Fichas de peliculas
  • Registro
UNA HISTORIA DE AMOR Y DESEO
INFORMACIÓN
Titulo original: Une Histoire D'amour Et De Désir
Año Producción: 2021
Nacionalidad: Francia
Duración: 102 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Drama
Director: Leyla Bouzid
Guión: Leyla Bouzid
Fotografía: Sébastien Goepfert
Música: Lucas Gaudin
FECHA DE ESTRENO
España: 7 Octubre 2022
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Flamingo Films


SINOPSIS

Ahmed, de 18 años, francés de origen argelino, creció en el extrarradio de París. En la universidad conoce a Farah, una joven tunecina llena de energía que acaba de llegar a París. Mientras descubre una colección de literatura árabe sensual y erótica que nunca imaginó que existiera, Ahmed se enamora perdidamente de Farah y, aunque se siente literalmente abrumado por el deseo, intentará resistirlo...

INTÉRPRETES

SAMI OUTALBALI, ZBEIDA BELHAJAMOR, DIONG-KEBA TACU, AURÉLIA PETIT, MAHIA ZROUKI, BELLAINE ABDELMALEK, MATHILDE LAMUSSE, SAMIR EL HAKIM, KHEMISSA ZAROUEL, SOFIA LESAFFRE, BAPTISTE CARRION-WEISS, CHARLES POLTEVIN, OMAR KHASB

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA A LA DIRECTORA...
El personaje principal de su primera película, Al abrir mis ojos, era una mujer joven. En Una historia de amor y deseo, es un hombre joven…
Mi objetivo era mostrar a un joven que tiene dificultades para abrazar el amor al máximo. Un joven tímido, que lucha con todas sus fuerzas para resistir su abrumador deseo.
Un joven de ascendencia árabe -porque es la cultura con la que estoy más familiarizada- que tiene dudas y debilidades, y que no se siente cómodo con sus propios impulsos. Así fue tomando forma el retrato de Ahmed, un joven francés de ascendencia argelina que creció en los suburbios parisinos. Ahmed es una persona reservada que cultiva su mundo interior. Como es un lector voraz, decide estudiar literatura en la Sorbona.
Desde el principio surge la cuestión de saber si pertenece a ese entorno, si se siente fuera de lugar.
La pregunta se complica aún más cuando conoce a Farah, quien, a pesar de venir del extranjero, no parece compartir sus dudas.
Sentí la necesidad de explorar la intimidad de Ahmed, filmar su lado oculto, en un esfuerzo por tratar de entenderlo. Pensé que sus reticencias tenían resonancias con este territorio periférico donde el amor a menudo se junta con verdades que no se dicen. En un momento en que prevalece la imagen de la masculinidad extrema, quise traer a la palestra la fragilidad masculina y darle importancia a la sexualidad masculina.

Las películas no suelen mostrar la primera experiencia sexual de un chico...
Correcto, no lo hacen, como si no fuera un tema real. Es alucinante, especialmente si tenemos en cuenta la cantidad de películas que tratan sobre la primera vez de una chica.
De todas maneras, tanto si se trata de un chico como de una chica, la primera vez que tienen relaciones sexuales, el encuentro de dos cuerpos, es un tema importante.
Este momento es aún más significativo para Ahmed, ya que necesita aceptar una combinación de amor y lujuria. Hubiera sido más fácil para él si hubiera amado a Farah de manera platónica, o por el contrario, si hubiera tenido sexo con ella sin sentir nada.
Pero está abrumado por el hecho de que Farah es el objeto tanto de su afecto como de su deseo, y necesita toda la película para comprenderlo.

Tu película también aborda las raíces argelinas de Ahmed, en contraposición al Túnez de Farah…
Los padres de Ahmed huyeron de Argelia durante la Década Negra y nunca regresaron. Ahmed no sabe nada de su país de origen, ni del idioma ni de la cultura. La inmigración argelina a menudo ha cortado así sus vínculos con Argelia. Esta separación con el país de origen ha sido menor para los inmigrantes tunecinos o marroquíes, que enseñan a sus hijos la cultura de sus países de origen más fácilmente. Esta división puede aumentar los problemas de identidad: ¿tiene una parte argelina? Si es así, ¿de qué se alimenta?
En cuanto a Farah, tiene una conexión directa con su cultura, tanto tunecina como árabe. Y decidió trasladarse a Francia para estudiar.
Caminos como los de Ahmed y Farah rara vez se cruzan en la vida, excepto tal vez en la universidad, y quería mostrar que en realidad hay mucha pluralidad y diversidad dentro de la “comunidad del norte de África” en Francia. Farah es diferente de Ahmed, que es diferente de su amigo Karim o de su propio padre...

Al final de la película, entendemos la relación del padre de Ahmed con Argelia...
Cuando los padres de Ahmed se refugiaron en Francia, Hakim, su padre, se encerró en una especie de depresión y Faouzia, su madre, se tuvo que hacer cargo de todo, de una manera algo sacrificada. Por lo tanto, ambos son padres ausentes, por diferentes motivos. Pero los cursos de literatura árabe de Ahmed y su encuentro con Farah, recién llegada de Túnez, hacen que el padre se abra. Y cuando empieza a hablar, lo descubrimos a la misma vez que Ahmad.
La película nos muestra como se recupera el diálogo entre el padre y su hijo. La conversación final es fundamental en la trayectoria de Ahmed, quien finalmente se permite hacer preguntas y cuestionar su propia identidad.
Es un paso crucial en su proceso para hacer las paces con su propia identidad y para ser, por fin, capaz de seguir adelante con su propio deseo.

La heroína de tu primera película tuvo que luchar contra obstáculos externos: su familia, la sociedad, el contexto político. Mientras que Ahmed tiene que superar su propia resistencia interior...
Desde el proceso de escritura, el desafío fue contar la historia de una resistencia interna, mostrar un problema intangible, que viene desde adentro. Más de una explicación para la resistencia de Ahmed y el tiempo que necesita para procesar las cosas, se trataba de una combinación de varios parámetros y hechos que lo hacen ser quien es: el dilema en la cultura árabe entre el amor puro y el placer (un tema omnipresente de forma distorsionada en la periferia de París), la sublimación del amor, el miedo a lo desconocido, la falta de una figura paterna que lo guíe...
Todos estos elementos cristalizan en Ahmed. Necesitábamos entretejer todos estos sentimientos contradictorios que pasan por la mente de Ahmed y lo inquietan, abordar la complejidad de su personalidad, su indecisión, su dilema, sin simplificarlos ni justificarlos con una sola razón.
Como mi primera película, es una historia de iniciación, y Ahmed se va a emancipar de alguna manera. Pero mientras en Al abrir mis ojos la estructura narrativa se dividió en tres actos con pausas narrativas, aquí la emancipación se alcanza mediante ligeros cambios progresivos, a través de la evolución de los sentimientos de Ahmed, pero también a través de su descubrimiento de la literatura erótica árabe, de la escritura y del poder de las palabras.

Las clases de Ahmed sobre literatura árabe del siglo XII están en el núcleo de la película...
Quería que los textos estudiados por Ahmed y sus compañeros fueran una parte integral de la película. Quería confrontar a este chico de un área urbana francesa deprimida con la cultura medieval árabe, esta herencia particular con la que su padre está familiarizado pero que no le transmitió.
Aunque la película es “una historia de amor y deseo”, también es una búsqueda de identidad por la que pasa Ahmed para llegar a su yo interior. Al principio, quiere huir de la clase, pero eventualmente comienza a crecer en él e incluso logra expresar cosas personales durante su presentación final. Para él, estos textos son una llave para abrirse, primero a sí mismo, y luego a Farah…

Al abordar la literatura erótica árabe, desafía los clichés sobre la cultura árabe, que en estos días a menudo se ve como moralizante y retrógrada...
Hay una gran cantidad de ensayos árabes sobre erotología que tratan sobre la sexualidad, de una manera realmente directa y cruda, con mucha franqueza. La verdad es que esos libros circulaban mucho.
Los imanes incluso los prestaban para enseñar a los jóvenes las cosas del amor... Hoy en día, la gente tiene una visión mucho más reduccionista de la cultura árabe.
Todo el mundo conoce Las mil y una noches, pero la gente tiende a pensar que es algo único en algún mundo árabe de fantasía. Si bien, en realidad, este libro es parte de un profuso cuerpo de literatura, asombrosamente rico y moderno.

Tú misma ha estudiado literatura en la Sorbona...
Para mí era importante rodar escenas universitarias en el campus de Malesherbes, un anexo de la Sorbona utilizado por los estudiantes de humanidades de París IV. Realicé parte de mis estudios allí, hace unos quince años.
En la Sorbona conocí a maestros brillantes, pero desafortunadamente no había cursos de literatura árabe, ¡y mucho menos de literatura árabe cortesana o erótica! Cuando hablábamos de historia de la literatura, muchas veces pasábamos directamente de la Antigüedad al Renacimiento. En el proceso, a veces mencionamos la literatura medieval, pero nunca la literatura árabe. Por lo tanto, me hubiera encantado la clase de Madame Morel, lástima que no existe.

Aurélia Petit interpreta a una profesora vivaz y carismática...
El personaje está basado en un legendario profesor de estilística que tuve en la Sorbona, Monsieur Molinié, que dejó su huella en generaciones de estudiantes.
Quería que Madame Morel fuera a la vez fascinante por su erudición y provocativa por la constante ambigüedad en la elección de sus palabras. Aurélia Petit captó de inmediato la complejidad del personaje. Se las arregló para imprimir cierta autoridad moderada y una sensualidad descarada en su actuación, dando así vida a un personaje particularmente colorido.

¿Cómo encontraste a Sami Outalbali, quien interpreta a Ahmed?...
Encontrar al actor adecuado para interpretar a Ahmed fue un tema importante en la realización de la película; necesitábamos un actor que realmente pudiera encarnar este mundo interior, esta resistencia. Alguien que muestra tanto una forma de virilidad como de fragilidad, que creció en un barrio obrero, que estudia literatura, se enamora, que es introvertido… Me había fijado en Sami en Proud de Philippe Faucon; era un papel pequeño, pero me hizo querer conocerlo. Tenía la edad adecuada y el físico casaba con el personaje. Fuimos a tomar un café y enseguida se entusiasmó con el proyecto. Pensó que era importante hablar sobre este tipo de intimidad hoy, y estaba de acuerdo con mi intención de “erotizar el cuerpo masculino”. Todavía estaba escribiendo el guión, pero esta reunión realmente me tranquilizó. Sami era la elección obvia. Lo curioso es que, casi al mismo tiempo, estaba interpretando a un personaje exactamente opuesto a Ahmed, un joven completamente cómodo con su sexualidad, en la segunda temporada de Sex Education.

¿Y Zbeida Belhajamor, que interpreta a Farah?...
Para mí era esencial encontrar una chica tunecina de verdad, alguien que creciera en Túnez, para interpretar a Farah. Podemos sentir muchos aspectos de su “tunecidad” en la forma en que se mueve, habla o mira las cosas. Teniendo en cuenta que la complejidad de la identidad es un elemento central en la película, necesitaba claramente una representación fiel a la realidad.
Zbeida es una actriz de teatro amateur en Túnez, nunca antes había actuado en una película. La conocí para mi primera película y me gustó mucho, pero en aquel momento era demasiado joven para el papel. Era perfecta para interpretar a Farah en Una historia de amor y deseo. Pero antes de tomar una decisión era necesario que Zbeida y Sami se conociesen, para ver si había chispas. Tenía que haber algún tipo de química entre sus cuerpos. Era importante que sintiéramos que el deseo fluía entre Ahmed y Farah.

¿Y qué hay de Samir El Hakim y Khemissa Zaroual, que interpretan a los padres de Ahmed?...
Al igual que Farah lleva su propio Túnez, yo quería que los padres de Ahmed llevaran Argelia dentro. Samir ha actuado en muchas películas en Argelia, donde vive.
Nos envió un video y su actuación como Hakim realmente capturó el trauma de un hombre en el exilio.
En cuanto a Khemissa, trabajó como actriz durante un tiempo cuando era joven en Argelia. Pero al igual que la madre de Ahmed, vino a Francia y tuvo que trabajar en un campo diferente. Su viaje es bastante similar al de su personaje.

¿Cómo encaraste la dirección de este segundo largometraje?...
En Al abrir mis ojos, la mayor parte de las tomas se realizaron cámara en mano y todas nuestras opciones artísticas tenían como objetivo capturar la energía de la juventud.
Para Una historia de amor y deseo, quería una puesta en escena más tranquila, que provocase una forma discreta pero constante de erotismo. La sensualidad fue la consigna de todas las decisiones artísticas de la película.
¿Cómo se filma el nacimiento del amor, el erotismo de la literatura o un deseo reprimido? Junto a Sébastien Goepfert -a quien conocí en la escuela de cine Fémis y que ya era el director de fotografía de mi primera película- trabajamos desde los primeros borradores del guión sobre el universo visual de la película. Estilísticamente hablando, fue un verdadero desafío: ¿cómo podíamos permanecer fieles a la búsqueda personal de Ahmed? Nos inspiramos en la iconografía erótica.
Las pinturas de Schiele en particular fueron una gran referencia, por la escala cromática y las posiciones del cuerpo.
Intentamos resaltar un gesto, o una mirada en particular. Para que se destaque y resuene. También trabajamos las texturas, eligiendo ópticas un poco antiguas, que aportan más redondez. Queríamos una imagen a la vez colorida y contrastada, manteniendo una luz tenue sobre las pieles. Porque representar la textura de la piel era una prioridad para nosotros.
Queríamos que la película fuera una experiencia sensible. Nuestra diseñadora de producción, Léa Philippon, también trabajó teniendo esto en cuenta. Juntos, también trabajamos en materiales y texturas, y elegimos una escala cromática complementaria para Ahmed y Farah.

La sensualidad también proviene del hecho de que vemos todo a través de la percepción de Ahmed...
Quería que el público se sumergiera en la mirada y las sensaciones de Ahmed. La dirección refleja dónde se encuentra Ahmed: ¿cómo mira a Farah y qué siente en cada etapa de su relación?
A medida que se desarrolla la historia, estamos cada vez más con él, inmersos en las escenas. Tiene que ver con varios elementos. Por ejemplo, desde el comienzo de la película, la dirección se centra en momentos solo con Ahmed: cuando mira a Farah, a veces cambiamos la forma en que filmamos para ver las cosas a través de sus ojos, o usamos un ligero zoom para mejorar este efecto. Por lo tanto, podemos sentir que algo especial está pasando con esta chica. Él está abrumado por cómo ella lo hace sentir. Poco a poco, tratamos de entrar en la mente de Ahmed, hasta el punto en que llegamos a ver sus sueños y sus fantasías. También nos esforzamos por crear juegos de espejos entre Ahmed y Farah.
Al principio, la suele ver reflejada.
En el refectorio de la universidad, hay tres reflejos de Farah, como si fuera una especie de monstruo de tres cabezas que lo rodea. Los juegos de espejos se desvanecen cuando Ahmed parece menos distante. Al final de la película, al igual que nuestro protagonista, la cámara se suelta y seguimos de cerca cada momento de absoluta liberación, como durante la escena de la masturbación, o su trance, o la escena final de amor.

¿Cómo trabajaste en la música?...
Desde la escritura del guión, era obvio que la música iba a jugar un papel importante en la película.
Adoptando el punto de vista de Ahmed, la música transmite sus emociones de la manera más orgánica y nos da acceso a su mundo interior.
Mi primera película fue muy musical, pero no tenía una partitura original no diegética. Así que fue una experiencia completamente nueva para mí. Intuía cómo debía sonar la música original: probablemente una interpretación contemporánea, instrumental, con partes experimentales. Pero no sabía qué instrumentos eran los correctos y temía que el resultado pudiera sonar demasiado intelectual, no lo suficientemente corpóreo. La música tenía que dar la sensación de estar deambulando junto con el personaje, sin contrastar nunca con la película en su conjunto. Como una especie de jazz moderno. Al trabajar en escenas en las que los personajes escuchan música en directo (el saxofonista tocando a orillas del río Sena, el concierto de Ghalia Benali, Ahmed bailando al ritmo de las darboukas) me di cuenta de que la música única, casi experimental, de Lucas Gaudin encajaba perfectamente. Melódica y repetitiva al mismo tiempo, crea un círculo hipnótico dentro del cual los sonidos casi de llanto hacen resonar las emociones de Ahmed y desmontan todas nuestras expectativas. Por lo tanto, proporciona ese acceso sensorial directo al viaje interior de Ahmed.

Nos quedamos con Ahmed hasta la última escena de amor...
Tenía muchas ganas de erotizar el cuerpo de Ahmed y mostrarlo: un cuerpo a la vez hermoso, sensual, deseable y observado por una mujer.
Generalmente, el cuerpo masculino solo se usa como una forma de observar a la mujer y el placer que el hombre le está dando. Pero en esta película, era obvio que necesitaba concentrarme en el placer de Ahmed, porque marca la conclusión de su viaje interior.
Podemos sentir los nervios de la primera vez, su torpeza, el cuerpo que finalmente se entrega al placer con otra persona.
La mirada masculina sobre el cuerpo femenino está siempre presente en la historia del arte.
Pero la mirada femenina sobre el cuerpo masculino no es algo habitual. Con esta película quería ofrecer una y convertirla en una oda a los deseos de la carne, una llamada al amor.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

9 Diciembre solo en cines
MISIÓN H2O

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... JEEPERS CREEPERS

Criticas del pasado...

ÁGUILA GRISTRAMPA A MI MARIDO LA ÚLTIMA BALA
DÍAS NEGROS LA VERDAD DESNUDAVIDA CONYUGAL SANA