Fichas de peliculas
  • Registro
AMELIA
INFORMACIÓN
Titulo original: Amelia
Año Producción: 2009
Nacionalidad: EE.UU., Canadá
Duración: 110 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Aventura, Drama, Biografía
Director: Mira Nair
Guión: Ron Bass, Anna Hamilton Phelan. Basados en las novelas "Earth to the daw", escrita por Susan Butler; "The soud of wings", escrita por Mary S. Lowell
Fotografía: Stuart Dryburgh
Música: Gabriel Yared
FECHA DE ESTRENO
España: 20 Noviembre 2009
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
20Th Century Fox


SINOPSIS

Acercamiento a la vida de la legendaria piloto estadounidense Amelia Earhart, que desapareció mientras sobrevolaba el océano Pacífico en 1937 en su intento por viajar alrededor del mundo...

INTÉRPRETES

HILARY SWANK, RICHARD GERE, EWAN McGREGOR, CHRISTOPHER ECCLESTON, JOE ANDERSON, CHERRY JONES, MIA WASIKOWSKA, ELIZABETH SHEPHERD, AARON ABRAMS, DYLAN ROBERTS, SCOTT YAPHE, TOM FAIRFOOT, RYANN SHANE, RICHARD DONAT

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   De la oscarizada directora Mira Nair y protagonizada por la también ganadora del Oscar Hilary Swank, interpretando al AMELIApersonaje que da título al filme, nos llega la historia real de la mujer que se ganó el corazón de una nación con su anhelo por volar. Famosa por ser la primera aviadora que cruzó el océano Atlántico en solitario, Amelia Earhart era una mujer adelantada a su tiempo, valiente e independiente, una aventurera que no admitía los límites y un símbolo del espíritu americano. AMELIA narra su vertiginoso ascenso a la fama; los asombrosos récords que consiguió volando y que forjaron su imagen como “Lady Lindy”; una vida amorosa complicada por su ansia de volar y libertad; y el legado de optimismo, entusiasmo y confianza que dejó al mundo.
   “AMELIA es una historia de amor y también una película de aventura y acción para toda la familia, sobre una joven que rompió barreras y que dio mucho a muchas personas diferentes”, dice Nair. “Quería que la película fuera un vibrante y vivo retrato de esta mujer que se atrevió a soñar en hacer cosas que antes nadie había hecho. Amelia vivió una vida tan plena como le fue posible y no ocultó sus emociones ni sus ambiciones. Dejó tras de sí una leyenda que me gustaría que todavía provocara en la gente el deseo de enfrentarse a los límites”.
   “La desaparición de Amelia me fascinó desde que era niño. Al leer sobre ella, me sentí más atraído por su vida que por su desaparición”, declara la productota. “La suya fue una historia increíble de coraje y realmente fue una auténtica precursora del movimiento feminista y de la aviación”.
   Waitt prosigue: “Hoy todo el mundo ha oído hablar de la desaparición de Amelia, pero muy pocos conocen su vida. Pensé que su historia podría ser una fuente de inspiración, además de muy entretenida. Amelia aún es citada entre las diez personalidades americanas más famosas de la historia, y la gente siente un lógico interés por ella, a pesar de que muy pocos conocen su verdadera historia”.
   Utilizando las bases documentales como núcleo de la historia, dos distinguidos guionistas –Anna Hamilton Phelon y Ron Bass se juntaron para concebir un guión que, basado en una historia real y documentada, consiguiera elevarse por encima de los hechos y lograra dar auténtica vida a la protagonista. Tras un profundo examen de su vida y de la época, Bass y Phelan presentaron el retrato de una Amelia tan apasionada con lo que veía y sentía en el aire que eso tenía influencia en todas las cosas que hacía en tierra. Concentrando diez años en un par de horas, Bass y Phelan descubren las innumerables facetas de Amelia: mujer de negocios, temeraria, icono de la moda, defensora de los derechos de las mujeres, esposa, amante, individualista inflexible, pero, sobre todo, una mujer cuya ostensible humanidad es exactamente igual de emocionante que la proeza de sus récords.
  Lo que sobre todo cautivó a Mira Nair al leer el guión de Bass y Phelon era la idea de que Amelia fue realmente, en muchos sentidos, la primera celebridad moderna de América. No era simplemente famosa, sino que, venerada internacionalmente, su mismo nombre e imagen se tradujo en dinero. Su fama le proporcionó a Amelia una influencia que nunca había podido imaginar y que, al final, aprendió a utilizar para promover tanto los derechos de la mujer como la era de la aviación.
   “Da igual la forma en que te acerques a Amelia, su vida es un cuento fascinante que aúna misterio y tragedia”, dice Nair. “Pero lo que me fascinó del guión de AMELIA fue verla como el primer auténtico símbolo americano que también se convirtió en una marca comercial. Se trataba de una mujer que amaba sólo una cosa –volar–, pero como eso resultaba tan revolucionario para su época, Amelia decidió luchar por muchas más cosas, incluyendo los derechos de la mujer, y sintió la responsabilidad de ser algo más para la gente. Amelia intentó conciliar lo que tenía que hacer por dinero y de cara a la sociedad con lo que sentía que necesitaba hacer para ser ella misma. Esto es algo que la mujer moderna todavía está intentando”.
   Conforme iba leyendo el guión de AMELIA, Nair se iba enamorando de la independiente aviadora americana y de su intrépida visión de la vida. Aunque Nair creció en un lugar y en una época totalmente diferentes, la directora inmediatamente relacionó la fuerza, el optimismo y el ansia de Amelia por alcanzar sus metas a un nivel profundamente personal.
   El guión indujo a Nair a profundizar en su propia investigación, visionando horas de noticiarios y documentales, leyendo todos los periódicos y documentos relacionados con Amelia recopilados durante años. “Cuanto más sabía sobre ella, más me sorprendía la prudente humildad que Amelia mantenía al respecto”, dice Nair.
   Finalmente, a Nair le sedujo, como a la propia Amelia, explorar el atractivo que producía volar en aquellos apasionantes primeros días de la aviación, cuando los seres humanos consiguieron alcanzar por primera vez un grado de libertad sobre la naturaleza que hasta entonces sólo las aves conocían.
  El guión también ofreció a Nair dos hombres atractivos y fascinantes que se relacionaron muy estrechamente con Amelia: su inteligente socio en los negocios y, finalmente, marido, George Putnam
  “Mi viaje por AMELIA ha producido una inolvidable historia llena de detalles, desde imágenes de noticiarios a artefactos, biografías o relatos en primera persona. La vida de Amelia abarca décadas de amor, pérdida, desengaño y éxito”, dice Nair. “A lo largo de la realización de esta película, he tenido el privilegio de conocer no sólo la historia de Amelia en los cielos, sino también su vida en tierra, con personajes como Amy Guest, Dorothy Putnam, Mabel Boll y muchos otros que formaban parte de su muy unido grupo. Aunque debía filmar el mundo en torno a Amelia, tuve que hacer algunas elecciones que intensificaran la historia de esta mujer absolutamente moderna, puesto que vivió alternando el éxtasis que sentía en el aire con las responsabilidades que asumía en tierra. Al final, mi película empezó a revelarse como un estudio sobre el éxtasis que siente una mujer ‘al volar’. Espero que AMELIA dé a conocer más a esta fascinante mujer y anime al público a querer saber más sobre ella, la historia y las personas que hicieron esta historia. Amelia Earhart definitivamente me dio la llave del cielo”.

EL ESPÍRITU DE AMELIA: HILARY SWANK...
 
Amelia Earhart se convirtió en una celebridad fuera de serie no sólo por lo que hizo –a pesar de los récords que logró en una época en que volar sobre el océano atraía indiscutiblemente la atención internacional–, sino debido a quién era. No hace falta decir que cualquier actriz dispuesta a interpretar el papel de Amelia tendría que aportar todas esas cualidades, y una mujer parecía ajustarse exactamente, desde el primer momento, a la intrépida amante de la libertad y nómada del aire: Hilary Swank.

   Tras conseguir dos premios de la Academia por personajes que requerían una completa transformación en BOYS DON’T CRY y MILLION DOLLAR BABY, a Swank no le resulta extraño entregarse profundamente a su personaje. Pero Swank también poseía algo más que simplemente capacidad técnica y atributos físicos para interpretar a Earhart. “Lo que es realmente extraordinario en Hilary es que además de dominar todo lo que rodea al personaje, ella va más allá y comunica todo lo que le pasa a Amelia por dentro: su humildad, su comedida excentricidad, su inesperado comportamiento de niña”, afirma Nair.
  Swank también asombró a la directora con su talento para volar y realizar atrevidas proezas. “Hilary es temeraria intuitivamente”, observa Nair.
Trabajar junto a Richard Gere en el papel de George trasladó toda la ternura y el conflicto de su relación a un primer plano. “Richard es un alma buena que siempre va con el corazón en la mano, y yo creo que ésa también es la característica de George Putnam”, indica Swank.

LOS AMORES DE AMELIA...
  El mundo entero se enamoró de Amelia Earhart, pero, en concreto, la relación que mantuvo con dos hombres la ayudó a perfeccionarse en su profesión y alcanzar la fama. El primero fue el hombre que la ayudó a crear su imagen pública y que se convertiría en su esposo: George Palmer Putnam. Hijo del fundador de la editorial G.P Putnam’s Sons, George había vivido su propias aventuras antes de conocer a Amelia.

   A Gere le intrigaba también cómo Putnam parecía intuir que la personalidad de Earhart podía permitirle ganarse la vida, convirtiéndose en la herramienta que financiaría sus récords aéreos y manteniendo al público siempre deseoso de verla y saber más sobre ella.
   McGregor dice que lo primero que le atrajo de AMELIA fue la oportunidad de actuar con Swank. “He querido trabajar con ella desde BOY’S DON’T CRY”, afirma. “Su trabajo es apasionado, minucioso y comprometido. Yo mismo siempre he querido trabajar así, por lo tanto, sabía que lo disfrutaría mucho”.
   Pero una vez que aceptó interpretar a Vidal, McGregor se vio también en la obligación de aceptar los retos de su personaje. “Resultaba muy estimulante intentar recrear en pantalla esa relación tan ambigua. Se da por hecho que Gene y Amelia tenían algún tipo de relación amorosa, pero los detalles se desconocen”, explica McGregor. “La película muestra una especie de implícito triángulo amoroso, donde nadie habla de lo que está pasando, lo que me parece realmente fascinante”.

EL AVIÓN DE AMELIA: EL ELECTRA...
  Uno de los principales personajes de AMELIA no es de carne y hueso sino de metal, sin embargo, fue uno de los grandes amores en la vida de Amelia Earhart. Ese personaje era su famoso bimotor Lockheed L-10 Electra, de color plata y naranja, en el que definitivamente desaparecería. Con un innovador diseño de Hal Hibbard, el avión voló por vez primera en 1934 y pronto se convirtió en una de las aeronaves de larga distancia más modernas de la incipiente industria aérea, así como en el avión codiciado por Earhart. Cuando adquirió el avión, Amelia tuvo la oportunidad de ir tras su sueño más anhelado: convertirse en la primera piloto femenina en dar la vuelta al mundo.

   Como actualmente sólo existen unos cuantos aviones Electra en el mundo, el equipo de producción se lanzó a buscar por todo el globo uno capaz de realizar acciones complejas. “Encontrar nuestro Electra fue igual que el casting de los protagonistas de la película”, dice Mira Nair. “El avión era tan importante en la historia de Amelia que nos llevó a emprender un viaje asombroso. Encontramos nuestro Electra en el sur de Francia, y el avión atravesó todo el continente africano, siguiendo los pasos de Amelia. Fue un viaje increíble que nos dio fuerza para todo el rodaje”.  
  El Electra de la película es propiedad del veterano piloto y periodista francés Bernard Chabbert, cuyo propio padre, también aviador, se encontró brevemente con Amelia Earhart en Senegal, lo que le otorga un excepcional vínculo con la historia. Chabbert dice que el Electra es el tipo de avión que suscita auténtica pasión en todos los aficionados a la aviación.
   El Electra de Chabbert había estado operativo durante más de seis décadas, había servido como limusina aérea durante la Segunda Guerra Mundial y había sido pilotado por el aviador británico y presunto espía Sydney Cotton, uno de los referentes de James Bond. Después de todo eso, el avión se encontraba actualmente en un hangar, le faltaba un motor y una hélice y tenía el tren de aterrizaje averiado.
   “En aquel momento disponíamos únicamente de cuatro meses para arreglarlo todo, encontrar dos motores nuevos, conseguir que nos fabricaran otras hélices y muchas más cosas”, recuerda Chabbert. “Después tuvimos que planificar un viaje poco habitual por toda África.
   Con apenas tiempo suficiente para un test de vuelo, el restaurado Electra despegó del aeródromo de Annemasse, cerca de Ginebra, y se dirigió hacia la costa de España. Dos días más tarde, aterrizó en Marruecos y luego en Bamako, Mali, atravesando una sucesión de tormentas eléctricas.

EL MUNDO DE AMELIA: EL DISEÑO...
  Cuando llegó el momento de planificar la ambientación de AMELIA, Mira Nair se basó fundamentalmente en las cosas de la vida que inspiraban a la propia Earhart –el estilo vibrante, el espíritu de aventura y, sobre todo, la atracción por los grandes espacios abiertos de la naturaleza.

   Nair colaboró muy estrechamente, trabajando el aspecto de la película, con el director de fotografía Stuart Dryburgh, “Stuart es como un chiquillo, le gusta la acción, ama la naturaleza, le encantan los aviones, y todo eso lo fotografía de forma espléndida”, dice Nair. “Era la persona ideal para esta historia”
   Dryburgh se basó en la amplia documentación recopilada sobre la vida de Amelia y su tiempo, visionando noticiarios y empapándose de las fotografías de la época. No obstante, una de las primeras decisiones de Nair y Dryburgh fue que la atmósfera visual de la película fuera fresca y absolutamente moderna.
   Rodada en pantalla panorámica anamórfica para resaltar la inmensidad de la historia de Amelia, otro objetivo primordial de Dryburgh era captar la extrema emoción del vuelo en solitario. “Queríamos que el público compartiera su ansia de aventura”, explica Dryburgh, “y su intenso amor por volar, que predominaba sobre todos sus amores en tierra”.
  Para conseguirlo, Dryburgh reunió una unidad aérea de primera, dirigida por el director de la segunda unidad Marc Wolf, él mismo un veterano piloto de helicópteros, además de un destacado especialista en fotografía aérea.
   Se construyeron réplicas para los aviones que producción no pudo encontrar en perfectas condiciones. A su vez, estas réplicas se hacían volar “virtualmente” mediante animación por ordenador, supervisada por el equipo de efectos visuales de la película de Mr. X, en Toronto.
   A Nair le seducía la idea de rodar en Sudáfrica. “Para mí era realmente emocionante poder rodar aquí”, revela Nair. “Era la ocasión de rendir homenaje a un continente que amo y que nos brindó la extraordinaria inmensidad que necesitábamos para mostrar los viajes de Amelia alrededor del mundo”. 
  La tarea de transformar un solo país en varios convergió en la responsable del diseño de producción Stephanie Carroll, con la que Nair ha trabajado repetidamente. Carroll tenía por delante una tarea impresionante. “Había que hacer mucha labor de investigación en muy poco tiempo”, explica. “Tanto Mira como yo pensamos que los escenarios y el atrezzo deben de ser lo más exactos posible, y después partimos de esta premisa para dar respuesta a qué podía haber pasado o qué apariencia tenían realmente las cosas cuando nadie estaba allí para documentarlo. Hacer la película fue muy parecido a la vida de Amelia –que siempre estaba yendo de un lugar a otro, y nosotros también–, todo el tiempo estábamos de acá para allá, trasladándonos rápida y apasionadamente”.

   En Sudáfrica, el trabajo de Carroll consistió en transformar. Por ejemplo, uno de sus mayores retos era convertir un aeródromo cubierto de hierba situado en Transkei en la pista de aterrizaje de Lae, en Nueva Guinea, donde Amelia fue vista por última vez antes de desaparecer. “Encontrar el aeródromo apropiado fue más difícil de lo que uno se puede imaginar, porque hacer volar al Electra requería ciertas exigencias, y entonces simplemente nos limitamos a buscar el máximo equilibrio respecto a la precisión histórica entre lo que el avión necesitaba y lo que nosotros podíamos permitirnos”, señala Carroll. “Optamos finalmente por un antiguo aeropuerto militar y transformarlo en un espacio con un ambiente mucho más tropical”.
   Esta misma clave rigió para el diseño de muchos de los históricos aviones. “Básicamente, fabricábamos aviones que ya no existen”, dice Carroll. “Pero sabíamos que muchos aficionados a la aviación verían la película y, por tanto, ciertamente teníamos la responsabilidad de que fueran auténticos”.
   También se reflejan muchos cambios en el trabajo de vestuario realizado por Kasia Walicka-Maimone, que dice que “la época y el personaje de Amelia eran un sueño hecho realidad para un diseñador de vestuario”.
   Al contrario que en otras películas de época donde a veces la información es escasa, inundó a Walicka-Maimone con cantidad de datos sobre su vida. Después de todo, cuanto más se la fotografiaba, más empezaba Amelia a crear su propia imagen, desplegando su fuerza, capacidad y ansias de aventura, además de su sutil encanto femenino. “Teníamos imágenes de Amelia llevando todo tipo de prendas, desde su atuendo de aviadora hasta la ropa que usaba para hablar ante la prensa o sus elegantes vestidos de noche, y de todo ello en abundancia”, observa la diseñadora. “Por lo tanto, Mira y yo tuvimos que seleccionar e ir buscando aquellas imágenes que definían esencialmente a nuestro personaje. Fue una colaboración constante entre Mira, Hilary Swank y yo misma”.
   Walicka-Maimone disfrutó especialmente indagando en la historia de los uniformes de aviación, descubriendo que, en los años 30, no había un traje estándar para las pilotos femeninas, lo que propició que Amelia fuera también una precursora en la moda.
   Al final, el equipo de vestuario tuvo que partir de cero para crear la mayoría de la ropa porque el género vintage era demasiado frágil como para soportar el intenso ritmo de producción de la película.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... 28 DÍAS DESPUÉS