Fichas de peliculas
  • Registro
Etiquetas: DocumentalFrancia2019Agnés Varda
VARDA POR AGNÉS
INFORM MACIÓN
Titulo original: Varda Par Agnés
Año Producción: 2019
Nacionalidad: España
Duración: 115 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Documental
Director: Agnés Varda
Guión: Agnés Varda
Fotografía: Claire Duguet, Julia Fabry
Música:
FECHA DE ESTRENO
España: 5 Julio 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
A Contracorriente Films


SINOPSIS

La nueva película de Agnès Varda arroja luz sobre su experiencia como directora, brindando una visión personal de lo que ella llama "escritura de cine", viajando desde la Rue Daguerre en París a Los Ángeles y Pekín...

INTÉRPRETES

Documental con AGNÉS VARDA, SANDRINE BONNAIRE, HERVÉ CHANDÉS

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   Agnès Varda toma asiento en el escenario de un teatro. Esta fotógrafa profesional, artista de instalaciones y pionera de la Nouvelle Vague es una institución en el mundo del cine francés, pero es una feroz opositora de cualquier tipo de pensamiento institucional. En esta película, ofrece una visión íntima de su obra, utilizando extractos de sus trabajos para ilustrar, de manera más asociativa que cronológica, sus visiones e ideas artísticas. Su charla animada, rica en anécdotas e inteligente, se divide en dos secciones.
  En primer lugar, ella da cuenta de su "período analógico", de 1954 a 2000, en el que la directora está en primer plano. Ella fue la joven que se propuso reinventar el cine, una persona que siempre estuvo abierta al azar y atenta a los momentos documentables, incluso en la ficción. Era la persona que a cada nueva película cambiaba de estilo narrativo. En la segunda parte, Agnès Varda se centra en los años 2000 a 2018, y muestra cómo utiliza la tecnología digital para mirar el mundo de una manera personal y singular. También comenzó una nueva vida como artista visual, mostrando elementos que el público cinematográfico nunca había visto.
  Tanto delante de la cámara como detrás de ella, Agnès Varda es una narradora visual que elude las convenciones y los enfoques convencionales sobre la narración dramática. Junto con algunos de sus compañeros de viaje, ella lleva al público a un viaje a través de su mundo de imágenes poco ortodoxas.

NOTAS DE LA DIRECTORA...
  En 1994, mientras se celebraba una retrospectiva de mi trabajo en la Cinemateca Francesa, publiqué un libro titulado Varda by Agnès. Veinticinco años después, se le da el mismo título a mi película compuesta de imágenes y palabras en movimiento, que es el mismo proyecto: dar claves sobre mi obra. Doy mis propias claves, mis pensamientos, nada pretencioso, solo claves.
  La película está dividida en dos partes, dos siglos.
El siglo XX: desde mi primer largometraje La pointe courte en 1954 hasta el último en 1996, Las cien y una noches. Entre el uno y el otro realicé documentales y películas, cortos y largos.
  La segunda parte comienza en el siglo XXI, cuando las pequeñas cámaras digitales cambiaron mi enfoque sobre los documentales, desde Los espigadores y la espigadora en 2000 hasta Caras y lugares, codirigida con JR en 2017. Pero durante ese tiempo, creé instalaciones artísticas y trípticos atípicos. Seguí haciendo documentales en los márgenes de la cinematografía, como Les plages d’Agnès.
  Entre las dos partes, hay un pequeño recordatorio sobre mi vida anterior como fotógrafa.
He hecho una gran variedad de películas durante mi vida. Por ello necesito deciros qué es, o qué me ha llevado a hacer este trabajo.
  Tres palabras son importantes para mí: inspiración, creación, compartir.
La INSPIRACIÓN es la razón por la cual haces una película. Las motivaciones, las ideas, las circunstancias y la casualidad que despiertan un deseo y se ponen a trabajar para hacer una película.
  La CREACIÓN es cómo haces la película. ¿Qué medios usas? ¿Qué estructura? ¿Solo o acompañado? ¿En color o no en color? La creación es un trabajo.
  La tercera palabra es COMPARTIR. No haces películas para verlas a solas, haces películas para mostrarlas. Un cine vacío: ¡la pesadilla de un cineasta!
  La gente está en lo más profundo de mi trabajo. La gente real. Así es como siempre me he referido a las personas que filmo, tanto en las ciudades como en el campo.
  Cuando ruedas algo, un lugar, un paisaje, un grupo de personas, incluso si el tema es específico, lo que filmas, el encuadre, indica el carácter del proyecto.
  Me gusta juntar la realidad y su representación. Pero también me gusta yuxtaponer imágenes en movimiento e imágenes fijas, en video y en fotografía.

ENTREVISTA A LA DIRECTORA...
Varda por Agnès es, en cierta medida, una retrospectiva. ¿Cuál es su punto de vista en esta película?...
Podría decirse que es una "clase magistral", pero no me siento como un maestro y nunca he dado clases. No me gusta la idea No se trata tanto de volver a contar las historias, sino más bien de la estructura y la intención, y de mis fuentes. Pero no quería que fuera muy aburrido. Así que es en un teatro con personas, o en un jardín, y trato de ser yo misma y comunicar la energía o la intención o el sentimiento que me gustaría compartir. Es lo que llamo “escritura de cine”, en el que todas las opciones participan en algo que
podríamos denominar "estilo". Pero estilo es una palabra literaria. Así que “escritura de cine” contiene todos los elementos en los que creo que tenemos que pensar, o elegir, o usar, para hacer una película.

¿Es difícil examinar su propia obra para que se convierta en esta película?...
No es difícil, porque pienso profundamente en lo que hago. Y cuando he acabado, no lo veo en términos de "podría haberlo hecho mejor" o "podría haberlo hecho peor", sino que trato de entender el proceso de creación. No es solo técnico, trato de ser espontánea. El proceso es cómo puedes encontrar las imágenes correctas, las palabras correctas, siguiendo un instinto. En realidad trato de seguir un instinto fílmico. Ahora soy artista, estoy preparando otra exposición y la muestro un poco en la segunda parte, porque el documental tiene dos partes, el siglo XX y el siglo XXI. En el siglo XX fui mayormente cineasta y en el siglo XXI, soy artista. Alterno documentales e instalaciones. Construyo casas, chozas, con impresiones compuestas, pero reales. He hecho las instalaciones para una manera diferente de ver las cosas: poner a las personas en sillas con auriculares, y cuestiono la comunicación entre el que crea y el que recibe. Es como reciclar mi pasado como cineasta.

De alguna manera, esto viene a ser como una “última palabra”. ¿Esta película nos cuenta lo que usted quiere decir sobre su idea de la realización de cine?...
Nunca he querido decir nada, solo quería mirar a la gente y compartir. Nunca hubo un mensaje que la gente tenía que recibir y entender, por lo que no puedo decir si estoy satisfecha o no. Pero una cosa debe quedar clara: la película que estoy presentando en Berlín tal vez no sea tan entretenida, pero yo ya no volveré a hablar. Aquí está, esta es mi conferencia. Muéstrala [la película], no me pidas que venga. He hablado muy a menudo, en todas partes, incluso en la Universidad de Harvard, y una charla TED cuando estaba en Los Ángeles. No quiero hacer prensa, no quiero hablar de mi trabajo. Tengo la impresión de que me tengo que pasar dos horas mirando un árbol o mirando a un gato, en lugar de hablar. Después de Berlín, se mostrará la película, ¡y yo ya no tendré que hablar!

Siempre ha hablado de ser una “estrella al margen”, de no pertenecer al cine convencional. ¿De qué manera ha influido eso en su punto de vista de cineasta?...
En cierta manera he hecho pocas películas. Nunca he hecho películas de acción. Nunca he hecho películas de ciencia ficción. Nunca he trabajado de verdad con ambientaciones muy complicadas, porque tenía ambiciones modestas. Sabía que nunca confiarían en mí para darme un presupuesto para hacer algo diferente, por lo que mi mente estaba más centrada en las cosas que sí sé. Así que siempre fueron aventuras mentales que quería ver y compartir. La sección cinéfila de los Óscar me eligió cuando quisieron rendir homenaje a las personas que han trabajado para el cine sin una conexión especial con el éxito o el dinero, y me llena de orgullo que me hayan elegido. Trabajar para el cine no solo sin dinero, sino también sin ambición por el dinero. Y creo que me sentí feliz y orgullosa por eso, porque pudieron entender qué tipo de trabajo he hecho durante más de 60 años. Me mantuve fiel al ideal de compartir emociones, impresiones, y sobre todo porque siento tanta empatía hacia otras personas, que me acerco a personas de las que realmente no se habla.
Tengo 65 años de trabajo en mi haber, y cuando aparco ese haber, esa bagaje, ¿qué sale? Pues en realidad aparece el deseo de encontrar vínculos y relaciones con diferentes tipos de personas. Nunca he hecho una película sobre la burguesía, sobre los ricos, sobre la nobleza. Mis opciones han sido mostrar a las personas que son como todos y ver que cada uno de ellos tiene algo especial, interesante, infrecuente y hermoso. Es mi forma natural de mirar a la gente. No he luchado contra mis instintos. Tal vez eso haya sido apreciado en los famosos círculos de Hollywood.

Y aparte del Oscar, también ha recibido una Palma de oro de honor, un reciente homenaje en Marrakech…
Creo que también me van a dar algo en Berlín. ¡Ahora que soy vieja me quieren dar regalos en todas partes! Es como decir que eres viejo, así que te daremos algo. Así que tengo dos armarios llenos. Doy las gracias, por supuesto, como cuando alguien te da un regalo, pero creo que es injusto. Alguna otra mujer, algún otro director debería tenerlo. Hay muchos directores trabajando, especialmente en Francia, muchos de ellos buenos y yo soy el más antiguo. Así lo veo, que soy un florero ahora y es fácil ponerme en la cima [de un pedestal ”. ] Pero realmente respeto a muchas mujeres directoras que no reciben premios. Así que me siento un poco como si fuera una coartada, como diciendo: 'Respetamos a las mujeres', pero es demasiado para mí. Algunas otras mujeres son realmente buenas, me gustaría que se hablase de ellas más a menudo. Podría citar, por ejemplo, a Céline Sciamma, Naomi Kawase, Ulla Stöckl, Maren Ade, Pascale Ferran, Claire Denis, Emmanuelle Bercot, Noémie Lvovsky, Ruth Beckermann, Sally Potter, Jane Campion, y podría citar a muchas más.

¿Tiene el cine la responsabilidad de educar?...
Trabajo duro para hacer cine honesto, pero no soy pretenciosa, por lo cual no pienso que puedo cambiar el mundo. JR dice que el arte puede cambiar el mundo. No, a veces podemos cambiar la mentalidad de las personas, o podemos cambiar la visión de las personas sobre el mundo o sobre otras personas. Tenemos que saber que ser un artista honesto ya es algo, pero no sé si podemos hacer mucho más.

Valoro mucho que me haya dedicado este tiempo hoy...
Pues debes valorarlo, porque este es el final, amigo mío. Ahora haré un poco de arte, porque filmar es agotador. Ya no quiero trabajar tan duro. Es muy difícil. Me gustaría quedarme aquí un poco, estar tranquila, disfrutar, incluso recordar en paz puede hacer que tenga un día feliz. No me molestas Lo has hecho con un espíritu bondadoso y cordial, pero ves, hemos pasado una hora hablando de mi carrera y la vida está transcurriendo, cada minuto está pasando.
Disfruto lo que hay aquí. E incluso viendo el envejecimiento de los tulipanes, me encanta. Cuanto más esperas, se vuelven muy extraños. Como sucedió con el
envejecimiento de las patatas en forma de corazón en Los espigadores y la espigadora. El proceso de envejecimiento: lo disfruto mucho. Me encanta lo que sucede con las cosas que envejecen y con las personas que envejecen, y me encantan las arrugas, las manos, todo eso me encanta. Estoy realmente interesada en lo que le puede pasar a una mano. Puede ser un paisaje encantador. Así que me lo paso bien envejeciendo y me encanta ver cómo las cosas se destruyen de forma natural y vaga.
Una de mis piezas de arte es Patatutopia. Es un tríptico de patatas en forma de corazón. Conservé las patatas y las observé para ver cómo envejecían y de qué manera las patatas son realmente hermosas. Así que tienes que sentirte así. No sufras. Sé como una patata.

logo radio directo