sonriente”.
  Maya Rudolph (Úrsula Corberó) pone voz a esta embustera villana de una sola expresión. “Nadie tiene más gracia que Maya Rudolph interpretando a alguien con la sonrisa por fuera pero desquiciada por dentro”, opina el director. “Aunque se pasa la película entera sonriendo, la maldad del personaje se hace palpable de las formas más desternillantes, porque Maya es así de buena. Me hace reír cada vez que abre la boca”.
  “Sonrisas es una mezcla entre la chica más popular del instituto y el jefe más aterrador que hayas tenido nunca”, explica Rudolph. “La primera vez que ves a Sonrisas, se parece a una reina de la belleza, tiene un pelo increíble y una sonrisa perfecta. Toda la información que proporciona, lo hace con una gran sonrisa, lo que a veces puede resultar un poco intenso y desquiciado. Cuanto mejor conoces a Sonrisas, más te das cuenta de que su sonrisa es una fachada”.
  Convertirse en Sonrisas resultó más complicado de lo que pudiera parecer. “La verdad es que fue bastante difícil interpretar las líneas de Sonrisas, porque tenía que decirlo todo con una gran sonrisa, y me dolían las mejillas”, recuerda Rudolph. “Sirvió para darme cuenta de que los seres humanos normales no hablamos así. Cuanto más se exacerbaba Sonrisas, peor se le ponía el genio y más graciosa se volvía, pero también me dolían más los músculos de las mejillas. La verdad es que es muy difícil gritar mientras sonríes”.
  Como a muchos de sus compañeros de reparto, a Rudolph le interesó incorporarse al proyecto por la posibilidad de tener una película que compartir con sus hijos. “Mis hijos hablan a base de emojis. Sabía que disfrutarían mucho descubriendo cuál de los emojis era su madre”.
  Y luego está... Caca. Caca es uno de los emojis más populares, y es un puesto que se toma muy a pecho. Con su acento de clase alta, su pajarita de papel higiénico y su tendencia a echarse demasiada colonia, Caca se comporta con orgullo y a menudo no se da cuenta de que es el blanco de las bromas.
  El legendario actor sir Patrick Stewart (Mario Vaquerizo) se ensució las manos para interpretar el papel. “Cuando piensas en caballeros ingleses, piensas en Patrick Stewart”, asegura Leondis. “Patrick es muy modesto y se toma muy en serio su trabajo. Entendió el chiste y tuvimos la gran suerte de que no solo lo entendió, sino que lo hizo infinitamente más gracioso”.
  “Caca tiene el distinguido honor de ser uno de los emojis más utilizados”, comenta Stewart. “Es muy popular. Y en el mundo de nuestra película, a los emojis más usados se les conceden ciertos privilegios o ventajas. Así que Caca es un VIP y vive bien”.
  Sir Patrick dice que había varias razones por las que le atrajo el papel. “He sido fan de la animación toda mi vida. Como actor, es muy liberador, porque no estás limitado por lo que eres y dónde estás; puedes ser cualquier cosa, y quizá incluso ser algo fuera de lo común. Por supuesto, utilizo emojis, todo el mundo disfruta con ellos y son graciosos. Pero quizá la razón más significativa fue que iba a interpretar a Caca y eso me hacía ilusión. Hay quien dice que mis interpretaciones siempre han sido una ; pues ahora puedo reconocérselo, sin avergonzarme”.
  En el mundo de Textópolis, nada sería posible sin Alex. Alex es un chico adolescente y su móvil es donde viven todos los emojis que protagonizan la película y le ayudan a comunicarse. Alex ha estado intentando reunir el valor para mensajear a una chica que le gusta, y si no le envía el emoji adecuado, podría arruinar cualquier posibilidad con ella. Cuando el viaje de Gene provoca que el móvil no funcione bien, Alex empieza a pensar que la única solución es borrar su teléfono... y a todos los que están dentro.
  Jake T. Austin da vida a Alex. “Jake supo reflejar esa sensación adolescente de angustia, ansiedad y preocupación por una chica, cómo te vas a expresar, cómo vas a hablar”, comenta Kouyate.
  Austin opina que el móvil de Alex es más que un simple accesorio o herramienta, es parte de su vida. “Creo que, como para muchos de nosotros, el móvil lo es todo para Alex”, aporta Austin. “Es con lo que se comunica con sus amigos, es con lo que interactúa con el mundo real. Es sin duda algo de lo que depende cada día para interactuar con la gente”.
  Al igual que su personaje, Austin reconoce el atractivo de los emojis. “Cuando enviamos a alguien un mensaje de texto o un tuit, los emojis pueden aportarle un determinado sentimiento”, comenta. “Tanto si se supone que debe ser divertido o triste o serio, hay un emoji para prácticamente cada emoción”.

CAMEOS PINTORESCOS...
  El mundo del interior del móvil de Alex está lleno de cameos. Sofía Vergara interpreta a uno de los emojis más populares: Flamenca. El emoji de Flamenca es la descarada bailaora con un vestido rojo. Es picante y exuberante y siempre termina sus frases marcándose unos rápidos pasos de flamenco.
  “Sofía Vergara de Flamenca nos pareció una elección muy divertida”, explica Kouyate. “Nos comentó que todo el mundo le dice siempre que se parece al emoji de Flamenca, e incluso vino a su sesión de grabación con un fabuloso vestido rojo. Se metió en el papel y se lo pasó bien con él”.
  La aplicación de piratería es como un bullicioso bar de piratas al que los malos van todos a divertirse y pasar el rato: trols de Internet, troyanos, virus y toda clase de criaturas desagradables. Allí nos encontramos a Jeff Ross –conocido por su labor en el canal de humor Comedy Central, que le ha valido el ficticio título de “Roastmaster General”– interpretando a un repelente y desternillante trol de Internet. “¿A quién acudirías sino a Jeff Ross si quieres que alguien se ría de ti?”, sostiene Kouyate.
  También encontramos a Spam –con voz de Rachael Ray– que se pasa el rato intentando distraer a Gene y a Choca esos 5 con ofertas y descuentos en infinidad de cosas inútiles que no necesitan. Spam es como tu mejor amigo que no te deja en paz, salvo que no es tu amiga y no te libras nunca de ella. Leondis explica: “Rachael es divertidísima, siempre consigue que disfrutes con cada uno de sus programas y esa es la clase de voz que quería para Spam. Tenía que ser simpática y accesible, porque eso es lo que es el Spam... o pretende serlo”.
  Christina Aguilera asume el papel de Akiko Glitter, la presentadora de baile más guay y más extravagante en pasar nunca por la aplicación de Just Dance. Siempre está ofreciendo la música más actual y tiene dominados los mejores pasos de baile. ¿Su meta en la vida? ¡Ella solo quiere bailar! ¡Y si quieres pasar el rato con ella, vas a tener que seguirle el ritmo!
  “Estoy obsesionada con los emojis”, asegura Aguilera. “Soy muy visual en lo referente a expresarme, así que los uso a menudo, para cualquier humor. Con los emojis, no necesitas palabras para transmitir un sentimiento. Mis hijos se encuentran también en una edad en la que comprenden el significado de los emojis, así que este es un proyecto del que mis hijos pueden sentirse orgullosos. Además, ¿quién no querría ponerle voz a la dinámica Akiko Glitter?”.

DATOS DIVERTIDOS...
• La voz del hijo de Caca, Caca Junior, es la del propio hijo de la productora Michelle Raimo Kouyate, Jude Kouyate.
• El director Tony Leondis pone voz a los emojis Escoba y Risa en la película.
• La mujer de T.J. Miller, Kate Gorney, realiza un cameo como el emoji con ojos de corazón.
• Los border terriers del director Tony Leondis, Henry y Sissy, pueden verse en la secuencia de Instagram de la película.
• Mary Bah toma su nombre de las madres del director y la productora, que se llaman ambas Mary.
• El dueño del móvil, Alex, toma su nombre del padre y el sobrino del director Tony Leondis.

logo radio directo

Últimas críticas

MILAGRO EN PRAGATRANSFORMERS: EL ÚLTIMO CABALLEROATÓMICAABRACADABRASPIDERMAN HOMECOMINGINSIDELIGONESDIARIO DE GREG: CARRETERA Y MANTAA 47 METROSEL INVIERNO50 PRIMAVERASTANNA

Últimos tráilers

ANA MON AMOURMOLLY'S GAMEUN TANGO MÁSONLY THE BRAVELITERALLY, RIGH BEFORE AARONTHE MONSTER PROJECTREADY PLAYER ONEEL JOVEN KARL MARXTHE STOPOVER (LA ESCALA)LEATHERFACE THANK YOU FOR YOUR SERVICETHE RITUAL

Trailer de la semana

VALERIAN Y LA CIUDAD DE LOS MIL PLANETASLA SEDUCCIÓNLA TORRE OSCURACÉZANNE Y YO