Fichas de peliculas
  • Registro
EL SUPERVIVIENTE DE AUSCHWITZ
INFORMACIÓN
Titulo original: The Survivor
Año Producción: 2022
Nacionalidad: Canadá, Hungría, EE.UU.
Duración: 128 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Drama, Biografía
Director: Barry Levinson
Guión: Justine Juel Gillmer(. Basada en la novela escrita por Alan Scott Haft
Fotografía: George Steel
Música: Hans Zimmer
FECHA DE ESTRENO
España: 22 Septiembre 2023
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Diamond Films


SINOPSIS

Harry Haft, un boxeador que luchó contra sus compañeros en los campos de concentración vive atormentado por sus recuerdos y por la culpa. Después de la Segunda Guerra Mundial, intenta utilizar peleas de alto nivel contra leyendas del boxeo como Rocky Marciano para intentar reencontrarse con su primer amor...

INTÉRPRETES

BEN FOSTER, BILLY MAGNUSSEN, VICKY KRIEPS, PETER SARSGAARD, SARO EMIRZE, DANNY DeVITO, JOHN LEGUIZAMO, DAR ZUZOVSKY, LAURENT PAPOT, PAUL BATES, SVETLANA KUNDISH, SONYA CULLINGFORD, MICHAEL EPP, ERIK CONTZIUS, KINGSTON VERNES, SOPHIE KNAPP

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DE DIRECCIÓN...
   Un niño pequeño se queda despierto por la noche, curioso y asustado por los gemidos y gritos ahogados que emanan del hombre que duerme a pierna suelta al otro lado del pasillo. Murmura en un idioma que no entiende y parece recordar una experiencia horrible. Pasarán muchos años hasta que el niño entienda la razón de las pesadillas del atormentado hombre.
  Ese niño es el director Barry Levinson, y los recuerdos de esas inquietantes dos semanas con un huésped traumatizado en la casa de los Levinson le vinieron a la memoria cuando leyó un borrador del guion de EL SUPERVIVIENTE DE AUSCHWITZ.
  “La historia me pareció muy interesante y me hizo experimentar mis propios recuerdos de las noches de antaño en las que oía los sonidos de alguien que sufría psicológicamente, aunque entonces no lo entendía. Sólo años más tarde supe que era un superviviente del Holocausto”
  Levinson añade, “Muchos de los que salieron de esos campos siguieron siendo víctimas durante el resto de sus vidas, sufriendo lo que hoy conocemos como trastorno de estrés postraumático. No fue fácil librarse del horror. La pregunta que plantea esta película es: ¿Cuál es el coste para el superviviente?”.
  El borrador del guion que cautivó a Levinson fue escrito por Justine Juel Gillmer, contratada por el productor Scott Pardo para trabajar en un guion basado en el libro Harry Haft; Survivor of Auschwitz, Challenger of Rocky Marciano, escrito por el hijo de Harry, Alan Scott Haft.
  Alan fue testigo y también víctima de las luchas emocionales de Harry al intentar superar su pasado y adaptarse a la vida americana. Gracias al amor de una mujer extraordinaria, que había perdido a un ser querido en la guerra, Harry Haft aprende a vivir con su traumático pasado.
  Gillmer, como muchos otros implicados en el proyecto, tenía una conexión personal con los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial; su abuela materna había participado activamente en la resistencia danesa clandestina. Aunque, en un principio, se sintió atraída por el proyecto por su historia de boxeo, su interés por el extraordinario viaje de Haft aumentó a medida que avanzaba en el proyecto e iba conociendo más sobre él. “Su historia era impresionante, inimaginablemente trágica y a la vez desgarradoramente inspiradora. Mi objetivo era tratar de plasmar esta vida tan complicada y este hombre
tan complejo de una forma que fuera respetuosa con su experiencia e iluminara el espíritu de cómo y por qué sobrevivió.”
  Sus conversaciones con los cineastas se centraron en la idea compartida de que de que “no se trata de una historia de Holocausto o de boxeo, sino de una historia de amor de un hombre que lucha por liberarse de las lentas garras de una enfermedad no diagnosticada. Pudo escapar del campo, pero no de sus recuerdos.”
  Levinson y Gillmer discutieron sus ideas sobre la narrativa. “Hay tres épocas y estéticas muy distintas en la película, que cuenta la historia de forma no lineal para que el público asista a los flashbacks a medida que Harry los experimenta”, explica Levinson.
  Durante la preproducción, Levinson y el director de fotografía George Steel trabajaron unidos para desarrollar la estética y el tono de la película. Como parte de su investigación, Steel estudió detenidamente la obra de fotógrafos como Saul Leiter, Helen Levitt y Ernest Haas como referencia.
  Levinson decidió “empezar con un estilo foto periodístico en blanco y negro de los años 40 en los campamentos, con muchas fotos tomadas con la mano, como si estuviéramos por casualidad. Los recuerdos de Harry son irregulares y ásperos, sin una verdadera continuidad. Cuando la historia se traslada a Nueva York, en 1949, aparece más color en los encuadres, pero dentro del estilo de cine negro de la época.”
  Levinson continúa, “Como la historia concluye en Florida, en los años sesenta, la paleta es claramente más alegre y cálida, con muchos tonos pastel. Pero incluso en este ambiente soleado la oscuridad del pasado consigue proyectar una sombra alargada.”
  “Trabajar con Barry es un honor”, dice Steel. “Es muy colaborativo, y una vez que decidimos los diferentes looks que queríamos, me puse manos a la obra para conseguirlo. Una de las elecciones fue emplear lentes anamórficas más anchas en las escenas de 1941. Queríamos un aspecto más granulado, algo subexpuesto.” También decidieron desajustar parte del metraje en la gradación final para “revelar que esto no es una historia concisa, sino más bien los recuerdos traumatizados, inconexos y a veces abstractos de un hombre en un viaje desde la supervivencia a la recuperación”, añade Steel.

LA PRODUCCIÓN...
  Para prepararse para el arduo papel de Harry Haft, Ben Foster adelgazó 58 kilos y luego tuvo que recuperar peso para completar la parte de posguerra de la historia. Comenzó el estricto régimen de dieta de alto contenido calórico y privación durante cinco meses bajo la supervisión de un nutricionista y entrenador para, como él mismo describe, “superar los límites de este tipo de transformación física.”
  Tres meses antes de rodar las escenas de boxeo, Foster empezó a entrenar con el coordinador Clayton Barber. El entrenamiento incluía un programa extenuante de calistenia, sparring y salto a la cuerda, y adoptar el estado mental de un boxeador. Barber explica: "Es muy parecido a pasar por un campamento de entrenamiento para una película militar, y el primer paso es establecer una mentalidad que esto va a ser extremadamente difícil tanto mental como físicamente. Tienes que aprender no sólo a dar un puñetazo, sino también a encajarlo. Y otro. Y otro. Hay una psicología para soportar el castigo que debe ser construido y fortalecido al igual que el cuerpo.”
  En paralelo a su dieta restringida y su entrenamiento físico durante la preparación, Foster empezó a trabajar con el entrenador dialectal Erik Singer para elaborar un acento yiddish, asociado con la ciudad de Lodz, Polonia. Singer encontró en Foster un alumno dispuesto y entusiasta. “Ben lo entendió todo a la perfección desde el principio", comenta Singer. "No había ninguna sugerencia o dirección que explorar que él no aceptara. Como los dos vivimos en Nueva York nos permitía reunirnos a menudo para practicar los sonidos y las cadencias". El entrenamiento dialectal requiere atención al detalle, esfuerzo y tiempo. Un acento es algo más que una colección de sonidos, es una forma de la boca, una postura y una sensación. Se necesita tiempo para que se asiente en el cuerpo, el alma y la imaginación del actor.” Al igual que Foster, Billy Magnussen agradeció el entrenamiento que recibió de Singer antes de rodar sus escenas como el comandante del campo nazi Dietrich Schneider. “Eric y yo habíamos descubierto su forma de hablar meses antes de que yo apareciera en el set. Cuando llegas al campamento, no tienes que actuar. Todo el trabajo está hecho y sólo tengo que vivir en él.”
  Schneider entra en la vida de Harry después de que éste intervenga para salvar a su amigo Jean de un guardia del campo. Al percibir la agresividad de Harry, Schneider lo recluta para que compita contra otros prisioneros judíos en combates de boxeo semanales. Para Schneider, se trata de entretener a los oficiales alemanes y de ganarse unos magníficos marcos del Reich apostando en los combates. A cambio, Harry recibirá raciones y privilegios especiales. Por desesperación y voluntad de sobrevivir, Harry acepta. Él es trasladado al infame campo de trabajo polaco de Jaworzno. Allí, Harry recibe lecciones de boxeo de Schneider y comienza una serie de crueles y bárbaras peleas. Con cada combate que gana, Harry manda a otro hombre a la muerte. Con cada fatalidad aumenta su culpa y vergüenza.
  Magnussen describe a Schneider como un “hombre educado”, pero su intelecto agudiza su depravada indiferencia ante el sufrimiento humano. Disfruta con el dolor que inflige. “Schneider organiza peleas de perros, pero, para él, los perros son judíos,” comenta Magnussen. “Harry es el perro más grande y malo del campo y está obligando a traicionar a su propia gente. Es un cachorro enfermo.”No hay nada atractivo en este personaje, pero Ben da tanta vida a Harry Haft, y mi trabajo como actor es ser un muro contra él, y ser el muro más alto que tiene que superar”, explica. “Todo lo que podría soñar y esperar en mi carrera es trabajar con gente de tal calibre. Sinceramente, es un placer formar parte de este proceso.” Magnussen cree que es importante honrar la historia y mostrar todo el horror de las condiciones en los campos, pero admite que también hay un precio emocional. En una secuencia Schneider enfrenta a Harry con su amigo Jean, “decide convertir a Harry en una atracción. Cuando le pones delante algo tan querido para que lo mate, ahí tienes un espectáculo. Es repugnante y humillante, y a veces es difícil formar parte de él.”
  La historia de Harry comienza en Belchatow, donde se enamora de la enérgica Leah, interpretada por Dar Zuzovsky. Más tarde, se ve obligado a trabajar en los campos de concentración, cometiendo actos violentos para sobrevivir. A Harry le atormenta aún más la incertidumbre de saber qué ha sido de Leah, a quien vio por última vez hace dos años mientras era arrastrada por los nazis.
  "Esta historia me llegó muy al corazón porque Harry estaba en el mismo campo que mi abuelo”, dice Zuzovsky. “Veo a Leah como alguien que eligió ser optimista por elección, no por las circunstancias. Ella es la esperanza y la inspiración del inquebrantable deseo de Harry de sobrevivir y reunirse algún día con ella. Esencialmente, su vida después de la guerra es un viaje para encontrar a Leah. Y se encuentra todo lo demás por el camino.”
  Como prisionero, Harry mató para vivir. Y sobrevivió. Logró salir. Y a pesar de la angustia, la culpa o la rabia que quedaba, después la sangre se lavó de sus manos, Harry ahora lleva su brutal historia como estandarte en el ring como boxeador profesional.
  Vive en un apartamento barato en Brooklyn, sigue boxeando con una ferocidad implacable, sólo que ya no es para mantener vivo su cuerpo, sino su corazón. No se trata de una búsqueda de la gloria o del éxito. El “Orgullo de Polonia” lucha por amor. En cada combate, gane o pierda, Harry lucha por llamar la atención. Por publicidad. Quiere que sus combates salgan en los periódicos y su nombre sea mencionado en las calles. Espera que el nombre Harry Haft llegue a los oídos de su amor perdido, Leah, a quien no ha visto desde 1941 y está convencido de que todavía está viva. En su búsqueda, Harry llega a confiar en Miriam Wofsoniker, que trabaja para el Servicio de Personas Desplazadas, una oficina gubernamental dedicada a reunir a inmigrantes con amigos y familiares desaparecidos. Al igual que Harry, Miriam sabe lo que significa perder a un ser querido, ya que perdió a su prometido en la guerra. Harry, cada vez más frustrado, y lleva semanas acudiendo a la oficina, ansioso de noticias. La bondad empática y los amables modales de Miriam calman a Harry. Ambos establecen un vínculo por la pérdida mutua.
  Vicky Krieps se sintió atraída por el papel y el enfoque moderno que Miriam da a su relación con Harry. No busca un romance de cuento de hadas. “Miriam es capaz de decir sí, se puede amar a más de una persona. No se trata de ser mi amor. Tienes que ser mi marido. No todas las personas pueden hacerlo. Ella dice, aquí estoy. No sólo estoy aquí para cuidarte, no sólo estoy aquí para hacerte sentir mejor. También estoy aquí porque, estoy aquí.”
  El abuelo de Krieps fue encarcelado en Dachau a los 19 años, y la terrible experiencia le dejó huella. "Me decía: 'Tienes que aprender a superar el dolor, tienes que aguantar y ser fuerte.’ Creo que le preocupaba que el horror que vivió pudiera volver algún día". Y añade: "El día que leí el guion había una gran manifestación en Berlín contra la extrema derecha, y me recordó la importancia de recordar esta época. Y es una historia tan poderosa de la devoción de un hombre a la mujer que ama y a su hermano en circunstancias terribles. Algunas de las mejores historias de amor del cine se han desarrollado en los peores momentos.
  Incluso con la ayuda de Miriam, Harry lucha por asentarse en una nueva tierra. Su hermano mayor Peretz, en cambio, lo tiene mucho más fácil para adaptarse a la vida en Brooklyn, encontrar el amor, encontrar trabajo y formar parte de la comunidad. "Peretz aprende a leer y hablar inglés bastante bien, lo que le ayuda a integrarse en la sociedad mucho mejor que su hermano”, dice Saro Emirze sobre su personaje "Le preocupa que Harry siga viviendo en el pasado. ‘Déjalo a un lado’, le dice. No le des más vueltas. Es una época muy emocionante en el Nueva York de la posguerra. Peretz quiere que su hermano aproveche las oportunidades que se le presentan y mire hacia el futuro. Leah es el pasado, déjala ir, deja que todo se vaya. Pero él no puede.”
  Peretz se siente responsable de Harry. "Peretz resulta herido durante la marcha de la muerte y quiere que Harry le abandone, pero éste se niega”, añade Emirze. “Harry arriesga su propia vida para salvar a su hermano. Fue un tremendo acto de amor, y durante el resto de su vida Peretz intenta pagar esa deuda cuidando de él. Pero resulta ser una tarea enormemente difícil.” Su vínculo se pone a prueba cuando Harry habla con el periodista deportivo, Emory Anderson, sobre su experiencia en el campo.
  Sarsgaard dice: "He interpretado a periodistas antes, así que para mí el reto era encontrar el gancho apropiado para este periodista en particular. Lo hablé con Barry y me dijo: Emory es un romántico. Se ha divorciado tres veces y no ha tenido suerte en el amor, así que le intriga la idea de hacer de cupido y ayudar a este hombre a encontrar a su amor perdido".
  A pesar de sus dudas iniciales sobre los motivos de Anderson, Harry ve en el escritor un posible camino hacia Leah. También se siente atraído cuando Andersen habla de su propia experiencia como testigo de la liberación de Dachau. Sarsgaard dice: "Emory quería saber los porqués de lo ocurrido. ¿Cómo se puede saldar una cuenta así? ¿Qué lugar tiene la venganza en el mundo y en un hombre? ¿Cómo conciliar el bien y el mal, y el coste de la supervivencia?”
  La reacción a la historia de Anderson es inmediata. Haft es rechazado por los miembros del Club Social Judío, algunos de los cuales lo consideran un colaborador alemán por participar en acciones inmorales contra otros judíos. Perezt está furioso porque su hermano, por razones egoístas, revelara oscuros secretos que podrían avergonzar a toda la familia y poner en peligro la vida que han construido.
  El abuelo de Krieps fue encarcelado en Dachau a los 19 años, y la terrible experiencia le dejó huella. "Me decía: 'Tienes que aprender a superar el dolor, tienes que aguantar y ser fuerte.’ Creo que le preocupaba que el horror que vivió pudiera volver algún día". Y añade: "El día que leí el guion había una gran manifestación en Berlín contra la extrema derecha, y me recordó la importancia de recordar esta época. Y es una historia tan poderosa de la devoción de un hombre a la mujer que ama y a su hermano en circunstancias terribles. Algunas de las mejores historias de amor del cine se han desarrollado en los peores momentos.
  Incluso con la ayuda de Miriam, Harry lucha por asentarse en una nueva tierra. Su hermano mayor Peretz, en cambio, lo tiene mucho más fácil para adaptarse a la vida en Brooklyn, encontrar el amor, encontrar trabajo y formar parte de la comunidad. "Peretz aprende a leer y hablar inglés bastante bien, lo que le ayuda a integrarse en la sociedad mucho mejor que su hermano”, dice Saro Emirze sobre su personaje "Le preocupa que Harry siga viviendo en el pasado. ‘Déjalo a un lado’, le dice. No le des más vueltas. Es una época muy emocionante en el Nueva York de la posguerra. Peretz quiere que su hermano aproveche las oportunidades que se le presentan y mire hacia el futuro. Leah es el pasado, déjala ir, deja que todo se vaya. Pero él no puede.”
  Peretz se siente responsable de Harry. "Peretz resulta herido durante la marcha de la muerte y quiere que Harry le abandone, pero éste se niega”, añade Emirze. “Harry arriesga su propia vida para salvar a su hermano. Fue un tremendo acto de amor, y durante el resto de su vida Peretz intenta pagar esa deuda cuidando de él. Pero resulta ser una tarea enormemente difícil.” Su vínculo se pone a prueba cuando Harry habla con el periodista deportivo, Emory Anderson, sobre su experiencia en el campo.
  Sarsgaard dice: "He interpretado a periodistas antes, así que para mí el reto era encontrar el gancho apropiado para este periodista en particular. Lo hablé con Barry y me dijo: Emory es un romántico. Se ha divorciado tres veces y no ha tenido suerte en el amor, así que le intriga la idea de hacer de cupido y ayudar a este hombre a encontrar a su amor perdido".
  A pesar de sus dudas iniciales sobre los motivos de Anderson, Harry ve en el escritor un posible camino hacia Leah. También se siente atraído cuando Andersen habla de su propia experiencia como testigo de la liberación de Dachau. Sarsgaard dice: "Emory quería saber los porqués de lo ocurrido. ¿Cómo se puede saldar una cuenta así? ¿Qué lugar tiene la venganza en el mundo y en un hombre? ¿Cómo conciliar el bien y el mal, y el coste de la supervivencia?”
  La reacción a la historia de Anderson es inmediata. Haft es rechazado por los miembros del Club Social Judío, algunos de los cuales lo consideran un colaborador alemán por participar en acciones inmorales contra otros judíos. Perezt está furioso porque su hermano, por razones egoístas, revelara oscuros secretos que podrían avergonzar a toda la familia y poner en peligro la vida que han construido.

  El rodaje comenzó en Hungría, Budapest, antes de moverse a Nueva York y de ahí a Carolina del sur.
“Rodar en Europa Central no sólo aporta los aspectos visuales y los rostros de los personas de la región que nos ocupa, sino que también aporta una cierta importancia emocional al ser conscientes de que éste es el rincón del mundo donde tuvieron lugar estos acontecimientos y donde aún se siente su historia", dice Levinson.
  El primer día de rodaje tuvo lugar en los estudios Fot de Budapest. El plató se transformó en una lúgubre y nebulosa reproducción de Auschwitz en 1943, en el bosque de Birkenau, para rodar el incidente que marcaría para siempre la vida de Harry Haft.
  Harry y su amigo Jean reciben el encargo de quemar los cuerpos de las víctimas gaseadas en los hornos nazis. Al reconocer de pronto el rostro de su difunta esposa, Jean comienza a sollozar desconsoladamente. Consciente de que ese arrebato podría provocar la ejecución de su amigo, Harry interviene y golpea mortalmente a un guardia. El oficial del campo, Schneider, se lo lleva a un campo de trabajo cercano y lo recluta para que se entrene como boxeador.
  Tras un intenso periodo de investigación, el diseñador de producción Miljen 'Kreka 'Kljakovic recreó el infame campo de trabajo de Jaworzno, donde Harry entrena y lucha. Cada detalle del campo se construyó meticulosamente, desde los pilares de hormigón y las alambradas hasta las 100 toneladas de escoria de carbón que fueron traídas de Polonia.
  El productor Jason Sosnoff explica: “Jaworzno era un campo de trabajo de esclavos en las afueras de Auschwitz, donde eran enviados los prisioneros más fuertes y sanos, esencialmente para que trabajasen hasta morir. La mayoría no sobrevivió. Queríamos que pareciera auténtico para que cada actor y extra que pone un pie en el campamento sintiese el peso de la historia y del entorno y fuese más capaz de entrar en el personaje.
  El vestuario era fundamental para que el elenco principal y secundario pudieran darle vida a sus personajes. La diseñadora de vestuario Marina Draghici, tuvo que aportar vestuario de principios y finales de los años 40. “Por suerte para mí, tuve una pequeña ayuda porque hice una película de Auschwitz antes, así que conocía bastante bien la investigación de los pijamas de rayas para los prisioneros y uniformes nazis”, explica Draghici.
  Cuando la historia se traslada a Estados Unidos, Draghici cuenta: “En 1949, en Estados Unidos, hay una fuerte ola de optimismo de posguerra y la ropa tiene colores atrevidos y estampados deportivos. Una nación segura y lista para prosperar y tomar las riendas del futuro.” Draghici obtuvo muchos de los trajes americanos de casas de alquiler de Londres y la costa este de EEUU., y de guardarropas europeos, guardarropas de Budapest, Viena, Madrid y Berlín.
  Se necesitaron cuatro días y 400 extras vestidos con trajes de época para crear y capturar la atmósfera del combate de boxeo de Haft contra Marciano. Barber y su equipo, Khalid Ghajji y Emmanuel Manzanares, diseñaron y coreografiaron todas las secuencias de boxeo. Establecieron lo que Barber llama un "código de acción” en las peleas, que fue revisado y finalizado después de recibir aportaciones de Foster y los realizadores. Con una plantilla firmemente establecida, pudieron modificar los movimientos según fuera necesario.
  George Steel estaba tan activo en el ring como los boxeadores. Barber llama a la sinergia entre los movimientos del boxeo y la cámara “un hermoso baile”, con Steel como líder de la banda. “George es un cámara extraordinario y no atribuye ningún ego al trabajo. Va a por las mejores tomas posibles y nos invita a participar plenamente en el proceso.” Steel hizo un amplio trabajo manual en el ring para capturar mejor la acción y la angustia, el miedo y la agresividad del rostro de Harry. “Eso es lo que me motiva como cámara”, dice Steel. “Cuando alguien da el 150% como Ben, quieres poder acceder a eso. Eso es lo interesante de Ben, que llega allí emocionalmente. Es emocionante filmarlo.”
  Alentar el compromiso de Foster atrajo la admiración tanto de los miembros del elenco como del equipo. Zuzovksy admira el compromiso de Foster. "Ben está completamente absorto en este papel y su decisión de pasar por las dificultades de perder tanto peso lo veo como un gesto de respeto y homenaje a las personas que representa en la pantalla. Es como si quisiera dar algo de sí mismo, para entregar literalmente su carne.”
  Responsable de crear los looks faciales de Foster que abarcan los años 1940 a 1960, el artista del maquillaje Jamie Kelman comenta: "A Ben no le importa usar o hacer lo que sea necesario para crear un personaje, por lo que pudimos lograr un maquillaje muy transformador. Usamos una cantidad significativa de maquillaje corporal para ilustrar cuando estaba enfermizo, en contraposición a cuando tenía salud y vitalidad, y también para los hinchazones, moretones y cambios en la piel después de muchos años de lucha.” Utilizando prótesis y diferentes colores y tonos de maquillaje, el proceso requirió hasta a dos horas de preparación. El proceso se complicó aún más durante el rodaje en Coney Island en Carolina del Sur. “Ben estaba usando una cara llena de prótesis, lo cual es como tener una envoltura de plástico en la cara, que aporta mucha humedad que crea sudor, que no tiene adónde ir y eso comienza a destruir el maquillaje. Fue un esfuerzo constante para mantenerlo, pero valió la pena el esfuerzo.”
  Steel está orgulloso del trabajo que él y otros han realizado para apoyar al elenco. “Me siento realmente agradecido de ser parte de esto, esperamos haber hecho un trabajo interesante que les ayude en su interpretación.”
  Aprovechando un profundo recuerdo de la infancia y una extraordinaria historia de amor y supervivencia, Barry Levinson ha creado EL SUPERVIVIENTE DE AUSCHWITZ. Abarcando tres décadas y dos continentes, es además de la historia de Harry Haft, la de la ola de inmigrantes devastados por la guerra que buscaban esperanza y una nueva vida en los Estados Unidos.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL REY Y YO