Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Un Homme Pressé
Año Producción: 2018
Nacionalidad: Francia
Duración: 100 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Comedia, Drama
Director: Hervé Mimran
Guión: Hélène Fillières, Hervé Mimran. Basados en la novela escrita por Christian Streiff
Fotografía: Jérôme Alméras
Música: Balmorthea
FECHAS DE ESTRENO
España: 8 Marzo 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vértigo Films


SINOPSIS

Un hombre de negocios que a la vez es un exitoso orador ha visto pasar su vida sin que haya tenido ni un solo memento para la familia o el ocio. Un buen día sufre un derrame cerebral que le lleva a tener problemas con la memoria y el habla. Durante su rehabilitación, una logopeda, le ayuda...

INTÉRPRETES

FABRICE LUCHINI, LEÏLA BEKHTI, REBECCA MARDER, IGOR GOTESMAN, CLÉMENCE MASSART-WEIT, YVES JAQUES, MICHA LESCOT, FRÉDÉRIQUE TIRMONT, EVELYNE DIDI, ERIC WAPLER, JEAN-PASCAL ZADI, OLIVIER ROSEMBERG, PAULINE POUCHIN, BAYA REHAZ

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA CON HERVÉ MIMRAN...
¿Como surgió la idea?...
Todo comenzó con el deseo de trabajar con Matthieu Tarot, el productor de la película. Nos veíamos regularmente para intercambiar ideas, hablar sobre nuestros proyectos. Hasta el día en que estabamos en su oficina y encontramos un artículo del periodico Le Monde. Era el 7 de febrero de 2013. El retrato de un ex jefazo, Christian Streiff, víctima de un derrame cerebral en 2008 que tuvo que ocultar su enfermedad durante varios meses antes de ser despedido al descubrirse. Fue el comienzo perfecto de una historia. Matthieu y yo conocimos a Christian y tratamos de convencerlo de que su historia podría ser una gran película. Nos vimos varias veces.
Le convencí de que no contaría su vida, sino una historia inspirada en su vida. Cuando finalmente estuvo de acuerdo, pasamos varias tardes juntos para que pudieramos obtener la mayor cantidad de información sobre su enfermedad y el mundo de los negocios.
Contar la historia de un hombre con influencia que tuvo su apogeo en el CAC40 no me interesaba mucho a priori. Pero cuando Christian me dijo que a los 20 años su profundo deseo era ser actor, pero que sus padres lo habían impedido, el ser humano detrás del gran jefe fue revelado. Esta es una brecha emocionante para cavar cuando eres un escritor. Además tiene un pequeño papel en la película en la secuencia del Centro de Empleo.
Cuando todo se desmorona, lo que le sucede al personaje de Alain, la violencia con que lo sufre su ego es formidable.
A menudo, es un accidente de la vida lo que nos hace darnos cuenta de que hemos cruzado la línea. Christian Streiff se graduó en varias escuelas importantes: es una persona excepcionalmente dotada con una memoria fenomenal, lo que se muestra en una de las escenas de la película donde Alain lee y analiza un informe en unos pocos segundos. Después de su accidente, Christian no pudía recordar el código de entrada de su edificio...
Más allá del ego, lo que se rompe es el día a día. Debemos empezar de nuevo. La reconstrucción es el tema principal de la película. Tema universal porque puede afectar a un hombre rico y dejarle siendo nada más que un desempleado de 50 años. En esta carrera frenética por el éxito y el dinero, las personas se olvidan de preguntarse y pensar qué son y qué quieren realmente.

Con Géraldine Nakache, compartiste la escritura y la realización de Todo lo que brilla y Nous York. ¿Qué motivó tu deseo de realizar en solitario esta película?... Las problemáticas con el lenguaje son muy importantes en Todo lo que brilla, Nous York y ahora en Háblame de ti...
Es verdad ! Es completamente inconsciente pero es verdad! En esta quería hablar más sobre la fragilidad de la vida, del ser humano, sea uno poderoso o miserable.
Estar un día en la cima y al día siguiente no tener nada.
Siempre me ha fascinado. Y eso hace buenas historias, tengas poco o mucho, uno siempre tiene miedo de perderlo.
Pasamos ocho años de nuestra vida trabajando juntos. Fue un reencuentro, el compartir una aventura con tantos altibajos para montar como Todo lo que brilla nos unió. Firmar estas películas juntos resultaba evidenete.
Después de estos ocho años vertiginosos, quise volver a una experiencia más solitaria. Ya era guionista y director antes de Todo lo que brilla, así que la transición se realizó sola. Cuestioné mis deseos. Comencé a escribir tres guiones muy diferentes. Cuando surgió esta idea, la agregué a otros proyectos ... y tardé tres años en terminarla.
Cuando pensé que todo había terminado, necesitaba una mirada externa y ahí fue donde intervino Hélène Fillières. Ella viene de otros mundos y eso es lo que me gustó: trabajamos en inmersión durante varios días; nuestros intercambios fueron divertidos, acalorados pero extremadamente constructivos... Y un día, envié el guion de Hablame de ti a Fabrice Luchini y las cosas inevitablemente cambiaron.

Tras ver Háblame de ti, es natural pensar que fue escrita para Fabrice Luchini, un amante de las palabras que encarna a un gran comunicador que pierde el control de la lengua...
Es obvio... a posteriori! Hoy, es difícil de imaginar Todo lo que brilla sin Géraldine Nakache y Leïla Bekhti, mientras que en las primeras versiones del guion y antes de conocer a Leïla, su personaje era una rubia de ojos azules... En retrospectiva, entendí que escribir una película para un actor fue un error. Si hubiera apostado por Fabrice y él hubiera rechazado el papel, el proyecto seguramente terminaría en la basura. Difícil de imaginar para alguien más! En este caso, ha ocurrido lo contrario. Cuando estuvo de acuerdo, lo reescribí por él.
Podría haberte dicho que descubrí a Fabrice en las películas de Rohmer, pero de hecho, la primera vez que lo vi en una película, fue en una comedia loca, Zig Zag Story de Patrick Schulmann. Me había marcado con su interpretación atípica y su rostro iluminado. Luego, después, lo descubrí en el teatro cuando interpretaba Celine.
Nuestro primer encuentro tuvo lugar en un hotel de París. Yo estaba muy estresado. Fabrice me tranquilizó rápidamente leyendo el guion en voz alta. El desafío de Háblame de ti no fue tan simple para Fabrice como ahora parece...

Aprender a desaprender como el personaje?...
Le encantó la historia, pero aunque podía recitar a Baudelaire de memoria, allí, para este papel, ¡temía aprender palabras que no existen! Hicimos muchas lecturas, con Leïla en particular, y él hizo un clic cuando encontró el significado para dar a sus diálogos. Este es el misterio y la magia de los grandes actores.

Una de las preguntas eternas sobre dirigir a los grandes como Fabrice Luchini es si es posible y cómo se hace...
Es terrible como “dirigir” pueda tener una consonancia negativa usada de esa manera. Dirigir no es imponer una dirección, sino acompañar al actor. Fabrice es un actor que respeta sobre todo el texto y al director. Contrariamente a la creencia popular, improvisa muy poco. Tan pronto como tengas su confianza, él te sigue. Liderar a Fabrice es posible porque eso es lo que él quiere. No necesita ni psicología ni antecedentes para encarnar al personaje. Solo quiere saber el estado del personaje en el momento de la escena. Fabrice vive en el momento.
Él siempre sabe exactamente su texto y es el personaje cuando tiene que interpretarlo. El anti “Actors studio”!
Lo cual no me disgusta. A menudo es correcto desde las primeras tomas, lo que ayuda a refinar las siguiente. A veces, intentamos otros matices y otras direcciones.

¿Los momentos más agradables de filmar coinciden con donde el público se rie más?...
A veces me rio detrás del monitor, o me sorprendo, pero rara vez me distraigo. Es difícil para mí ser un espectador de la película que filmo; sospecho de este tipo de actitud. Hablame de ti era una película complicada de sostener, porque uno está constantemente equilibrando varios tonos. Me divertí mucho en las escenas donde los actores no tienen texto. Aquí es donde reconocemos a los grandes interpretes. Y puedo decirles que tuve mucha suerte con Leïla y Fabrice.

Esta es la tercera película que grabas con Leïla Bekhti. ¿Podemos hablar de una favorita artística?...
En mi opinión, ella es una de las mejores actrices de su generación. Hace más de doce años que formamos parte de esta misma familia y, sin embargo, me sigue fascinando. Su capacidad pasa por las miradas y movimientos del cuerpo. Cuando escribí el papel de Jeanne, inmediatamente pensé en ella. En una entrevista que se hizo en conjunto donde fue interrogada, como con demasiada frecuencia, sobre sus orígenes, ella respondió: “¡Sueño con interpretar a un personaje llamado Jeanne!” Así que le escribí este papel, en secreto. No quería que ella se sintiera obligada a aceptar, odio el chantaje emocional. Nunca le había hablado del guion antes de enviarlo a su agente. ¡Al día siguiente me llamó aceptando el papel de inmediato!

¿En qué se identifiaba Leïla Bekhti con este carácter honesto y recto, a cargo de reeducar a Alain?...
Jeanne es una terapeuta del habla que trabaja en un hospital público. De la misma manera, se preocupa por los pobres y por los ricos. Todos somos iguales con una bata azul... Jeanne es a la vez capaz de mostrar autoridad, tanto como empatia por Alain. Conozco a Leïla desde hace más de 12 años. Crecimos juntos, a través de nuestras películas y ofrecerle el papel de una mujer responsable, era obvio.

¿Dónde está el margen de ficción cuando se trata de las consecuencias muy reales de un derrame cerebral?...
No hago una película para dar cuenta de la realidad. Me gustan el naturalismo en algunos cineastas, pero no se ajusta a mi universo. ¡No tuve que ir a vivir durante seis meses con los terapeutas para hacerme una idea! Eso si, hice mucha investigación, conocí al neurólogo especialista en apoplejía y también a los terapeutas del habla que cuidaron a Christian. Incluso si no nos apegamos siempre a la realidad, tampoco estamos siendo falsos.
Con Leila, incluso fuimos a hablar con pacientes en diferentes etapas. Cada caso fue especial. Hablé con un hombre brillante de 60 años de edad, con un gran discurso hasta que se le pidió que enumerara en dos minutos deportes que comenzaran con la letra “S”, era totalmente incapaz.
Otro paciente, de 80 años, hablaba como Alain en la película: incomprensiblemente pero muy animado y sin cortarse.

¿No pensaste en darle un matiz más dramático?...
Nunca. La base de cualquier comedia es el drama. Así es como me acerqué a mis películas anteriores. Las reacciones de la audiencia a veces eran sorprendentes: algunos sentían la gravedad donde otros se reían francamente.
Es parte de mi cultura, mi amor por un cierto cine que, al amparo del humor, habla con modestia de las cosas más oscuras. La comedia no es un género, es un lenguaje. A menudo, cuando hablamos de comedia, pensamos en películas cómicas, mientras que el género es mucho más grande.

La escena tragicómica en la que Alain habla con un asesor de empleo, ¿revela esta sutil dosis de tonos?...
Se puede sentir de esa manera, pero no soy alguien que teoriza sobre su trabajo o premedita lo que el público debe sentir. Esto se deriva de un proceso más simple, una intuición. Esta escena, la escribí para que el espectador entienda lo que está sucediendo en la cabeza de alguien con un derrame cerebral. La mejor manera era adoptar el punto de vista de Alain. Tomemos otra escena, cuando Alain se despierta en el hospital y su familia se entera de que está diciendo algo. Es doloroso y aterrador en sí mismo para su familia y para nosotros, pero al introducir al ama de casa riendose, la escena se convierte en comedia y nos sentimos capaces de reírnos de la situación. La risa como defensa contra la tragedia. Todas las reacciones son iguales porque son profundamente humanas. Probablemente esta sea la razón por la que tengo problemas para clasificar mis películas en un género...

¿Algo así como comedia melancólica?...
Este género no existe (risas). Pero, ¿por qué no...? Es cierto que la película se presta a una cierta introspección, en la medida de las cosas que uno ha perdido, pero según su trayectoria avanza, no se estanca en la tristeza. Una “comedia de reconstrucción”, ¡suena mejor!

Lo que es inesperado en la historia es la ausencia de romance entre los personajes de Fabrice Luchini y Leïla Bekhti...
Lo habría encontrado fuera de lugar. No hubiera creído en una historia de amor llevada por estos dos comediantes.
Cuando, con Leila, fuimos a ver a Fabrice al teatro, nunca se habían conocido. Se gustaron de inmediato. En la cena que siguió, vi a dos amigos riéndose de las mismas cosas que dos amantes potenciales.
Básicamente, creo en la amistad hombre/mujer. En « Háblame de ti » quería filmar el impacto del encuentro entre una mujer de un fondo modesto y un tipo rico, la forma en que combinan sus fortalezas y sus defectos.

¿Y la imagen de la escena del rescate del cervatillo en el camino a Compostela?...
Es algo verdadero de la historia de Christian. ¡Él realmente salvó un ciervo de ahogarse! Me gustó lo que implica para un hombre como él... Rodar en los Pirineos fue una bocanada de aire fresco después de un rodaje muy parisino. Además del placer cinematográfico de filmar estos paisajes en tomas amplias, es un punto de inflexión en la historia: la película se abre y respira al ritmo de Alain que, finalmente, lleva su tiempo.

Aún debemos hablar sobre la revelación de esta película, Rebecca Marder, que interpreta a la hija de Fabrice Luchini...
Revelación es agradable, pero no soy yo quien la ha descubierto. Ya hay alguien llamado Comédie Française que se hizo cargo de ello. ¡Es cierto que ella es genial! Vi y conocí a unas cincuenta actrices. Nos reunimos varias veces y cuando mi elección era casi definitiva, organicé una reunión con Fabrice y probamos. ¡Era ella!

Parece que te encantan los secundarios…
Yo los adoro. Uno por uno. Traté de hacer que todos existieran. Hay que decir que los actores me sirvieron enormemente. Igor Gotesman, director y guionista, a Clemence Massart que no había hecho una película desde Thérèse de Alain Cavalier, Ali Bougheraba, que descubrí en el teatro, sin mencionar el precioso regalo que me hicieron Yves Jacques y Micha Lescot por participar en la película...

La elección musical acerca la película hacia el optimismo, el renacimiento...
Me puse en la cabeza de Alain cuando hizo la elección de su vida. Bob Dylan, Cat Stevens y Harry Nilsson evocan sus sueños perdidos... Por otro lado, para la banda sonora le pregunté a una conocida banda, Balmorhea.
Vienen de Austin (Texas) y hacen música instrumental con instrumentos inusuales como Banjo, Theremin o Cristal Baschet. La mezcla improbable que estaba buscando entre Philip Glass, Ry Cooder y Sufjan Stevens.

¿Adoptarías esta réplica lanzada por Alain al comienzo de la película: “Descansaré cuando esté muerto”?...
Trabajo mucho, ahí es donde encuentro mi equilibrio. Gradualmente aprendo a considerar el tiempo, a imponer paréntesis... Mi trabajo es una pasión que vivo desde la adolescencia, que no es el caso de Alain. Se centra en su trabajo para evitar hacerse preguntas, mientras yo, en mi trabajo, encuentro respuestas... (sonríe)

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo