Fichas de peliculas
  • Registro
STAR WARS. EPISODIO I: LA AMENAZA FANTASMA
INFORMACIÓN
Titulo original: Star Wars. Episode I: The Phantom Menace
Año Producción: 1999
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 136 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Acción, Aventura, Ciencia ficción
Director: George Lucas
Guión: George Lucas
Fotografía: David Tattersall
Música: John Williams
FECHA DE ESTRENO
España: 20 Agosto 1999
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
20Th Century Fox


SINOPSIS

La Federación de Comercio ha bloqueado el pequeño planeta de Naboo, gobernado por la joven Reina Amidala, como parte de un plan ideado por Sith Darth Sidious, que manteniéndose en el anonimato dirige a los neimoidianos, que están al mando de la Federación. Amidala es convencida por los Jedis Qui-Gon Jinn y su aprendiz, o padawan, Obi-Wan Kenobi a viajar hasta Coruscant, capital de la República y sede del Consejo Jedi para intentar mediar esta amenaza. Pero esquivando el bloqueo, la nave real resulta dañada, obligando a la tripulación a aterrizar en el desértico y remoto planeta de Tatooine...

INTÉRPRETES

EWAN McGREGOR, LIAM NEESON, NATALIE PORTMAN, SAMUEL L. JACKSON, SOFIA COPPOLA, MIERA KNIGHTEY, JAKE LLOYD, IAN McDIARMID, PERNILLA AUGUST, OLIVER FORD DAVIES, HUGH QUARSHIE, AHMED BEST, ANTHONY DANIELS, KENNY BAKER, FRANK OZ, TERENCE STAMP, BRIAN BLESSED, RAY PARK, WARWICK DAVIS

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

icono criticasSECUELAS   Una nueva esperanza (1977) / El imperio contraataca (1980) /

   El retorno del Jedi (1983) / El ataque de los clones (2002) /

   La venganza de los Sith (2005) / El despertar de la fuerza (2015) /

   Los últimos Jedi (2017) / El ascenso de Skywakler (2019)

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   Hace ya mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana …
Hace veintidós años que estas palabras cruzaron como un relámpago las pantallas de los cines de todo el mundo, dando origen a una moderna leyenda. Cientos de millones de personas trabaron conocimiento con una saga que dejaría en sus vidas una huella que entonces no podían ni sospechar. ‘La Guerra de las Galaxias’, ‘El Imperio Contraataca’ y ‘El Retorno del Jedi’, junto con las Ediciones Especiales de las tres películas, se convirtieron en sucesos que dejaron huella en dos generaciones. La acción trepidante de las aventuras, que se desarrollaban en un universo nuevo y excitante, mostraba unos diseños grandiosos y proporcionaba diversión sin límites. Las películas infundieron en el ánimo de innumerables espectadores cuestiones que resultan universales e intemporales: el conflicto entre el bien y el mal y entre la tecnología y la humanidad, la exaltación del heroísmo y las ilimitadas posibilidades del ser humano.
   La saga ‘Star Wars’ es un moderno cuento de hadas que recoge la forma de concebir el mundo que tenía George Lucas. Lucas impregnó este nuevo mito de elementos de la cultura popular norteamericana, incluidas las películas del Oeste, las de capa y espada y – para sazonarla un poco – las epopeyas japonesas de samurais. ‘La Guerra de las Galaxias’ también supuso una reacción contra Watergate, Vietnam y otros periodos de incertidumbre nacional que parecían haber socavado la idea de héroe que se habían hecho los ahora desilusionados norteamericanos.
   Con la saga ‘Star Wars’, Lucas decidió reunir estas líneas argumentales reconocibles y actuales, envolviéndolas en una estructura fundamental del mito – la odisea del héroe – que ha estado presente a lo largo de miles de años en centenares de civilizaciones. Gracias esa mezcla de tradición y modernidad, la nueva mitología Star Wars emocionó por igual a jóvenes y a menos jóvenes.

ORÍGENES Y DISEÑOS...

   Llevar el ‘episodio 1’ a la pantalla fue una empresa cuya planificación y realización requirió años. Empezó en Noviembre de 1994. George Lucas se sentó a escribir el guión a mano usando una carpeta que ha empleado en todas sus películas. Cinco años más tarde, habiendo rodado en tres países, elaborado miles de diseños, trabajado con docenas de miembros de los equipos artístico y técnico, y apoyándose en todo un mundo nuevo de innovadores efectos especiales – incluido el primer “fondo digital” de la historia del cine – la primera película de la serie ‘Star Wars’ de los últimos dieciséis años llegaba por fin a los cines del mundo entero.
   Las semillas de ‘episodio 1’ se plantaron hace más de veinte años, cuando Lucas estaba escribiendo el argumento de la primera entrega de la serie. Mientras lo hacía, creó una historia que dejó en segundo plano y que tenía lugar una generación antes de los sucesos objeto de su guión.
   Ni que decir tiene que, por aquel entonces, nunca llegó a pensar que este relato secundario pudiera acabar convertido en una película, hasta que ‘La Guerra de las Galaxias’ se convirtió en un fenómeno de proporciones mundiales.
   Los personajes y los mundos que Lucas concibió para la nueva película no podrían haberse creado mediante efectos tradicionales. Pero una vez que contempló las soberbias innovaciones digitales logradas por Industrial Light & Magic en la película de 1993 ‘Parque Jurásico’, Lucas se dio cuenta de que ILM podía hacer frente al formidable reto que representaba superponer sin solución de continuidad animación digital y acción real en la nueva película de la serie de ‘Star Wars’
   Un año y medio después de que tan innovadores efectos especiales llegaran a las pantallas, Lucas comenzó e escribir el ‘episodio 1’ de su imborrable saga. Pero hubo de hacer frente a algunos retos de primera magnitud. Los espectadores del mundo entero ya conocían el desenlace de la serie; ahora Lucas tenía que dar marcha atrás y crear el principio. El relato tendría que mantener la coherencia con las tres películas anteriores (Episodios IV al VI), además de con las dos que la seguirían (Episodios II y III).
   Estos desafíos también le señalaban el camino de una oportunidad excepcional: la creación de una saga todavía más rica. La idea de continuar una historia épica ha sido un aspecto crucial desde la misma concepción de 0La Guerra de las Galaxias’.
   La fascinación que siente Lucas por las tramas argumentales enrevesadas y entremezcladas se remonta a su entonces original trabajo con múltiples y convergentes aspectos de la misma trama en ‘American Graffiti’, un recurso frecuentemente empleado en la actualidad por realizadores de todo el mundo. En ‘episodio 1’, Lucas continúa experimentando con la estructura del guión, enriqueciendo la trama hasta el extremo de que llega a haber cinco hilos argumentales que se desarrollan simultáneamente a lo largo de la película.
   Una parte fundamental a la hora de ayudar a Lucas a trasladar sus ideas a la pantalla corresponde al productor Rick McCallum. La dedicación y la destreza de McCallum contribuyeron de manera fundamental a que la producción se desarrollase sin impedimentos, evocando la época cuando la labor de los productores también acarreaba trabajo creativo.
   El trabajo de McCallum comenzó en época muy temprana – cuando Lucas plasmaba sus ideas en el papel. Para empezar, el productor anduvo de acá para allá por todo el mundo, localizando exteriores. De entre la multitud de sus primeras responsabilidades, destacaba por su importancia la busca y contratación de artistas conceptuales para un pequeño departamento artístico, el que, andando el tiempo, produciría miles de diseños de vestuario, criaturas, vehículos y escenarios para ‘episodio 1’.
   Este departamento artístico llegaría a desempeñar un papel crucial en la película. El relato de Lucas, que abarca varias culturas, planetas y estilos, exigía un diseño rico y variado.
   Doug Chiang aportó un nuevo aspecto a la épica saga. Para empezar, Chiang estudió con todo cuidado el estilo ‘Star Wars’. Pero Lucas tenía en mente algo muy distinto: en vez de limitarse a reproducir el aspecto físico de la trilogía original, quería crear muchos decorados y otros tantos mundos completamente nuevos. La importancia atribuida por Lucas al diseño de la película fue evidenciada por las reuniones que empezó a mantener con Chiang y con el departamento artístico en las primerísimas etapas de la preproducción.
   Esta actitud de romper moldes caracteriza el aspecto de ‘episodio 1’, incluido su rico diseño de modas y vestuario. Si bien el artista conceptual Ian McCaig y la diseñadora de vestuario Trisha Biggar gozaron de amplia libertad de acción, Lucas, a pesar de todo, tomó parte muy activa en el proceso de dar forma al mundo de moda que recoge la película.
   En menos de un año, Biggar y su equipo diseñaron y confeccionaron concienzudamente más de mil vestidos de todas clases, tanto los atuendos formales, complicados y repujados como las sencillas, aunque cuidadosamente detalladas, vestiduras de los esclavos. El departamento de vestuario y attrezzo llegó incluso a fabricar todos los accesorios, incluidos los cascos, las prendas de cabeza y las hebillas de los cinturones.
   En lo referente a los vehículos que aparecen en ‘episodio 1’ – incluidos los cazas estelares, la nave de la Reina, los que participan en la carrera de naves, los transportes de tropas, los carros de combate y los acorazados – la función cede con frecuencia el primer lugar a la forma.
   Después de que Chiang y su equipo de artistas hubieran finalizado su trabajo en los elaborados diseños arquitectónicos, correspondía al diseñador de producción Gavin Bocquet la tarea de darles vida. Bocquet, quien empezó su trabajo en 1996 – casi dos años después de que Chiang hubiera dado comienzo al suyo en los diseños conceptuales – fue el responsable de supervisar la construcción de los más de sesenta decorados de la película en Inglaterra, Italia y Tunicia, contribuyendo así, de manera fundamental a la deslumbrante apariencia visual de ‘episodio 1’.

EL ESTUDIO DIGITAL...

   Para este “estudio digital” ILM hubo de afrontar el reto de dar vida a mundos de extraordinaria fantasía, al tiempo que mantenía una apariencia realista e incluía el metraje de acción real en que intervenían los actores. No sólo los fantásticos fondos, sino muchos de los decorados, vehículos e incluso personajes han sido creados mediante computadoras. En realidad, el 95 % de los fotogramas de la película, que comprenden casi dos mil tomas, emplean recursos digitales, lo que más que triplica el número más alto de imágenes creadas informáticamente en una película hasta la fecha.
   A pesar de la impresionante tarea que Lucas había dejado a las puertas de ILM, nunca dudó el director que la compañía estuviera a la altura del reto.
   El equipo de ILM encargado de ‘episodio 1’, del que formaban parte doscientos cincuenta artistas informáticos, trabajó durante dos años en este universo digital. El trabajo que requerían los efectos visuales de la película eran tan enormes que no ya uno, sino tres de los mejores supervisores de ILM recibieron el encargo de compartir el esfuerzo, haciéndose cada uno responsable de una o más de las secuencias de acción principales así como de los tipos específicos de efectos que tienen lugar durante la película.
   Actuar en medio de un ambiente lleno de pantallas azules y elementos creados informáticamente supuso un desafío de primera magnitud para los actores, que a menudo se encontraron con que tenían que imaginarse todo lo que les rodeaba, sin más ayuda que la que su vestuario o un ocasional doble les brindaban para ayudarles a representarse el universo que, al cabo, los rodearía en la película. Por sorprendente que resulte, ninguno de los actores tenía ninguna experiencia en el trabajo ante un fondo de pantallas azules; pero todos ellos parecían no sólo superar el proceso sino que hasta se entusiasmaban.
   El campo de lo digital también se extendió a la creación de alguno de los personajes de ‘episodio 1’, incluida una figura ya conocida desde ‘El Retorno del Jedi’ y ‘La Guerra de las Galaxias Edición Especial’: Jabba el Hutt.
   El trabajo digital cumple una función básica en la creación de los exóticos y dispares mundos que aparecen en ‘episodio 1’, tres de los cuales forman los escenarios principales del relato.

SEDES DEL RODAJE...

   Además del trabajo digital realizado en ILM, los remotos escenarios exigían platós especiales y centros de producción. A tal efecto, los realizadores se hicieron con los Leavesden Studios en el Reino Unido, creando una factoría cinematográfica virtual bajo su extensa techumbre. Los casi ochenta mil metros cuadrados de sus instalaciones fueron transformados en diez escenarios y sesenta platós, además de disponer de extensas zonas para los efectos de suelo, los efectos de las criaturas especiales y la confección del vestuario. Incluso disponía de sus propio departamento de instalación de maquinaria y contra incendios.
   Leavesden, que una vez fue sede de una fábrica de motores de aviación Rolls Royce y que cuenta con el decorado más grande de todos los estudios del mundo, fue en verdad la elección adecuada a la escala y los rigores de gran parte del rodaje.
   El rodaje comenzó en Leavesden durante el verano de 1997, casi tres años después de que Lucas hubiera comenzado a escribir y su equipo de diseño hubiese emprendido la tarea de dar forma a sus diseños de conceptos iniciales, y un año después de que se iniciado la construcción de los platós. La producción se trasladó luego al Palacio Real de Caserta, cerca de Nápoles, en Italia, para rodar las escenas que se desarrollan en el palacio de la Reina del Planeta Naboo. Otros varios escenarios había sido considerados, pero los realizadores coincidieron en que el Palacio Real de Caserta, uno de los edificios más bellos y elegantes de Europa, proporcionaría una dosis importante de realismo y autenticidad a las escenas.
   En pleno rigor del verano, el equipo realizó lo que McCallum denomina un desplazamiento “sísmico” al límite del Sahara septentrional: a Tunez, el escenario de las escenas de Tatooine. La inconfundible y tradicional arquitectura de Tunez añade una vez más su exótica riqueza al tapiz de culturas de la película, como hizo hace más de veinte años con ‘La Guerra de las Galaxias’. El equipo técnico realizó cambios de poca monta en algunos exteriores, sin que hubiera necesidad de efectuar más que unos ligeros arreglos para completar la ilusión de Tatooine en estas construcciones Bereberes que, por lo demás, parecen sacadas de otro mundo.
   Por motivos logísticos, este traslado y la consiguiente filmación hubo de realizarse en Julio y Agosto, los meses más calientes del año en este abrasador desierto. Con unas temperaturas medias de 55 grados, el equipo técnico construyó no sólo el plató de una gran ciudad, sino que también edificó una aldea que acogería a los casi 200 miembros de los equipos técnico y artístico.
   El intenso calor resultó ser sólo el primero de los inconvenientes meteorológicos con que se tropezó el equipo en Tunez. Una tarde, a finales de Julio, técnicos y actores contemplaron, primero con fascinación y después con alarma, los relámpagos que iluminaban el cielo del desierto, seguidos por una muralla de arena que se les acercaba a toda prisa. Cuando el equipo acababa de llegar a sus hoteles, espesas cortinas de agua comenzaron a acribillar los escenarios.
   Las secuelas de aquella tormenta nocturna dejaron el escenario de Tatooine con el aspecto de un estacionamiento de caravanas después de un tornado: centenares de trajes habían sido esparcidos por el desierto, y varias estructuras habían quedado retorcidas o incluso hechas añicos. Incluso algunos de los robots yacían por el suelo, rotos y dispersos como soldados caídos en un campo de batalla.

MÚSICA Y SONIDO...

   Siempre fue la intención de George Lucas emplear en las películas de la serie ‘Star Wars’ las técnicas de sonido más avanzadas. “Me ocupo mucho del sonido y las bandas sonoras,” comenta, subrayando que uno y otras colaboran a la hora de contar las historias que él escribe.
   La primera entrega de la serie ‘Star Wars’ contribuyó a popularizar el sistema estereofónico Dolby de reducción de ruidos, al igual que los otros dos episodios de la trilogía original.
   La tecnología del sonido en la industria del cine ha experimentado importantes mejoras con la introducción del sonido digital y el programa THX elaborado por Lucasfilm. Así, para La Edición Especial de la Trilogía de la Guerra de las Galaxias., Lucas creó una nueva mezcla digital de la banda sonora que incluso superaba los espectaculares fotogramas de 70 milímetros del original, que empleaba bandas magnéticas.
   Dada la opinión de Lucas sobre el particular, no nos sorprende en absoluto que ‘episodio 1’ abra nuevos caminos en el campo del sonido cinematográfico, al igual que hace con los efectos digitales y el montaje. Esta película es la primera que dispone del sistema Dolby Digital - Surround EX, que emplea un sonido de 6.1 canales, añadiendo de esta forma un canal más al formato digital con que actualmente cuentan las salas de exhibición.
   El nuevo sistema de sonido sirve de escaparate al talento de dos artistas cuya labor ha sido aclamada en el mundo entero. El compositor John Williams, quíntuple ganador del Premio de la Academia, y el diseñador de sonido Ben Burtt aportan nuevamente sus singulares contribuciones al universo ‘Star Wars’.
   No es posible exagerar la importancia de la contribución de John Williams a la saga ‘Star Wars’. Su música realza a los personajes, y acentúa las emociones y la acción de las películas.
   Para ‘episodio 1’, Williams ha compuesto casi dos horas de música, creando unas partituras que son nuevas y flamantes pero que también guardan relación con los temas y la textura de la música de la trilogía original. De esta forma, si bien casi toda la música es nueva, subsisten algunos temas y pasajes musicales ya conocidos por las tres primeras películas.
   Burtt, cuyos ingeniosos diseños sonoros desempeñaron un papel fundamental en las películas de la serie Star Wars, así como en sus Ediciones Especiales, ha creado más de 1,000 nuevos sonidos para el ‘episodio 1’. Recogió dichos sonidos en países lejanos e incluso en el jardín de su casa. La revolución digital no ha influido menos en el trabajo de Burtt, al hacer que la manipulación de mezclas de sonido resulte mucho más fácil de lo que era hace veinte años.

DISEÑO DE VESTUARIO...

   El argumento escrito por George Lucas, que nos transporta al centro de la galaxia y a sofisticados planetas cuyos habitantes poseen majestuosas riquezas, poder, influencia política y clase, hacía necesario el diseño de una moda y un vestuario ricos y complejos. La diseñadora de vestuario Trisha Biggar y el creador de ideas Iain McCaig fueron elegidos por Lucas para dar vida a su visión del mundo de la moda y del vestuario reflejados en ‘episodio 1’.
   Los retos fundamentales fueron el monumental volumen del vestuario que exigía el argumento y el breve espacio de tiempo en que todas las ideas de Lucas tenían que convertirse físicamente en realidad. En menos de un año, Biggar y las cuarenta personas que formaban el núcleo de sus colaboradores, diseñaron concienzudamente y juntaron más de mil trajes, que incluían tanto una pléyade de barrocas, ricas y repujadas indumentarias, como las simples, aunque cuidadosamente detalladas, prendas de los esclavos.
   Muchas de las ideas de vestuario que tuvo Lucas se basan en la moda y en el aspecto de varios países o épocas de la Historia, así como en patrones de colores, en los que tiene un especial interés.
   Después de que McCaig hubiera completado sus bocetos y diseños, Biggar se hizo cargo del trabajo y convirtió aquellos en realidad, a la vez que aportaba sus propios bosquejos e ideas.

DISEÑOS DE VEHÍCULOS Y NAVES ESPACIALES...

   El artista principal de ‘episodio 1’, Doug Chiang, ha dotado la épica saga de George Lucas de un nuevo aspecto. Interpretando la visión artística de Lucas, Chiang y su equipo de artistas han creado miles de piezas de diferentes géneros artísticos, incluidos bocetos, esculturas, diseño de vestuario, modelos de criaturas e ilustraciones de producción a todo color.
   Fanático admirador de la trilogía original, Chiang estudió cuidadosamente el estilo ‘Star Wars’ antes de comenzar su trabajo en ‘episodio 1’. Pero Lucas tenía en mente algo muy distinto: quería crear diseños, mundos, ciudades, vestuarios, criaturas y vehículos nuevos.
   Lucas, Chiang y el departamento artístico comenzaron a celebrar reuniones diarias en las primerísimas etapas de la preproducción. En estas discusiones iniciales, que tuvieron lugar mientras Lucas todavía estaba escribiendo el guión, explicó sus ideas acerca de las diferencias que deberían existir (en la gama de colores, las formas y los diseños) entre la nueva película y la primitiva trilogía. En las anteriores películas era muy fácil determinar, a través de la observación de formas y colores, qué vehículos y qué personajes formaban parte de la heroica Rebelión y cuáles representaban al Imperio. Éste último se caracterizaba por el negro, el rojo y el blanco y sus naves tenían líneas marcadas y angulosas. Por el contrario, los vehículos de los Rebeldes tenían una apariencia más deteriorada.
   Para los diseños de ‘episodio 1’, Lucas cambió de orientación completamente. “George quería difuminar las líneas”, nos explica Chiang, “de modo que cuando los espectadores vieran una nave espacial, no les resultase tan fácil identificar el bando al que el vehículo representa”.
  Muchas de las diferencias existentes entre los vehículos de ‘episodio 1’ y los de sus predecesores, son el resultado de las diferentes épocas en que una y otras fueron producidas.
   Los nuevos diseños eran con frecuencia el resultado de combinaciones de formas que, al principio, parecían no encajar.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

26 Abril solo en cines
RED HORN

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... FLASH GORDON