Fichas de peliculas
  • Registro
LAS INVISIBLES
INFORM MACIÓN
Titulo original: Les Invisibles
Año Producción: 2018
Nacionalidad: Francia
Duración: 102 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Comedia, Drama
Director: Louis-Julien Petit
Guión: Marion Doussot, Claire Lajeunie, Louis-Julien Petit. Basados en la novela escrita por Claire Lajeunie
Fotografía: David Chambille
Música: Laurent Perez Del Mar
FECHA DE ESTRENO
España: 29 Marzo 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vértigo Films


SINOPSIS

Tras una decisión municipal, un centro social para mujeres sin hogar, “l’Envol”, está a punto de cerrar. Con sólo tres meses para reintegrar en la sociedad a las mujeres que cuidan, las trabajadoras sociales hacen todo lo que pueden: tirando de contactos, diciendo medias verdades, e incluso mentiras descaradas... De ahora en adelante, ¡todo vale! Ellas lo merecen... 

INTÉRPRETES

AUDREY LAMY, CORINNE MASIERO, NOÉMIE LVOVSKY, DÉBORAH LUKUMUENA, SARAH SUCO, PABLO PAULY, BRIGITTE SY, QUENTIN FAURE, FATSAH BOUYAHMED

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DEL DIRECTOR...
LA GÉNESIS DE LA PELÍCULA:

   En agosto de 2014, Claire Lajeunie (quien dirigió el documental sobre mujeres sin hogar “MUJERES INVISIBLES, SOBREVIVIENDO EN LA CALLE”, para Francia 5) me dio el libro (SUR LA ROUTE DES INVISIBLES) que había escrito para complementar su película. Se remonta a sus encuentros, sorpresas, interrogatorios y a su relación con estas mujeres. El libro me sorprendió: estaba muy lejos del tono realista, sociológico y serio que esperaba del tema. Todo lo contrario: me encontré inmerso en un cuento sobre seres muy humanos, con todos los ingredientes de una tragicomedia. Las mujeres en este libro eran increíblemente complejas, conmovedoras y, a menudo, divertidas, a pesar de sus realidades dramáticas. Terminé el libro en dos horas, y me encontré simultáneamente molesto y eufórico, tanto que hablé con mi productora, Liza Benguigui, quien inmediatamente adquirió los derechos del libro. Estábamos profundamente convencidos de que estos retratos de mujeres, frágiles y combativas, eran un tema fantástico para un largometraje. Entre ellas, encontramos mujeres como Catherine, con cincuenta y algo años, que duerme en cualquier parte, y Julie, una joven de veinticinco años, que está en total negación de su situación. Para mí, estas mujeres ya eran personajes de películas, llenas de contradicciones y tan atractivas como exasperantes.

LA INVESTIGACIÓN:

  Como hice con “DISCOUNT” y “CAROLE MATTHIEU”, sabía que tenía que sumergirme en este universo para entenderlo y capturarlo con la mayor precisión posible. Durante más de un año, me reuní con mujeres sin hogar en varios centros sociales de toda Francia, y al mismo tiempo, tuve la oportunidad de conocer a los trabajadores sociales (principalmente mujeres) y familiarizarme con su profesión. Rápidamente me di cuenta de que quería centrarme en dos categorías de mujeres que son ambas “Invisibles” en nuestra sociedad (las trabajadoras sociales y las sintecho de un centro social) y en su trabajo diario e Interacciones.

EL GUION:

  Me encontré absorto en este ambiente con el deseo de mostrar la totalidad de su dureza y violencia. Por esta razón, mi primer borrador del guion era similar a una crónica. El tema me había arrebatado, lo que me llevó a cuestionar mis convicciones y principios como un ciudadano, sin embargo, no pude mantener una cierta distancia con la esencia del tema. Mi productor y yo comprendimos rápidamente que simplemente trasladar esta realidad a la película no aportaría nada nuevo al trabajo que Claire Lajeunie ya había realizado. Me preguntaba cómo yo podría contribuir a su intento de finalmente hacer visibles a estas mujeres “invisibles”. En octubre de 2016, sin arrepentimientos, finalmente terminé con este primer borrador y comencé desde cero. Siempre me interesaron los luchadores modernos, así que me imaginé la historia de un grupo de trabajadoras sociales que lucharían juntas por la reintegración de las mujeres que cuidan. Quería comenzar la historia donde termina el documental de Claire, cuando (la verdadera) Catherine finalmente consigue una habitación en un centro social. LAS INVISIBLES comienza cuando ella abandona este alojamiento para regresar a L’Envol.
  A diferencia del primer borrador, en el que la historia se desarrollaba esencialmente en la calle, este segundo borrador tiene lugar en un centro social. Esto nos permitió explorar la vida cotidiana de las trabajadoras sociales, darles un techo a estas mujeres y seguirlas diariamente, a la vez que nos tomamos el tiempo para conocerlas realmente.

EL TONO:

  Me di cuenta de que la comedia sería el mejor tono para contar las historias de estas mujeres, en la tradición de las comedias sociales británicas como THE FULL MONTY (Peter Cattaneo), PRIDE (Matthiew Warchus) y Mi HERMOSA LAVANDERIA (Stephen Frears). Quería hacer una película luminosa, llena de esperanza y centrada en un grupo reducido, su cohesión y apoyo mutuo frente a la adversidad. Sólo por respeto a esas mujeres, cuyo humor es a menudo autocrítico y que rechazan cualquier forma de autocompasión, quise sumergir al espectador en un mundo de severa precariedad. Pero quería explorarlo a través de situaciones divertidas y conmovedoras. Tuve que desarrollar estos personajes en todas sus complejidades, sin pesimismo ni compasión, y ser sincero con las mujeres reales que conocí.
  LAS INVISIBLES utiliza el humor como escudo. Es una película sobre luchadoras, una épica tragicomedia en la que la lucha es más importante que el ideal casi utópico que intentan alcanzar. Las armas en su arsenal pueden no ser siempre legales, y su éxito radica en su objetivo común, en su aventura conjunta.

MIS MUJERES “INVISIBLES” LO PRECARIO:

  Las mujeres representan el 40% de la población sin hogar en Francia. Puede que no nos demos cuenta porque tienden a esconderse, para protegerse de la violencia de la calle. Se camuflan y se vuelven prácticamente invisibles.
  Unos meses antes de la filmación, lanzamos un gran llamamiento de casting. Quería actrices no profesionales para algunas de las sintecho. Nos habíamos propuesto encontrar unas cincuenta mujeres que hubieran experimentado la vida en la calle; exmujeres sin hogar ahora “estabilizadas” o viviendo en hogares de acogida.
  Vimos a más de 150 mujeres. Cada una tenía una hora para mirar a la cámara y hablar sobre su vida, sin retener nada. Para poder identificar mejor sus personalidades y observar cómo se comportaban (solas y en grupos), organizamos talleres para “probar” a estas aspirantes a actrices y decidir cuáles proponer. Le pedí a cada participante que eligiera un alias, eligiendo el nombre de la mujer que admiraban. En el set, nunca supimos sus nombres reales. Durante el rodaje de dos meses, fueron conocidos como Edith (Piaf), Brigitte (Macron), Lady Di, Simone (Velo), Marie-José (Nat), Mimie (Mathy), etc. Esto les dio la oportunidad de esconderse detrás de una personalidad diferente, olvidaron la cámara que las filmaba y encontraron el coraje para ser absolutamente sinceras.
  Solo había dos actrices profesionales en el “elenco de personas sin hogar”: Sarah Suco (Julie) y Marie-Christine Orry (Catherine), cuyos personajes adoptaron los rasgos de las mujeres que aparecen en el documental y en el libro.

LAS OTRAS MUJERES “INVISIBLES”, TRABAJADORAS SOCIALES:

  Hay otras mujeres “invisibles” en nuestra sociedad: las que no reciben ayuda por ayudar a los demás. No hablamos mucho sobre ellas, casi nunca las vemos o escuchamos, sin embargo, como Sísifo con su roca, y a pesar de una legislación de una rigidez a veces asombrosa, cuidan de estas mujeres, día tras día, con la inquebrantable certidumbre de que su reinserción es posible.
  Ya sean voluntarias o no, estas trabajadoras sociales realizan una tarea difícil. Este trabajo es a la vez necesario y ejemplar, pero también ingrato, dado que rara vez reciben un reconocimiento de las mujeres que reintegran con éxito. En la película, cuando el refugio se enfrenta a un futuro incierto, nuestros personajes van más allá de su deber, reinventando su profesión fuera del sistema en una lucha por lo que les parece correcto.

EL ELENCO:

  En cada una de mis películas, siempre elijo a mis actores con cuidado. En una representación real de nuestra sociedad, quería un elenco ecléctico, intergeneracional y multiétnico. Audrey es una idealista que trabaja sin filtros y sin alejarse nunca de la situación. Ella hará cualquier cosa para ayudar y, a veces, incluso se olvidará de sí misma. Para esta parte, necesitaba una actriz muy sincera que nos pudiera llevar de la risa a las lágrimas. Audrey Lamy tiene todas esas cualidades y, de inmediato, hizo suyo este personaje. La llevé a un refugio en Grenoble y, en menos de 15 minutos, se fusionó con el equipo de trabajadores sociales. Ella ya estaba en l’Envol.
  Esta es mi tercera colaboración con Corinne Masiero. Es particularmente sensible a la lucha contra la precariedad y la exclusión. Además, ha estado trabajando en un proyecto de inserción durante mucho tiempo. En la película, interpreta a Manu, la directora de l’Envol, una mujer fuerte pero agotada por el sistema y sus fallas.
  El cierre inminente del refugio pende sobre su cabeza como una espada de Damocles. Diariamente, Manu es responsable de tomar las decisiones en l’Envol. Mientras sea posible, tratará de mantener una distancia con las mujeres que cuidan: ella sabe el peligro que conlleva la falta de límites.
  Noémie Lvovsky interpreta a Hélène, una voluntaria en el refugio; un personaje incómodo y herido que hace las preguntas equivocadas pero que siempre es perdonado, gracias a su increíble humanidad. Conocí a muchas mujeres como Hélène en los refugios que visité; mujeres maravillosas que al ayudar a otros, también pueden ayudarse y salvarse a sí mismas. Es esta misma ambigüedad lo que las hace tan conmovedoras.
  Deborah Lukumuena completa este trío de actrices. Su papel de debut en “DIVINES” le valió el premio César (“Oscar” francés) a la mejor actriz de reparto. Le dije que iba a escribirle un personaje: Angélique, una adolescente sin hogar, llena de paradojas y que ha recibido puñaladas increíbles, que se encuentra en una encrucijada.
  Ella es exactamente la Angelique que imaginé cuando escribí este personaje.
En cuanto a Sarah Suco, con su interpretación de Julie, abrazó y tuvo éxito en un desafío difícil: trascender
su personaje para hacerla más verdadera que la vida. Para esto, ella realizó una tremenda cantidad de trabajo: perdió mucho peso, hizo de mendigo para experimentar la vergüenza y la violencia que sientes cuando los transeúntes miran hacia otro lado... Todo era más difícil ya que Julie es una persona aislada, llena de paradojas y contradicciones, y que evoluciona al margen del grupo. Ella rehúsa la ayuda que se le presenta.
  Cuando conocí a Adolpha Van Meerhaeghe, me sorprendió su parecido con el personaje de Chantal, como lo había imaginado. Sus viajes fueron similares en todos los sentidos. Chantal es un personaje fuerte, positivo, digno. Ella simboliza el éxito mismo del sistema de Audrey.
  En esta película de mujeres, quería que los personajes masculinos fueran compasivos. Una vez más, Pablo Pauly (el líder en PATIENTS, un éxito en la taquilla francesa) interpreta a un personaje de buen corazón. Pero su interpretación de Dimitri (un hermano cuidadoso y reflexivo) es incluso más conmovedora de lo que había imaginado. Estoy feliz de que Fatsah Bouyahmed y Antoine Reinartz se unieron al elenco. Fatsah es todo un especialista en comedia a quien THE COW le debe gran parte de su éxito, y Antoine interpretó al Presidente de Act ’Up-Paris con tanto talento en BPM, un papel que le valió el Premio César al Mejor Actor de reparto. Y, por supuesto, también estoy agradecido por el resto del elenco: Brigitte Sy, Quentin Faure, Marie-Christine Orry...

LAS UBICACIONES:

  Cuando empecé a buscar centros sociales, el primero que encontré fue en el norte de Francia, y el gerente me dijo que iban a cerrar. Vi esto como una señal. Para mí, esta área también es una fuente inagotable de extras, entre los mejores: son increíblemente naturales, no actúan, simplemente “son” y su sinceridad es abrumadora.
  Desde DISCOUNT y CAROLE MATTHIEU, me mantuve en contacto con algunos de ellos, y especialmente con Marianne Garcia, que me impresionó tanto que conté con ella de nuevo aquí. Ella interpreta a Lady Di.

EL RODAJE:

  Para que todo salga lo mejor posible y para que nuestras “mujeres invisibles” se sientan cómodas con el equipo y frente a la cámara, decidimos filmar la historia de manera lineal. Al final del primer día, algunos de ellas renunciaron, otras no llegaron (fue demasiado lejos, demasiado complicado, demasiado largo...). Al menos un tercio de ellas abandonó el barco; Sólo las más valientes se quedaron. El equipo y los actores profesionales se adaptaron, e incluso se retiraron, para que estas mujeres realmente pudieran integrarse en la película. Había impuesto que, pasara lo que pasara, la cámara estaría allí para servir a los actores no profesionales. Comenzamos con escenas simples y, dependiendo de las reacciones de estas mujeres, decidí cuál de las no profesionales desempeñaría un papel más importante en la historia.

DESPUÉS DE LA PELÍCULA...

  Con modestia, siento que la película ha permitido a cada una de estas mujeres avanzar. Al final de la filmación, habían cambiado: habían sido parte de un equipo, se dieron cuenta de que eran indispensables, se les pagó, se pudieron abrir, se les miró, se les amó... y todo eso. Jugó un papel en transformarlas.

LA FINALIDAD DE LA PELICULA...

  Quería rendir homenaje a las mujeres que la sociedad ha borrado, y a las que están con ellas a diario. Quería mostrar que, a pesar de los contratiempos que han encontrado en su viaje, tenían una vida antes de la calle; un trabajo, habilidades... y no han perdido nada de su personalidad, su dignidad, sus deseos y sus sueños. Principalmente, quise abrir el debate de la reintegración. Ya existen muchas iniciativas: “Ressourceries” que contratan a personas con dificultades de integración para transformar objetos y darles una segunda vida. También está “Le Filon”, que promueve el talento de las mujeres sin hogar y les ayuda a recuperar su lugar en la sociedad.
  O “Les GEIQ”, un colectivo que se centra en el potencial de las personas con dificultades, las personas que no pueden encontrar trabajo, mediante la organización de cursos de integración y calificación.
 
PROYECTOS...
  Por el momento, me estoy centrando en el lanzamiento de la película. Está programado un largo recorrido por las vistas previas para reunirse y debatir con el público. Es esencial para mí dedicarme a esto. En cuanto a mi próxima película, ya está madurando...


ENTREVISTA CON AUDREY LAMY...

¿Por qué querías hacer esta película?...
En primer lugar, el tema es fascinante. Se trata de una realidad social que nos negamos a ver: la existencia no solo de las personas sin hogar, sino también de los trabajadores sociales que los ayudan. Son insuficientemente valorados por nuestra sociedad. Entonces el tono realmente me atrajo: sorprendente en su veracidad, pero también divertido y tierno. Cuando terminé de leer el guion, me sentí tan abrumada que, en diez minutos, llamé a Louis-Julien y acepté interpretar el papel.

Eres considerada una “actriz de comedia”. ¿Te sorprendió que Louis-Julien Petit te ofreciera el papel de trabajadora
social?...
Por encima de todo, me conmovió. Fue una hermosa señal de confianza de Louis-Julien, y llegó justo después de que dejé SCENES DE MENAGE y MAD MOM: quería avanzar hacia papeles más dramáticos. Estaba muy entusiasmada ya que esto significaba que tendría que explorar un nuevo método de trabajo.

¿Estabas preparada para ser Audrey?...

Ya sea para la televisión o el cine, nunca me presento en el set sin estar preparada. Pienso en el papel y, a veces, cuando me siento vulnerable, voy tan lejos como para aprenderme mis líneas completas, hasta la última coma.
Este fue el caso de Audrey. Trabajé durante dos meses con un entrenador, pero justo antes de rodar la primera escena, Louis-Julien me dijo que no quería mantener ningún diálogo. ¡No podía creerlo, especialmente porque el diálogo estaba tan bien escrito! No hubo manera de que cambiara de opinión. “Todo se trata de sinceridad”, dijo. Me sentí completamente perdida. Sin líneas, no hay más balizas, no hay más muletas, básicamente, te sales de los rieles. ¡Estás desnuda!
Poco antes de comenzar a rodar, Louis-Julien me llevó a un centro social cerca de Grenoble, para que pudiera ver cómo funcionan realmente. Estaba un poco asustada: ¿querrían estas mujeres hablar conmigo, compartir un día? ¿Cómo me sentiría, cuando no tenía ni idea sobre sus problemas? Todo salió muy bien menos mal. Nuestra complicidad fue inmediata. Fuimos de compras con los voluntarios, ayudé con la cocina y todos se sentaron a cenar juntos...
En este momento de intensa convivencia, me di cuenta de que estas mujeres estaban completamente en el mismo tono que la película. No solo estaban llenas de energía y ganas de salir adelante, sino que también tenían un gran sentido del humor y sabían burlarse de sí mismas. En cuanto a los trabajadores sociales que los cuidan, representados por varios personajes en la película (y principalmente por mi personaje, Audrey), son increíblemente amables y siempre están listos para escuchar. A veces, en su dedicación, llegan incluso a olvidar su vida familiar. He aprendido mucho de mi personaje. Me lanzaron a la realidad, como en un documental, que fue completamente loco, y no voy a olvidar esta experiencia en mucho tiempo (risas).

En el set, ¿cómo fue enfrentarte a mujeres que nunca habían actuado?...
¡Fue grandioso! No hubo diferencia entre los profesionales y los no profesionales. En cuanto a la actuación, estas mujeres (que en cierta medida “volvieron a interpretar” sus vidas) nos sorprendieron con su naturalidad, su fuerza, su compromiso, su paciencia y su puntualidad. El instinto de Louis-Julien fue bueno cuando quiso contar con ellas. Nosotros, los “profesionales”, tuvimos que trabajar duro para llegar a su nivel.

Louis-Julien: ¿cómo es en el set?...

Louis-Julien va en contra de la corriente, es un tipo resistente, único en su clase... Escribe sobre los males del mundo: pobreza, rechazo e injusticia. Ningún otro director puede encontrar humor en las situaciones más desesperadas. En el set, él es igual que en la vida real: febril, generoso, apasionado, atento, ¡pero todo eso diez veces más! (Risas). Cuando es necesario, también puede mostrar una paciencia notable. Él sabe exactamente lo que quiere, pero también es capaz de una adaptabilidad increíble. Louis-Julien es un fenómeno! Cuando está rodando, trabaja sin parar. Nadie sabe cómo se las arregla. Duerme dos horas por noche y, sin embargo, siempre está disponible. Cuando ves ese nivel de compromiso, no puedes hacer otra cosa que dar tu 100%.

En su opinión, ¿qué puede lograr LAS INVISIBLES?...

Espero que cambie las actitudes. La película nos recuerda que el aislamiento social puede afectar a cualquier persona y que es muy difícil volver de allí. Si la película inspira discusiones, debates y concienciación, sería genial. Dondequiera que LAS INVISIBLES fue proyectada, ha sido recibida con entusiasmo, lo que me alegra mucho. Está llena de risas y lágrimas, una gran montaña rusa de emociones.

¿La película te ha cambiado de alguna manera?...

No sé si me cambió, ya que siempre he sido sensible al problema de las mujeres sin hogar, pero esto definitivamente agudizó mi visión. Siempre he hecho pequeñas cosas por estas mujeres; Menos que Corinne, por ejemplo, que está muy comprometida con su defensa, pero tal vez haré más ahora. Después de todo, los arroyos pequeños hacen grandes ríos... A nivel puramente profesional, esta película me ha dado mucho. ¡La improvisación es una escuela fantástica!

¿Cuáles son tus próximos proyectos?...

He trabajado mucho en los últimos años, así que decidí tomarme unas pequeñas vacaciones. Estoy esperando el lanzamiento de LAS INVISIBLES, luego REBELLES, una comedia de Allan Mauduit con Cécile de France y Yolande Moreau. Después de eso, veremos...
Louis-Julien y yo nos conocemos desde hace más de diez años. Lo conocí en una función en la que actué y él
era el director asistente.
Inmediatamente nos dimos cuenta de que compartíamos los mismos valores ciudadanos.

Profesionalmente, nos mantuvimos unidos. Aparecí en DISCOUNT y CAROLE MATTHIEU, proyectos que me conmovieron y que defendí porque coincidían con lo que estaba buscando, tanto en lo esencial como en la forma. Un día, Louis-Julien me llamó: inspirado por el documental de Claire Lajeunie, quería hacer una película sobre mujeres sin hogar. Vi el documental y encontré la idea poderosa.
En esta película, las mujeres sin hogar (muy probablemente sin experiencia previa en el rodaje de películas) actúan, junto a las llamadas actrices “profesionales” que interpretan a los otros personajes de la película. Antesdel rodaje, ¿qué te pareció esta idea de casting?
Pensé que era genial. Es un sistema que conozco bien, lo he usado mucho. Vengo del teatro callejero, donde a menudo recurrimos a personas sin experiencia previa en la actuación y con quienes improvisamos mucho. Las actuaciones resultantes suenan bien y realmente tocan a la audiencia. Puede ser lo mismo en el cine, siempre que tengas un buen director de actores. Para interpretar a los personajes sin hogar, sólo tenía sentido contratar mujeres que realmente conocían la calle. También nos permitió evitar las tonterías y caer en clichés o exageraciones.
En un conjunto que agrupa a principiantes con actores experimentados, lo único que me importa es que todos reciban el mismo trato. No debería haber diferencia entre ellos. Pero con Louis-Julien, quien siempre trata a su equipo con total amabilidad y respeto, sabía que no tenía nada de qué preocuparme. Como de costumbre, fue genial. Nos habíamos conocido antes del rodaje y sabíamos que nos mantendríamos unidos.

¿Qué es lo que más te sorprendió de estas mujeres?...

Su resiliencia. A pesar de lo que experimentaron (y no solo estamos hablando de dificultades económicas), todas estas mujeres llegaron al set con una confianza increíble en el equipo. En la vida, nada me impresiona más que la forma en que las personas que más han sufrido logran sobreponerse. Volviendo a la película real, cuando algunas de estas mujeres tuvieron que contar su historia, tuvimos que prestar atención a sus límites. La habilidad de Louis-Julien para escuchar era esencial.

¿Cómo te las arreglas para actuar con estas mujeres, no profesionales, sin perderte?...

Nunca pensé que estas mujeres fueran diferentes a mí. No estaban de un lado y las actrices “profesionales” del otro. Aunque no teníamos la misma experiencia, estábamos todos juntos. Compartimos nuestras heridas con los demás. Y hubo un dramático efecto espejo. En un momento u otro, todos pasamos por un momento en el que pensamos que no podíamos continuar, porque estábamos molestos, abrumados. Si bien no me importa interpretar una escena desnuda si el guion lo requiere, durante el rodaje, estallé en lágrimas varias veces mientras filmaba escenas que me devolvieron a algunas cosas muy personales... Ninguna de estas “crisis” degeneró en un problema, gracias a Louis-Julien, que fue tan cuidadoso en su preparación, y gracias a su amabilidad.

Aparte de los valores que compartís, ¿por qué te gusta trabajar con Louis-Julien?...
Él es muy “humano”. No cree en una jerarquía entre las personas con las que se une. Elige meticulosamente a su equipo, actores y técnicos, y por lo tanto es consciente de sus límites y de su psicología. Es extremadamente agradable. En el set, escucha todo: voces, gestos, ritmos y silencios. No cree en un sistema piramidal. Podemos hacer sugerencias y, aunque él sabe lo que quiere, las aceptará y realmente está abierto a cambiar de opinión. Es bastante raro en este negocio (risas).
En LAS INVISIBLES, frecuentemente pasamos de las lágrimas a las risas...
Al no saber nada de la vida de estas mujeres, imaginamos que es una total desolación. Estamos equivocados.
Su vida diaria también puede estar llena de diversión. Para las personas que atraviesan momentos difíciles, el humor puede ser el arma más efectiva y también una ayuda poderosa en su camino hacia la resiliencia. Este es su punto de reunión. Y es por esta razón que Louis-Julien quería que LAS INVISIBLES fuera una comedia.
Después de la película de Claire Lajeunie, no podía hacer otro documental. También quería evitar el melodrama, para que nadie pudiera acusarlo de explotar la miseria para crear emoción. La película toma un tema espinoso en la sociedad de hoy, por lo que tampoco quería adoptar un enfoque ligero, superficial o romántico.
Se decidió por una comedia: captura el humor en la vida de estas mujeres y pone a todos en pie de igualdad mientras se evita la condescendencia.

¿Cuál podría ser el impacto de LAS INVISIBLES?...
Ya, en términos concretos, a las mujeres que participaron en la película se les ha permitido ver la vida de manera diferente. Se volvieron a socializar, recuperaron su confianza en sí mismas y comenzaron a iluminarse.
Adolpha Van Meerhaeghe (quien interpreta a Chantal) todavía trabaja conmigo hoy. Hacemos teatro juntas y estamos trabajando en varios proyectos. De una manera menos cuantificable, también espero que la película haga que la gente se dé cuenta de que no tener hogar no es una fatalidad y que le puede pasar a cualquiera. Y luego, soñemos un poco, tal vez la película ponga fin a la inercia de las autoridades públicas sobre el problema de la falta de vivienda...

¿Cómo eliges tus películas?...
Siempre baso mi decisión en el contenido. Es la idea que prevalece. Y luego está la forma, cómo se hará la película. Lo discuto con el director. Le cuento mis defectos y cómo me gusta trabajar. Si estamos de acuerdo, voy por ello.


ENTREVISTA CON NOEMI LVOVSKY...
¿Cómo te uniste a LES INVISIBLES?...
El director de casting David Bertrand (a quien conocí en CHOCOLAT de Roschdy Zem), me llamó. Primero, habló largamente sobre el trabajo de Louis-Julien, bellamente y con pasión. Cuando decido abordar un proyecto, lo que es esencial para mí, antes que nada (antes de considerar el papel que se supone que debo desempeñar o incluso el tema de la película) es su director. Nunca había conocido a Louis-Julien Petit, pero realmente me gustaba DISCOUNT, y su “mundo”, su visión realmente me interesó. Leí su guion y me gustó mucho. Entonces conocí a Louis-Julien y caí bajo su hechizo. Es animado, radiante y lleno de energía. Hablamos largamente sobre el proyecto, y luego hicimos algunas lecturas e improvisación. Le pregunté qué podría aportar al personaje, así que me tranquilizó y me dio algunas sugerencias. Me alegré de convertirme en Hélène, el personaje voluntario del refugio.

¿Qué pasa con el tema?...
Me intrigó y me tocó, por supuesto. No es como si viviera con los ojos cerrados... Todos los días, me encuentro con mujeres sin hogar y, naturalmente, su situación me revuelve y me preocupa. Pero no hice esta película con fines militantes. Si hiciera campaña, sería por películas y directores. Como dije antes, hago películas por la alegría de participar en la visión del mundo de un director, y participar en una ficción veraz, y también por el placer de actuar. Tampoco quise hablar de la Revolución Francesa, como un historiador, después de actuar en ONE NATION, ONE KING de Pierre Schoeller. No estaba destinada a ser una portavoz. Dicho esto, cuando te gusta un director, aprecias su mente y el tema de su película. Sí, me gusta el tema de LAS INVISIBLES. No todos los días destacamos a las mujeres que nuestra sociedad mantiene en la sombra: mujeres sin hogar y trabajadoras sociales.

En esta película ibas a actuar junto a mujeres sin experiencia profesional. ¿Te preocupaba?...
De ningún modo. Actuar con personas sin experiencia es como jugar con niños. Si no lo sienten o se sienten incómodos, el resultado puede ser desastroso. Pero si cuidas de ellos, si son amados, si “lo sienten”, entonces es extraordinario. Porque son naturales y no tienen experiencia, alcanzan un nivel de verdad que nos inspira a los llamados “profesionales”, a superarnos. Es un placer trabajar con actores sin experiencia. Es estimulante y te hace sentir progresión.
Antes de la filmación, Louis-Julien se había tomado el tiempo para conocer a cada una de sus actrices, “profesionales” y principiantes por igual, brindándoles la misma atención sin ninguna distinción de estatus. Gracias a este trabajo preparatorio, gracias al enfoque reflexivo de Louis-Julien, su amabilidad y su generosidad, todo salió muy bien. Louis-Julien es un cineasta muy alucinante. Dirige a las personas según quiénes son y lo que
esperan de un director. En esta película, fue un trabajo titánico, ya que, sin contar a los técnicos, a menudo había quince, veinte o treinta actrices en el set. Pero no parecía abrumado. Se dirigió a cada una de ellas de una manera diferente y fue amable con todos, sin dejar de estar fantásticamente centrado. Incluso durante tomas muy largas (hasta 40 minutos), nunca nos abandonaba. Nos hablaba y nos guiaba a lo largo de las tomas.
A menudo, la mayoría de las veces, la mecánica de la película nos llevó a improvisar nuestras líneas. Teníamos un guion, con un diálogo que serviría de guía, pero Louis-Julien lo rechazaba con frecuencia y nos pedía que improvisáramos. Siempre tengo un poco de miedo a la improvisación; no soy buena en este ejercicio. Pero el enfoque ferviente y generoso de Louis-Julien, casi amoroso, hizo que me soltara. Creo que lo logró con todos.

LAS INVISIBLES reagrupa muchas experiencias de la vida real, a menudo difíciles. ¿Fueron algunas escenas más complejas que otras?...
Una, especialmente, la que Louis-Julien denomina la escena de la “terapia artística”. Hélène, mi personaje, les da etiquetas pequeñas a las mujeres y las coloca de dos en dos, cara a cara. En estos duetos, se supone que uno se dirige al otro y le habla abiertamente, como si fuera su hermano, madre, esposo, hijo o cualquier otra persona de su elección. Louis-Julien filmó con dos cámaras, y en una sola toma. Creo que duró 40 minutos. Fue un momento abrumador de verdad. Estas mujeres lo desnudaron todo. Al escucharlos confesar y expresar sus sufrimientos, sus deseos, su ira, sus lamentos, sin filtros, fue conmovedor. El momento más desgarrador en esta larga toma llegó cuando una mujer eligió hablar con la niña que había sido y pedirle perdón por lo que se había convertido. En el set, todos estábamos abrumados por la emoción. Algunos simplemente se quebraron, pero me mantuve enfocada, para poder seguir adelante. Salí de esta toma agotada... y asombrada.

¿Cómo te acercaste al personaje de Hélène?...
Intenté meterme yo en el personaje. Excepto por acciones aisladas y solitarias, nunca me había ofrecido voluntariamente;
Al menos, nunca uniéndome a un grupo, una estructura. Louis-Julien me explicó cómo funcionaba, él me guio. Conoce muy bien el universo que está filmando; es concreto y preciso. Me di cuenta de que quería que la incomodidad de Hélène fuera divertida, enredada como lo es con su buena voluntad y todos sus buenos sentimientos. El resultado final es un personaje que es un poco tonto, poco convencional y por lo tanto divertido, espero.

Se podría decir que Hélène está en armonía con el tono de la película...
No puedo hablar por Louis-Julien, pero al igual que yo, creo que él cree que cada ser humano (incluso los más desamparados, los más infelices) tiene capacidad para la alegría y la burla de sí mismo. Incluso en los peores momentos y situaciones, la vida debería ganar. Eso es lo que ambos queremos. Louis-Julien tiene una creencia inquebrantable en la humanidad. Él encuentra la belleza en las personas, quienesquiera que sean. No hay nada como sus ojos puestos en ti para ayudarte a recuperar el orgullo y la confianza en ti mismo. A medida que avanzaba el rodaje, vi a estas mujeres, que una vez vivieron en la calle, florecer ante nuestros propios ojos.

¿Qué te sorprendió más?...
La cohesión entre las llamadas actrices profesionales y las no profesionales. Las chicas formamos una verdadera tropa unida. No teníamos nada contra los hombres, claro está. Trabajamos bajo la mirada y la protección de un hombre maravilloso y su magnífico equipo. Pero había una ligereza, una alegría muy especial al estar juntas, entre las mujeres. Nuestras conversaciones, nuestra solidaridad, nuestros ataques de modestia y, a veces, nuestra total falta de timidez, todo se sintió muy especial. Nos cuidamos mutuamente, desarrollamos una verdadera camaradería, sin distinción de situación, ya sea social, profesional o financiera. Sin embargo, sabíamos que no todos teníamos las mismas oportunidades y no teníamos la misma vida. Pero lo que nos unió fue este trabajo, estar juntos en lugares fríos como el invierno de Tourcoing, así como la amabilidad del set y la tierna y amorosa mirada de Louis-Julien. La cohesión de nuestro grupo me conmovió mucho. Este tipo de ósmosis es raro. Todo fue gracias a Louis-Julien.

¿Qué descubriste sobre el mundo de la precariedad?...
Después de un divorcio, una muerte o la pérdida de un empleo, puedes terminar rápidamente en la calle. Aparte de los niveles de vida, no hay diferencia entre las mujeres sin hogar y otras personas. Debido a que se sienten culpables y tienen dificultades para procesar esta culpa, algunas personas pueden pensar que la precariedad es algo que te mereces. En realidad, es el resultado de una desigualdad terrible y completamente arbitraria.

¿Qué impacto podría tener la película?...
No tengo idea. Espero que la película haga reír a la gente tanto como llorar, y como tal, que se encuentre con el mismo éxito que algunas comedias sociales británicas. Además, incluso si esa no fue mi motivación para hacer la película, también espero que obligue a las mentalidades a cambiar un poco.

¿En qué proyectos estás trabajando?...
Estoy inmersa en la escritura de un guion, del cual no puedo hablar todavía. También estoy filmando la nueva película de Martin Provost este verano, con Yolande Moreau y Juliette Binoche. Su título temporal es LA BONNE EPOUSE (The Good Wife).


ENTREVISTA CON DEBORAH LUKUMUENA...
¿Cómo llegaste a unirte a esta aventura?...
Louis-Julien me llamó después de verme en un programa de televisión, el día después de que gané mi César por DIVINES. Me habló de su proyecto, LAS INVISIBLES, y dijo que pensaba en mí para una parte. Esto fue en enero de 2017. Me contactó nuevamente en julio para darme el guion. Lo leí, y eso es todo, ¡quería formar parte!

¿Qué te atrajo en el proyecto?...
Su tema. Fue una de las primeras veces, si no la primera, en la que se abordaba el tema de las mujeres sin hogar en la gran pantalla. Me conmovió y sorprendió que esta iniciativa viniera de un hombre. El guion era realista, divertido, tierno, amargo, pero nunca tonto, condescendiente o pesimista. Se trataba de asuntos serios y verdaderas dificultades, como la pérdida de vivienda o la lucha por encontrar trabajo, pero en un tono que mezclaba el humor y la burla. Sacó a la luz la comedia que se puede encontrar en el drama, al igual que en la vida real.
Esto fue poderoso, interesante y único.

LAS INVISIBLES es una como una ficción documental...
Sí. Me encantó. Era evidente en el guion, se hizo evidente durante el rodaje. Rodamos con mujeres que realmente habían experimentado la falta de vivienda y como resultado, incluso si seguíamos las reglas de la narrativa, aunque todo estaba organizado y actuado, siempre estábamos flotando entre la ficción y la realidad. Nos encontramos en una especie de cine-verité, pero sin el tipo de exhibicionismo que a menudo conlleva.

Esta forma de rodaje deja mucho a la improvisación...
Por supuesto, y eso me asustó. Todavía teníamos una muleta en la que apoyarnos: el guion, que era sólido y estaba muy bien escrito. Louis-Julien también dedicó mucho tiempo a buscar a las mujeres que iban a interpretar a los personajes sin hogar en el centro social. Hubo un gran casting y sólo quedaron las más valientes. Dada la carga emocional del tema, todo salió bastante bien, en gran parte gracias a Louis-Julien, que se ríe y llora
junto a sus actores, y que está en completa ósmosis con su entorno. En el set, él es como un conductor. Tiene su puntaje (el guion) y, a medida que se desarrollan las escenas, decide presentar (o no) ciertos “instrumentos”, pero siempre es por realismo. Con él, nada es manipulado o forzado.

¿Qué pensaste de su decisión de utilizar mujeres sin hogar de verdad?...
Esta idea coincide con su necesidad visceral de realismo. Dicho esto, parecía un poco arriesgado. Cuando les pidieron que volvieras a visitar su pasado, a menudo doloroso, temía que estas mujeres tuvieran dificultades durante las tomas. Pero Louis-Julien nunca hizo una diferencia entre las actrices sin experiencia y las llamadas profesionales. Todos fuimos tratados con igual respeto, igual tiempo de ensayo e igualdad de derechos para
rehacer una toma. Realmente nos ayudó a unirnos y confiar en los demás.

¿Es desestabilizador trabajar con personas sin experiencia previa en la actuación?...
Antes del rodaje, estaba nerviosa. Tenía miedo de que la película se convirtiera en una especie de experimento de laboratorio. Pero este sentimiento no duró mucho. Desde el principio, estas mujeres me sorprendieron con su apertura y su sentido del diálogo. Me sorprendió su valentía. Nosotras, como actrices profesionales, podemos refugiarnos detrás de un personaje. Por otro lado, tenían que presentarse ante la cámara como realmente son, sin filtros, sin técnica. Su sentido del humor era su único escudo. Además, estas mujeres (que tenían las agallas de poner su pasado al servicio de una ficción) eran inventivas, cálidas y generosas. Básicamente nos dejaron entrar en su universo.

¿Qué fue lo más difícil para ti en el rodaje?...
Lo más difícil para mí fue no dejarme abrumar por la emoción. Soy impulsiva y me tomo las cosas muy en serio. Tuve que hacer un gran esfuerzo para mantener una cierta distancia con el sujeto y evitar cualquier idea preconcebida. A pesar de que Louis-Julien me llevó a un centro social en Grenoble, decidí no hacer ninguna investigación personal sobre las mujeres sin hogar. Retrospectivamente, creo que fue una buena idea. Actuar en la energía del momento te permite reaccionar ante todo con gran sinceridad.

¿Qué obtuviste de esta película, a nivel personal?...
Me hizo crecer. Antes de rodar, simplemente escuchar a Louis-Julien hablar sobre su guion amplió mi visión.
Justo después de dejar esa reunión, mis ojos captaron al menos ocho o nueve personas sin hogar, a las que probablemente no habría prestado atención antes.
Las lecciones de filosofía de la escuela secundaria me inundaron de nuevo: cuánto depende nuestra propia humanidad de ser observados y de los demás. Me di cuenta de que, para una persona sin hogar, aparte de la falta de comodidad, lo más difícil de soportar es su “invisibilidad”.

¿Crees que LAS INVISIBLES cambiará las mentalidades?...
Como creyente en las virtudes terapéuticas del arte, eso espero. Después de ver la película, muchos miembros de la audiencia nos dicen que destruyó cualquier prejuicio que tenían. Es un pensamiento fantástico y reconfortante.
Además de abrir mentes, me encantaría que la película tuviera consecuencias concretas. Por ejemplo, en primer lugar, frenar la multiplicación urbana de medidas anti-mendicidad.

Cuéntame sobre tus proyectos actuales...
Continúo mis estudios en el Conservatorio de París; Estoy en mi segundo año. Además, el 10 de enero, un día después del estreno de la película, comienzo a actuar en una obra teatral, ANGUILLE SOUS ROCHE, en el TGP (Teatro Gérard Philippe) en Saint-Denis. Es un monólogo inspirado en la novela de Ali Zamir, y adaptado y dirigido por Guillaume Barbot. En cuanto al cine, también estoy preparando algunos proyectos.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo


No te pierdas estos clásicos del cine en BORMUJOS MULTICINES AL-ANDALUS

Programación del 10 al 16 de Mayo