Fichas de peliculas
  • Registro
GALLO
INFORM MACIÓN
Titulo original: Gallo
Año Producción: 2018
Nacionalidad: España
Duración: 72 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Documental
Director: Antonio Díaz Huerta
Guión: Antonio Díaz Huerta, Sergio Frade
Fotografía: Jon Aguirresarobe
Música: Vincent Barriere, Carlos de Castro Fraga
FECHA DE ESTRENO
España: 27 Septiembre 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Seven Films


SINOPSIS

Gallo perdió la vista en un fatídico accidente mientras hacía surf. Tenía 39 años. Lejos de darse por vencido, volvió a surfear y el año pasado logró ser Campeón del Mundo de Surf Adaptado...

INTÉRPRETES

Documental con AITOR FRANCESENA "GALLO", UXUE FRANCESENA, IBON ILLARRAMENDI (KOALA), ADUR LETAMENDIA, IBON AMATRIAIN, MARCELO LUSARDI

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de San Sebastián 2018

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   Gallo quiere demostrar que las personas con discapacidades pueden enfrentarse a cualquier reto que se propongan y afrontará uno de los desafíos más difíciles y peligrosos de su vida: surfear una ola grande.
  Para superar esta aventura, Gallo tendrá que prepararse física y mentalmente, pero sobre todo tendrá que vencer las dudas y miedos por volver a revivir el accidente que lo dejó ciego.

  Gallo nació en una casa de campo de Zarautz y desde muy pequeño se intereso por el mar y el surf, deporte que lo marcaría para siempre. Un glaucoma congénito le hizo perder la visión del ojo derecho con tan solo catorce años. Los médicos le recomendaron que no volviese a surfear, pero Gallo decidió no seguir sus consejos y perdió la vista en un fatídico accidente mientras hacía surf. Tenía 39 años.
  Lejos de darse por vencido y contra todo pronóstico, Gallo aprendió a moverse con autonomía, volvió a surfear y el año pasado logró ser Campeón del Mundo de Surf Adaptado.
  Gallo quiere demostrar que las personas con discapacidades pueden enfrentarse a cualquier reto que se propongan y afrontará uno de los desafíos más difíciles y peligrosos de su vida: surfear una ola grande. Para superar esta aventura, Gallo tendrá que prepararse física y mentalmente, pero sobre todo tendrá que vencer las dudas y miedos por volver a revivir el accidente que lo dejó ciego.
  Una apasionante y emotiva historia de sacrificio, superación y amistad.

SOBRE AITOR FRANCESENA...
  Aitor Francesena “Gallo” nació con un glaucoma que le mermó la visión del ojo derecho y que, lenta pero implacablemente, se extendió hasta apagarlo por completo, a la edad de 14 años.
  De origen humilde, Aitor pasó toda su infancia en un caserío en los alrededores de Zarautz, donde vivía con sus padres y su hermana. Desde pequeño sus padres le insistían para que estudiase y consiguiese un buen trabajo, no querían la dura vida del campo como futuro para sus hijos.
  Todos los domingos Aitor y su familia bajaban a Zarautz para ir a misa. Fue entonces cuando Aitor descubrió el surf. Quedaba horas en la playa mirando a esos”extraños peludos encima de unas raras tablas”, y soñaba que algún día surfearía como ellos.
  Sus padres no lo veían bien, para ellos el surf era solo un pasatiempo de hippies peludos y les daba miedo que algo le pudiese pasar. Sin embargo, Aitor estaba empeñado en enseñar que podía conseguir todo lo que se proponía, a pesar de la terrible limitación que suponía contar con un solo ojo y el miedo a perder totalmente la visión.
  Gracias a un compañero de clase, comienza a cabalgar las olas de Zarautz. Con catorce años ya compite contra chicos mucho mayores que el, trabaja lijando y glaseando tablas y con el dinero que gana viaja a Costa Rica, Brasil o Australia. Su surf mejora a una velocidad de vértigo y Aitor empieza a participar en competiciones de alto nivel.
  Esto lo lleva en 1988, junto a Mikel Troitiño, a fundar la primera escuela de surf del país. Años más tarde, gracias a la experiencia y el conocimiento que fue recibiendo, llega a convertirse en seleccionador nacional.
  Aitor casa y tiene una hija, Uxue. Pero en ese momento dulce de su vida su ojo izquierdo, el bueno, también empieza a fallar. Aitor se plantea entonces dejar de competir y centrarse en su faceta como entrenador y preparador de nuevas promesas.
  El mismo día en que nace su hija Uxue, los médicos consiguen insertarle con éxito una válvula que leva a permitir mejorar mucho su enfermedad. Aitor se enfrenta en esos momentos al futuro con optimismo, como siempre hizo.
  Sin embargo, un día de invierno, durante un entrenamiento con olas de metro y medio, Aitor sufre un fatídico accidente. Aitor cae y golpea la cara contra la base de la ola. El impacto es brutal. Ocurre en su playa de toda la vida, donde empezó a surfear, y con su pequeña hija Uxue en la arena, no muy lejos de donde se encuentra.
  En ese momento Aitor sabe que sus peores temores se hicieron realidad. Ocurrió antes de lo esperado, pero finalmente ocurrió. Pierde la vista por completo. Ya nunca más volverá a ver el mar, ni la cara de su pequeña Uxue.
  Tras una larga y difícil recuperación en el hospital, mientras trata de asimilar lo que supone vivir en la oscuridad, vuelve a casa. Tiene que rehacer su forma de vida y aprender a moverse dentro de su nueva condición.
  A Aitor le cuesta aceptar esta situación y se niega a ir a psicólogos o terapia de grupo.
La primera lucha que libra es contra su propio orgullo: Aitor no quiere usar bastón, no quiere ser un ciego como los demás.
  Poco a poco se adapta a la vida cotidiana, pero hay algo que le falta. Algo de lo que no puede prescindir y que tendrá que encontrar tarde o temprano. El surf. El mar. Las olas.
  Mucha gente de su alrededor le dice que en sus actuales condiciones no podrá volver a cabalgar olas, ni mucho menos entrenar a otros surfistas. Pero una vez más, Aitor no da su brazo a torcer. Ayudado por Koala, su fiel amigo que le ayuda y le guía en el agua, vuelve a entrar en el mar con su tabla. Y vuelve a levantarse sobre ella. Vuelve a surfear.
  Estimulado por estas conquistas, Aitor propone un nuevo reto: ser Campeón del Mundo de Surf Adaptado. Tras entrenar sin descanso durante dos largos años, lo consigue en septiembre de 2016. A partir de ahí Aitor se convierte en una gran estrella mundial y mediática, con miles de seguidores en internet.
  Ahora, 6 años después del accidente, Aitor siente que es el momento de hacer realidad sus sueños de siempre. Un sueño que albergaba cuando todavía podía ver. Un sueño que ahora, ciego por completo, más que un sueño parece una locura: surfear olas grandes.
  Consciente de las dificultades a las que se enfrenta, Aitor se rodeará de los mejores especialistas de la zona en Big Waves. Gente como Adur Letamendia o Ibon Amatriain, surfistas profesionales que guiarán a Aitor en esta aventura, un reto tremendamente peligroso para cualquier surfista.
  Durante la preparación física y mental, aparecerán las dudas y Aitor volverá a encontrarse con un viejo conocido: el miedo.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo