Fichas de peliculas
  • Registro
UNA NIÑA
INFORMACIÓN
Titulo original: Petite Fille
Año Producción: 2020
Nacionalidad: Francia
Duración: 85 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Documental
Director: Sébastien Lifshitz
Guión: Sébastien Lifshitz
Fotografía: Paul Guilhaume
Música: Thibault Deboaisne
FECHA DE ESTRENO
España: 12 Marzo 2021
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
La Aventura audiovisual - Good Films


SINOPSIS

Sasha, de 7 años, siempre ha sabido que es una niña, aunque naciera atrapada en un cuerpo de niño. A medida que la sociedad fracasa, al no tratarla como a las demás niñas de su edad, sea en su vida diaria en la escuela, en clases de ballet o en fiestas de cumpleaños, su comprensiva y empática familia lidera una batalla constante frente a la violenta rigidez de los prejuicios sociales, para hacer que su diferencia sea entendida y aceptada por todo el mundo...

INTÉRPRETES

Documental con SASHA

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de cine europeo de Sevilla 2020: Mejor película no ficción (Las nuevas olas)

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿Cómo se te ocurrió la idea de hacer una película sobre Sasha?...
Hace unos años, hice una película sobre Bambi, una de las primeras transexuales de Francia, que nació en 1935. Me dijo que, desde los 3-4 años, sintió en el fondo que era una niña. Eso me dio una pausa porque generalmente, cuando surge el tema de la transidentidad, se asimila con la adolescencia, con la pubertad, el momento en que el cuerpo cambia. El relato de Bambi me abrió los ojos al hecho de que podría ocurrir mucho antes en la vida de una persona trans. También me di cuenta de que la cuestión de la identidad estaba totalmente separada de las cuestiones de sexualidad que surgen en la adolescencia. Sentí que era esencial contar la historia de un niño contemporáneo que experimenta esos problemas de identidad para comprender mejor estas preguntas.

¿Cómo conociste a Sasha y a su familia?...
Mientras editaba “Adolescentes”, le presenté la idea a mi productora, Muriel Meynard. Poco después comenzamos la búsqueda de nuestro protagonista, convencidos de que haría falta una eternidad para encontrar una familia que aceptara ser filmada. Parecía una misión imposible.
¿Dónde encuentras a un chico trans? Se nos ocurrió conectarnos a internet y publicar un mensaje en foros donde los padres de niños con disforia de género comparten sus experiencias. La reacción inicial de algunas personas, muy cautelosas y a la defensiva, fue airada. Sin saber quiénes éramos, nos acusaron de obscenos o voyeurs, como una reacción instintiva. Intentamos explicar que nuestro enfoque sería, por contra, completamente respetuoso con las personas involucradas, y que la película tenía como objetivo crear conciencia y aceptación de la transidentidad. Al final, dos familias respondieron: una en Canadá y la otra en Francia. La familia canadiense nos dijo, muy afectuosamente, “¡Ven a vernos!”. Allí, la sociedad comprende totalmente los problemas de la transidentidad. Hay un fantástico nivel de aceptación. Nos sorprendió, nos dejó casi estupefactos.
Y, luego, estaba Karine, la madre de Sasha, quien con mucha cautela nos dijo que tenía un hijo en la situación que describimos, y se preguntaba si era una buena idea o no contar esa historia, la historia de Sasha. Comenzamos enviándonos mensajes, luego Karine pidió reunirse con nosotros, sin Sasha al principio. Ese primer encuentro fue conmovedor. Ambos estábamos abrumados por la emoción. Inmediatamente hubo confianza y afecto. En nuestro segundo encuentro, con leche y galletas, conocí a Sasha y a toda su familia.

¿La familia aceptó de inmediato hacer la película?...
Fui cauteloso. Empecé por ofrecerles filmarlos solo por un día, para que se hiciesen una idea de lo que implicaría el rodaje, con un equipo que acampa en tu casa. Ese primer día es, en la película, cuando los niños tienen una pelea de bolas de nieve en el patio trasero. Recuerdo que hubo una sensación inmediata de gracia, una emoción tan fuerte que, durante todo el camino de regreso a París, el equipo y yo nos preguntábamos qué había sucedido. La familia nos adoptó desde el principio y la amamos sin reservas.

¿Cómo pudiste filmar su vida privada sin resultar intrusivo?...
Trabajo con un equipo muy reducido: director de fotografía, técnico de sonido y asistente de producción. Lo importante es que la familia acepte y aprecie a todos los miembros del equipo, no soy yo el único que ha de que forjar vínculos estrechos con ellos. De la forma más natural posible, intentamos formar parte de sus vidas. Es como en cualquier relación nueva: de repente quieres pasar días, semanas o meses juntos. La familia nos adoptó desde el principio porque sintieron que éramos como un segundo círculo protector alrededor de Sasha.

¿Cómo te hizo saber Sasha que te aceptaba en su mundo?...
Sasha era completamente consciente de la cámara. No es en absoluto una niña que no tenga idea de lo que está haciendo. Por ejemplo, en uno de nuestros primeros días de rodaje, le pregunté si podíamos filmarla en su dormitorio. Estaba un poco indecisa porque, además de sus hermanos y hermana, nadie entra allí. Es su reino. Nadie en la escuela sabe que su dormitorio es el de una niña. Es como una habitación secreta. Al permitirnos entrar, demostró un nivel de confianza: nos estaba dejando entrar en su vida. Le dije que me gustaría filmarla mientras jugaba. Ella me miró, desconcertada. Instalamos la cámara en el dormitorio, compusimos la toma y luego ella se sentó en su cama y miró a la cámara. Le pregunté: "¿No vas a jugar?" Y ella respondió: "No. Cuando juego, normalmente estoy sola". No podía jugar, fingir que estaba sola, cuando estábamos allí.
Para ella, no tenía sentido, o de lo contrario se habría convertido en actriz, así que se negó. Su resistencia me pareció maravillosa. También hubo otro momento en que estábamos filmando en su habitación. Nos dimos cuenta de que no nos estaba prestando atención, probablemente pensando que estábamos configurando la cámara. Ella estaba jugando en su cama, inclinada sobre un costado con la cabeza boca hacia abajo. De repente, se dio cuenta de que la estábamos filmando y miró a la lente, como para asegurarse de que estábamos mirando, como si dijera: "Sí, te dejaré filmarme aquí, en este espacio privado". Fue muy poderoso.

¿Cuál es tu concepción de filmar a la altura de los ojos de un niño?...
Fue crucial y estuve muy atento a eso durante todo el rodaje. Siempre que es posible, la película adopta el punto de vista de Sasha. La cámara está con ella, lo más cerca posible, a la altura de sus ojos, y eso es lo que nos permite crear un vínculo de empatía y entender por lo que está pasando.

Tus películas a menudo cuestionan las normas de género. ¿El hecho de que le fueran impuestas a un niño de 7 años te permitió exponer lo más brutal y opresivo de estas normas?...
Sentí con mucha fuerza la violencia que sufre Sasha. Incluso se convirtió en un problema para nosotros durante el rodaje. La escuela puso obstáculos en nuestro camino durante todo el rodaje.
La idea de que alguien hiciera una película sobre Sasha y su familia les asustó. Les costó muchísimo tiempo aceptarla como una niña. La película ejerció más presión sobre ellos. Con respecto al hospital, incluso si la ubicación parece fría y la medicina intenta racionalizar todo, la psiquiatra infantil mostró una humanidad increíble en su acercamiento a Sasha. Su función es ayudar a Sasha a articular lo que está experimentando y lo que siente en su interior. No puede ser apresurado. Si no tiene nada que decir, no hay problema. Es una estructura de apoyo que se ha establecido durante años y a la que Sasha puede pedir ayuda cuando la necesita. No hay ninguna obligación. Todo se puede revertir.

Enseñas cómo la familia debe buscar e identificar aliados. La falta de personas a las que acudir es sorprendente...
Cuando conocí a Karine, estaba al límite de sus fuerzas, agotada por años de buscar a alguien que pudiera ayudarla a entender y apoyar a Sasha. Donde vive, en el noreste de Francia, no hay nadie con quien pueda hablar al respecto.
Las pocas personas que podrían orientarla, como el médico de cabecera, tienen tan poca formación en el tema que sus declaraciones tienden a culpar más que a ayudar, no por mezquindad sino por ignorancia. Puede hacerlos peligrosos. Yo fui la persona que le dijo a Karine que había un departamento para niños con disforia de género en el hospital infantil Robert Debré en París. Para ella, fue un rayo de esperanza. La primera consulta con el psiquiatra infantil es una escena larga y conmovedora. Proporciona tanto una descripción general de todo lo que la familia ha resistido durante tantos años como un punto de partida para el reconocimiento del sufrimiento de Sasha. Karine hace preguntas que han estado rondando su mente durante años.
"¿Hice algo mal? ¿Desear una niña mientras estaba embarazada causó la disforia de género de Sasha? ¿Fue la decisión correcta dejarle vestirse de niña?" Las respuestas del psiquiatra infantil son verdaderamente liberadoras. En pocos minutos, años de culpa y ansiedad se evaporan.
Espero que la gente escuche esas respuestas. El sesgo educativo de la película es deliberado.

En otro nivel, Una niña es un documental muy conmovedor sobre la ma-dre de Sasha. ¿Qué le sorprendió de la relación con su hija?...
Realmente vi a Karine lista para hacer todo lo posible para defender a su hijo. Su batalla no es negociable. Cualquier oposición, cualquier ataque, cualquier juicio sobre Sasha siempre provocará una respuesta mordaz de ella. Lo que encontré admirable de Karine es que también es consciente del daño colateral. Sabe que un niño como Sasha acapara su atención. Tiene, por tanto, menos tiempo para sus otros hijos. De hecho, trata de explicarles que la pelea exige sacrificios. Es difícil, pero así es. En un momento, uno de sus hijos, Vassily, le dice que él entiende que no tiene otra opción. Encontré increíble la madurez de ese niño de 10 años. Comprende totalmente la batalla que están librando.

¿Qué preguntas te surgieron al filmar una feminidad en construcción?...
Sasha está apegada a todos los signos externos de feminidad. La ropa es un aspecto central. Los juguetes también. Recientemente, Karine me dijo que, una vez que la escuela aceptó a Sasha como una niña, ella se centró menos en todos esos signos externos de feminidad. De repente pudo aceptar colores, atuendos y juegos que eran más masculinos, estaba menos preocupada por hacer una declaración sobre su identidad. Karine considera que Sasha ha logrado un progreso real en su necesidad de afirmación.

Al igual que tus películas anteriores, Una niña presenta a personas que luchan contra lo que se les ha asignado hacer o ser. ¿Cómo se relaciona eso con tu historia personal?...
La escuela puede ser un entorno traumático si no puedes afirmarte, si no eres capaz de encontrar aliados y amigos. La gente se burlaba de mí en el colegio cuando era niño, por ser demasiado femenino, demasiado dulce. Afortunadamente, desarrollé una forma de desviarlo: fui el campeón de canicas en el pati. Yo era imbatible, así que me dejaron en paz. Fue una cortina de humo. Más allá de la transidentidad de Sasha, la película trata sobre lo que significa ser diferente de niño. ¿Qué significa crecer y vivir fuera de las normas de la sociedad?

¿Le hablaste a Sasha sobre Bambi?...
Por supuesto. Ella estaba asombrada. Cuando Karine y yo le contamos la his-toria de Bambi, le dio ánimo, le enardeció. Significaba que la vida era posible para una persona trans, sin que fuera un drama o una tragedia. Ve a Bambi como una heroína.

logo radio directo


El cine de Pajares y Esteso
EL ERÓTICO ENMASCARADO

El cine "S" de hoy
(Contenido no apto para menores de 18 años)
VACATION SEXEL SEXO ESTÁ LOCO
Ver todo el cine "Clasificado S"

Comedia erótica italiana
LA PROFESORA LO ENSEÑA TODOLA COLEGIALA SEDUCE A LOS PROFESORES
Ver todas las comedias eróticas italianas

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... AGÁRRALO COMO PUEDAS

Criticas del pasado...

Crítica... ´LA MOMIA. LA TUMBA DEL EMPERADOR DRAGÓNDRÁCULA Y LAS MELLIZAS Crítica... FAHRENHEIT 451