Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Jiang Hu Er Nv
Año Producción: 2018
Nacionalidad: China, Francia, Japón
Duración: 135 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama, Romance
Director: Jia Zhang-ke
Guión: JIa Zhang-ke
Fotografía: Éric Gautier
Música: Lim Giong
FECHAS DE ESTRENO
España: 31 Mayo 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Golem


SINOPSIS

La joven Qiao está locamente enamorada de Bin, un cabecilla del hampa local. Testigo del ataque de una banda rival contra Bin, dispara para defenderle. Por no delatarle, Qiao acaba condenada a cinco años de cárcel.Una vez en libertad, Qiao busca a Bin pero este se niega a aceptarla de nuevo en su vida...

INTÉRPRETES

ZHAO TAO, LIAO FAN, YI'NAN DIAO, XIAOGANG FENG, ZHENG XU, YIBAI ZHANG

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de San Sebastián 2018
- Festival de Cannes 2018
- - Premios Asia Pacific: Mejor actor Zhao Tao, guion
- Festival de Chicago: Silver Hugo para Zhao Tao, director
- Premio al Mejor director de los directores de China
- Festival de Denver: Mención de honor
- Festival de Dublin Premio del jurado de la crítica
- Festival de Manki Brothers: Cámara de plata Mejor fotografía
- Festival de Minsk: Mejor director, actriz
- Festival de To Chen: Ganadora de siete premios

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DEL DIRECTOR...
   Mientras montaba dos películas mías anteriores, Renxiaoyao (Placeres desconocidos - 2002) y Naturaleza muerta (2006), ambas protagonizada por Zhao Tao, simplifiqué la narración cortando algunas escenas de amor.Cuando volví a ver esas escenas tiempo después, los dos personajes que interpretaba se fundieron en uno en mi cabeza.
  Imaginé que esa mujer había nacido y crecido en mi ciudad natal, situada en una zona minera del noroeste de China. Se llamaba Qiaoqiao (diminutivo Qiao) y se enamoraba de un hombre perteneciente a los "jianghu" (N.T.: Gremios de artes marciales, entre otros). Su amor atormentado abriría la historia. En 2006 ya no son jóvenes, y el hombre se marcha hacia la zona de las Tres Gargantas. Ella le sigue hasta allí, pero la relación está rota. A partir de ese momento, mi imaginación voló.
  Cuando recuerdo el personaje que Zhao Tao interpretó en Renxiaoyao, veo pureza, sencillez y un amor incondicional. Pero si pienso en el personaje de Naturaleza muerta, veo complejidad, tristeza y máscaras que camuflan los verdaderos sentimientos. El tiempo ha cambiado su aspecto físico, y el cine ha plasmado los cambios que ha realizado el tiempo. Las escenas eliminadas me hicieron imaginar cómo sería esta mujer, y el hombre al que amó, actualmente.
  Utilicé el título de la película china Jianghuernü (Hijos e hijas del Jianghu), el último guion escrito por el gran realizador Fei Mu, que dirigió numerosos títulos en los años treinta y cuarentay es conocido sobre todo por el guion de Xiaochengzhichun (Primavera en un pueblo - 1948). La película, rodada en 1952 por Zhu Shilin y cuyo título en inglés era The Show Must Go On (El espectáculo debe continuar), giraba en torno a un circo ambulante. Mi película no tiene nada que ver con ese tema, pero el título en chino siempre me ha parecido maravilloso. "Er nü" en chino significa "hijos e hijas", pero también deja entender "hombres y mujeres que se atreven a amar y a odiar". Por otra parte, "Jianghu", además de "gremio", también significa literalmente "ríos y lagos", pero es muy difícil reproducir el matiz exacto en una lengua occidental, y conjura un mundo de emociones dramáticas, de auténticos peligros. Al unir los dos conceptos, el título evoca a personas capaces de salir de los senderos trillados que viven con un código moral basado en la bondad y la enemistad, el amor y el odio.
  El título en chino lo dice casi todo. La pareja protagonista vive en los márgenes de la sociedad. Sobreviven retando a diario el orden establecido. No era mi intención defenderlos, sino subrayar el dilema en que se encuentran. En cierto modo, me recuerda los primeros diez años de mi carrera, cuando era muy arriesgado expresarse abiertamente y hablar en el cine de las verdades de la sociedad. Eso me alentó a escribir el guion como si describiera un viaje emocional personal: mi juventud perdida y mi fantasía acerca del futuro. Vivir, amar y ser libre.
  La historia empieza en China a principios del siglo XXI y acaba en 2018. Siempre me han interesado las historias con un amplio arco temporal: el tiempo tiene la llave de los secretos de la vida, de las historias y de las experiencias.
  Aquí, el "jianghu" se refiere a los que no tienen hogar. En la primera parte de la película, "jianghu" es el conflicto entre bandas rivales en la ciudad de Shanxi. También hace referencia a la sensación de crisis que atraviesa una generación anterior frente a la siguiente. Esta historia podría ser un western, transcurrir en paisajes desolados, fríos, con viejas minas abandonadas.
  La segunda parte transcurre en la zona de las Tres Gargantas del río Yangtsé donde la construcción de las famosas presas hará que desaparezcan ciudades enteras. Primero engañarán a Qiao, pero ella no tardará en engañar a otros, haciendo uso de la experiencia adquirida en la cárcel para hacerse un hueco en los márgenes de la sociedad.
  En la tercera parte regresamos a Shanxi, donde el protagonista Bin emprende un nuevo viaje porque necesita recuperar el "jianghu", el lugar que dará vida a su drama interior. También es el sitio donde Qiao decide quedarse en su búsqueda de emociones.
  Hay un lugar en la película al que Qiao nunca va, Sinkiang, muy al noroeste de China. Puede que todos tengamos un lugar así, un lugar al que nunca llegamos, no porque esté demasiado lejos, sino sencillamente porque es muy difícil empezar una vida nueva. Cuesta mucho romper con los vínculos emocionales, los afectos, recuerdos y rutinas que nos impiden alzar el vuelo. Esos lazos son comparables a la gravedad que nos retiene en este planeta para que no flotemos hacia el espacio. La gravedad emocional nos ancla en las relaciones sociales, imposibilitándonos para que seamos realmente libres. Y cuando luchamos por serlo, el resultado se refleja en nuestra dignidad.
  Tengo 48 años y quise usar mi experiencia para contar una historia de amor que transcurre en la China contemporánea, un país que ha pasado por transformaciones tan épicas como dramáticas. Me hace sentir como si yo mismo hubiera vivido así, y que sigo haciéndolo.

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
La estructura temporal de LA CENIZA ES EL BLANCO MÁS PURO recuerda a la de Más allá de las montañas, pero el tono y los personajes no se parecen en nada. ¿Por qué decidió centrarse en personajes pertenecientes al submundo del "jianghu"?...
La mística del "jianghu" es una parte muy importante de la cultura china. Existían muchas sociedades secretas al margen de la sociedad en la antigua China que reunían a artesanos o a personas de ciertas zonas. Sus redes iban más allá de las relaciones familiares o de la identidad de clan; ofrecían apoyo y ayuda a las clases sociales más bajas. El símbolo más conocido de la cultura "jianghu" es el Señor Guan. Representa la lealtad y la rectitud, los dos valores básicos del "jianghu". De hecho, queda claro al principio de la película. El personaje llamado Jia se niega a reconocer que está en deuda con otro, y Bin le obliga a confesar la verdad delante de la estatua del Señor Guan, su tótem espiritual.
Después de la victoria comunista en 1949, las sociedades secretas chinas desaparecieron poco a poco. Los personajes de LA CENIZA ES EL BLANCO MÁS PURO no pertenecen a bandas tal como las entendemos hoy. Empezaron a aparecer con el movimiento de "reforma y apertura" de finales de los setenta y heredaron el legado de violencia de los años de la Revolución Cultural. Copiaron las películas de gánsteres de Hong Kong de los años ochenta y no tardaron en desarrollar una forma muy particular de relacionarse para defenderse, sobrevivir y ayudarse mutuamente en medio de los tremendos cambios por los que pasaba el país entonces.
El "jianghu" es un mundo de aventuras, de emociones únicas. Siempre me han interesado las historias de amor "jianghu", donde los personajes no temen al amor ni al odio. Esta película transcurre entre 2001 y 2018, años de gran turbulencia social. Los valores tradicionales y las costumbres han cambiado drásticamente durante esos años; sin embargo, el "jianghu" mantiene su código de conducta y funciona a su manera. Puede parecer irónico, pero me atrae profundamente,
Qiao y Bin nunca se casaron. Puede ser cosa del destino, pero también simboliza su rebelión.

¿Se ha basado en hechos reales, como ocurrió en Un toque de violencia, o esta historia es pura ficción?...
No, es ficción, pero sí se basa en todo lo que se oye del "jianghu". Algunos detalles me los dieron amigos míos.

La primera parte de la historia incluye imágenes que rodó hace casi veinte años. ¿Fueron esas imágenes el punto de partida del proyecto?...
Compré mi primera cámara de vídeo digital en 2001. Me la llevé a Datong y a Shanxi y rodé sin parar. Rodaba cualquier cosa, trabajadores en fábricas, pasajeros en estaciones de autobuses, viajeros en autobuses, gente en salones de baile, en saunas, en karaokes, donde fuera. Y seguí rodando así, sin ton ni son, hasta 2006, cuando realicéNaturaleza muerta.
Hace unos meses volví a ver ese material y me pareció otro mundo. Siempre había pensado que los cambios en la sociedad china eran graduales, que nada cambiaba de un día para otro. Fue sorprendente ver todo ese viejo material; me di cuenta de lo rápidamente que había cambiado todo. Solo recuerdo cómo eran las cosas entonces cuando miro esos viejos vídeos.
Antes de escribir el guion de LA CENIZA ES EL BLANCO MÁS PURO, hice un montaje muy básico de un diez minutos, tipo documental, que me trajo muchos recuerdos. La película empieza con una toma en un autobús. Quería que arrancara así porque los viajes son cruciales en mitología "jianghu". Todas las leyendas de la cultura "jianghu" hablan siempre de aventureros que recorren grandes distancias.
Y esas caras en el autobús me recordaban un dicho "jianghu": "Donde haya personas existirá el 'jianghu'". Es difícil entender que "jianghu" signifique literalmente ríos y lagos, y que filosóficamente deje entender "personas diferentes". Los personajes de la historia se han cruzado con más personas que la media, por eso había que comenzar con una imagen de grupo.

Regresa a las Tres Gargantas para la parte central de la historia, una zona que representa el progreso y desarrollo del país y también la pérdida de viejas comunidades y tradiciones. ¿Qué le atrae de esta zona?...
Sí, se ha convertido en un decorado importante en mi cine. Efectivamente, por un lado es el perfecto ejemplo de los cambios drásticos que han tenido lugar en la China moderna, y por otro, el paisaje no ha cambiado tanto. Sigue siendo el clásico cuadro chino.
Las Tres Gargantas se encuentran en el río Yangtsé (en chino, Changjiang) en una zona donde abundan los muelles. El tráfico de barcos y de pasajeros es constante. La sensación es de movimiento incesante, de caos. La construcción de la enorme presa obligó a mucha gente a mudarse. Por una parte tenemos un enorme proyecto de envergadura nacional, y por otra, la separación de familias. La película empieza en Datong, provincia de Shanxi, en el frío y árido norte, antes de bajar hacia las Tres Gargantas, al suroeste, con un clima cálido y húmedo. Las enormes diferencias ambientales abren un espacio enorme para la historia. Desde Shanxi, Qiao sigue su sueño de una nueva vida hasta el lejano noroeste, en Sinkiang. Se embarca en el largo viaje del exilio. Recorre más de 7.700 kilómetros durante la historia.
Los habitantes de las Tres Gargantas hablan un dialecto, y la diversidad lingüística era otro tema que quería incluir en la película. En la primera parte se escucha el dialecto típico de Shanxi, y en la segunda parte, el dialecto mucho más agudo de Chongqing.

Recuerdo el monumento que salía disparado como un cohete en Naturaleza muerta. ¿Siente un interés especial por los OVNI? En esta película, el tipo de Karamay quiere abrir una agencia de "turismo alienígena" en Sinkiang, y es uno de sus personajes más interesantes....
Estos últimos años he pasado mucho tiempo en la ciudad donde nací, en Fenyang, provincia de Shanxi. Allí vivo en un pueblecito. Cuando cae la noche hay millones de estrellas en el cielo y la luna siempre parece más brillante. Entonces, el cielo nocturno me hace pensar en el espacio exterior y en otros planetas. Me he sorprendido a mí mismo pensando en extraterrestres. En la mayoría de casos solo es una fantasía, pero aporta una macro perspectiva a la vida en la Tierra.
En cierto sentido, el tipo de los OVNI de la película habla por todos nosotros cuando teoriza acerca de los visitantes del espacio. Expresa indirectamente la soledad de los seres humanos en un universo tan inmenso. Quizá revele la esencia de nuestra existencia.

Está entre los realizadores chinos más cinéfilos. Me pregunto si pensó en alguna película "jianghu" en particular cuando dirigió la suya...
Desde Zhang Che, pasando por John Woo, hasta Johnnie To, muchos de los clásicos "jianghu" hechos en Hong Kong son algunas de mis películas favoritas. Cuando estaba en el primer año de instituto tuve la ocasión de ver muchísimas en clubes donde proyectaban cine de importación. En LA CENIZA ES EL BLANCO MÁS PURO he usado la banda sonora de The Killer, de John Woo, para la escena del bar de karaoke y el tiroteo en la calle. También he utilizado la canción "Qianzui Yisheng" (Ebria de vida), de Sally Yeh, en muchas de mis películas. Me parece que simboliza el amor "jianghu". También he incluido un clip de Rico y famoso: Héroe Trágico 2, de Taylor Wong.

Ha trabajado con un director de fotografía distinto, Eric Gautier, conocido por rodar con Olivier Assayas, Walter Salles y LéosCarax, entre otros. ¿En qué se diferenció de YuLik-Wai, su director de fotografía habitual?...
He trabajado con YuLik-Wai desde mi primer largometraje, Xiao Wu (Ratero), pero cuando empezó la preproducción de LA CENIZA ES EL BLANCO MÁS PURO, estaba preparando una película como realizador y no tenía tiempo de trabajar conmigo. A los dos se nos ocurrió Eric Gautier para sustituirle. Yu habla muy bien francés y se puso en contacto con Eric para invitarle a rodar conmigo.
Nuestra primera reunión tuvo lugar en Pekín. En ese momento estaba trabajando con Olivier Assayas. Había visto su excepcional fotografía en películas de Assayas y de Walter Salles, para mí era un honor tener la oportunidad de trabajar con él.
La primera dificultad que Eric debió superar fue la barrera lingüística, pero se sabía el guion de memoria, y sobre todo los diálogos. Se daba perfecta cuenta cuando un actor improvisaba y abandonaba el guion, por lo que el idioma no fue un problema. Curiosamente, siempre estábamos de acuerdo en cuanto al espacio y a la colocación de los personajes. Pocos días después del comienzo del rodaje, tomé unas decisiones bastante atrevidas, pero no se inmutó. Me alegro muchísimo de haber encontrado otro director de fotografía capaz de aportarme semejante apoyo.
Eric respetó las imágenes que había rodado con mi primera cámara de vídeo. Decidimos usar cinco cámaras diferentes para rodar la película con el fin de que las texturas ayudasen a reconocer el paso del tiempo. Las primeras escenas están rodadas con una cámara de vídeo, y luego en Digi-beta y en alta definición. La sección central de las Tres Gargantas está rodada en 35 mm. Y para la última parte probamos con la cámara Red weapon. Eric consiguió unificar todas las imágenes y, efectivamente, la textura nos trae recuerdos de momentos del pasado.

Pidió a cuatro realizadores conocidos que trabajaran como actores, Diao Yinan, Zhang Yibai, Xu Zheng y Feng Xiaogang. ¿Por qué?...
Les pedí que hicieran papeles secundarios o cameos. Ya habían trabajado en otras películas previamente, tenían experiencia como actores. Todos hacemos películas muy diferentes, pero este proyecto nos unió; nos enfrentamos juntos a los mismos problemas, nos apoyamos mutuamente, como hermanos del "jianghu".
Siempre me ha parecido que la profesión de cineasta es arriesgada. El título original de la película, JIANGHU ERNÜ, significa "Hijos e hijas del jianghu", y en cierto sentido nos describe a todos los que hacemos cine.


ENTREVISTA AL ACTOR ZHAO TAO...
Ha interpretado numerosos personajes para el director Jia Zhang-Ke, pero nunca a una mujer como Qiao. ¿Qué reto le supuso dar vida a un personaje "jianghu"?...
En China, las vidas de los personajes "jianghu" siempre son muy secretas, sobre todo las de las mujeres, que están rodeadas de un aura de misterio. Intenté documentarme y saber más acerca de algunas mujeres "jianghu" famosas. LA CENIZA ES EL BLANCO MÁS PURO transcurre entre 2001 y 2018, pero en vez de centrarme en esta época, decidí esforzarme en entender por qué las mujeres son más duras en un mundo marginal centrado en los hombres.
Qiao me recuerda a una famosa mujer "jianghu", She Aizhen, que vivió en Shanghái en los años treinta y cuarenta. Empezó trabajando en un casino antes de casarse con Wu Sibao, una conocida figura del hampa de la ciudad. Colaboraron con los japoneses durante la II Guerra Mundial, y ella se hizo famosa por haber participado en un tiroteo callejero. Después de la muerte de su marido, volvió a casarse con el escritor Hu Lancheng, pero fue detenida, acusada de traición y consiguió escaparse a Japón, donde regentó un bar. Lo vivió todo, el amor, las rivalidades entre bandas, la guerra, la cárcel y el exilio. Dicen que encargó una caligrafía de cuatro caracteres en pergamino y que lo colgó en su salón. Rezaba "Ting Tian You Ming"("Deja que el destino siga su curso").
Ese detalle me intrigó porque me pareció que revelaba su auténtico mundo interior. Más que cualquier otra mujer "jianghu" que estudié, She Aizhen representaba la complejidad de ser una mujer en ese mundo. Usé los cuatro caracteres como biombo durante el rodaje.
Al principio intenté inculcar en Quio lo que podría llamarse "lógica jianghu"; en otra palabras, la fe en la moral "jianghu" tradicional. Y sirviéndome de esto, guiar sus acciones. Sin embargo, luego me pareció más importante mostrar su "lógica femenina". Al igual que la película, empecé con la idea de una "mujer en el jianghu" y acabé con la historia de una mujer a secas.

Qiao es dura desde el principio, pero las experiencias vividas la endurecen aún más. La forma en que trata a Guo Bin en la parte final de la historia es su forma de devolverle la misma moneda cuando él la abandonó. ¿Qué opina acerca del convencimiento de Qiaode que su relación con Bin duraría siempre?...
Bin destruye el universo emocional de Qiao. En la última parte de la historia, cuando están en el estadio, le dice que ya no siente nada por él. Pero sobrevive n la rectitud y las reglas morales del "jianghu". A mi entender, Qiao le acoge por compasión, con la misma dignidad que le impide cogerle de la mano en el coche.

¿El vestuario, la peluquería y el maquillaje fueron importantes a la hora de ayudarle a meterse en el papel?...
Jia Zhang-Ke me explicó que el personaje de Qiao que se vería en Datong, al principio de la película, sería parecido al de Renxiaoyao (2002), y que el de la parte central, en las Tres Gargantas, tendría mucho en común con mi personaje en Naturaleza muerta (2006). Me gustó la idea. Al llevar una ropa y un peinado parecidos a entonces, fue más fácil para mí regresar en el tiempo. Incluso le sugerí al realizador que Qiao podría llevar una botella de agua mientras andaba por la orilla del Yangtsé en pleno verano, como la mujer en Naturaleza muerta. El encargado francés de maquillaje hizo un trabajo espléndido, ya que yo debía aparentar tener unos veinte años en la primera parte.

¿Había disparado una pistola alguna vez?...
No, nunca. El tiroteo callejero fue mi primera vez. Cuando oí sonar el disparo en la calle, pensé que la juventud de Qiao acababa de terminar.


ENTREVISTA AL ACTOR LIAO FAN...
¿Trabajar con Jia Zhang-Ke fue diferente de su experiencia con otros directores?...
Recuerdo el día en Datong cuando rodamos la escena en que Guo Bin sale de casa de Qiao y se aleja hacia un destino desconocido. Es la última vez que se le ve en la película. Ese día llegué tarde al plató y cuando encontré a Jia Zhang-Ke, estaba fumando un puro, con lágrimas en los ojos. Intenté animarle con un chiste, diciendo: "Siento mucho llegar tarde, pero no te lo tomes tan a pecho, me estresas". Tardó un poco antes de contestarme: "No tiene nada que ver contigo. Esa escena me recuerda cuando me fui de casa siendo muy joven. Me entristece". En ese momento me invadió la tristeza que implica la soledad. Al estar los dos del mismo humor, rodamos muy rápido ese día. Fue una de las pocas veces que el director mostró sus sentimientos personales.
En la vida real, Jia Zhang-Ke se parece mucho a un profesor amable, comprensivo. El guion estaba escrito con sencillez, pero lleno de vida. Sus descripciones de la vida cotidiana son excepcionales. Los personajes se expresan con gran naturalidad a través de su comportamiento diario. Cambia completamente en el plató. Es intenso, atrevido y se deja guiar por la intuición para crear la escena. El placer que le produce dirigir una película es contagioso e influye en todo el mundo.

Creo que hay muchos hombres como Guo Bin en China. ¿Se fijó en algún modelo en particular para el papel?...
Conozco a muchos que han pasado por lo mismo que Guo Bin. Sin ir más lejos, mi hermano y sus compañeros que se fueron al sur, a Guangdong, en los noventa en busca de oportunidades. O mi mejor amigo de niño, que nunca dejó nuestra ciudad y aún no ha cumplido ninguno de sus sueños. O el pez gordo que lo tenía todo y de pronto desapareció sin más. O el joven al que entrevisté una vez en un hospital: acababa de empezar una brillante carrera cuando tuvo un infarto. Todos ellos reflejan a Guo Bin de un modo u otro y sus experiencias me ayudaron a construir el personaje. No aceptan su destino, se rebelan, luchan, no se contentan con lo que la vida les tiene reservado. Aunque el resultado no siempre sea el esperado.

Ha interpretado papeles oscuros, pero quizá Guo Bin se acerca más a la realidad actual que cualquiera de sus anteriores personajes. ¿Qué opina de su machismo? ¿Es algo habitual en China?...
Sí, desde luego, hay muchos Guo Bin en China hoy en día, aunque la posición social de la mujer ha mejorado mucho. La verdad, no creo que sea un misógino. Su machismo nace más bien de la imagen que tiene de sí mismo. Antaño era un pez gordo en un estanque pequeño, un hombre con deseos concretos. Entendió que la posición social depende del dinero y del poder. Pero sus días de gloria se esfumaron rápidamente. No está dispuesto a rendirse, lucha, sigue intentándolo, y esa es la esencia de su machismo. En cualquier lugar se encuentran hombres así.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo