Fichas de peliculas
  • Registro
EL PEQUEÑO VAMPIRO
INFORMACIÓN
Titulo original: Petit Vampire
Año Producción: 2020
Nacionalidad: Francia, Bélgica
Duración: 81 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Animación, Fantasía
Director: Joann Sfar
Guión: Sandrina Jardel, Joann Sfar
Fotografía: En Color
Música: Olivier Daviaud
FECHA DE ESTRENO
España: 6 Enero 2021
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
TriPictures


SINOPSIS

Pequeño Vampir ha tenido 10 años durante los últimos 300 años. A pesar de vivir en una casa encantada con un alegre grupo de monstruos, se aburre enormemente ... ¿Su sueño? Ir al colegio para conocer a otros niños. Desafortunadamente, sus padres no le dejan salir de la mansión, ya que para ellos, ¡el mundo exterior es muy peligroso! Acompañado por su fiel bulldog Fantomate, Pequeño Vampir se escapa en secreto en busca de nuevos amigos. Pronto conocerá a un niño humano, Miguel, pero rápidamente su amistad llamará la atención del aterrador Giboso, un viejo enemigo que ha estado persiguiendo a Pequeño Vampir y su familia durante siglos...

INTÉRPRETES

Animación

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿De dónde viene el mundo de Pequeño Vampir? ¿Cuáles fueron sus fuentes de inspiración y qué le ha gustado siempre del mundo de la fantasía?...

Fui realmente afortunado porque mi abuelo no creía que hubiera diferencia entre los cuentos para niños y los cuentos para adultos. Cuando era pequeño, solía comprarme revistas de cine fantástico con fotos de películas de terror e imágenes de monstruos. Con 12 o 13 años, comenzó a llevarme a ver películas de terror destinadas a un público adulto. Por lo que pude sumergirme en un mundo de criaturas en el que realmente disfrutaba. Sin embargo, tuve menos suerte al perder a mi madre antes de cumplir los cuatro años, algo de lo que hablo en casi todos mis libros. Crecí en un mundo imaginario donde el hecho de que los muertos pudieran hablar era algo bueno: era una manera de mantener el contacto. Más tarde, cuando fui a la guardería y luego a la escuela primaria, recuerdo que imaginaba que un hombrecito hacía mis deberes por mí en clase. No sé si lo recuerdas, pero en aquella época estaba prohibido traer juguetes a la escuela. Era un niño muy consentido en casa y tenía muchos juguetes, así que cuando los echaba de menos en clase, solía entretenerme dibujando personajes en hojas de papel. Incluyendo también el que venía a verme y hacía mis ejercicios. Pasaron los años y me convertí en escritor de cómics, entonces Ediciones Delcourt me pidió que crease una historia especialmente para niños. Le sugerí al pequeño vampiro en el que se basaban mis sueños, mis juguetes y las cosas que me gustaban de pequeño, así como en mis recuerdos de Antibes donde vivían y prácticamente me criaron mis abuelos. Mis mejores recuerdos de la infancia son del tiempo que pasé con ellos.

De manera que “Pequeño Vampir” tiene un gran componente autobiográfico ...
Sí. Y la paradoja es que está dirigido a niños y al mismo tiempo es mi obra más autobiográfica. Soy más conocido por “El Gato del Rabino”, pero la familia de esa historia no se parece en nada a la mía. Se podría decir que la hija del rabino está inspirada en mi abuela, pero solo en parte. Los abuelos de Pequeño Vampir, por otro lado, se basan en los míos ¡Soy Miguel y soy Pequeño Vampir también! (risas).

¿Por qué?...
Porque los padres de Pequeño Vampir no le dejaban salir, estaban aterrados de que algo le pudiera suceder en el exterior, un hecho similar al de mi propia infancia. Desde la muerte de mi madre, estaba rodeado de médicos, siempre tenían miedo de que me pasara algo. Me medicaron mucho, aún estando perfectamente sano. ¡Siempre me metían vitaminas en mis bolsillos! Cuando Pequeño Vampir tiene una rabieta porque está harto de que no le permitan salir y de que le digan que todo es peligroso, tengo que decir que a menudo yo también me sentía así. También he notado que cuanto más escribo para niños y creo fantasías, más hablo de cosas personales.

Pequeño Vampir existe desde hace más de 30 años...
Sí, y los libros se usan a menudo para ayudar a los niños que han tenido experiencias traumáticas, provienen de familias extrañas o les han sucedido cosas desagradables. Mi filosofía es la de nunca abordar el sufrimiento interior o las experiencias dolorosas de los niños, sino trabajar en la percepción social de sus identidades. Cuando eres huérfano, todo el mundo asume que deberían sentir pena por ti y que estás triste, como si fueras una cosita frágil, un niño de cristal ... Hubo un tiempo en la literatura infantil en el que se representaba a menudo a niños campesinos huérfanos. En la mayoría de los cuentos para niños, ser huérfano es una fantasía, como por ejemplo en Harry Potter, cuya autora creció con sus padres. Escribe para niños con ambos padres y anima a sus jóvenes lectores a fantasear sobre cómo sería ser huérfano. Pueden soñar que sus padres no son reales y que les espera un destino extraordinario. Para los huérfanos verdaderos, el principal problema es la percepción social que tienen los demás de ellos. Cuando iba al colegio, era yo quien siempre hacía dibujos para mis compañeros, el que participaba en las fiestas de fin de año, el que hacía el payaso y al que le gustaba hacer reír a la gente, porque me aterrorizaba la idea de que pensaran que era aburrido y triste, y que no era divertido. A través de la ficción, trato de explicar a los niños de hogares rotos que, de hecho, todos venimos de familias extrañas y maravillosas y que eso no significa que debas comportarte de una determinada manera. Por eso el pequeño Miguel, que en mi historia no tiene padres, es regordete, divertido y salta por todos lados. No tiene ninguna de las características que normalmente se asocian con los huérfanos imaginarios.

Y Miguel se lo dijo a sí mismo...
Sí. Se rompe emocionalmente cuando le ponen en el saco con los monstruos que se han convertido en sus amigos. Llora y les dice: "Con vosotros, no tengo que ser gracioso". Me refiero aquí a la diferencia entre compañeros y amigos. Para tus compañeros de clase, solo estás ahí para hacerlos reír, pero con tus amigos puedes compartir tus preocupaciones y problemas.

¿Con qué tipo de películas de fantasía disfrutas y cuáles te han gustado más?...
Cuanto más antiguas son las películas, más me gustan. Estoy pensando en las películas que hizo Universal Pictures en la década de 1930, con el monstruo de Frankenstein, el Hombre Lobo, Drácula y la Momia, por ejemplo. Y también, las películas de la British Hammer de los años 50 a los 70, que contaban con los mismos personajes y un elemento teatral gracias al diseño de algunas de sus máscaras y maquillajes. Es una especie de Commedia dell’arte, similar al teatro yiddish en Europa del Este, o las famosas obras de teatro con sangre falsa en el Grand Guignol de París. “Pequeño Vampir” se aleja del cine estadounidense de la década de 1970 cuando la fantasía y el horror se volvieron más realistas con películas como LA MATANZA DE TEXAS de Tobe Hooper. Antes de eso, las películas de Giallo se introdujeron en el cine italiano. Esto marcó un punto de inflexión cuando los monstruos sobrenaturales se volvían menos aterradores que los asesinos que estaban surgiendo en la vida real. Aunque me encanta eso como espectador, no lo usé en “Pequeño Vampir”.

Prefieres la poesía que rodea a los viejos monstruos...
Sí, y me encantan sus maquillajes y vestuarios. Eran exclusivos para ellos, al igual que los trajes de superhéroe o las máscaras y disfraces tradicionales que usaban los personajes de la Commedia dell’arte.

Los decorados de las películas de Universal también estaban fuertemente influenciados por las películas expresionistas alemanas, que tenían un elemento gráfico que atrapaban enormemente, como las paredes torcidas de la mansión de Frankenstein, el paisaje forestal de ensueño construido en los estudios, con cielos pintados y las fachadas góticas de las casas de los aldeanos ...
¡Por supuesto! Para entrar en más detalles sobre mis inspiraciones, la casa embrujada en EL PEQUEÑO VAMPIRO se inspiró mucho en la del juego de rol de los 80 “La llamada de Chtulhu”, al que solía jugar cuando era niño. Los carteles que hizo Disney en la década de 1960 para la atracción “La Mansión Encantada” fueron otra referencia. Cuando Walt Disney creó sus parques temáticos, utilizó a los mejores ilustradores de sus equipos de animación y las ilustraciones preliminares de las atracciones son absolutamente impresionantes.

Fueron creados por el famoso animador Marc Davis...
Exactamente. Mis personajes le deben mucho a todo el folklore humorístico que rodeó al cine de terror en Estados Unidos. También me inspiraron los impactantes y espeluznantes kits de modelos hechos por la marca estadounidense Aurora. Las ilustraciones de las cajas fueron creadas por James Bama, un pintor realista estadounidense que solía pintar indios y vaqueros. Al armar estos modelos de monstruos, algunos de ellos brillaban en la oscuridad. ¡Aurora terminó metiéndose en un lío cuando comercializó una guillotina que me dieron cuando era niño! Estaba encantado con ella porque se prohibió la venta solo dos semanas después. (Risas) Fue muy divertido pintar y construir esas aterradoras figuras: había una bruja, el jorobado de Notre Dame, el monstruo de Frankenstein ... Debo añadir otra película que también me influyó mucho: EL JOVENCITO FRANKENSTEIN de Mel Brooks, que vi en Niza cuando se estrenó. De hecho, hay una anécdota sobre esta película que probablemente conozcas: mientras buscaba a alguien que pudiera recrear un laboratorio tan auténtico como el de la película original de James Whale, Mel Brooks se encontró con alguien que dijo: "Puedo hacer que se vea igual que el original, y por una buena razón: ¡Yo construí el equipo de Frankenstein! ¡Todavía lo tengo en mi garaje!” Y así fue como se filmó la parodia con el mismo equipo que estaba en la película original de James Whale.

Sí, el maravilloso creador de esas máquinas eléctricas de alto voltaje se llamaba Kenneth Strickfaden. En Estados Unidos, incluso hay un libro dedicado a él llamado “Kenneth Strickfaden: Dr Frankenstein's Electrician”...
Sus dispositivos eran increíbles. Volviendo a las maquetas y juguetes de Aurora, debo explicar que mi abuelo, el padre de mi difunta madre, solía enviarme catálogos de juguetes y decirme que podía poner una marca junto a los que me gustaban. Marqué todos los juguetes que quería y luego los traía todos, lo que volvía loco a mi padre. Solía decirle a mi abuelo: "¡Vas a convertir a Joann en un mocoso malcriado!" y mi abuelo respondía: "¡No, no lo haré, porque no es estúpido!" (risas) Y por si fuera poco, mi tío, que solía importar equipos ópticos Zeiss en Argelia, empezó a trabajar en juguetes cuando se mudó a Francia. Él y mis primos, que también venían de Argelia, formaron una sociedad y se convirtieron en
los principales importadores de juguetes japoneses. ¡Y todos los años me regalaban los prototipos de figuritas que resultaban demasiado aterradoras para que las compraran los occidentales!

¡Asombroso!...
Puedo garantizarles que los fabricantes japoneses tenían una imaginación sin límites, mezclando con acierto la diversión infantil, lo sangriento y lo extraño. ¡Pasé mi infancia con estas figuras de plástico flexibles que tenían un ojo saliendo de sus nalgas y otras cosas por el estilo! (risas) Tengo otro recuerdo ligado a los miedos infantiles. Cuando mi abuelo me llevaba al cine, a veces íbamos a ver películas de terror italianas como ONDAS DE CHOQUE. Solían proyectar dos películas al mismo tiempo. Pero no vi todas las películas de terror que salieron en ese momento. Entonces, para alardear un poco, solía hablar a mis amigos sobre películas que no había visto pero sobre las que había leído en L'Écran Fantastique, Starfix o Mad Movies. Les daba mi propia versión sobre CANÍBAL FEROZ, HOLOCAUSTO CANÍBAL y otras películas gore como esas. Pero finalmente me pillaron cuando inventé una película en la que las personas eran envenenadas después de beber un vino que había sido manipulado y se convertían en zombis, ¡dije que se llamaba LAS UVAS DE LA IRA! (risas).

Estabas adornando la historia de LAS UVAS DE LA MUERTE de Jean Rollin...
¡Sí! Y para terminar, sobre el tema de las películas de terror, debo decir que el cartel de la película de David Lynch EL HOMBRE ELEFANTE me aterrorizó. El rostro de John Hurt estaba escondido debajo de una especie de capucha raída con un solo agujero. Esta imagen me horrorizó porque quería saber cómo de monstruoso era su rostro para ser cubierto. Y no pude conseguir una sola foto del personaje. Uno de mis compañeros de clase, cuando tenía 10 u 11 años, vio la película y trató de dibujarme al Hombre Elefante para que pudiera ver su rostro, ¡a pesar de que tuvo que ser el peor de la clase en dibujo! Estaba tan mal dibujado que casi daba más miedo, sobre todo cuando vi en el rostro de mi amigo el efecto que había tenido en él ... Las cosas eran diferentes en aquella época, ya que hoy las imágenes de terror son fáciles de encontrar en Internet y puedes ver fragmentos en YouTube con unos pocos clics. Cuando era niño, estas imágenes eran esotéricas y difíciles de conseguir. Había un rito de iniciación por el que tenía que pasar antes de llegar al punto en el que finalmente podía ver las impactantes fotos. También recuerdo a un compañero de clase que había visto LA MATANZA DE TEXAS representó la película para mí de principio a fin. Recuerdo a mi amigo recreando la escena en la que el abuelo zombi le chupa el dedo a una de las víctimas como si fuera ayer. (risas) Cuando alguien te cuenta eso con 10 u 11 años, ¡te marca de por vida! En resumen, creé una horda de monstruos a una edad temprana. Creé los cómics de “Pequeño Vampir” mucho más tarde, después de haber representado a estas aterradoras criaturas en cómics para adultos que se llamaron “El pequeño mundo del Golem” y “Amores vampíricos”. Para adaptar estos dibujos animados para niños, me inspiré mucho en Charles Schultz y Peanuts, así como en muchos dibujantes japoneses, como Leiji Matsumoto, que creó al Capitán Harlock y unió personajes cómicos con otros mucho más siniestros. Comencé a trabajar en estos cómics en el momento en que comenzó “One Piece” y cuando “Dragon Ball Z” estaba en su apogeo, y eso definitivamente también influyó en la forma en que diseñé los personajes.

Los monstruos buenos de extrañas y extravagantes formas que viven en la casa encantada, también te recuerdan a las criaturas sobrenaturales de la leyenda japonesa, los yokai…
Absolutamente. Una médium me dijo una vez que: "Siempre pensamos que los fantasmas tienen una presencia maligna, pero si te tomas la molestia de volver de entre los muertos, ¡no es necesariamente para fastidiar a todos!".

Tu película es también una carta de amor al cine...
Sí, lo llené de pequeños mensajes para que los niños despierten su curiosidad con la esperanza de que algún día, se den cuenta de que Pandora también es el título de una película fantástica con Ava Gardner, y que podrán ver las producciones de la Hammer sobre las que hablan mis personajes en las escenas del club de cine. También me hubiera gustado incluir escenas específicas de las películas mencionadas, como LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA con Vincent Price, pero esto no fue posible por razones de derechos de autor.

¿Incluiste pistas sobre las otras aventuras de “Pequeño Vampir” en la película para los fanáticos que han leído todos los cómics?...
No, pero hay referencias a películas de terror e historietas. Por ejemplo, cuando Miguel busca refugio en las marismas, incluí referencias a “La Cosa del Pantano” de Alan Moore, “La Cosa” de Marvel, que se inspiró en “La Cosa del Pantano” y LA MUJER Y EL MONSTRUO de Universal. Y cuando se abrió la puerta de la casa, evoqué una horda de criaturas de películas de bajo presupuesto de la década de 1960, como las del libro “Cent Monstres du Cinéma Fantastique (100 monstruos en el cine fantástico)” de Alain Schlockoff.

EL PEQUEÑO VAMPIRO es su segunda película animada después de EL GATO DEL RABINO. También ha realizado dos largometrajes de acción real, GAINSBOURG (VIDA DE UN HÉROE) y LA DAME DANS LÁUTO AVEC DES LUNETTES ET UN FUSIL. ¿Qué diría que aprendió de estas experiencias de acción real y animación, y cómo le ayudó a prepararse para hacer y dirigir EL PEQUEÑO VAMPIRO?...
Soy un escritor de cómics, pero hacer la película sobre Gainsbourg fue realmente fácil, aún teniendo que aprender nuevas habilidades, a todos los técnicos les encantó el hecho de que hiciera dibujos para comunicarme con ellos: fue una manera excelente de hacerme entender. Fue mucho más difícil cuando comencé a trabajar en animación con la serie sobre “Pequeño Vampir” hace unos 15 años, y luego con el largometraje EL GATO DEL RABINO en 2011, porque crear animaciones es muy diferente a crear cómics. Está totalmente centrado en el movimiento, mientras que en loc cómics las imágenes son fijas y deben crearse viñeta a viñeta, dibujando los huesos y los músculos. No se utilizan de la misma forma. Fue un duro proceso de aprendizaje durante los cinco o seis años que llevó hacer EL GATO DEL RABINO. Me ayudó a no cometer los mismos errores en EL PEQUEÑO VAMPIRO. Tuve la suerte de poder rodearme de algunos miembros del equipo de EL GATO DEL RABINO, así como de una nueva generación de animadores de la Ecole des Gobelins, donde a menudo doy charlas. Contamos con excelentes animadores en Francia y prácticamente todos ellos son contratados por estudios estadounidenses nada más terminar su formación. Les ofrecí la oportunidad de trabajar en una animación en 2D, lo cual no era muy frecuente en ese momento, y crearla con cariño usando a Miyazaki o las viejas películas de Disney como inspiración. No dimos ningún fotograma por terminado hasta que estuvimos completamente satisfechos con él.

¿Cómo trabajas con tu equipo de animadores?...
Empiezo por coger un micrófono y contarles toda la historia. El tiempo que me lleva contar la historia termina siendo la duración de la película terminada cinco o seis años después. Esto lo he experimentado en dos ocasiones, con EL GATO DEL RABINO y EL PEQUEÑO VAMPIRO. Luego trato de crear tantas fuentes de referencia como sea posible: utilizo actores, especialistas y modelos. Los disfrazo, los maquillo y los rodamos durante una semana. Esto crea una base desde la que trabajarán mis animadores. En realidad, cada animador produce un trabajo basado en un actor joven, a la vez que se basa en las actuaciones de actores muchos años atrás. Siempre estuve obsesionado con recrear la vida. Como teníamos que recrear la península de Cap d'Antibes, fuimos allí y tomamos miles de fotos y videos para capturar los ambientes de la luz, el movimiento de las olas, el viento agitando los árboles ... creo que era parte del secreto de las películas de Miyazaki y de las mejores producciones de Disney: debes observar la vida real muy de cerca antes de empezar a dibujar y animar. Para mí, cuanto más fantástico es el universo, más debes confiar en el mundo real. Esa es la mejor parte de las películas de animación. ¡Lo peor es que nada tarda más en hacerse que una película animada! Para EL PEQUEÑO VAMPIRO, nos llevó seis años de trabajo, así como algunos altibajos, con dificultades de por medio, personas que abandonan el equipo y patrocinadores que no necesariamente llegarían hasta el estreno de la película ... Pero ¡lo hicimos! Se trata de que la vida te enseñe a tener paciencia, lo que puede ser complicado para un tipo como yo, que siempre tiene prisa. Y estoy muy contento de que Studiocanal decidiera lanzar una película de animación para una gran audiencia, porque no estaba destinada a ser elitista en absoluto: quería entretener a todos los niños, ¡y a sus padres también! El día que alguien me dijo que “Pequeño Vampir” estaba incluido en algunos libros de texto escolares, me preocupé un poco porque me pregunté si eso significaba que ya no estaría en el campo de juego. Y quiero quedarme en el campo de juego. No es por ser demagógico, ¡sino porque realmente quiero hablar con todos!

Originalmente, se anunció que la película se haría en 3D, pero ha terminado siendo una animación "dibujada a mano". ¿Qué te hizo cambiar de rumbo?...
Sí, eso se debió al hecho de que inicialmente nos asociamos con Eli Richbourg, quien lamentablemente ya no está con nosotros, lo que nos abrió la puerta a Estados Unidos. Se habló de hacer la película en 3D, utilizando el mismo modelo que Pixar u otros estudios norteamericanos, ya que EL PEQUEÑO VAMPIRO pretende hablar de temas importantes y cosas serias, pero con un dinamismo que hace que todos los niños puedan aprender algo de ella. Pronto nos dimos cuenta de que el tipo de presupuesto necesario no sería posible para una película europea. No hay nada peor que intentar hacer una película al estilo Pixar con solo una décima parte del presupuesto, porque el final, obviamente no sería tan bueno. Llegamos bastante lejos, muchos estadounidenses estaban interesados, pero el presupuesto no era el adecuado para una ambiciosa película en 3D. Decidimos cambiar nuestro enfoque y comenzar de nuevo con una animación 2D de alta calidad como la que usamos para EL GATO DEL RABINO. Pero esta vez, en lugar de dirigirla a los adultos, íbamos a centrar la atención en la infancia. Aunque EL PEQUEÑO VAMPIRO iba a ser una animación tradicional, la escribí con Sandrina Jardel como si fuera una película de acción real como LOS GOONIES, con niños partiendo hacia una aventura, barcos piratas, peleas, etc. Hablarían entre ellos de temas personales, pero a la vez habría destellos de espadas.

¿Podría hablarnos sobre el estudio Magical Society?...
Es una iniciativa realmente genial y muy ambiciosa. Conocí al productor Aton Soumache porque nuestros caminos se habían cruzado en la industria. Un día, Aton vino a verme y me dijo que era una pena que solo trabajara en un proyecto a la vez cuando me veían como un creador de múltiples universos. "La gente no es consciente de cuánto tienes que contar", agregó. Y así fue como creamos juntos un estudio donde actualmente estamos desarrollando alrededor de 10 proyectos a la vez. Algunos de ellos son animaciones, mientras que otros son de imagen real, y casi todos están ambientados en lo sobrenatural. Vamos a intentar hacer en Francia lo que están haciendo Tim Burton y Guillermo Del Toro en otros países. Intentando ignorar todas las voces que dicen que los franceses no tienen los recursos para hacer películas de fantasía o exportar ese tipo de cosas ... Nos hemos empleado a fondo durante más de un año, con destacados colaboradores de Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña. y equipos internacionales. Aton no solo nos ha ayudado a terminar EL PEQUEÑO VAMPIRO, ya que nunca hubiéramos podido hacerlo solos, sino que también allanó el camino para este estudio, y me va a permitir hacer en el cine lo que he hecho con mi libros. Crear todo tipo de mundos que se conectan entre ellos, con personajes que abarcan diferentes películas, desde animaciones hasta producciones con actores de carne y hueso, etc. Es un proyecto muy ambicioso y muy emocionante, y nos lo estamos pasando en grande.

El guion de la película es una fiel adaptación de los tres libros de “Pequeño Vampir”, que cuentan la historia de sus orígenes, e incluye casi todas sus aventuras y diálogos...
“Pequeño Vampir” nació hace unos 30 años en Delcourt, y estos primeros libros fueron muy diferentes. Hace unos años, el personaje llegó a Rue de Sèvres, una editorial para niños y jóvenes. Escribí tres nuevos libros para ellos que contaban una larga historia y la película se basa en eso. Estos libros no fueron adaptados: fueron escritos para empezar la película. Ya sabes, cada vez que creo una novela gráfica y alguien me dice "recuerda, eso no funcionará en una película", estoy seguro de que esa persona está equivocada. Recuerdo esa increíble entrevista con Scorsese cuando le preguntaron cómo adaptar una novela. Él respondió que todo el que pensara que se trataba del guion, la estructura o la dinámica de la historia estaba equivocado, y que lo que realmente importaba era recrear la voz del novelista. Para mí, lo que me interesa es transferir mi voz de un medio a otro sin que el lector convertido en público se dé cuenta. Y entonces, su reacción sea: "Oh, sí, así es exactamente como era en el libro".

¿Por qué no habló sobre los orígenes de Pequeño Vampir en sus primeros cómics?...
Por una razón muy simple: eran cuentos para niños y el tema importante era el encuentro entre Pequeño Vampir y Miguel. Pero tan pronto como empiezas a trabajar en una película, quieres dramatizar y explicar qué formó a cada personaje, qué los motiva. Tenías que entender de dónde venía Pequeño Vampir, las cosas que le habían sucedido, incluso si él no era realmente consciente de ello. Básicamente, tenías que conocer mejor a los protagonistas de la historia. Además de esto, también me ayudó a responder preguntas que nunca antes me hubiera hecho.

¿Por qué quería ceñirse tanto a los tres cómics originales, sin recortar nada ni añadir escenas totalmente nuevas a la película?...
Porque quería centrarme por completo en dramatizar la historia existente. Y ganarme mis galones como director. Mi objetivo era lograr las mismas impresiones y emociones en la animación que las que creé en los cómics. Y también, encontrar cosas que me divirtieron como el hecho de que el bulldog rojo Fantomate tiene un acento de Niza, ¡porque eso desde luego no habría sido posible en el cómic!

¿Puede contarnos sobre el trabajo con los actores para el rodaje de las escenas de referencia?...
Ese fue el corazón del proyecto. Teníamos a la vez especialistas y actores, con todo un equipo dirigido por Dominique Fouassier, un famoso especialista cuyo hijo Sébastien acababa de regresar de rodar ROGUE ONE:UNA HISTORIA DE STAR WARS. ¡Sébastien Fouassier pasó directamente de una película de STAR WARS a estar tres días luchando con espadas para mí en EL PEQUEÑO VAMPIRO! Cuando dirigía a los actores y dobles, necesitaba poder confiar en sus actuaciones y acciones, pero también quería tomar prestados aspectos de su físico, sus gestos y su forma de luchar. Quería evitar a toda costa las expresiones faciales y los estereotipos extremos que se encuentran en las animaciones estadounidenses. Las expresiones estandarizadas son típicamente estadounidenses y pueden hacer parecer que los personajes femeninos están sonriendo, con dramáticas consecuencias. Recuerdo mi experiencia durante la producción de EL GATO DEL RABINO: cuando les pedí a los animadores que hicieran que la hija del rabino, Zlabya, se moviera de manera respetuosa, ¡después de todo era mi abuela! - ¡Todos dibujaron a la chica de Roger Rabbit que movía el trasero con solo dar tres pasos! Salimos de esto cuando le pedí a la actriz Hafsia Herzi que interpretase el personaje. La rodamos y fotografiamos durante tres días, y Zlabya fue animada en base a sus movimientos. Cuando le pides a un animador con formación internacional que haga algo por ti, existe el peligro de que obtengas algo que probablemente sea excelente para una estructurada narrativa anglosajona, pero que no atrapará a los entusiastas del cine. No puede gustarle Truffaut y los personajes de dibujos animados al mismo tiempo. Eso no me parece posible. De una manera similar, nunca modifico las voces del actor pasándolas por un codificador de voz para hacerlas más profundas o más agudas. Cuando escuchas una voz divertida en la película, es el actor quien lo hace así. ¡Y nada más!

Trabajaste con el maquillador Olivier Afonso para crear prótesis para los actores ... ¿Trabajó él en El Capitán de los Muertos?...
Sí, diseñó el cráneo basándose en el rostro de Quentin Faure, quien representó los movimientos del pirata. También hizo una cabeza para el Giboso, lo que significaba que el actor que proporcionó los movimientos para este personaje debía realizar sus acrobacias con una gran cabeza de látex. Esto realmente nos ayudó a entender y sobre todo a ver cómo el personaje podía moverse con una enorme cabeza en forma de luna.

¿Cómo eligió a los actores para poner las voces?...
La idea aquí era reunir a actores con orígenes muy diferentes. Está Louise Lacoste que interpreta a Pequeño Vampir, Claire de la Rüe du Can de la Comédie-Française, que interpreta a Miguel, un actor de Les Chiche Capon (Ricardo Lo Giudice), la compañía de payasos, que interpreta a Claudio, Camille Cotton que aporta su delicadeza y autoridad al papel de Pandora, sin dejar de ser fiel a la realidad, Jean-Paul Rouve que interpreta al Capitán de los Muertos como una poesía al estilo de Jean Rochefort, y Alex Lutz que interpreta al Giboso ... Y todos tenían que encajar. Se enfrentaron a la dificultad añadida de tener que adaptarse al ritmo de la animación, que se había realizado con voces provisionales que se grabaron cinco años antes con los mismos actores que filmaron las escenas de referencia. No quería que niños de verdad pusieran voz a los personajes. Nunca he logrado mejorar esto. También se realizaron muchas investigaciones para reproducir un auténtico acento de Niza para que no sonara como otros acentos del suroeste. Quería acertar con todos los acentos de la película. Cuando Oftalmo, el monstruo de tres ojos gigantes que tuvo que ser un científico loco antes de sufrir los efectos de la radiación, explica que es "un producto puro de la energía nuclear francesa en el Pacífico", no quería que tuviera un acento vagamente caribeño, por lo que traje a un actor (Vincent Vermignon) que estaba familiarizado con las personas mayores en el Caribe y sabía cómo imitar sus voces.

¿Hubo alguna sorpresa añadida durante las sesiones de grabación de voz?...
Cuando llegó Alex Lutz, prácticamente había reescrito al villano de la historia, el Giboso, manteniendo el ritmo de la animación. ¡Me dejó boquiabierto! No fue una hazaña fácil porque tenías que seguir el ritmo y asegurarte de que fuera inteligible a pesar del ritmo rápido del diálogo y la intención... Alex es realmente un gran actor.

Y puso la voz a Margarito, que llora porque los monstruos siempre pierden en las películas ...
Sí, y mi pareja llegó inesperadamente al estudio cuando estaba grabando los diálogos de este monstruo mugriento que pesa 1 tonelada y tiene una voz súper aguda. ¡Gritar como un monstruo al que le encanta la caca, delante de tu esposa es una verdadera prueba para la vida matrimonial! (risas) Sobre todo porque tuve que hacer todos los movimientos para reflejar lo que hacía Margarito en la escena: retorcerse, tragar gusanos y rodar por el suelo sollozando ... Pero al final, ella dijo: Has estado genial, cariño! " (risas).

¿Cómo trabajó con Adrien Gromelle para adaptar visualmente el estilo de los personajes de sus cómics a la animación?...
Para EL GATO DEL RABINO, nuestro objetivo era hacer copias casi idénticas de mis dibujos, con todas las pequeñas características y detalles. Para EL PEQUEÑO VAMPIRO, quería usar un enfoque diferente con el mismo espíritu que las viejas películas de Disney en 2D que adoro, como 101 DÁLMATAS, con sus paisajes y personajes pintados donde se pueden ver las líneas de la animación dibujada a mano. Conocí a Adrien cuando estudiaba animación en la Ecole des Gobelins. Además de su talento para el dibujo, también es un profesional de las artes marciales y experto en Capoeira. Para obtener su titulación en animación, eligió apropiarse de los personajes de Disney y darles movimientos de Capoeira. (risas) ¿Te imaginas eso? Peter Pan, la Sirenita y algunos otros lanzando patadas y puñetazos, dando saltos mortales, ¡y todo en pura animación dibujada a mano! Fue tan asombroso que le dije: “¡Vaya, ven aquí! Si no tienes nada planeado para los próximos años, ¡vamos a trabajar juntos! " (Risas) Adrien también sabe cómo decirme que no y eso es realmente valioso. A veces tenemos animadas discusiones, sin juego de palabras, pero siempre son constructivas. Para EL PEQUEÑO VAMPIRO estaba completamente preparado para que alguien cambiara mis dibujos para darles vida en una animación divertida y conmovedora. ¡Y la ventaja de tener al autor ahí es que puedes traicionarlos mucho más fácilmente!

¿Puede hablarnos del trabajo técnico y creativo que se llevó a cabo para trasladar los cómics a la gran pantalla? ¿Mezcló 2D y 3D para los "movimientos de cámara"?...
Como dije antes, todo se basa en referencias de la vida real. Nuestro escenógrafo Bertrand Piocelle, un genio loco, quería saber absolutamente todo sobre el más mínimo detalle del escenario. No me refiero solo a un paisaje, una calle o un edificio. Cuando dibujas una motosierra, debes saber si es una Husqvarna de 1981 u otro modelo específico. Si la acción se desarrollaba en una clase de niños de 10 u 11 años, quería saber el período exacto de la historia para poder recrear cómo eran las sillas, los escritorios y los botes de pegamento. Para el barco pirata, tuvimos que construirlo, por supuesto, lo que significó crear diseños para toda la estructura, los mástiles, la cubierta, etc. Para responder a su segunda pregunta, luego tuvimos que modelarlo en 3D para que su movimiento fuese natural, aunque el resultado final era en 2D en la película. Cuando todo estuvo terminado, Bertrand escondió pequeñas bromas en el escenario, incluidos nombres en lápidas y titulares de periódicos. Le encanta hacer eso.

Como director, ¿qué oportunidades le ofreció la película para escenificar sus cómics? Cuando revisó algunas de las escenas de sus cómics, ¿descubrió nuevas formas de impulsarlas más o de darles un nuevo giro?...
Es difícil de decir, ya que fue un proceso largo y el storyboard pasó por varias etapas ... Para empezar, hice yo mismo el storyboard, luego Adrien y el equipo de animación crearon un segundo storyboard. La idea era que siempre pudiéramos avanzar planificando fotograma a fotograma, desde el storyboard original hasta que la animación estuviera casi completa, para comprobar que no habíamos perdido nada por el camino de la narración de cada escena, o si en realidad habíamos logrado ganar cosas. Los créditos fueron una de las cosas que añadí, y que fue muy divertido crear.

Ya existía una versión de los créditos en los tres primeros cómics ...
Sí. Pero para los créditos cinematográficos, nos pusimos a trabajar con nuestros amigos del estudio La Cachette que acababan de hacer la serie “Primal” de Genndy Tartakovsky. Fueron increíbles. Les pedí que tomaran a mis personajes y los transformaran usando el mismo estilo visual que los hermanos Fleischer cuando crearon los dibujos animados de Betty Boop en la década de 1930. Luego quise mostrarles viajando por todo el mundo. Creé pequeños storyboards para ellos, investigamos y ellos hicieron un trabajo fantástico.

¿Hubo alguna dificultad creativa que tuviste que resolver durante el proceso?...
Tuvimos que reunir a personajes que eran muy diferentes en términos visuales. Esto está muy extendido en Japón, pero rara vez se hace en Europa. El Capitán de los Muertos y Pandora son bastante realistas, Pequeño Vampir y Miguel son adorables, como los personajes de Peanuts, y las criaturas parecen provenir de una serie extravagante hecha por el estudio estadounidense Klasky Csupo, como “Rugrats” y “Aaahh !!! Monstruos de verdad”. Nuestro objetivo era unificar todo.

¿Dónde se hizo la animación? ¿Dónde trabajaba?...
Tenemos un equipo muy pequeño, llevan muchos años trabajando. Tienen su base en París con Aton, y como todo es digital, me envían cada fotograma tan pronto como está terminado. Los veo en mi mesa de dibujo, en casa y vuelven a ellos de inmediato. La mayor parte de la película se hizo en Francia. Solo usamos un estudio en el extranjero para ayudarnos a terminar los fotogramas a tiempo.

¿Puedes contarnos sobre la música de la película original y cómo fue trabajar con Olivier Daviaud?...
Conocí a Olivier hace unos 10 años cuando estaba rodando GAINSBOURG (VIDA DE UN HÉROE). Fue Mathias Malzieu, mi colega de la banda Dionysos, quien nos presentó. Olivier trabaja en música en vivo y conciertos, en contacto directo con el público. Es una enciclopedia andante de la música. Cuando trabajamos juntos por primera vez, Oliver tuvo que reelaborar y orquestar 70 piezas de Gainsbourg para que pudieran ser interpretadas por actores, eso no es lo más fácil del mundo. Esta experiencia nos unió de por vida y desde entonces Olivier ha trabajado en todas mis películas. Para EL PEQUEÑO VAMPIRO, le dije que quería algo muy diferente de lo que Danny Elfman compuso para las películas de Tim Burton. Decidimos movernos más hacia la música mediterránea, con un toque napolitano y melodías de Niza (de hecho, le canté algunas canciones tradicionales de Niza) se puso a experimentar. Mi reacción inicial fue "No, es demasiado infantil", pero él simplemente dijo: "Confía en mí". Se mantuvo firme durante cinco años y cuando todo estuvo grabado, me podría haber pateado, porque él tuvo razón todo ese tiempo y su música era extraordinaria.

Agradeces a Guillermo Del Toro, el Maestro de los monstruos del cine, en los créditos finales...
Sí, hemos estado muy unidos desde GAINSBOURG (VIDA DE UN HÉROE). Fue él quien me presentó a David Marti y Montse Ribé del estudio DDT, quienes se encargaron del maquillaje especial para la película. Guillermo tuvo la amabilidad de convertirse en mi mentor cinematográfico y nos vemos cuando viene a París. Es el mayor fan de los cómics que puedas imaginar: los ha leído todos, hasta los cómics underground más oscuros de todo el mundo. Nunca hago nada sin preguntarle qué piensa. Recuerdo que dijo algo maravillosamente visual sobre las películas de fantasía: “La cámara debe estar al mismo nivel de los ojos que un niño asustado de cuatro años, cerca del suelo. Debería moverse hacia el paisaje y luego retroceder un poco, como si tuviera miedo ". Nunca escuché a otro director decir algo así.

¿Cuáles fueron los principales desafíos a los que se enfrentó al realizar la película y cuáles fueron los aspectos más gratificantes del proyecto?...
¡Tuve que ser paciente ya que hacer una película de animación es una empresa bastante sadomasoquista! Esperas seis largos años e imaginas lo bien que te sentirás cuando esté terminada. Nunca experimentas las explosiones de alegría que obtienes cuando estás filmando una película de acción real y un actor acaba de ofrecerte una actuación excepcional. En la animación, todo el equipo se centra en el resultado y el proyecto sigue siendo bastante abstracto hasta el final. Diría que me sentí más satisfecho en los momentos en que sentí que todos trabajaban completamente sincronizados y compartían la misma visión.

¿Qué le gustaría que sintieran los fans de “Pequeño Vampir” cuando vean la película?...
El privilegio de la edad significa que entre mis lectores se incluyen tanto abuelos como otras generaciones desde que hace 30 años creara “Pequeño Vampir”. Entonces, espero que podamos lograr lo que tanto me gusta de Goscinny, que es brindar entretenimiento familiar que pueda conmover y hacer reír a personas de todas las edades.


ENTREVISTA CON ATON SOUMACHE...
EL PEQUEÑO VAMPIRO es la primera de las películas que surgen de su asociación con Joann Sfar que descubrimos ...
Sí, pero primero me gustaría aclarar que también hablo en nombre de los otros tres productores de EL PEQUEÑO VAMPIRO, que son Antoine Delesvaux, Cédric Pilot y más especialmente Thierry Pasquet, que estuvo allí desde el inicio del proyecto.

¿Puede contarnos qué le gusta especialmente del trabajo de Joann Sfar y qué le animó a asociarse con él para crear un estudio de animación y desarrollar muchos proyectos en acción real, en 2D y 3D?...
Joann ha imaginado a lo largo de los años un universo increíble, sin límites. Cuando te asocias con él para desarrollar todo esto, necesitas tener mucha experiencia en este campo, madurez para elegir proyectos y organizar el apoyo adecuado para sus múltiples talentos. Cuando escribe y dibuja, Joann está solo. Todo cambia cuando se propone trasladar sus creaciones al cine, porque debe encontrar y reunir los mejores equipos artísticos y técnicos para que le permitan expresarse conservando su identidad, su visión de autor. Para adaptar bien hay que traicionar bien, pero con inteligencia, de forma constructiva. Joann y yo somos lo suficientemente maduros como para tener éxito en el trabajo mutuo, hablando entre nosotros con mucha honestidad, franqueza y transparencia. Esta confianza artística y creativa es fundamental. A menudo nos habíamos cruzado antes, pero sin encontrar la oportunidad adecuada para colaborar. Durante mucho tiempo, había considerado a Joann como el equivalente francés de un Tim Burton, de un Guillermo Del Toro, pero que aún no lo habíamos descubierto del todo en el cine y en otros sectores del medio audiovisual, mientras que él es uno de los líderes mundiales en cómic y literatura. Finalmente nos tomamos el tiempo para encontrarnos, para conocernos y luego unir fuerzas para hacer de EL PEQUEÑO VAMPIRO la primera piedra de esta colaboración. Nuestro objetivo es llegar a todos los públicos de todas las formas, abarcará desde películas de animación familiares e infantiles, hasta proyectos dirigidos a adultos. Hoy, la proliferación de plataformas nos permite explorar los diferentes mundos de Joann, sus múltiples personajes, para trasladarlos a la pantalla grande y pequeña. Y volviendo a la primera parte de tu pregunta, lo que me gusta particularmente de las creaciones de Joann y de “Pequeño Vampir”, su obra fundadora, es que en realidad es su historia personal, que tiene lugar allí donde nació. Sabemos que Joann se expresa en todos los registros, y se esconde detrás de muchas cosas: historias de adultos a veces violentas, historias con mensajes militantes, cuentos poéticos, pero “Pequeño Vampir” es sin duda su creación más refinada, la más conmovedora, desde donde siempre habla, su corazón. Trata de temas esenciales. La relación con el amor, la amistad, el vínculo con los padres ... Por supuesto, hicimos una película para niños, pero también llegará a los adultos.

Lo sorprendente de la película es su capacidad para emocionar sin llegar a ser cursi, y su narrativa que va más allá de los caminos trillados de los largometrajes animados estadounidenses ...
Exactamente. Creo que Joann encaja en la línea de guionistas-directores, que ofrecen películas totalmente originales como PARÁSITOS entre las producciones de imagen real o ¿DÓNDE ESTÁ MI CUERPO? en la animación. Hoy, podemos presentar las cosas más singulares posibles mientras transmitimos un mensaje universal, que sigue siendo accesible para todos. Y este seguirá siendo nuestro enfoque común, con el apoyo inquebrantable de StudioCanal, Cie Cinéma y Panache Productions, France 3 Cinéma y Story.

La sinceridad de todo el proyecto también es obvia...
Joann tiene una gran integridad. Quería contar una hermosa historia en un mundo aparte e invitar al público a realizar este viaje.

¿Cómo está organizado Magical Society? ¿Cuántas personas trabajan allí?...
Empezamos el estudio con Joann hace dos años y unas 60 personas trabajaban a tiempo completo durante la producción de la película. Entre producciones, Magical Society cuenta con un equipo permanente de una veintena de colaboradores entre los que hay diseñadores gráficos, autores literarios, guionistas, productores, un coordinador de producción ... Este pequeño grupo nos ayuda a desarrollar nuestros proyectos, los cuales son muy variados, ya que algunos están dirigidos a preescolares, y otros a adultos o toda la familia. Sus formas también varían según el caso, tenemos películas o series en animación 2D, 3D, planos reales o una mezcla de imagen real y animación. Debo decir que es realmente emocionante ver a un modelador 3D dar volumen con éxito a un personaje que Joann ha dibujado. Dar este paso es también abrir una puerta a la creación de proyectos que puedan exportarse al mercado internacional, donde el 3D ocupa una posición dominante. Para cada proyecto nos planteamos la cuestión de elegir la técnica más adecuada, la mejor expresión artística. Por ejemplo, estábamos pensando en una nueva adaptación de EL GATO DEL RABINO en imagen real o en híbrido y trabajando en una nueva adaptación de las historias medievales que forma “Le Roman de Renart”. Tenemos que reunir muchos talentos diferentes para desarrollar todo esto. Y desde que trabajamos juntos, he tenido el placer de ver como Joann es extremadamente abierto cuando se encuentra con grandes talentos. Trabaja muy bien con ellos. Aquí de nuevo existe esta noción de madurez, de experiencia. Sabemos que la convivencia entre grandes artistas que tienen un ego fuerte puede ser difícil, pero nunca hemos experimentado este tipo de problemas. Siempre existe un respeto mutuo por las habilidades, la creatividad y las buenas ideas de los demás. Joann sabe cómo dar sus instrucciones de manera cariñosa y hacer comentarios usando palabras positivas y constructivas. Él confía en sus equipos, y ellos se lo devuelven, porque protegen ferozmente el ADN de sus creaciones. ¡Todos estos artistas se convirtieron en los mejores "guardianes del templo" que uno podría desear!

¿Cuáles son las interacciones entre Magical Society y las otras estructuras que han creado, es decir, Method Animation, On Entertainment y Onyx Films?...
Bueno, Magical Society es para Joann el equivalente de Bad Robot para J.J. Abrams, es decir, una estructura que le ayuda en la creación, desarrollo y producción de sus proyectos. Y quién puede aprovechar la experiencia de todos mis equipos internos cuando sea necesario. Esto es racional porque evita la duplicidad de puestos, comenzando por todo lo relacionado con los servicios administrativos, marketing, publicidad y nuestra capacidad para financiar proyectos. Mi grupo, con la ayuda de Mediawan, invirtió en Magical Society para permitirle crear y desarrollar su propia política editorial, con sus dedicados equipos artísticos y de producción. En caso de ser necesario, se podrá delegar la producción a alguna de las otras entidades, pero esto no es una obligación ni la intención de nuestra colaboración. Todas mis empresas tienen algo de experiencia en esta profesión, y también muchos mecanismos que son eficientes y valiosos en el campo en el que trabajo hoy, pero quería que Magical Society siguiera siendo una estructura “out of the box”, con su independencia, su fuerte personalidad y su libertad. ¡Y debo decir que esta nueva aventura me encanta! Es vigorizante, estimulante y trae nuevos desafíos, porque a Joann le gusta hacer las cosas de manera diferente. Todo ello en un ambiente de Start-up que consiste en correr riesgos y diseñar cosas divertidas y atípicas.

¿Cuáles fueron los desafíos técnicos, logísticos y artísticos que tuvo que superar durante la producción de la película?...
El mayor desafío fue encontrar un estilo de animación que coincidiera exactamente con el rasgo y la personalidad de Joann. Reconocemos a primera vista un largometraje de Studio Ghibli dirigido por Miyazaki, una película de stop motion de Aardman Studios, una producción de Tim Burton, Pixar o una creación de Bill Plympton porque todos estos grandes creadores, todos estos grandes estudios, han desarrollado un estilo único. Nosotros también estuvimos allí. Esto significa que tuvimos que buscar animadores con mucho talento y luego entrenarlos a fondo con el estilo gráfico de Joann, para reproducirlo con éxito en la animación. En el campo de la narración visual, encontramos a un montador excepcional, Benjamin Massoubre, que acababa de trabajar en ¿DÓNDE ESTÁ MI CUERPO?. Muchos montadores suelen apostar por automatismos clásicos y bien hechos, pero que no se corresponden con el estilo narrativo que queríamos y que el propio Benjamin entendió a la perfección. Podría dar muchos más ejemplos de cómo hemos ido formando poco a poco el equipo en torno a Joann, pero es este largo proceso el que nos ha permitido establecer la firma de Magical Society.

¿Benjamin Massoubre colaboró con Joann desde el storyboard y las etapas de animátic?...
Sí. Y con los equipos de animación también. Benjamin comprendió y asimiló a la perfección el universo de Joann, de “Pequeño Vampir”, y el papel preciso y muy importante que tenía que jugar el montaje para sostener el ritmo y los momentos emocionales de la historia. Era a la vez orfebre en su propio campo y un artista capaz de imbuirse de la visión de Joann. Su montaje, fino y delicado como un encaje, preserva el equilibrio de la película.

Ciertamente había que organizarse con él lo antes posible, para no tener que cortar escenas que ya estaban animadas...
Sí, pero aún así nos permitimos el lujo de poder cortar clips ya montados, que estaban un poco animados para mejorar constantemente la edición del animátic. Siempre he puesto la edición en el centro de la producción de las películas animadas que he producido, como se hace en Estados Unidos, porque no creo que el método que se suele utilizar en Francia de decir "termino el storyboard, lo cierro, y luego nos enfocamos en la animación" es el correcto. En mi opinión, si congelamos el storyboard y el animatic demasiado pronto, nos privamos del 50% de lo que constituye la magia de la animación, es decir, de todas las excelentes ideas que surgirán en las mentes de los diseñadores gráficos y animadores mientras trabajan en un plan o decorados. ¿Por qué privarse de estas pequeñas pepitas si se tiene la posibilidad material de incluirlas en la película? Para daros un ejemplo concreto, os puedo decir que volvimos a cambiar las cosas tres meses antes del final de la animación de la película. Por supuesto, esto es mucho más fácil de hacer al principio, ya que puedes cambiar el 80% de la animación si quieres. Pero, cuanto más avanzada está la producción, más se reduce el margen de maniobra. Al final del día, solo te queda un 5% de posibilidades de intervención, pero lo principal es aprovecharlo hasta el final, porque muchas veces nos damos cuenta de que ese 5% es sumamente importante para perfeccionar la realización de la película.

¿Qué sigue siendo lo más difícil de organizar incluso hoy en día, cuando se animan personajes en 2D?...
El cine de animación estadounidense ha impuesto un estándar mundial que es el del 3D. Esto es genial porque hay muchas posibilidades nuevas, pero la desventaja es que el grupo de talentos capaces de crear animaciones 2D de alta calidad se ha reducido drásticamente. Afortunadamente, la enseñanza de técnicas de dibujos animados en Francia es excelente. Para formar nuestro equipo, contratamos a muchos jóvenes con gran talento que se acababan de graduar de la escuela Gobelins. También en el ámbito de la financiación, llevar un proyecto 2D es más complicado que montar un proyecto en 3D, pero podemos estar contentos de que aquí en Francia sigan produciéndose películas en 2D muy originales diseñadas por autores de mucho peso. Por eso siempre estoy encantado con los éxitos conseguidos por las producciones de mis compañeros Marc Du Pontavice y Didier Brunner, por haberlo vivido, sé que tenían que desplegar una energía capaz de mover montañas.

¿Cuáles son las mayores satisfacciones que ha experimentado al producir EL PEQUEÑO VAMPIRO?...
Haber llevado a termino la película, ver felices a nuestros socios y a Joann muy satisfecho con el resultado. Y sentirme muy orgulloso también de la película. Es una aventura que por momentos fue épica, pero que termina con alegría y buen humor, ¡y es lo suficientemente rara como para estar satisfecho! (risas).

¿Ampliará el mundo de “Pequeño Vampir” con una secuela o una nueva serie de televisión?...
No haremos una secuela en 2D para el cine, porque EL PEQUEÑO VAMPIRO es un primer proyecto muy sólido para Magical Society, un proyecto único y no una película diseñada desde el principio como el comienzo de una franquicia. Pero podríamos pensar en una serie de televisión en 3D, inspirada en los nuevos álbumes en los que Joann describe la vida cotidiana de los monstruos.

¿Cómo presentaría la película a los espectadores para animarlos a que vengan a verla?...
Luchamos por ser únicos y diferentes, mientras nos acercamos a la audiencia familiar. Sé que los padres que acompañen a sus hijos también apreciarán esta historia sensible e inteligente, porque hace sonreír y pensar a la gente. EL PEQUEÑO VAMPIRO les ofrecerá un bonito momento cinematográfico en el universo único de Joann Sfar.

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL GUERRERO AMERICANO

Criticas del pasado...

Crítica... LA HORA 25Crítica... DISTRITO APACHE Crítica... ARTHUR EL SOLTERO DE ORO

NO-DO. Noticiario español...

NO-DO. Archivos del noticiario español
Disponible el nº 3

Últimos DVD / BLU-RAY

AFTER (EN MIL PEDAZOS)TENET LOS NUEVOS MUTANTES

Otros lanzamientos:
Superagente Makey

Todos los Dvd y Blu Ray's