Fichas de peliculas
  • Registro
ONCE WHERE BROTHERS: ROBBIE ROBERTSON AND THE BAND
INFORMACIÓN
Titulo original: Once Were Brothers: Robbie Robertson And The Band
Año Producción: 2019
Nacionalidad: Canadá
Duración: 102 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Documental, Biografía
Director: Daniel Roher
Guión: Daniel Roher
Fotografía: Kiarash Sadigh
Música: Matthew Chalmers
FECHA DE ESTRENO
España: 12 Junio 2020
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Con un pack distribución


SINOPSIS

Historia confesional, cautelosa y ocasionalmente humorística de la vida de Robbie Robertson y la creación de uno de los grupos más perdurables en la historia de la música popular, The Band. Se trata de una conmovedora historia del viaje personal de Robertson, superando la adversidad y encontrando camaradería junto a los otros cuatro hombres que se convertirían en sus hermanos en la música y que juntos dejaron su huella en la historia de la música...

INTÉRPRETES

Documental con MARILYN MONROE, MARTIN SCORSESE, BOB DYLAN

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- 2019 Toronto International Film Festival
- 2019 DOC NYC
- 2020 Festival Internacional de Cine de Palm Springs

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

    En 2011, el legendario guitarrista, compositor y productor Robbie Robertson decidió finalmente poner el lápiz sobre el papel y contar la historia de su notable vida. Escrita durante cinco años por el mismo, sin la ayuda de un escritor fantasma, sus memorias (“Testimony”, 2016) relatan el período que va desde su crianza en la Reserva de las Seis Naciones en Ontario a sus años salvajes de gira con los gigantes de la música Ronnie
Hawkins y Bob Dylan hasta su papel en la formación de uno de los grupos más venerados e influyentes del siglo XX: The Band.
  "Muchas historias se habían acumulado a lo largo de los años, y llegó a un punto en el que eran demasiado pesadas para que yo las soportara”, dice Robertson. "La única manera de conseguir un poco de alivio era liberar algunas de ellas. Varios autores se habían puesto en contacto conmigo para escribir mi historia a lo largo de los años, pero cada vez llegábamos a un cierto punto en el que las cosas no me sonaban verdaderas.
  Sonaba como si alguien más estuviera tratando de imitar mi voz, así que terminé escribiendo cada palabra yo mismo".
"Testimonio”, convertido en bestseller por el New York Times, atrajo rápidamente la atención de varios cineastas. "Después de su publicación, un par de personas se me acercaron y me dijeron que estaban interesados en hacer un documental basado en el libro, pero yo quería esperar hasta que encontrara a alguien que me pareciera idóneo, más de verdad para mí”, explica Robertson.
  Después de considerarlo detenidamente, Robertson optó por ceder los derechos cinematográficos de su libro a la experimentada productora de cine y televisión de Toronto, White Pine Pictures. Cofundada y dirigida por el presidente y director ejecutivo Peter Raymont, White Pine tiene una trayectoria de 40 años en la producción de largometrajes documentales y programas para televisión ganadores de premios Emmy, incluyendo Genius Within: The Inner Life of Glenn Gould y el ganador en Sundance Shake Hands with the Devil". "Nos honró que Robbie depositara su confianza en nosotros", dice Raymont. Fue el comienzo de una maravillosa aventura".
  Raymont y su ejecutivo de desarrollo de documentales, Andrew Munger, se dedicaron a recaudar fondos para producir la película, asegurando una asociación con Polygram Entertainment y Bell Media Studios.
  Raymont y Munger también buscaron al mejor director posible para la película. Entre otros, se les acercó Daniel Roher, un joven y apasionado cineasta canadiense de 24 años que había dirigido tres documentales cortos. Raymont y Munger quedaron impresionados por la pasión de Roher por el tema y su profundo conocimiento de la música de Robertson. "Quedamos impresionados con la pasión, la determinación y el extraordinario descaro de Daniel" dice Raymont, "Nada iba a detenerlo". Presentaron a Roher al manager de Robertson, Jared Levine, quien, a su vez, presentó a Roher a Robertson "Daniel ya había hecho varios documentales que la gente consideró muy buenos", dice Robertson, "y cuando le preguntaron qué quería hacer a continuación, dijo que quería hacer un documental de mi libro".
  Aunque The Band se separó décadas antes de que él naciera, Roher, ahora de 26 años, creció amando su música. "La primera vez que los escuché fue a través de mis padres, y me enganché al instante", dice. "Su increíble musicalidad me atrapó, y parecían los chicos más geniales en cualquier sitio donde pisaran". Así que cuando el libro de Robbie se publicó, supe inmediatamente que sería un estupendo documental".
  El hecho de que Roher y Robertson hayan nacido y se hayan criado en Canadá (al igual que tres de los otros cuatro miembros de The Band) también contribuyó a su interés en el proyecto. "Los canadienses realmente adoran a los nuestros", dice el director. "The Band lanzó esencialmente el género de música americana, pero gran parte de su identidad como banda era canadiense".
  El interés de Roher en desarrollar el material se convirtió en una obsesión con el paso del tiempo. "Le dije a cualquiera que me escuchara que este era el proyecto de mis sueños", dice. "La verdad es que habría rogado, llorado o robado para dirigir esta película." Robertson, que sólo tenía 24 años cuando él y Levon Helm, Rick Danko, Richard Manuel y Garth Hudson grabaron su innovador álbum debut Music From Big Pink, dice que vio algo de sí mismo en Roher. "Cuando empecé a tocar música, pelée contra viento y marea y rompí muros para que funcionara. Daniel me dio esa misma sensación. Sabía que tenía que hacer que esto funcionara".
  Algunos amigos de Robertson pensaron que el documental lo debería dirigir un director con más experiencia. Roher recuerda: "En un momento dado, Robbie dijo: 'Sabes, chico, uno de mis mejores amigos es Martin Scorsese, así que ¿por qué deberías ser tú el que hiciera esta película?' Y se lo expliqué todo", recuerda Roher. "Le hablé de mi profundo aprecio por su origen, y le expliqué que he pasado tiempo en comunidades indígenas de Ontario, y sé lo que es cuando después de un largo día de trabajo, la música empieza a sonar".
  Por encima de todo, Roher le recordó a Robertson que la historia de su libro era sobre un joven muy ambicioso que se resiste a dejar su huella en el mundo. "Afortunadamente, mi discurso resonó con él, porque dijo: ‘Okay, kid, let’s make trouble together’. Fue entonces cuando mi vida cambió".

PREGUNTAS Y SONDEOS...
  El rodaje de Once Were Brothers comenzó en octubre de 2017. "Comenzamos grabando una de las principales entrevistas de Robbie, cuya transcripción formó la espina dorsal de la película", explica el cineasta. "La rodamos dentro del histórico Matador Ballroom de Toronto, que es un famoso lugar que data de hace más de 100 años pero que estaba en mal estado cuando llegamos".
  El estado de abandono del salón de baile apeló a la sensibilidad estética de Roher. "Sentía como si los fantasmas de su pasado musical aún estuvieran allí", dice. "Juro que aún se podía sentir la energía del salón de baile en que se convirtió después de la Segunda Guerra Mundial. El lugar tenía unas cualidades que encontré muy apropiadas para la historia de Robbie."
  Muchas de las preguntas de Roher se basaban en incidentes sobre los que Robertson escribió en sus memorias. "Por supuesto, Daniel tenía sus propias preguntas y curiosidad sobre otras cosas, así que yo también las acepté", añade Robertson.
  Roher quedó impresionado por el meticuloso recuerdo de Robertson de los eventos pasados. "Robbie es muy preciso cuando responde a las preguntas", dice el director. "Está muy orientado a los detalles, y quería que las entrevistas fueran lo más completas y precisas posibles. Como cineasta, lo encontré muy inspirador. Me obligó a mejorar mi juego".

EXCAVANDO EN BUSCA DE UN TESORO ENTERRADO...
  Debido a que la película se centra en el período desde la formación de The Band, primero como The Hawks, respaldando al cantante de rockabilly Ronnie Hawkins a finales de los 50, hasta su última actuación en vivo con los cinco miembros originales en 1976. Y por tanto, se basa en gran medida en material de archivo. Roher pasó meses en una búsqueda del tesoro de fotos, películas y videoclips, y efímeros del pasado de The Band. "Casi me sentí como si fuera un arqueólogo desenterrando el documental en lugar de escribirlo", dice Roher.
  Robertson le dio a Roher acceso a sus archivos personales de fotos y otros recuerdos, lo que dio lugar a algunos materiales clave. "No quería perderme nada, así que nos encerramos en el almacén de Robbie y buscamos en cada uno de los sobres que había allí", recuerda. "En un momento dado, encontramos seis o siete negativos extremadamente raros de Levon Helm y su Jaguar estrellado. Fue un descubrimiento crítico, y supe exactamente dónde ponerlo en la película."
  La exhaustiva investigación de Roher dio como resultado un tesoro de imágenes y secuencias no vistas anteriormente que serán una delicia para los fans de The Band y proporcionarán una nueva visión de la personalidad de los músicos. "Me encantan los negativos y me encantan las tomas", dice el director. "Si encontraba una hoja de contacto marcada, era como un sueño hecho realidad. No quería lo que todo el mundo ha visto antes. Quiero lo que no está pulido y no está colocado. Encontré tanto de ese material que se convirtió en mi paleta".
  La mayoría de las fotos que aparecen en Once Were Brothers fueron tomadas por el famoso fotógrafo musical Elliott Landy, que pasó mucho tiempo con Robertson y The Band durante el tiempo que vivieron y grabaron en la pequeña ciudad de Woodstock, Nueva York. "Fue el primer fotógrafo con el que trabajamos", señala Robertson. "Casi se convirtió en parte de la familia en cierto modo. Es increíble que consiguiera lo que consiguió, porque a los chicos no les gustaba mucho que alguien nos siguiera haciendo fotos. Levon, en particular, lo odiaba. Pero Elliott pudo hacer lo que necesitaba hacer sin molestar a nadie demasiado. Era un don muy especial que tenía".

IMAGINANDO LAS POSIBILIDADES...
  Para septiembre de 2018, utilizando el capital inicial que había recaudado en Canadá, Roher reunió un primer montaje de la película para mostrársela a los posibles financiadores. Pronto se encontró en el despacho del productor nominado al Oscar Justin Wilkes, que había lanzado recientemente una nueva unidad de cine documental en Imagine Entertainment (compañía de Ron Howard y Brian Grazer). Wilkes tenía una relación personal con Robertson y el músico le pidió que echara un vistazo a lo que Roher había montado.
  "Robbie quería que viera lo que Daniel estaba haciendo y le diera mi opinión como amigo", dice Wilkes. "Así que miré el primer montaje y pensé que era increíble. Daniel estaba claramente haciendo un gran trabajo al contar la historia, lo que nos emocionó mucho al subir a bordo y averiguar cómo podíamos ayudar a apoyar su visión con todos los recursos adecuados que necesitaba para hacer la película".
  Según Wilkes, que se convirtió en productor ejecutivo de la película, firmar un proyecto a mitad de camino es inusual para Imagine. "Normalmente desarrollaríamos algo así desde cero", dice. "Pero sabíamos que si nos íbamos a involucrar, lo haríamos de forma creativa, lo que significaba ayudar a Daniel a afinar su voz cinematográfica. Lo hicimos desafiándolo constantemente en términos de cómo estaba grabando y editando la película.
  La idea era hacer algo que estuviera realmente a la altura de la música de The Band".
Sin embargo, Wilkes atribuye a Robertson el haber llevado a cabo el documental.
  "Aunque me encantaría atribuirme el mérito de cómo dirigimos la película de forma creativa, al final fue Robbie quien nos impulsó a todos a mejorarla", dice Wilkes.
  "Siempre dijo que esto no podía ser sólo un documental de rock. Tenía que 'sangrar'.
Tenía que tener la misma sensación de peligro y emoción que la música al principio. De lo contrario, fracasaríamos en nuestra misión".
  Grazer, que ganó un Oscar a la mejor película con Howard por Una mente hermosa, está de acuerdo. "Todos estamos tremendamente orgullosos de estar asociados con Robbie y esta película", dice. "Quiero decir, se llaman The Band por una razón. Fueron los progenitores de un movimiento genuino".
  El hecho de tener a bordo a los experimentados productores de Imagine le dio a Robertson una mayor confianza en el proyecto. "Y cuando Magnolia Pictures llegó y dijo que quería distribuir la película en las salas de cine de todo el mundo, supe que estábamos realmente en algo", dice.

LAS PALABRAS DE UN MAESTRO...
  De alguna manera, Once Were Brothers puede ser visto como una pieza complementaria a The Last Waltz, el aclamado documental dirigido por Scorsese poco más de cuatro décadas antes. Rodado en 1976 en el Winterland Ballroom de San Francisco, combina imágenes de conciertos y entrevistas para hacer una crónica de la última vez que los cinco miembros originales subieron juntos al escenario como La Banda. Wilkes mostró una versión preliminar de Once Were Brothers a Martin Scorsese, que ha mantenido una estrecha amistad con Robertson y lo contrató como compositor, intérprete y supervisor de música en numerosas películas, incluyendo The Irishman.
  "Compartimos la película con Marty, y regresó bastante entusiasmado con lo que vio", dice Wilkes. "Siempre es útil tener un punto de vista externo, pero ayuda aún más cuando ese extraño es uno de los más grandes cineastas de nuestro tiempo".
  Aunque tener a un maestro de cine como Scorsese dando opiniones sobre su trabajo era un honor para Roher, era muy intimidante también. "Miró varios cortes y nos dio notas, lo que fue un poco aterrador para un joven director como yo", dice Roher. "Pero él realmente quería que esto fuera especial, lo que tiene sentido porque jugó un papel muy importante en la historia de The Band.”
  Las notas iniciales de Scorsese se centraron en el contenido emocional del documental, recuerda Robertson. "Cuando Marty vio el borrador, tuvo algunos pensamientos muy específicos sobre él, en particular el hecho de que la historia resultó ser tan conmovedora y emocional. Comenzó señalando algunas cosas que lo distrajeron de eso. Luego nos aconsejó con qué partes de la narración quedarnos, porque normalmente no se encuentra este tipo de profundidad emocional en los documentales musicales. Normalmente están llenos de gente que sólo habla de lo locos que estaban todos”.
  Usar la música para impulsar la historia fue otra idea que Scorsese abordó en sus comentarios. "Para Marty, todo se trataba de la música y el ritmo de la edición", dice Wilkes. "Él realmente quería dejar que las canciones movieran la narrativa. Si miras sus películas, incluso las más recientes como The Irishman, la música juega un papel muy importante en el avance de la historia. Aunque puedan parecer unas simples recomendaciones, cuando las entrega Martin Scorsese (con códigos de tiempo específicos y referencias incluidas) de repente ves que las puertas de los despachos se abren. Una vez que pusimos en práctica esas recomendaciones, dijo que le encantaría unirse a nosotros como productor ejecutivo y ayudar a terminar la película".

CARAS FAMOSAS...
  Junto con los materiales de archivo nunca antes vistos y revelando recuerdos de primera mano del propio Robertson, el documental también presenta una gran cantidad de entrevistas contemporáneas con músicos y profesionales de la grabación que trabajaron en estrecha colaboración con - o se inspiraron en - The Band a lo largo de los años. Entre ellos se encuentran artistas legendarios como Ronnie Hawkins, Bruce Springsteen,
Eric Clapton y Van Morrison.
  "Sentí que era importante hablar con Ronnie Hawkins porque conocía a los miembros de The Band antes que nadie", dice Roher. “Realmente fue capaz de ver de primera mano, con gran claridad, el monumental cambio que tuvo lugar en algunas de sus personalidades más tarde. Tal vez sea porque Levon, Rick y Richard ya no están, pero parecía que Ronnie nos hablaba de una manera que nunca antes había hecho."
  Según Roher, cada uno de los participantes añadió algo especial a la narración. "Bruce Springsteen fue amable, respetuoso y cortés al trabajar con él, y la entrevista de Eric Clapton fue una gran sorpresa para mí, porque habló sobre las drogas y la adicción, de una manera que no esperaba que lo hiciera", dice. "Y el hecho de que alguien tan reacio a las entrevistas como Van Morrison aceptara hablar conmigo fue un reflejo de lo mucho
que admira a Robbie".
  Roher también habló en cámara con Dominique Robertson - la ex-esposa de Robertson - quien ofreció una perspectiva única en la historia de The Band. "Dominique no sólo es una mujer maravillosamente brillante que fue testigo de mucho de lo que sucedió durante esos años, sino que también es una terapeuta especializada en ayudar a las familias que están luchando contra la adicción", explica Roher. "Por lo tanto, su visión de lo que estaba pasando con los miembros de The Band tenía una gran precisión crítica. Estoy enormemente agradecido por la empatía que ella trajo al proyecto".

AMIGOS AUSENTES...
  En un esfuerzo por incluir las perspectivas de los otros cuatro miembros de la banda, Roher licenció clips de entrevistas de archivo de los fallecidos Levon Helm, Rick Danko y Richard Manuel, y los incorporó a Once Were Brothers. "Era difícil encontrar material con Rick y Richard, porque eran más tímidos ante la cámara que Robbie y Levon", dice Roher. "Pero dimos vuelta cada piedra que pudimos para encontrar material con ellos porque realmente quería que sus voces estuvieran presentes en esta película."
  En cuanto al teclista y saxofonista sobreviviente de La Banda, Garth Hudson, Roher pasó un fin de semana entrevistándolo en cámara. El material, sin embargo, no está incluido en el documental terminado. "Tocó música para mí, y lo pasamos muy bien juntos, pero por razones que son difíciles de explicar, se hizo evidente que no podíamos usar las imágenes. Aún así, aprecié la oportunidad de reunirme con él y grabar esa entrevista. Al final, sin embargo, entendí que teníamos que encontrar otra manera de añadir su voz al documental."
  Si encontrar y asegurar los derechos de las montañas de material de archivo y realizar horas de entrevistas detalladas era un desafío, otro mayor era reducirlo y organizarlo todo en una película de dos horas, dice Roher. "En términos de una búsqueda intelectual, reducir 700 páginas de transcripciones de entrevistas a 100 páginas que tuvieran sentido y orden fue una de las cosas más difíciles que he hecho. A partir de ahí, lo redujimos aún más, a 60 páginas que contaban la historia completa. Quería que reflejara el tipo de energía cinética que la vida y la carrera de Robbie ha tenido. Sus memorias se leen como en el cine, y yo quería aprovechar eso."

LA HISTORIA DE UNOS "HERMANOS DE LA MÚSICA”...
  Roher reconoce que "Once Were Brothers" representa una perspectiva de una historia compleja. "La película se subtitula Robbie Robertson and The Band, porque es la historia de Robbie", dice. "Cada uno tiene una percepción diferente de lo que pasó, y esta es la suya. Desafortunadamente, Rick, Richard y Garth nunca tuvieron la oportunidad de que se publicaran libros o se hicieran documentales sobre ellos. Levon, por otro lado, escribió unas memorias maravillosas y se hizo un documental muy conmovedor sobre él."
  Roher cree que todo el mundo debería hacer oír sus historias. "Sólo espero que la gente vea la película y vea que fue hecha con un enfoque equilibrado."
  Wilkes está de acuerdo. "Decir que Once Were Brothers representa el punto de vista de Robbie no es una crítica. Creo que es acertado. Este documental está inspirado en el libro de Robbie. Pero al mismo tiempo, con el estímulo del propio Robbie, contamos la historia de su “hermanos en la música”, e incluimos tanto material de archivo de los otros miembros como sea posible. Como narradores responsables, no eludimos nada. Lo pusimos todo ahí fuera."

UN LEGADO DURADERO...
  El período que va desde mediados de la década de 1960 hasta principios de la década de 1970 fue una época de agitación cultural y política. También produjo algunas de las más duraderas e influyentes músicas de rock jamás hechas, cambiando el rostro de la música popular para siempre. Once Were Brothers: Robbie Robertson and The Band se une a una creciente lista de documentales recientes, incluyendo Echo in the Canyon, David Crosby: Remember My Name y Rolling Thunder Revue de Scorsese, que han examinado la música y los músicos de este período notablemente fértil.
  "La gente quiere celebrar y aprender más sobre los artistas fundamentales que crearon esta música porque ha sido una parte fundamental de nuestra experiencia compartida", dice Roher. "Estas canciones y álbumes forman la banda sonora de la vida de mucha gente, así que es natural que nos interese saber cómo llegaron a ser".
  Más allá de la increíble música y la fascinante historia, Roher dice que hay algo inspirador en esta historia de Robertson, la de un joven músico dedicado que logró alcanzar las alturas artísticas a una edad temprana. "Ilustra que no tienes que conformarte con lo que tienes delante", dice. "Si tienes visión, ambición y una poderosa ética de trabajo, puedes lograr lo que quieras."
  Robertson dice que espera que el público que vea Once Were Brothers tenga una mejor comprensión de la extraordinaria música que esta colaboración musical grupal (única en la vida) creó. "Lo que realmente quiero que la gente se dé cuenta es que este grupo, The Band, fue una de las entidades musicales más singulares de la historia del rock and roll.
  Nunca antes hubo nada como esto y nunca lo habrá nada otra vez."

NOTAS DEL DIRECTOR...
  La primera vez que escuché The Band fue a través de mis padres y fui instantáneamente arrastrado hacia su sonido. Su increíble musicalidad me atrapó, parecía venir de un lugar diferente. Las armonías eran ásperas y dulces. La música, intemporal.
  Estaba enganchado.
El mito y la leyenda detrás de los cinco hombres que hicieron esa música se puso de manifiesto cuando vi la película de Martin Scorsese, El último vals, cuando era adolescente. Rick, Richard, Levon, Robbie y Garth parecían forajidos ambulantes, hombres del sindicato de la polvera, mercachifles de espectáculos de medicina que salían de una de sus propias canciones. Trascendieron la fama, porque no eran estrellas de rock,
eran músicos.
  Cuando Robbie publicó sus memorias, devoré el libro. Un salvaje viaje musical construido sobre una educación dispersa en Toronto, en la Reserva de las Seis Naciones y en los salones de sus humildes parientes judíos. Pude ver que esto sería un extraordinario documental, y hacer esta película se convirtió en mi obsesión. Suplicaría, mataría, lloraría o robaría para conseguir este trabajo. No era la opción obvia, pero esperaba que lo que me faltaba en el perfil, pudiera compensarlo en mi pasión desenfrenada por la impresionante historia de Robbie.
  Por pura fuerza de voluntad, me metí en la discusión. Le dije a cualquiera que me escuchara que este era el proyecto de mis sueños. Mi máxima: "Moriré antes de que esta película no sea grandiosa." Los productores de White Pine Pictures y la Agencia Creativa Shed reconocieron mi entusiasmo, y poco después tuve la oportunidad de conocer a Robbie en su estudio de Los Ángeles. Le propuse mi idea, y le prometí que trabajaría 25 horas al día, 8 días a la semana para hacer un documental acorde con su mítica vida.
  Robbie cambió mi vida cuando dijo, “kid, let’s make trouble together”.
Lo que siguió fue una aventura musical en forma de torbellino. Tuve la oportunidad de sentarme con algunos de los más extraordinarios artistas musicales de nuestro tiempo, profundizar en la vida de Robbie y trabajar con, y aprender de algunas de las personas más talentosas y legendarias del negocio del cine.
  La historia de Robbie es sobre los sueños que se hacen realidad. Es sobre un chico de Toronto que, contra todo pronóstico, imagina una vida para sí mismo en la que sale al mundo y logra el éxito artístico en la forma de arte para la que nació.
  Esta también es mi historia. Robbie me enseñó que debes estar dispuesto a darlo todo por tu arte. Debes ser audaz, intransigente y lanzarte a nuevas oportunidades con descaro y vigor.
  Robbie es intransigente y duro. Exige grandeza. Si no es tan buena como puede ser, ¿por qué existe? Es con este espíritu que hice esta película.

logo radio directo


Videoclip musical
CONOCES A TOMÁS?

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... PESADILLA EN ELM STREET