Fichas de peliculas
  • Registro
SECRETOS DE UN ESCANDALO
INFORMACIÓN
Titulo original: May December
Año Producción: 2023
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 117 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Drama, Romance
Director: Todd Haynes
Guión: Samy Burch, Alex Mechanik
Fotografía: Christopher Blauvelt
Música: Marcelo Zarvos
FECHA DE ESTRENO
España: 23 Febrero 2024
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Diamond Films


SINOPSIS

Veinte años después de que su célebre romance saltara en todos los titulares y conmoviera a la nación, Gracie Atherton-Yu y su marido, 23 años menor que ella, Joe, ceden ante la presión de la actriz de Hollywood Elizabeth Berry, que viene a investigar sobre su historia para hacer una película de su pasado...

INTÉRPRETES

NATALIE PORTMAN, JULIANNE MOORE, CORY MICHAEL SMITH, CHARLES MELTON, PIPER CURDA, DREW SCHEID, KELVIN HAN YEE, ELIZABETH YU, ANDREA FRANKLE, ALLIE McCULLOCH, CHARLES GREEN, HAILEY WIST, LAWRENCE ARANCIO, HANS OBMA, JULIE IVEY, ZACHARY BRANCH

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de San Sebastián 2023
- Festival de Cannes 2023

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DE DIRECCIÓN...
   SECRETOS DE UN ESCÁNDALO explora uno de los grandes talentos de la especie humana: nuestro gran rechazo a mirarnos a nosotros mismos. Y lo hace con una película sobre una familia estadounidense nacida de un escándalo, que se convirtió en un acontecimiento mediático nacional. Con el fin de conocer a fondo a la mujer que protagonizó esta polémica, y la vida que ha llevado con su familia desde entonces, una actriz viaja a Savannah (Georgia) y comienza el delicado proceso de exploración de esta extraña y conmovedora historia. Así logramos comprender el pasado de la matriarca, y de su joven marido: un coreano-americano, con quien comenzó su romance cuando él tenía apenas 13 años.
  Todas las vidas, todas las familias, son el resultado de elecciones, y hay pocas relaciones románticas más polémicas que ésta a la que aquí nos referimos; siendo prueba de ello, el rechazo y desprecio unánime que suscitó en todo el mundo, y contra el que llevan luchando dos décadas, tanto Gracie y Joe Yoo como sus dos hijos, que actualmente están terminando los estudios de enseñanza Secundaria.
  Elizabeth, la actriz, se adentra en el mundo de Gracie, y así llega a conocer también a su marido Joe. Destaca el hecho de que la postura de Elizabeth, en un principio rígida e inflexible, empieza a flaquear, pues el retrato honesto, verídico, que pretende crear se ve empañado por sus ambiciones, sus ideas preconcebidas, y sus propias negaciones. A medida que la personalidad de Joe va saliendo a la luz, tanto para nosotros como para él mismo, los espectadores descubrimos también las similitudes, cada vez más evidentes, entre Elizabeth y Gracie; a pesar de que ninguna de las dos quiere reconocerlo. Mediante este silencioso cambio de perspectiva, la película pasa del retrato simple al doble y al triple.
  Lo que más me atrajo del excepcional guion de Samy Burch, que Natalie Portman me envió en 2020, fue la forma en que abordaba temas potencialmente escandalosos, con tanta meticulosidad, que conseguía explorar la psique de los personajes de la historia con una sutileza poco común. Estaba cargado de ambigüedad moral, que como película, llevaría al espectador a un estado activo de observación y cuestionamiento. En adición a lo anterior, este cautivador proyecto me brindó la oportunidad de trabajar con Natalie Portman.
  Portman aceptó el reto de interpretar a la actriz, y, por si fuera poco, compartiendo cartel con Julianne Moore, en el papel de la enigmática Grace. Completar el trío no fue una tarea sencilla, pero finalmente nos decantamos por Charles Melton para el papel de Joe. Y con este reparto, logramos narrar una historia que reconstruía el pasado y describía el presente de esta peculiar familia con una sutileza asombrosa.
  La producción se puso en marcha durante la segunda mitad de 2022, haciendo frente a un presupuesto limitado y a un calendario de rodaje extremadamente apretado. Pero todos los implicados asumieron este emocionante reto, y poco a poco fue tomando forma una fascinante película: a veces mordaz, a menudo reflexiva, otras veces llena de suspense, con un uso poco común de la música. Durante mi fase preparatoria par la película, solía escuchar la banda sonora de Michel Legrand para el largometraje El Mensajero, dirigido por Joseph Losey en 1971; y poco después, este hábito se extendió a toda producción, de manera que esa melodía terminó sonando durante el rodaje de la película, y también durante el montaje.
  Finalmente, el compositor Marcelo Zarvos utilizó la música de Legrand, junto,con sus propias composiciones, para crear la banda sonora de SECRETOS DE UN ESCÁNDALO, siendo el resultado una especie de diálogo entre los temas y las estrategias narrativas de este largometraje; y los de otras películas, de épocas pasadas.
  Además de la música, el extraordinario guion del filme, junto con excelentes interpretaciones de Cory Michael Smith, Elizabeth Yu, Gabriel Chung y Piper Curda, entre otros; y la belleza estética, obra del equipo creativo, han hecho posible algo, que hacía tiempo que no encontraba en el cine: identificarme con los lugares más insospechados, y sentirme atraído, y sorprendido a la vez, por una historia y unos personajes; con los que nunca estoy del todo, ni a favor ni en contra.

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿Cómo descubrió el guion de Samy Burch y qué fue lo que le atrajo de él?...
Natalie Portman me envió el guion de Samy en 2020, en pleno COVID, cuando se especulaba mucho sobre qué iba a hacer la gente cuando se reactivara la industria. En ese momento, yo leía muchos guiones, pero el de Samy me pareció increíblemente llamativo. Para ser una guionista relativamente nueva, se desenvolvía con mucha seguridad a la hora de tratar temas moralmente inquietantes; con tal sentido de la observación, la contención, el matiz y el ingenio, que el momento de lectura del guion, se transformaba en un momento desconcertante y absolutamente apasionante.

¿Qué tipo de estética visual y tono quería que captara esta película?...

La primera vez que leí SECRETOS DE UN ESCÁNDALO, me resultó difícil no pensar en la película Persona, de Ingmar Bergman, por dos motivos: el primero, por la interacción ente los dos personajes centrales femeninos, (uno de los cuales también es actriz en Persona); y el segundo, por la fusión entre varios temas de mujeres. Y luego se me vinieron a la cabeza otras películas, centradas en personajes femeninos paralelos, como Sonata de Otoño, también de Bergman; o Tres Mujeres, de Robert Altman; y también pensé en películas que tratan de mujeres mayores que entablan relaciones con hombres más jóvenes, como El Graduado; El Crepúsculo de los Diose; o Domingo, Maldito Domingo. Y a partir de estas referencias, empecé a imaginar la manera de contar estas historias, con encuadres que se mantuvieran quietos, para que los personajes permanecer

Tienes un largo historial de trabajo con Julianne, que se remonta a Safe, de 1995. ¿Qué nos revela su interpretación en SECRETOS DE UN ESCÁNDALO que no hayamos visto antes de ella?...

El repertorio de Julianne a lo largo de los años abarca un increíble elenco de mujeres complejas y una amplia gama de personajes y sensibilidades. En ‘Gracie’, hay aspectos que recuerdan a otros personajes que ha interpretado, pero lo que realmente distingue a ‘Gracie’ es lo mucho que se deja llevar por su propia voluntad y sus deseos, y cómo ha aprendido a esperar que el mundo se adapte a ellos; y que los hombres de su vida acaben cediendo a sus necesidades y exigencias.
Así que hay una negativa, que roza la obstinación, a aceptar una respuesta distinta de la que ella busca en la vida. Y sin embargo, esa fortaleza contrasta con su forma de jugar a ser una persona que necesita ser salvada y rescatada, proyectando una imagen frágil y
aniñada. Obviamente, esa actitud es un recurso para negar la diferencia de edad entre Joe y ella; adjudicándole a su marido un roll más masculino y protector.
Pocos actores son capaces de llevar a cabo este tipo de permutaciones en la personalidad de sus personajes con tanta naturalidad, con todos los sutiles matices que eso entraña. Y resultan francamente impactantes algunos momentos en los que la experiencia emocional que está viviendo Gracie es extrema.

¿Qué es lo que le resulta más fascinante de la interpretación de Natalie?...

La interpretación de Natalie es tan asombrosa que te desestabiliza. Uno tiene la expectativa de que su personaje, Elizabeth, va a ser nuestra representante, nuestra forma de meternos en la historia. Ella es la forastera que entra, y les formula todas las preguntas a las personas relevantes, pues tiene una misión: quiere representar la realidad. Pero a medida que se van desarrollando los acontecimientos, empiezas a perder la confianza en su punto de vista, en su manera de ver las cosas.
Además, poco a poco, van saliendo a la luz su habilidad para que la gente ceda a sus deseos y conveniencias (algo que tiene en común con Gracie, aunque Elizabeth no quiera reconocerlo). Así que, en realidad, estamos asistiendo una danza en torno a la revelación de estos dos personajes, en la que los rasgos de la personalidad de uno son los mismos que el otro se niega a ver en sí mismo.
El monólogo final, en el que Natalie interpreta a Gracie leyendo una carta perdida que Joe había conseguido conservar, es uno de los momentos más álgidos de la película. De hecho, cuando leí en el guion, tomé la decisión de rodar el filme gracias a esta escena. Y me la había imaginado tal cual la filmamos: en un único plano medio estático en el que Elizabeth lee la carta como ‘Gracie’ ante la cámara.

También se habla mucho de la actuación de Charles Melton. ¿Por qué consiguió el papel?...

Sabía que encontrar a nuestro ‘Joe’ iba a ser todo un reto, y confié en la directora de casting, Laura Rosenthal para que me ayudara a buscar al actor adecuado para el papel, y lo logramos. Charles Melton es conocido, sobre todo, por la serie de televisión Riverdale, así que esto iba a significar todo un cambio para él como actor.
De inmediato, en las lecturas y audiciones de Charles, me sorprendió su sencillez y su comprensión, de Joe de una manera que superaba mi propia capacidad para entender quién era este personaje. No paraba de darle vueltas y me decía: “Tiene que ser este tipo. Este tipo hace que todo parezca viable”. Desde el principio, le aportó una calidad contenida a la forma de interpretar el roll de Joe, que me causó un gran impacto, y completó plenamente la narración.

Es difícil dejar de pensar en la escena del espejo cuando Gracie le enseña a Elizabeth cómo se maquilla y luego se lo aplica a ella. ¿Qué quería transmitir con esa escena?...

La escena del maquillaje en el baño es una pieza central, un punto de inflexión en la película, que marca la progresión de Elizabeth estudiando a Gracie y la concesión de confianza y revelaciones que intercambian las dos mujeres; y que está impregnado de intimidad y cruce de límites. Entonces te das cuenta de que ambas están dispuestas a correr ese riesgo (el de la confianza íntima, la una con la otra y viceversa).
Pero, al fin y al cabo, se trata de un actor que encarna a un sujeto y de cómo luego ese sujeto refleja también aspectos de la mujer que interpreta al actor. Está todo ahí: en esa escena, en ese plano.
Probablemente, esa sea la escena que evoca más directamente imágenes de Persona, porque están las dos mujeres de perfil aplicándose el maquillaje y luego se vuelven hacia la lente de una cámara, que es el espejo, y observan cómo se experimenta esa transformación.

La banda sonora adaptada del compositor Marcelo Zarvos es tan cautivadora, casi como A24: “Civil War” ¿les inscribimos? Su propio personaje en esta película. ¿Por qué era tan importante la música?...

La música ha constituido el hilo conductor de la realización de esta película, y esto es algo sin precedentes en mi carrera cinematográfica. Marcelo la creó, tomando como base la banda sonora compuesta por Michel Legrand para la película de 1971 El Mensajero, que descubrí en la preproducción de Secretos de un escándalo. Esta melodía captó mi atención desde la primera vez que la escuché, y me mantuvo en vilo, que era exactamente lo que intentaba conseguir con SECRETOS DE UN ESCÁNDALO.
En adición a lo anterior, esta melodía era muy diferente de la música melodramática tradicional; tenía una urgencia pensativa; era como una señal de alarma de que algo no estaba bien o de que los acontecimientos que se desarrollaban iban a tener un resultado nefasto. Y había algo delicioso en esa invitación al espectador a reflexionar.
Marcelo tenía experiencia escribiendo música adicional, y juntos decidimos que adaptaríamos la obra de Legrand, pero bajo la supervisión creativa total y absoluta de Marcelo. Y no podría estar más satisfecho con el resultado.

El poder de la música se hace evidente en una escena que parece obsesionar a todo el mundo: Hablemos de las salchichas y de cómo la música marca ese momento. ¿Se invita al espectador a reír?...

Así es, deje que le explique: En el guion original de Samy, había indicadores de que ciertos aspectos de la vida doméstica eran poco saludables; y todo ello se intensificaba por el hecho de que una exitosa actriz de televisión llegaba a la ciudad e iba a invadir a esta
familia que había vivido en una fortaleza durante los últimos veinte años. Esto se ve muy claramente en una escena del principio, en la que el guión especificaba que Gracie, de repente, se siente preocupada cuando abre el refrigerador y dice: “Creo que no tenemos suficientes salchichas”. En el proceso de edición, decidí introducir un zoom dramático para intensificarla.
Esta escena ha sido muchas veces señalada, y se han dicho muchas cosas sobre ella, pero creo que no se aleja tanto del lenguaje vernáculo de la película en su conjunto. Desde el principio, vemos un plano pastoral de mariposas sobre plantas de algodoncillo poniendo un huevo, e inmediatamente la fuerza de esta música irrumpe y mina esta metáfora, esta imagen que, si se hubiera tomado demasiado en serio, podría haber sido demasiado poética, es paralela a la idea de un hombre, en este caso Joe, que tal vez esté trabajando en una especie de transformación y quizá de liberación final.

Más allá de esa escena, ¿cómo juega la película con el humor?...

En el guion de Samy, desde el principio se percibía el ingenio y el humor sarcástico, pero en todo momento intentamos que la película fuera muy directa. Creo que ninguno de nosotros supo hasta qué punto el humor acabaría llegando al público, hasta que empezamos a mostrar la película a los espectadores: editábamos y mostrábamos partes, y recibíamos sus opiniones, las cuales me sorprendieron.
Esta película trata temas oscuros y complicados, y uno se siente muy perturbado por lo que ocurre. Las ambigüedades morales de la película cambian constantemente y uno no sabe con qué personaje alinearse ni qué creer. Así que el humor es bienvenido como un modo de interpretar este filme y experimentarlo.

¿Por qué decidieron rodar en Georgia?...
El guion estaba ambientado originalmente en Camden, Maine, y por razones prácticas, pero también narrativas y estéticas, nos decidimos por Savannah, Georgia, como escenario de SECRETOS DE UN ESCÁNDALO. Sam Lisenco, el diseñador de producción, y yo vimos Tybee Island en el mapa y pensamos: “Aquí es donde probablemente Gracie viviría. No viviría en el centro histórico de Savannah”.
Así que fuimos allí en agosto de 2022 y descubrimos que Savannah superaba con creces, nuestras expectativas de encontrar la ubicación idean para esta película.
De modo que decidimos rodar en una comunidad de playa, a unos 30 kilómetros de Savannah, llamada Tybee, pues el tipo de humedad y de luz de pantano que emanaba de esa región ofrecía un lenguaje visual específico: era un tipo de luz lechosa, que se filtraba por los encuadres y a menudo silueteaba las tomas; Y se convirtió el lenguaje visual en el que nos apoyamos.

¿Qué significa el título original de la película?...

May December es un término que designa una relación entre alguien más joven y alguien mucho mayor. Me pareció una forma matizada de plantear los términos de la película justo en el título. Además, mayo también es un mes importante en este largometraje, porque es cuando se desarrollan todos los acontecimientos: es em mayo cuando una actriz viene a visitar a esta familia y a hurgar en el pasado, con todo el estrés y la tensión que eso conlleva. Por si eso fuera poco, se acerca el día de la graduación de los dos últimos hijos que quedan en casa y la experiencia del nido vacío, al que esta pareja se enfrenta.

La escena de la graduación es desgarradora cuando vemos a Joe desde lejos. ¿Qué cree que significa ese momento para él y su futuro?...

SECRETOS DE UN ESCÁNDALO comienza como un doble retrato entre dos mujeres: una actriz y alguien a quien va a interpretar en una película, junto con el proceso de conocerse y reflejarse mutuamente y las cuestiones de confianza y desconfianza que surgen. Pero, en última instancia, el filme se centra en el personaje de Joe; así que se convierte en un triple retrato.
Pero esta historia, además, es dramática, porque a su alrededor surgió todo un escándalo nacional, que obligó a las personas implicadas a resistirse a cuestionarse lo que habían hecho, y a aferrarse con más obstinación a sus decisiones. Y veinte años después, alguien llega a la ciudad para analizar esas decisiones y cómo surgieron. Y es aquí donde vemos la ternura y la fragilidad de Joe, y en el modo en que Charles interpretó ese papel.
Pero Joe demuestra que también es capaz de valerse por sí mismo, y eso lo vemos cuando sus dos últimos hijos se gradúan y reciben sus diplomas. Hay una emoción genuina en esa escena que Charles supo aprovechar.
No sabemos qué va a pasar con estos personajes cuando termine la película, pero hay algo convincente a la vez que contradictorio y conmovedor, en el hecho de que estas personas se hayan enfrentado al resto del mundo y a todas sus críticas.
En resumidas cuentas, lo que queda es algo muy personal e íntimo entre dos personas; y podemos juzgarlo; podemos criticarlo; podemos rechazarlo; pero es innegable que esta historia demostró que la gente puede tomar estas decisiones por sí misma y sobrevivir.


ENTREVISTA CON LAS PRODUCTORAS...

¿Por qué quería su empresa de producción, desarrollar este proyecto?...
JESSICA ELBAUM (Gloria Sanchez Productions): Uno de nuestros agentes me envió el guion, y cuando lo leí me impactó profundamente la escritura, los personajes y sus complejidades. Era un guion especulativo que iba abriéndose camino, y me sentí muy atraída por eso. Me pregunté: “¿Quién es esta Samy Burch?, ¿De dónde viene?”. En realidad, ella se había dedicado durante años a hacer castings; pero me quedé impresionada por la voz de aquel guion, que estaba del todo alineado con lo que Will y yo pretendemos hacer aquí, en Gloria Sánchez, que es promover nuevas voces: voces femeninas. Y así fue como conocí y vibré con Samy, y me siento muy afortunada de que nos haya elegido.

WILL FERRELL (Gloria Sanchez Productions): Como productores, nos sentimos atraídos por lo que no hemos visto antes. Y jamás habíamos leído un guion como este: ingenioso y divertido, pero también melancólico.


SOPHIE MAS (MountainA): Jessica Elbaum, de Gloria Sanchez, nos envió el guion, y en seguida nos dimos cuenta de que esta era una oportunidad fantástica. Adicionalmente, en MountainA hemos llevado a cabo proyectos con y sin Natalie como protagonista, y nos pareció que ella era perfecta para el papel de Elizabeth. Y a ella también le pareció que encajaba en el roll, que definió como “un territorio inexplorado”.

Lo que aquí nos atrae es el material único y atrevido; y éste lo era; que además, exploraba diferentes temas por capas. Pero necesitábamos un gran cineasta para desarrollar el proyecto, e inmediatamente pensamos en Todd Haynes. Natalie compartió el guion con él y nos emocionamos cuando firmó, porque nuestra empresa busca trabajar, y promover a los mejores cineastas y a los mejores contadores de historias.

PAMELA KOFFLER (Killer Films): Desde el principio lo vimos uno de esos geniales guiones que todavía no han sido producidos, y nos enamoramos de la historia y de su complejidad. Así que cuando Todd decidió que la dirigiría, todas las piezas encajaron. Adicionalmente, el hecho de encomendarle un material como este, resultaba misterio; porque Todd siempre explora en profundidad el potencial de las historias que caen en sus manos.


CHRISTINE VACHON (Killer Films):
Siempre que nos llegan guiones para Todd, los leo preguntándome “¿le interesaría involucrarse en algo así?”. Pues dado que hemos trabajado juntos casi 30 años, tengo una idea bastante precisa de lo que gusta y lo que no. De modo que leyó el guion, y la primera llamada que me hizo fue para decirme: “Apuesto a que Julianne interpretará el otro roll”, y acertó. En mi opinión, el guion le resultó atractivo a muchos niveles: su tono, por ejemplo, es muy preciso, y va avanzando, se va desarrollando, siguiendo una línea extremadamente fina. Adicionalmente, es estilizado, es melodramático, pero también es desgarrador.

¿Por qué te impactó el guion de Samy Burch?...

JESSICA Es comedia negra, e incluso resulta tenebrosa a veces. Es algo tan diferente que yo estaba emocionada ante la oportunidad de participar en la creación de esta película, y transmitir este guion a las mujeres. Los personajes son complejos, ricos y juiciosos; y me atrajo la voz de Sami, y su tono. En añadidura, para una productora como yo, no hay nada más gratificante que poder enviar un guion como este a mujeres como Natalie y Julianne.

PAMELA Lo que me impactó del guion de Sami fue su sencillez: es una historia lineal, que comienza con la presentación de unos personajes, que luego interaccionan entre ellos, y finalmente, se llega a una conclusión. Pero con cada giro, la historia se va cubriendo de más capas, y las interacciones entre los personajes se vuelven cada vez más complejas, y tú descubres cada vez más rasgos de su personalidad, y te desequilibras, a nivel intelectual. Hace que te preguntes: ¿Qué debería sentir por estos personajes? Son atractivos y simpáticos, y tengo curiosidad por ellos, pero son despreciables.

Pero ¿son realmente despreciables? He pensado mucho en esta película, y en su compleja presentación de la dinámica interpersonal; y con cada visionado, da la impresión de que el filme refracta nuevos matices.

SOPHIE Inmediatamente nos dimos cuenta de que estaba increíblemente bueno: bien escrito, estructurado en capas, fresco, divertido y sorprendente. Hoy en día abundan las películas y las series sobre crímenes reales, y tengo la impresión de que la gente gravita hacia estas historias porque está tratando de entender por qué llevó a unos seres humanos a comportarse de una manera, y a hacer ciertas cosas. Nos intriga adentrarnos en una historia que ha sido controvertida, y descubrir los efectos que esa controversia ha tenido en las personas involucradas y en sus vidas; y cómo esa polémica les persigue, aunque estén intentando superarlo. ¡Nos pareció algo tan fresco! ¿Pero cómo describes este filme a alguien que llega a él con frialdad?


PAMELA SECRETOS DE UN ESCÁNDALO es un drama sobre una actriz que se prepara para un papel, consistente en interpretar a una mujer que se vio envuelta en un escándalo 20 años antes, y para ello, visita a su hogar, con el fin de comprender al personaje al que dará vida, y a su familia. Pero al hacerlo, salen a la luz muchas cosas sobre los integrantes del triángulo formado por la actriz, la mujer a la que interpreta, y su marido. Dando como resultado una inquietante, conmovedora, y emotiva reflexión sobre la incapacidad de los seres humanos para comprendernos a nosotros mismos, y entender las relaciones en las que estamos inmersos.

WILL: es una historia oscura, divertida, profunda, escalofriante y desgarradora; dirigida por un genio.

CHRISTINE Creo que hay un elemento de “morbo”, que se manifiesta de manera deliciosa en esta película, y que se percibe como una especie de placer culpable, pero luego, tu cabeza le da la vuelta a eso.

¿Por qué Todd era perfecto para dirigir SECRETOS DE UN ESCÁNDALO?...

CHRISTINE Cuando Todd leyó el guion y empezó a hablar de por qué quería que esta fuese su siguiente película, expuso una serie de argumentos que realmente le entusiasmaban: primero, la oportunidad de trabajar, por primera vez, con Natalie Portman; después, la idea enfrentarla, en el escenario, con Julianne Moore, y el bombazo que daría como resultado; y finalmente, la posibilidad de conocer a alguien como Charles Melton, que describió como un descubrimiento asombroso.
Por otro lado, si la historia de SECRETOS DE UN ESCÁNDALO, la hubiéramos puesto en manos de la persona errónea, podría haber resultado lasciva; pero él vio la oportunidad de jugar con el tono, y la identificación personal con los personajes, de un modo interesante.

PAMELA el potencial de lo que Todd podría hacer con este guion era uno de los factores más emocionantes de producir la película, porque Todd siempre ha otorgado profundidad y madurez a los espacios femeninos: a las historias que tratan de la domesticidad y de las dinámicas de poder de hombres y mujeres, y les da la vuelta de un modo interesante. Por eso sentí que los intereses de Todd estaban alineados con lo que esta historia podría ser, y de cómo podría ser contada cinematográficamente.


JESSICA Mi mayor prioridad era asegurarme de que la voz de Samy, y lo que pretendía transmitir, permanecían intactos (en la medida de lo posible). I me impresionó el deseo de Todd de colaborar con Samy, y de involucrarla en todas las conversaciones concernientes al guion. En añadidura, con respecto a la estética y al casting de la película, Samy formó parte de ello desde el principio, y se sintió muy agradecida por ello. Algo que me impresionó, y me alegró enormemente.


WILL ¿A quién no le encantan las películas de Todd Haynes? ¡Es un maestro! Era el director perfecto para logra ese tono, y para otorgar a los personajes la dignidad, y autoestima a la que intentaban aferrarse.


SOPHIE No es fácil encasillar este filme dentro de una categoría, puesto que en él hay melodrama, pero también humor; y trata sobre una familia, pero no la típica película familiar. Adicionalmente, como productores y contadores de historias, nos atraen los personajes complejos, y tratamos de no simplificarlos excesivamente. Por eso supimos

instantáneamente que Todd encajaba a la perfección con este material. Le respetamos mucho, y habiendo trabajado con él, resulta fácil comprender por qué se le quiere tanto: es un colaborador increíblemente abierto y preparado. Finalmente, me gustaría destacar que esta es una de las producciones más alegres y fluidas en las que he trabajado; lo que también es mérito de nuestro equipo, y de nuestros socios productores: Killer y Gloria Sánchez.

BUSCANDO AL REPARTO PERFECTO...

  Todd Haynes supo casi al instante qué dos aclamadas actrices protagonizarían SECRETOS DE UN ESCÁNDALO y su “rotunda negación a mirarnos a nosotros mismos”.
  El director reconoce que “estaba completamente intrigado por el guion y empecé a hablar con Natalie sobre el personaje de ‘Elizabeth Berry’, que es la actriz a la que daría vida en la película, y también sobre quién podría ser la mejor elección para interpretar el papel de Gracie Atherton-Yoo.
  Y no tardé mucho en pensar en Julianne Moore para ese roll. Julianne leyó el guion y pensó que era sumamente atractivo, complejo y lleno de matices; y como además, Natatilie y ella nunca habían trabajado juntas en una película, y pareció una oportunidad única para tener a estas dos mujeres increíbles compartiendo protagonismo en una película”.
  Moore quedó prendada del guion desde el primer momento en que lo leyó; y este interés se vio aumentado por la posibilidad de trabajar con otra ganadora del por quien sentía un gran respeto. Sobre esto, Natalie explica: “Todd me dijo que Natalie Portman era la persona que le había enviado el guion, y que iba a interpretar a Elizabeth. Y yo siempre la he admirado mucho, me parece una actriz extraordinaria. La conocía un poco de haber coincidido con ella en actos sociales, y me parecía una persona agradable, pero trabajar con ella fue genial, y muy fácil, ya que conectamos desde el principio. Para mí, la experiencia fue un sueño, como actriz y como persona, y creo que el sentimiento fue mutuo”.
  Por su parte, Natalie describe así el rodaje con Julianne: “Trabajar con ella fue increíble. La admiro desde hace mucho tiempo, sobre todo, por sus trabajos para Todd. Siempre he sido una fanática de Todd, y sus colaboraciones con Julianne me han marcado profundamente. La escena del espejo, en la que me enseña a maquillarla es uno de los mejores momentos de mi carrera. Me encanta su perspectiva, y su papel de Gracie fue, simplemente, perfecto”.
  Portman se deleitó con las numerosas posibilidades de profundizar en un personaje tan familiar y a la vez tan completamente ajeno. Confesó que llevaba muchos años buscando la oportunidad de trabajar con Haynes, pero SECRETOS DE UN ESCÁNDALO superó sus expectativas con creces.
“Todd es una de esas personas excepcionales, a la que admiras de lejos, y luego lo conoces de cerca, y te parece tan increíble, que supera con creces tus expectativas. “Está muy preparado, es sumamente específico, sabe exactamente lo que quiere, así que el feedback que te da es muy preciso”
  Por su parte, Moore tiene una amplia experiencia trabajando con Haynes, que se remonta al rodaje de Safe en 1995, pero también encontró algo nuevo en el papel de Gracie: “Me fascinó el guion desde la primera vez que lo leí. Es sólido, y está lleno de sentimientos, humanidad y complejidad”; y a medida que se desarrolla, se va volviendo más interesante, profundo y vivo”. manifiesta Juliane.
  “Este papel me dio la oportunidad de presentar la versión pública del personaje, de cómo lo ve el resto del mundo; pero también una versión privada. Tenemos esa experiencia en nuestras propias vidas, tenemos el ámbito público y el privado, pero no siempre se tiene oportunidad de plasmar ambos en una película”.
  Destacable es también, que Moore supo lidiar con maestría con los aspectos moralmente cuestionables de su personaje, algo que demuestra su negación a encasillar a Gracie como heroína o villana. Cuando trabajas en un personaje, no lo haces desde la simpatía. Siempre quieres abordarlo desde la empatía porque intentas ponerte en el lugar de esa persona” -señala Moore - “Dicho esto, con ‘Gracie’, intentaba comprender qué se siente cuando has hecho algo que la sociedad juzga como transgresor, pero tú has tomado esa decisión de vida, y crees en ella. Es una tarea enriquecedora para un actor”.
  Por supuesto que la larga e ilustre trayectoria de colaboración de Moore con Haynes ayudó. “Todd es un cineasta extraordinario, con mucho talento, y el hecho de que mi vida creativa se haya topado con la suya ha sido maravilloso” – reconoce Juliane _ “Tiene una idea precisa de lo que quiere decir con la película, de quiénes son los personajes, de cómo quiere encuadrar las imágenes y cómo quiere editarlas. El placer de trabajar con Todd es incomparable”.

DESCUBRIENDO A CHARLES MELTON...

  Con Natalie Portman y Julianne Moore ya contratadas, encontrar a ‘Joe Yoo’, el marido de ‘Gracie’, fue el verdadero reto para la directora de casting Laura Rosenthal; hasta que dieron con Charles Melton, in imponente actor de 32 años conocido por interpretar a “Reggie Mantle”, el elegante adolescente de la serie Riverdale. “Cuando leí el guion por primera vez, sentí una conexión intuitiva con el personaje de Joe” _ afirma Melton_ “y quería retratarle desde la empatía, intentando comprender su soledad y represión emocional”.
  “Todd y yo conversábamos constantemente sobre cómo debía de sentirse Joe, y que eso se vería reflejado en su modo de caminar, de hablar, de actuar en situaciones sociales y de moverse” _ Añade _ “Me sentí muy seguro con Todd, me resultó un abierto y alentador colaborador durante todo el proceso de rodar la película. Y él, por su parte, siempre confió en mí para que me dejara llevar por mis instintos”.
  El proceso de audición duró entre seis y ocho semanas, y reveló aspectos de Charles que ni Haynes ni Rosenthan habían imaginado. De hecho, a pesar de compartir plató con dos excelentes profesionales, como son Portman y Moore, su interpretación sorprendió a todos en el rodaje, ya que encarnó a Joe con una vulnerabilidad dolorosa, pasando de ser sumiso e ingenuo a sabio y desafiante cuando empieza a desenmarañar su pasado al final de la película.
  “Acompañé a Todd cuando estuvo haciendo audiciones a diferentes actores para interpretar a Jose” – cuenta Moore _ “Y sinceramente, desde el momento en que Charles entró por la puerta pensé: guau, creo que este es nuestro Joe. No quise decirle nada a Todd porque era su decisión, no la mía, pero crucé los dedos para que le escogiera a él”

TRANSFORMANDO A ELIZABETH EN GRACIE...

  La ‘Gracie’ de Julianne Moore y a la ‘Elizabeth’ de Natalie Portman, no podrían ser más diferentes al principio: Hay poca coincidencia en su forma de vestir, de hablar, de relacionarse con los demás... interactúan como planetas rivales de una forma que desorienta al espectador, y hace que se pregunte: ¿Se harán amigas? ¿en realidad quieren serlo? ¿A quién debemos apoyar?
  Gracie, que lleva 20 años soportando críticas, a nivel nacional, debido a su relación con su marido Joe, lo que le ha llevado a refugiarse en su propio mundo, y a volverse inmune a la forma en que los demás la perciben y la desprecian. Con sus colores pastel y su cabello rebajado, parece una princesa, pero no tiene pelos en la lengua.
  Por su parte, Elizabeth, es una famosa actriz de televisión, y se mueve por la ciudad con el aire de realeza que caracteriza a las estrellas de Hollywood. Su misión es conocer la verdad sobre la mujer a la que se dispone a retratar en una película, y para ello se infiltra con astucia en la fortaleza que Gracie ha construido en torno a ella y a su familia.
  El director Todd Haynes siguió las indicaciones iniciales de Moore sobre la forma de interpretar las dicotomías entre Gracie y Elizabeth, y los equipos de peluquería, maquillaje y vestuario sabían que la transformación de Elizabeth en Gracie tenía que ser sutil y perfectamente sincronizada.
  Para dar forma a las primeras ideas sobre el aspecto de los personajes en su entorno, Napier y sus colegas se inspiraron en el trabajo de fotógrafos como Deborah Turbeville, Tina Barney, Nicholas Nixon y Gregory Crewdson. Sin olvidar que Jane Birkin, la fallecida cantante y actriz, icono de los años sesenta, fue un referente de estilo para Elizabeth: el flequillo y la camiseta básica debajo del bolso de diseño.
  Otro detalle interesante, es que tanto Portman como Moore llevan pelucas, algo que Santantonio explica por la siguiente razón: “En Savannah no se puede predecir el clima: tuvimos días de sol, y días de lluvia; y como Natalie tiene el pelo muy ondulado, le advertía a Todd: como se le empiece a encrespar el cabello, vamos a tener que sacarla del rodaje, para secárselo y alisárselo, y ustedes tendrán que esperarla ahí sentados”.
  “El look de Natalie no se definió hasta que hicieron la prueba de cámara” - manifiesta Thorisdottir - “probaron varios estilismos diferentes y luego Todd eligió entre ellos. Y una vez que estuvieron definimos el look de Natalie y el de Julianne, pudimos tomar decisiones del tipo: voy a usar este pintalabios y este maquillaje en particular. Si vas a enfocar más los labios rosas, entonces le marcaré más los ojos”.
  En cuanto a Gracie, el equipo glamuroso de Moore se dejó llevar por la mística del personaje: “Nuestra intención era que tuviera algo sutil, ligeramente diferente. Por ejemplo, el pintalabios rosa de Gracie no es un color que se pueda encontrar con facilidad en las tiendas. No sabemos si ese color de labios lo encontró y empezó a usarlo en la escuela secundaria o en al universidad, o quizá cuando conoció a Joe” – comparte Reilly Lehane” – “Pero no queda duda de que es un guiño al pasado, y algo íntimamente suyo: femenino, juvenil y romántico, como un día de primavera”.
  Quizá lo más crucial para la metamorfosis de Elizabeth fue el innovador uso de espejos para transmitir los temas subyacentes de autorreflexión e identidad. “las escenas se reproducen en espejos, que miran directamente a la lente de la cámara, y observas a las dos mujeres, virándose a sí mismas en la lente.” – aclara Haynes.
  Este recurso es especialmente potente e la escena en que Gracie enseña a Elizabeth cómo se maquilla, y después se lo aplica a ella misma. “Es un momento muy intenso, y plantea la cuestión de quién en esta historia: por un lado, tenemos a Julianne, que aparenta ser vulnerable; y por otro tenemos a Natalie, que es actriz, y está allí para retratar una parte difícil y tierna de su vida adulta. Y Juliane le está dejando entrar, y le está enseñando a ser ella, algo que se percibe como una posición de poder”. – Señala la productora Pamela Koffler.
  La complejidad técnica de grabar esa escena no se aprecia cuando ves el resultado final: “Tuvimos que encontrar la forma de ocultar la cámara porque nos estábamos mirando directamente a nosotros mismos” – declara Christopher Blauvelt _ “Nos preguntamos: ¿cómo lo hacemos para que no se vea la cámara?. Pusimos un pequeño espejo de tocador sobre una mesa y, a las dos actrices sentadas frente a nosotros, por lo que nosotros veíamos la parte de atrás de sus cabezas. Además, colocamos un espejo de cuerpo entero de tres paneles delante de nosotros para visualizarlas varias veces”.
  “Tuvimos que dejarlo todo muy bien preparado desde el punto de vista logístico y práctico antes de poder rodar la escena. Pero lo importante era dejar espacio para que nuestras actrices contaran la historia, y cuando lo hicieran, que se transmitiera la idea exacta que nos interesaba transmitir.
  La resonancia emocional de ese momento, que dura 3 minutos y medio, se extendió por todo el set. “Cuando rodamos esa escena, recuerdo que miré a mi alrededor y vi que todo el mundo estaba boquiabierto porque era la primera vez que veíamos a la ‘Elizabeth’ de Natalie convertirse en ‘Gracie’” - manifiesta Thorisdottir. _ “En esa escena pasan infinidad de cosas que tienen todo y nada que ver con el maquillaje. El neceser de una mujer es su santo grial, así que cuando Gracie expresa: ‘Oh, es mejor que te maquille yo’, Elizabeth duda un poco porque le choca. La mayoría de las mujeres reaccionarían de la misma manera, porque es un acto muy íntimo. Por eso creo que esa escena es tan especial e importante”.

DEFINIR EL TONO...

  SECRETOS DE UN ESCÁNDALO invita al espectador a mirar más allá del escándalo que inspiró la historia, para descubrir a los seres humanos que están detrás de los titulares.
  “Cuando leí el guion, me llamó la atención que, aunque se trata de una historia sensacionalista del pasado, sobre algo que no nos ocurre a la mayoría de nosotros”, habla de un tema universal, que es la negativa persistente y desafiante de las personas a mirarse a sí mismas y a analizar con honestidad las decisiones que han tomado” – Señala el director Todd Haynes.
  “El argumento resulta inquietante y desconcertante, porque trata de una mujer de 36 años, Gracie, que conoce a un chico de tan sólo 13, llamado Joe, y entabla una relación con él” – continúa Haynes. - “Y lo que yo pretendía era encontrar un lenguaje vernáculo en la película, que le pidiera al espectador que cuestionara, que reflexionara y que disfrutara del proceso de interpretación mientras se desarrollaba la película”.
  El objetivo de los actores, de Haynes y de todo su equipo; especialmente del director de fotografía Christopher Blauvelt, el compositor Marcelo Zarvos y el editor Affonso Gonçalves; era que SECRETOS DE UN ESCÁNDALO trascienda su polémica temática y ofreciera al espectador material para reflexionar y saborear. Y para eso, había que empezar por encontrar el tono adecuado, prestando especial atención a cómo mostrarle al público el dilema moral que constituía el núcleo de la película.
  “Yo describiría el tono como una delgada línea entre un momento sensacionalista y la historia de una familia en crisis y de personas que han perdido la capacidad de tener conciencia de sí mismas” - define la productora Christine Vachon. - “Es una película en la que te estás riendo, y de repente te das cuenta de que ya no te ríes; y esa es la magia de este film”.
  Su compañera de producción Jessica Elbaum se hace eco de ese sentimiento: “creo que uno se ríe más de lo que cree que se va a reír, y se ríe más de lo que cree que debería permitirse frente algo así”- afirma- “El melodrama, y la música elegida por Todd, consiguen que resulte un espectáculo embriagador, que tiene un humor negro inesperado”.
  Para encauzar las diversas emociones y contradicciones que hacen de SECRETOS DE UN ESCÁNDALO una película tan cautivadora, Haynes recurrió a Blauvelt para dotar a la película de un suntuoso lenguaje visual.
  “Yo describiría la fotografía de SECRETOS DE UN ESCÁNDALO como muy suave y texturizada” – apunta el director de fotografía.- “Todas las referencias que Todd me traía eran de fotografía suave y fílmica, y eso parecía ser hacia lo que todos gravitábamos con esta historia”.
  Por su parte, la música, es otro elemento impactante y abrumador: evocadora, dramática, intensa, e incluso desconcertante; que cautiva al espectador en apenas un minuto.
  Mientras los nombres de los actores aparecen en la pantalla en los créditos iniciales, la música presagia una sensación de fatalidad, con un asalto de acordes menores, de notas de piano en cascada. En cualquier otra película, uno esperaría que el protagonista estuviera a punto de ser asesinado, algo totalmente opuesto a la sofisticación minimalista que emana de SECRETOS DE UN ESCÁNDALO.
  Zarvos adaptó la banda sonora de la película de 1971 El Mensajero, que incluía una serie de interludios orquestales del influyente compositor francés Michel Legrand.
  “Pocas películas que hayan utilizado la música de manera tan poderosa” – señala Zarvos- “Todd estaba empeñado en que la música fuera implacable, y que no se doblegara ante la historia, y tiró por la ventana (metafóricamente hablando) todos los convencionalismos de la música cinematográfica. Entonces me di cuenta de que nos estábamos adentrando en un territorio inexplorado”.
  El Mensajero es un drama de época protagonizado por Julie Christie y Alan Bates, sobre dos enamorados que tienen una aventura prohibida en la campiña inglesa, y desde el primer comento de Hayes la vio, supo que quería incluir en SECRETOS DE UN ESCÁNDALO elementos de la banda sonora original. Pero le dio a Zarvos libertad creativa para modificar la partitura de Legrand, al mismo tiempo que le pidió que creara pistas musicales originales, para completar la banda sonora. Una orquesta en Praga grabó los fragmentos de la partitura de Legrand, mientras Zarvos tocaba el piano solo para las otras pistas musicales de la película.
  “La música en el cine debería atraerte. Muchas veces, en la música cinematográfica moderna, atraes gentilmente al espectador y, en cierto modo, lo seduces”, afirma Zarvos. “En este caso, lo agarras por el cuello y le dices: ‘¡Aquí tienes, vienes conmigo!’ Es una experiencia emocional”.
  Ante la pregunta de si la música complementa la narración de la película, Zarvos opina que: “En mi opinión no, pero esta música contrasta enormemente con las actuaciones, que son muy naturalistas. Es eso lo que hace que la música resulte tan impactante a veces, porque tiene un nivel de intensidad muy alto”.
  Otras veces, la música indica que está bien reírse ante la incertidumbre, y un ejemplo de esto lo tenemos en una de las primeras escenas, en la que Gracie, interpretada por Julianne Moore, abre el frigorífico y con tono de preocupación bromea: “creo que no tenemos suficientes salchichas”. Y de la nada, surge la música, que brilla en sincronía con un zoom repentino.
  “Todd quería ese zoom, y cuando lo vimos y ambos nos reímos, supimos que estábamos en el camino correcto”- afirma el editor Gonçalves.
Haynes tocaba esa partitura en el set de rodaje, entre tomas, para sumergirnos a todos en el mismo estado mental, pero no todos lo vieron con buenos ojos al principio.
  “Para ser honesto, me llevó un tiempo aceptarlo”,- confiesa Blauvelt.- “Estaba preocupado porque no tenía claro si iba a funcionar esa música, en esta película, que es realista y minimalista. Pero Todd estaba muy interesado en el efecto que esa música provocaría en el espectador, y terminó siendo un elemento distintivo del film”.
  Gonçalves recuerda que la música resultó tan intrusiva que influyó en su edición de SECRETOS DE UN ESCÁNDALO. “Es muy curioso, porque esta música fue compuesta para otra película que es completamente diferente a la nuestra. Además, dentro de El mensajero, la música se emplea para destacar un sentimiento específico -cuenta Gonçalves- “pero aquí simplemente la incorporamos a las escenas. Y a mí, personalmente, la música me estaba indicando dónde debía hacer un corte, simplemente porque provocaba una emoción diferente”.
  Desde la música hasta el tema y las actuaciones, no se puede negar que SECRETOS DE UN ESCÁNDALO provoca una variedad de emociones y críticas enfáticas; y eso es parte de su genialidad.
  “Una de las cosas que me encantan de muchas de las reacciones de la audiencia que he leído es cuando la gente dice: ‘No puedo dejar de pensar en la película’. Han pasado tres días y todavía la estoy procesando’” -comparte Vachon.- “¡Te deja con tantas preguntas sin respuesta!: ¿Quién es el villano? ¿Hay uno? ¿Qué pasó con Joe y qué hubiera sido lo correcto?. Y luego están todas las cuestiones sobre identidad e identificación, y también sobre sentimientos de culpa y vergüenza. Creo que Todd busca que sus películas tengan ese tipo de resonancia: que no puedas dejar de pensar en ellas”.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

26 Abril solo en cines
RED HORN

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... TRUENO