Fichas de peliculas
  • Registro
KINDS OF KINDNESS
INFORMACIÓN
Titulo original: Kinds Of Kindness
Año Producción: 2024
Nacionalidad: EE.UU., Inglaterra, Irlanda
Duración: 163 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Comedia, Drama
Director: Yorgos Lanthimos
Guión: Efthimis Filippou, Yorgos Lanthimos
Fotografía: Robbie Ryan
Música: Jerskin Fendrix
FECHA DE ESTRENO
España: 28 Junio 2024
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Walt Disney Pictures


SINOPSIS

Narra tres historias: la de un hombre atrapado que intenta tomar las riendas de su propia vida; la de un policía aterrado porque su mujer, que había desaparecido en el mar, ha vuelto y parece otra persona y, por último, la historia de una mujer decidida a encontrar a alguien con un don especial, destinado a convertirse en un prodigioso líder espiritual...

INTÉRPRETES

EMMA STONE, MARGARET QUALLEY, JESSE PLEMONS, WILLEM DAFOE, HUNTER SCHAFER, JOE ALWYN, HONG CHAU, MAMOUDOU ATHIE, KRYSTAL ALAYNE CHAMBERS, ABI BEAUX, SUSAN ELLE, MERAH BENOIT, JESS WEISS, VICTORIA HARRIS, NATHAN MULLIGAN, JULIANNE BINARD

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesFEATURETTE'S

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Cannes 2024

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

LA PRODUCCIÓN...
   Yorgos Lanthimos, el guionista, productor y director nominado al Premio de la Academia®, ha colaborado anteriormente con el coguionista Efthimis Filippou en múltiples proyectos en griego e inglés como Canino, El sacrificio de un ciervo sagrado y Langosta, que les valió a ambos una nominación al Premio de la Academia® al mejor guion original.
  La idea de KINDS OF KINDNESS había adoptado múltiples formas narrativas a lo largo de los años y finalmente evolucionó hasta convertirse en una antología. “Habíamos empezado con una historia, pero mientras trabajábamos en ella, pensamos que podría ser interesante hacer una película que tuviera una estructura diferente a lo que habíamos hecho antes”, explica Lanthimos. “A medida que íbamos escribiendo las historias posteriores, quisimos mantener un hilo temático, para que pareciera que todo estaba bajo el mismo paraguas”.
  Lanthimos reconoce que tanto él como Filippou tienen una sensibilidad muy similar a la hora de escribir. “Sabemos aprovechar las ideas que tiene cada uno”, continúa diciendo. “Si a uno de nosotros se le ocurre una historia, el otro sabe encontrar elementos para hacerla más interesante o más compleja. Eso nos funciona muy bien y por esa razón seguimos trabajando juntos”.
  Filippou añade: “Nuestro principal objetivo es observar a las personas, los comportamientos, la ropa y las reacciones y crear una historia que se identifique con algo casi real y relativamente creíble. Nuestro proceso no ha cambiado a lo largo de los años: borradores corregidos y vueltos a corregir, confianza mutua, desacuerdos y de nuevo confianza mutua”.
  Durante el proceso de escritura, Lanthimos envió el guion a Emma Stone, con quien ha colaborado frecuentemente, y quedó inmediatamente fascinada por el proyecto.
  Stone dice: “Me encantó el guion y cómo se había convertido en un tríptico. Las historias se entrelazan de una manera que no es del todo clara pero que aprovecha lo que ha sucedido antes. Esa perspectiva me pareció sumamente interesante”.
  Surgieron retos, como reconoce Lanthimos, sobre todo por las limitaciones de tiempo, pero el proyecto le entusiasmaba. “Si un largometraje que tiene una sola historia, el público puede participar más activamente porque hay espacio para pensar en lo que está pasando y aplicar tu propia lógica”, explica. “Con una antología, trasladas todo lo que has estado pensando en la primera historia a la siguiente. Es más complejo y más atractivo. Hay diferentes personas que identificas con temas diferentes y eso constituye una estructura enormemente interesante”.
  Después de terminar el rodaje de Pobres criaturas, ganadora de cuatro Premios de la Academia®, Lanthimos aprovechó el largo proceso de posproducción para seguir adelante con KINDS OF KINDNESS. Los productores Ed Guiney y Andrew Lowe de Element Pictures, que han producido todas las películas en inglés de Lanthimos, consideraron que era un proyecto más sencillo que difería de la ambientación de época de la anterior.
  “A primera vista, parecía una película menos complicada porque se basa en localizaciones reales, con iluminación natural y vestuario contemporáneo", dice Guiney. “Aprovechamos el proceso de posproducción de Pobres criaturas y lo hicimos con cierta rapidez”.
  Lowe añade: “Tenemos varios proyectos en desarrollo con Yorgos y a él le pareció que la película KINDS OF KINDNESS estaba lista y podía arrancar. Yorgos se centró en el montaje mientras nosotros concentrábamos nuestra atención en calcular el presupuesto con el que contábamos y dónde rodaríamos la película”.
  A Lanthimos también le gustó la idea de hacer cine de una forma más sencilla, sin depender de construir platós en los estudios ni de utilizar mucha iluminación. El director afirma: “Nos quitamos un gran peso, aunque siempre hay que contar con las complicaciones habituales que conlleva el cine. Me encantó dedicarme a buscar localizaciones sin tener que pensar que había que construir desde cero”.
  La película se había titulado anteriormente 'RMF' y después 'AND' pero Lanthimos se dio cuenta de los problemas prácticos que tenían estos nombres, así que buscó algo más polisémico. Lo explica así: “Buscaba palabras que tuvieran más de un significado. Teniendo en cuenta el contexto de la película y que los mismos actores interpretan personajes diferentes en cada historia, quería un título que tuviera sentido y que sonara bien”.
  Guiney dice que el título pretende ser intrigante y ofrecer múltiples puntos de vista diferentes. Como él mismo afirma, “podría interpretarse como diferentes formas de cómo las personas son amables entre sí. Es un título divertido aunque tardamos en asimilarlo. Pero está claro que invita a la reflexión y hará que la gente se haga preguntas al salir del cine”.

LA REGLA DE TRES...
  Una vez que acabó el guion con Filippou y durante el proceso de producción, a Lanthimos se le ocurrió que los mismos actores interpretaran un personaje diferente en cada historia con el fin de crear una sensación de familiaridad con el público.
  Al principio, quería que cada personaje fuera muy diferente visualmente. Pero decidió no hacerlo: “Cuanto más pensábamos en ello, menos queríamos que se convirtiera en un truco. Decidimos incluir ciertas diferencias sutiles (en el cabello, el maquillaje y en su comportamiento y gestos) cuando el actor pasa de un personaje a otro. Son historias y personajes muy diferentes y eso es suficiente para que destaquen. Que el mismo actor pase de una historia a la siguiente añade una sensación de continuidad a nivel subconsciente. Se trataba sobre todo de que los actores cambiaran de velocidad y energía”.
  Guiney señala que, a pesar de que las historias están protagonizadas por diferentes personajes, te da la sensación de que están en el mismo mundo: “Cada historia tiene una narrativa distinta, pero todas comparten el mismo universo. Es familiar en algunos aspectos, sobre todo por el comportamiento extraño y desconocido de los personajes”.
  Cuando supo que la película abarcaba tres historias, Jesse Plemons, que encarna a Robert, a Daniel y a Andrew, reconoce que intentó buscar referencias en otros medios, pero no lo logró.
  Plemons afirma: “Intenté ver algunas películas en busca de inspiración, pero me resultó muy difícil encontrar referencias o algo que se aproximara a ese mundo. Es un territorio nuevo, no sólo para una película, sino también para Yorgos. Es bastante extraña, con un guion y una dinámica de personajes muy interesantes”.
  Joe Alwyn, que interpreta al Tasador de piezas de colección 1, a Jerry y a Joseph, recuerda sus primeras conversaciones acerca de la estructura de la película: “Al leer el guion, sentí que regresaba a algunas de sus películas anteriores: un mundo más contemporáneo en el que juega con la realidad. Es realidad y a la vez no lo es”.
  Lanthimos prefería que los actores aportaran sus propias ideas, lo que confirman Hong Chau, que encarna a Sarah, a Sharon y a Aka. Y añade: “Yorgos explicó que las historias estaban poco conectadas entre sí y que el pequeño grupo de actores interpretaría personajes diferentes en cada una. No quería que hiciéramos grandes cambios. Era muy intrigante”.

UN HILO COMÚN...
  Los temas de KINDS OF KINDNESS prevalecen en toda la película. Concretamente, los relacionados con el poder, el control, el libre albedrío y la dinámica de las relaciones humanas. Lowe lo explica: “Gran parte de los trabajos de Yorgos exploran cómo las personas viven sus vidas de acuerdo con sus propias reglas y las de la sociedad o de una autoridad superior. A menudo, estos temas toman un cariz absurdo (pero oscuramente divertido) y ese es el caso de KINDS OF KINDNESS”.
  “Las historias juegan con los conceptos de fe y confianza en las relaciones humanas”, señala Guiney. “Están ambientadas en un lugar que no se concreta, algo alejado del nuestro, lo que aumenta nuestro interés. Las películas de Yorgos y Efthimis siempre tratan de la dinámica de poder en las relaciones humanas, utilizando el comportamiento de los personajes para obligarnos a pensar en nuestras propias vidas y relaciones y en lo que creemos que es verdad”.
  “Hablan de fe y de la falta de fe. Del amor y de la falta de amor. De nuestros seres queridos y de su ausencia”, continúa diciendo Filippou.
Lanthimos quiso examinar un tema concreto a lo largo de las tres historias: la autoridad y cómo fluctúa el libre albedrío, junto con la lucha de las personas entre la libertad para elegir y la libertad que da elegir.
  “Creo que es interesante observar cómo uno cree que controla las cosas o que es libre de decidir las cosas”, afirma Lanthimos. “Después, cuando se nos da una libertad absoluta, nos resulta difícil lidiar con ella y salir adelante. Es un microcosmos de la vida real y de cómo personas que parecen no tener ningún poder controlan a personas que podrían parecer mucho más fuertes”.
  Para Margaret Qualley, que encarna a Vivian, a Martha y a las gemelas Ruth y Rebecca, el tema del control era lo más importante y la película pregunta hasta dónde llegarían las personas para experimentar un sentido de la pertenencia.
  “Una de las cosas que estamos explorando es que la gente quiera tener el control: ¿hasta dónde llegarían para encajar?", observa la actriz. “Hay varias facetas, entre ellas controlar tu propia vida, controlar la vida de otras personas, sentirse controlado por otra persona y tratar de encontrar el control”.
  Stone, que interpreta a Rita, a Liz y a Emily, está de acuerdo y señala la motivación de sus tres personajes y de las historias en las que aparecen: “Los personajes son totalmente diferentes en muchos sentidos, pero el hilo conductor que encontré es ese equilibrio entre querer ser amado, aceptado y controlado y también querer ser libre y estar a cargo de uno mismo, pero cuya consecuencia es perder el amor por esa misma razón”.
  Al desarrollar sus personajes, Plemons se encontró con los temas de sentirse seguro y a salvo y con la dinámica habitual donde se producen esos temas. “Las historias hablan de los relatos que elaboramos para sentirnos seguros y protegidos, aunque no siempre sea cierto”, explica. “La primera historia es una relación muy extraña, casi de padre e hijo. La segunda es la seguridad dentro del matrimonio y el hogar. Después, la tercera tiene que ver con la seguridad que brinda la fe. Algunos personajes de Yorgos sienten que son una isla y que intentan desesperadamente acercarse a los demás. Es extraño e incómodo, trágico y divertido”.
  Al igual que Robert en la primera historia, Plemons observa cómo la dinámica del poder cambia y se desarrolla: “Una vez que Robert se libera de Raymond, tiene esa libertad extraña, casi adolescente, que le permite hacer lo que quiera. Después, como la mayoría de los adolescentes que regresan arrastrándose a sus padres, te das cuenta de que el mundo es mucho más grande y más aterrador de lo que pensabas”.
  Mamoudou Athie, que interpreta a Will, a Neil y al enfermero de la morgue, está de acuerdo y afirma que los elementos de control se ven deliberadamente socavados y cuestionados: “Los personajes de Raymond y Robert tienen esa extraña relación de dominación-sumisión llevada al extremo. En última instancia, es lo mismo que ocurre en la segunda historia entre Daniel y Liz. Después, con el culto, se produce la misma atmósfera”.
  Willem Dafoe, que encarna a Raymond, a George y a Omí, resume cómo Lanthimos subvierte temas clásicos y los transpone en una dinámica diferente. “Yorgos toma la dinámica de una relación sentimental, como un matrimonio, y la traslada a una relación de negocios con dos hombres. Nos permite ver las convenciones sociales que hemos llegado a aceptar en un contexto diferente”, explica el actor. “Nos ofrece una objetividad y una distancia que nos hacen ver las cosas bajo una luz diferente. Puedes ver las ironías y la ceguera. A veces aceptamos ciertas convenciones porque nos las transmite la sociedad”.

EL TRÍPTICO...
  KINDS OF KINDNESS ha sido una oportunidad única de trabajar con un reparto coral en una antología nada habitual en la que el hilo conductor general permitía a cada actor entretejer sus personajes a lo largo de sus tres historias.
  Ver trabajar a Lanthimos y a reparto fue algo maravilloso, sobre todo para Guiney y Lowe, que fueron testigos de una nueva colaboración entre Stone y Lanthimos. Al describir la relación entre ellos, Guiney señala que les gusta llevar al límite al otro para obtener el mejor resultado: “Hay mucha confianza y además ambos son aventureros. Quieren traspasar los límites de lo que hacen, pero juntos. Saber que lo están haciendo juntos les da mucha seguridad”.
  A Lanthimos le resulta difícil explicar por qué le encanta trabajar con Stone, y reconoce que en gran medida se reduce al hecho de que disfrutan de la compañía del otro. “Simplemente nos llevamos bien y trabajar juntos no es una tarea complicada. Hay muchas cosas que podemos sacar adelante, sin tener que analizarlas ni discutirlas”, dice Lanthimos. “Además, ahora tenemos experiencia y podemos seguir basándose en ella, intentando llegar más lejos cada vez que hacemos algo. Nos encanta trabajar juntos. Eso es todo”.
  La película también reúne a Lanthimos, Stone y Guiney con Dafoe, alguien que, como afirma Lanthimos, simplemente ama el arte del cine. Siempre se ha admirado a Dafoe por saber encontrar un equilibrio entre profesionalismo y sentido del humor. Lanthimos añade: “A Willem le encanta estar en el set. Es el primero que llega y el último que se va. Le encanta estar implicado y comprometido”.
  “Además, a Yorgos no solo le gusta reunir gente con talento que sea adecuada para el papel, también quiere gente agradable”, explica Plemons, que apreció el talento del reparto en su conjunto. “Es un grupo extraordinario”.
  Lanthimos reconoce que hacía tiempo que seguía la carrera de Plemons y que era alguien con quien siempre quiso trabajar. Así que se alegró mucho cuando sus caminos se cruzaron en este proyecto.
  Lanthimos opina sobre Plemons: “Creo que es uno de los mejores actores del panorama actual. Tiene un sentido del humor increíble y capta muy bien el tono. Es muy trabajador y es alucinante cómo cambia sutilmente de un personaje a otro. Siempre está dispuesto a probar cosas diferentes”.
  Dafoe destaca su sinceridad y entrega al oficio: “Junto con Emma, Jesse es el caballo de batalla de este proyecto. Se fija mucho en los detalles y se prepara intensamente. Es joven, pero lleva mucho tiempo dedicado a este oficio. No da por sentada su profesionalidad. Sigue teniendo curiosidad por probar cosas nuevas”.
  A Lanthimos le entusiasmó la preparación de Chau para el papel y cómo la utilizó en las tres historias. “Hong es una actriz extraordinaria. En la última historia, fue increíble verla interpretando a esa líder junto a Willem. Me encanta la seriedad con la que aborda sus personajes, lo que lo hace aún más divertido”, explica Lanthimos.
  Después de colaborar con Joe Alwyn en La favorita, Lanthimos estaba deseando reunirse con él y le regaló una variedad de personajes distintos. Alwyn interpreta un papel muy pequeño de un vejete inglés en la primera historia, después un papel divertido en la segunda, donde recibe un disparo en la mano y, en la historia final, encarna un personaje bastante complicado. Stone reconoce que le ayudó mucho ser amigos en la vida real, Stone sobre todo en la última historia. La actriz afirma: “Quiero muchísimo a Joe. Esta vez teníamos que hacer algunas cosas bastante oscuras, así que fue extremadamente reconfortante estar con él porque es una de las personas más encantadoras del mundo”.
  En KINDS OF KINDNESS, Lanthimos pudo ofrecer a Qualley un papel más importante después de Pobres criaturas. El director dice sobre la actriz: “Margaret es otra persona con la que me gusta trabajar. Nos hemos hecho amigos a lo largo de los años y hablábamos sobre qué nos gustaría hacer a continuación y esta película nos dio esa oportunidad. Es una gran actriz y tiene un enfoque muy físico. Me encanta esa forma de trabajar con los actores, sobre todo cuando ensayamos”.
  “Todos se quedan durante la totalidad de la escena y eso es algo que solo ocurrir en este set. Hace que la atmósfera sea única. Por el contrario, en otras películas, una vez que no te necesitan, te vas", dice Qualley sobre su experiencia con el resto del reparto. “Hay mucho respeto porque todo el mundo quiere estar presente y eso distingue a esta película de las demás”.

COLABORAR CON YORGOS...
  Después de trabajar con Lanthimos en cuatro proyectos, Guiney conoce muy bien su forma de trabajar y cómo obtiene las actuaciones de sus actores.
  “Los sets de Yorgos son lugares donde reina una gran alegría. Sabe animar la faceta de improvisación de los actores cuando abordan sus personajes”, describe Guiney. “Los anima para que sigan su instinto en vez de participar en debates y motivaciones profundas. Como productores, intentamos hacer todo lo posible para crear un entorno en el que podamos dejarles actuar. Hay que dejarlos a su aire y comprender lo que están haciendo”.
  Lanthimos es un gran defensor de los ensayos y los utiliza para que los actores se sientan cómodos entre ellos y no se encierren en los personajes.
   “A la mayoría de los actores les gusta ensayar como a mí me gusta porque por encima de todo hay que divertirse, jugar y hacer ejercicios”, explica Lanthimos. “No pudimos ensayar tanto en esta película, pero para mí es una forma maravillosa de conectarme con los actores y para que los actores conecten entre sí”.
  Dafoe explica que nunca ensayan las escenas reales. De esta forma la gente logra superar las situaciones incómodas y sentir que pueden expresarse libremente. “Intentamos con todas nuestras fuerzas convertirnos en una compañía de actores. Yorgos es muy inteligente con las dinámicas del teatro y se asegura de que todos los que están en la sala se conozcan. Después, reina una sensación de confianza y un sentido del humor que todos comparten. Anima a la gente a hacer cosas fuera de lo común. Tiene talento para unir a las personas, aprovechar sus fortalezas y proteger sus debilidades”.
  Para Plemons, que nunca antes había trabajado con Lanthimos, había una sensación de ambigüedad cuando hablaba del personaje con él. Y añade: “Creo que nunca he hablado menos de un personaje o de un guion que con Yorgos. Comprendí desde el principio que no iba a darme una respuesta directa. Una vez que aceptas eso, se abren un montón de posibilidades. Puedes aprovechar más de cien puertas”.
  El actor señala que los ensayos posibilitaron que analizara demasiado su personaje y sus escenas, centrándose en cambio en la atmósfera: “Fue muy útil compartir los ensayos con Willem y Emma y ver cómo lo hacían. Eso nos permitió no sentir tanta reverencia hacia lo que estábamos haciendo. Pudimos sentirnos perdidos y confundidos, lo que nos obligó a generar camaradería y confianza”.
  Y continúa diciendo: “Yorgos no encaja en ninguna categoría. Sabía que iba a ser una experiencia totalmente diferente y singular, como son sus películas. No ha sido lo que esperaba, pero en el buen sentido. Algunas de sus películas parecen muy controladas y se rigen según conjuntos de reglas que confinan a los personajes. En cierto modo, esta parece mucho más experimental y ha sido muy divertido participar en ella”.
  Como fan de los trabajos anteriores de Lanthimos, Chau sabía más o menos en lo que se estaba metiendo y lo comprendió todavía mejor cuando leyó el guion. La actriz afirma: “No sé por qué, pero intuía que Yorgos no era un director de tipo analítico. Deja que el subconsciente se ponga en marcha y averigüe qué está pasando. No tenía sentido ser demasiado racional porque él no es ese tipo de artista. Lo bonito de sus películas es que cuando las ves entras en un estado de sueño y sería simplista y erróneo analizarlas”.
  A Athie le entusiasmaba la idea de trabajar con Lanthimos y lo describió como uno de los directores más inventivos que existen: “Lo que me encanta de él es que no persigue ninguna meta ni va a lo seguro. Es fascinante y además lo hace todo con mucho respeto por la gente con la que trabaja”.
  “Una de las cosas que hace de Yorgos uno de los directores más apasionados y de mayor talento del panorama actual es su capacidad para extraer interpretaciones extraordinarias y potentes de su reparto", dice Lowe. “Son un conjunto ecléctico de actores brillantes que sólo a él se le habría ocurrido reunir”.
  “Colaborar con Yorgos siempre invita a la reflexión”, confirma la directora de casting Dixie Chassay, que ha trabajado con Lanthimos en múltiples películas y cortometrajes. "KINDS OF KINDNESS no se parecía a nada porque teníamos un reparto principal y necesitábamos determinar cómo se cruzaban con historias, personajes y papeles posteriores. Después, había un reparto adicional que venía a sumarse al grupo ya existente”.
  Lanthimos siempre incorpora a actores no profesionales en sus películas, lo que él llama "casting callejero’. Lowe lo explica: "En la práctica, es bastante difícil hacerlo bien y Hayley Williams, nuestra increíble primera ayudante del director, se encargó de patearse las calles de Nueva Orleans para encontrar un reparto adecuado que complementara el trabajo realizado por nuestros agentes de casting locales”.
  Sin embargo, y debido a las limitaciones que imponía el COVID en ese momento, la producción tuvo que recurrir a su equipo para muchos papeles adicionales como el policía, el barman, los médicos y otros. “Fue complicado pero de esas situaciones suelen surgir grandes cosas”, añade Chassay.
  “Podría decirse que ha añadido profundidad y textura reales al mundo que creado por el director", concluye Lowe.

DISEÑO DE PRODUCCIÓN...
  Lanthimos acaba de salir de proyectos con sets muy amplios y vestuario y prótesis extraordinarios, así que le encantaba la idea de abordar KINDS OF KINDNESS de manera diferente, centrándose en opciones más matizadas y sutiles en lo que se refiere al estilo visual de la película.
El director lo explica: “Esta película es más contemporánea y en cierto modo, eso hace que sea más sencilla. Hablamos mucho sobre cómo queríamos filmarla y el resultado fue algo diferente y más sencillo”.
  El diseñador de producción Anthony Gasparro cuenta que de repente recibió un correo electrónico para un posible proyecto con Lanthimos, al que siguió una llamada de Zoom con el realizador. Gasparro recuerda la conversación inicial y afirma: “Yorgos no es nada obsesivo. Recuerdo que hablamos más de Olivia Colman en Broadchurch que de cualquier cosa relacionada con el trabajo. No hablamos sobre el contenido ni sobre nada visual. Se trataba de conocernos y saber cómo trabajábamos. Ha sido maravilloso trabajar con alguien de esa manera”.
  La película se rodó en localizaciones de Nueva Orleans. Lanthimos y el equipo creativo querían un lugar que pudiera ser una ciudad sin nombre, un lugar que se funde con el segundo plano de una manera discreta. Como recuerda Guiney, “La película está ambientada en una ciudad estadounidense anónima. No estábamos especialmente interesados en representar a ninguna en concreto”.
  Lanthimos está de acuerdo y afirma que tenía que ser un lugar que tuviera hubiera los recursos que exigía la narrativa: “Nos pareció que la historia era norteamericana, pero también había que solucionar muchos temas logísticos. Uno de ellos era encontrar un lugar con un gran lago y una casa en el lago. Además de eso, había otras premisas como el clima, el feeling y la estética general del lugar en donde se sitúa la película. Nueva Orleans no es una parte importante de la historia. Nos limitamos a aprovechar la atmósfera general”.
  Gasparro recuerda que buscó localizaciones para la casa del lago y encontró algunas. Recuerda que “la localización más importante era la casa del lago debido a su importancia en el guion. Era imprescindible que estuviera en un lago. Pero nunca fue obligatorio que la historia tuviera una paleta específica o un tono visual determinado. Todo se fue gestando a medida que encontrábamos los sitios”.
  Para el reparto, rodar en Nueva Orleans contribuyó a la atmósfera de la película. Como comenta Qualley: “Yo diría que Nueva Orleans es casi tierra de nadie, no se parece a ningún otro lugar de Estados Unidos. Es culturalmente único y se podría decir lo mismo de la atmósfera de esta película y del mundo en general”.
  En lo que se refiere a los sets, sobre todo los más importantes como la casa del lago y la casa de Raymond, Lanthimos quería que fueran lujosos pero ligeramente distorsionados.
  “Ambos son muy diferentes. Creo que la casa del lago es una casa rica y decadente que este grupo de personas ha convertido en una especie de comuna”, explica Lanthimos. “Después está la casa de Raymond, que es un hombre rico y muy poderoso, con mucho gusto y amor por las cosas bonitas. Idear y diseñar las dos casas fue realmente interesante”.
  Para Gasparro, la casa del lago aportó una rica historia de fondo a su trabajo. “Me inventé una historia: alguien la había construido a finales de los 80 o principios de los 90 y luego se fue y quedó abandonada”, dice el diseñador. “Luego llegó esta secta y la reutilizó. Se convirtió en una extraña casa ceremonial donde dejaban de lado todos los muebles buenos y no paraban de añadir más literas”.

DISEÑO DE VESTUARIO...
  La diseñadora de vestuario Jennifer Johnson había trabajado anteriormente con Lanthimos en NIMIC, un cortometraje de 2017 y disfrutó muchísimo de la libertad creativa que le dio el director.
  Al describir su forma de abordar el proyecto, Johnson afirma: “Recibí una llamada diciendo que estaba interesado en hablar conmigo cuando yo estaba de vacaciones en Suecia. Leí el guion todas las veces que pude intentando absorberlo al máximo. Cuando volví a casa, me lancé de cabeza a investigar. Fue entonces cuando Yorgos y yo iniciamos un diálogo visual, enviándonos referencias. Él te brinda la información que necesitas y te permite utilizarla, lo que resulta aterrador, emocionante y estimulante al mismo tiempo. Disfruté muchísimo de todo el proceso”.
  En el caso de este proyecto, Johnson quiso no hacer referencia a ninguna otra película, ya que le pareció que eso le restaría visión a Lanthimos. Lo explica así: “Hice una inmersión más forense en imágenes de noticias y me basé en fotógrafos de la agencia Magnum. También estudié a Alice Neel, que es una gran retratista. A veces, miraba cuadros abstractos para recrear un estado de ánimo o un aspecto psicológico. Esta película trata mucho sobre el control y la psicología así que no resultaba útil utilizar métodos tradicionales de investigación”.
  A Johnson también le entusiasmó la idea de colaborar con el reparto, trabajando juntos para profundizar en sus personajes y lo que dejan ver a través de sus trajes. Alwyn lo explica: “Fue un trabajo de colaboración precioso. Jennifer es brillante. Tenía muchas ganas de que lo hiciéramos juntos”.
  Johnson dice que Stone aportó al vestuario un elemento muy físico: “A Emma no le preocupa la vanidad ni estar guapa. A ella le interesa sobre todo el personaje en sí y cómo se mueve. Le expliqué mis ideas y le encantaron. Aporta al personaje cualidades físicas muy relevantes. Siempre digo que sería una gran actriz de cine mudo porque está muy presente físicamente”.
  Como confirma Johnson, a Lanthimos le encantó escuchar las ideas que surgieron de los actores con respecto a su vestuario. Cuenta que el bañador naranja que lleva Dafoe fue idea suya.
  “Yorgos quiere que haya mucha experimentación y sentido del humor en el trabajo que hacemos. Este grupo de actores era tan increíble que enseguida dejaron de lado cualquier incomodidad. Cuando Willem vio el bañador naranja dijo: '¿Qué es eso? Bueno, pues vamos allá.’ No tiene vanidad y está dispuesto a probarlo todo”, explica Johnson.
  Lanthimos elogia el trabajo de Johnson en la película y afirma que aportó muchas referencias y conocimientos para enriquecer a los personajes.
“Jennifer es muy sutil en lo que hace. Para el personaje de Willem en la primera historia, gran parte de su ropa se basó en Agnelli, que fue una figura muy prominente de la moda en los años 70. Buscábamos referencias como esa y luego las aplicábamos a los diferentes personajes e intentábamos que evolucionaran de una historia a la siguiente”, dice sobre el trabajo de Johnson.
  Guiney está de acuerdo y señala que, en esta película en la que los actores interpretan varios personajes, el vestuario fue de gran ayuda para que el reparto comprendiera a quién estaban interpretando. Y añade: “Jennifer es un genio. Es una gran colaboradora y dio a los actores mucha libertad para que ayudaran a dar forma a sus personajes. En una película como ésta, donde tienes actores interpretando tres personajes diferentes, el papel de una diseñadora de vestuario es aún más importante”.

PELUQUERÍA Y MAQUILLAJE...
  Jennifer Serio, la jefa del departamento de peluquería, era una gran fan de las películas de Lanthimos y sabía que le daba mucha importancia a la estética. “Es una película de Yorgos, así que sabía que iba a ser genial y sorprendente", dice Serio. “Me encanta no saber dónde te van a llevar sus historias. Así que siempre estaba preparada para las sorpresas”.
  En cuanto a la peluquería y el maquillaje, Lanthimos quería que no hubiera grandes diferencias en la apariencia de los personajes de cada historia. El director lo explica: “Tanto Jessica [Needham] como Jennifer entendieron muy bien que no queríamos disfraces para los actores sino que encontráramos elementos que los identificaran como diferentes. Podría ser la misma persona, sólo que con un pelo diferente”.
  Al principio del proceso, cuando Serio y Lanthimos hablaban sobre el aspecto de los personajes, Lanthimos dejó caer que no era muy partidario de las pelucas, algo que Serio no se esperaba. Como ella misma explica, “A Yorgos no le gustan los artificios. Vengo de un mundo donde mi primer instinto es: 'Consigamos muchas pelucas.’ Pero él me dijo: 'No, no lo vamos a hacer así.’ Así que fue divertido intentar descubrir cómo usar lo que tienen los actores y mejorarlo. Los actores nos dejaron hacer lo que necesitáramos. Se portaron maravillosamente bien”.
  Stone lo recuerda: “Acababa de llegar de otro proyecto y tenía el pelo totalmente frito. Así que pensamos: 'Bueno, tenemos que sanearlo.' Así que lo teñimos de rubio y lo cortamos. Todos lucimos nuestro pelo real lo que resulta bastante desalentador, sobre todo para un equipo de peluquería y maquillaje que no había trabajado antes con Yorgos. Creo que hicieron un trabajo increíble y ha sido muy divertido elaborarlo juntos”.
   Respecto a Plemons, Serio dice que tuvieron que planificar sus looks para que cada personaje fuera reconocible, pero sin realzar demasiado cada uno de ellos.
  “Cuando Jesse llegó, se estaba dejando crecer el pelo, así que hicimos un peinado pompadour con pequeños mechones en la parte delantera”, confirma Serio. “Después, para el segundo personaje en el que interpretaba a un policía, tuvimos que hacer algo diferente pero nos aseguramos de tener suficiente con qué jugar para Daniel, su último personaje. Recuerdo que después de que terminara de interpretar a Robert, debía tener otro look en solo doce horas, así que decidimos cortarlo y teñirlo. Posteriormente, al pasar del personaje de Daniel al de Andrew, tomamos rápidamente la decisión de pasar del pelo”.
  La jefa del departamento de maquillaje Jessica Needham trabajó en estrecha colaboración con Serio. Como no era la primera vez que trabajaban juntos, Serio reconoce que su colaboración fue fácil.
  “Hemos realizado muchos proyectos juntas”, dice Serio. “Nos lanzamos muchas ideas y se nos ocurren muchas cosas. Así que nos sentamos e hicimos juntas nuestro look book, que luego presentamos a todo el mundo. No nos importa trabajar en el mismo sitio porque yo necesito saber qué está haciendo ella y ella necesita saber qué estoy haciendo yo. Trabajamos muy bien juntas”.
  Needham lo confirma y señala que fue genial intercambiar referencias e ideas con Serio, así como con Lanthimos y el reparto: “Reunimos todas esas imágenes, ya fuera una paleta de colores para el pelo y el maquillaje, o simplemente referencias generales. Hablamos con Yorgos sobre cada personaje y le presentamos lo que se nos había ocurrido. A veces no estaba de acuerdo y aportaba ideas totalmente diferentes, lo que era muy divertido. Los actores también participaron muchísimo así que había muchas opiniones”.
  Needham reconoce que la buena disposición del reparto la ayudó muchísimo a experimentar con ideas, trabajando juntos para combinar diferentes fuentes de inspiración. Cuenta cómo fue su experiencia trabajando con Stone: “Estaba súper comprometida. No sabíamos quiénes eran estos personajes hasta que empezamos a hacer sugerencias y aportar opiniones. Al principio no sabíamos qué aspecto tendría Liz, pero yo dije: '¿Qué pasaría si añadiéramos pecas? A Emma le encantó. Estaba dispuesta a todo. Es maravilloso trabajar con gente que está dispuesta a arriesgarse”.

LA FOTOGRAFÍA...
  Este proyecto reúne a Lanthimos con Robbie Ryan, su director de fotografía en La favorita y Pobres criaturas. Ryan fue nominado al Premio de la Academia® para ambas películas.
  A lo largo del proceso de preproducción, Lanthimos y Ryan hablaron sobre cómo utilizar la cámara de forma diferente y más sencilla que en las otras películas. Como explica Lanthimos: “Quería hacer algo nuevo con Robbie pero sin dejar de construir sobre lo que habíamos hecho antes. A veces, eso iba a significar un cambio de dirección pero aprendiendo de lo que habíamos hecho. Como íbamos a filmar en un mundo contemporáneo, había que buscar la mayor sencillez posible para las tres historias. Se trataba de encontrar la forma más sencilla de abarcar una escena y centrarse en su verdadera esencia”.
  Ryan recuerda que esta fue una de las primeras cosas que Lanthimos le dijo porque no se parecía nada al estilo de Pobres criaturas: “Yorgos tenía muchas ganas de probar un tipo diferente de lenguaje con KINDS OF KINDNESS. Quería que fuera una pantalla ancha y con lentes anamórficas. A partir de ahí nos dedicamos a realizar pruebas para ese tipo de fotografía”.
  Además de las técnicas de encuadre, Ryan destaca la inclinación de Lanthimos por el blanco y negro, que en esta película se utiliza para indicar una subsección de la realidad. Como explica Ryan: “El blanco y negro se utiliza cuando los personajes hablan de una historia o cuando hay una secuencia de sueños. Fue genial pasar a un mundo o a una perspectiva diferentes. Tengo muchas ganas de hacer una película con Yorgos que sea completamente en blanco y negro; a él le encanta”.
  Ryan señala que el propio Lanthimos es un gran director de fotografía por derecho propio, lo que influye en su conocimiento general de estructura, el montaje y el diseño. Ryan opina sobre Lanthimos: “Su sensibilidad fotográfica siempre es mucho mejor que la de la mayoría de los directores de fotografía, incluyéndome a mí. Sabe perfectamente lo que puede hacer para que sus ideas visuales funcionen en la historia. Le encanta pasar de un plano amplio a un plano cerrado, como un dedo que se mete en la boca. No hay demasiados planos intermedios y funciona muy bien.’
  Para mejorar la visión de Lanthimos, Ryan confirma que filmaron en película, lo que describe como el "ingrediente mágico" de las cintas de Lanthimos que pone de manifiesto sus impresionantes cualidades visuales.
  “Sabes lo que obtienes cuando filmas en película: siempre habrá algo interesante”, añade Ryan. “Gracias a ese aspecto granuloso todo se captura muy bien. Los coloristas siempre están contentos de trabajar con película. Trabajar físicamente en una película es genial porque hay menos monitores y ordenadores. Solo hay un grupo de gente trabajando”.

LA BANDA SONORA...
  KINDS OF KINDNESS representa la segunda incursión de Jerskin Fendrix como compositor de música para el cine después de su debut con Pobres criaturas, que le valió una nominación al Premio de la Academia®. Pobres criaturas también fue la primera vez que Lanthimos utilizaba un compositor en una de sus películas.
  “Me encanta trabajar con Jerskin y supongo que él es la razón por la que ahora estoy trabajando con un compositor: encontré a alguien que me funciona”, confirma Lanthimos. “Jerskin trabajó en este proyecto de la misma manera que en Pobres criaturas, es decir antes de ver un solo fotograma de la película. Le di el guion y empecé a enviarle fotografías en blanco y negro que tomaba en el set. Nos pusimos de acuerdo al principio: "Esta vez quiero usar el piano, el coro e ir en esa dirección", algo muy diferente a Pobres criaturas. Cuando entré en la sala de montaje, él tenía un repertorio de música que había creado para trabajar y resultó genial”.
  Este método de trabajo también le gusta mucho a Fendrix. Entiende que escribir música para que coincida exactamente con las imágenes exige una gran número de limitaciones técnicas. Trabajar con Lanthimos le proporciona la libertad que necesita, tal y como explica Fendrix: “Afortunadamente, tengo el privilegio de recibir todos los materiales que Yorgos considera adecuados para que los vea. Pero intenta darme lo menos posible. Escribo mucha música basándome en lo que creo que es apropiado. Esto implica leer el guion varias veces para asegurarme de colocarme en un espacio que me permita un gran distanciamiento. Intento averiguar lo que obtengo del material y lo que creo que la música debe expresar”.
  Fendrix también cuenta que habló con Plemons en el set sobre las emociones del personaje, lo que resultó muy útil para componer la música y para comprender qué vacíos debería llenar la música.
  ”Tuve la suerte de poder ir al set al principio del rodaje. Así pude hacer preguntas a Jesse sobre las emociones porque me costaba entender de dónde venían todos esos personajes", confiesa Fendrix. “Me habló sobre su interpretación y cómo planeaba encarnar a sus personajes, lo que fue genial. Terminé pensando en el espacio abstracto entre las emociones y si ese espacio estaba vacío o era ruidoso. A partir de ahí, utilicé el piano y el coro para explorar esos espacios.’

  Un hilo conductor de todas las películas de Lanthimos y algo que se interpreta de manera diferente en cada una de ellas es la manera de utilizar el humor. Para Lanthimos, se trata de un tema esencial del proceso de narración ya que es un aspecto muy importante de la naturaleza humana.
  “No puedo verlo de otra manera. No se puede hacer algo sincero e importante sin reírse un poco de ello”, explica Lanthimos. “Es imposible hacer algo que no tenga sentido del humor, por muy oscuro o dramático que sea. La contradicción entre ambas cosas crea sentimientos interesantes y plantea preguntas interesantes”.
  Guiney elogia la capacidad de Lanthimos para jugar con el humor y utilizar el tono de la manera más eficaz posible: "Ejerce un control total sobre el tono de sus películas. Eso significa que una escena puede pasar de la alta comedia a la violencia o a la tragedia más absolutas en cuestión de segundos. Una escena puede contener toda esa variedad de tonos y por eso resulta tan increíblemente estimulante. Mantiene a la audiencia en vilo, preguntándose qué giro va a tomar o cómo se resolverá por sí solo”.
  Para Stone, el humor del trabajo de Lanthimos es lo que lo que más le gusta de sus proyectos y una razón muy poderosa para colaborar tan a menudo. La actriz lo cuenta así: “Una parte de la razón por la que siento una conexión profunda con Yorgos y las cosas que hace es que nada es sencillo. De hecho, incluso los momentos más oscuros tienen algo de comedia. Cuando veo algo dramático o aterrador, no me parece auténtico porque todo en la vida es una mezcla. No puedo evitar pensar así”.
  A Chau le ha encantado participar en una película tan singular a sabiendas de que generará divisiones y opiniones encontradas. Lo explica así: “He visto Langosta un par de veces con grupos diferentes de amigos y todos tienen reacciones diferentes. Eso es lo que distingue a las películas de Yorgos. Es señal de que hace un trabajo interesante y fresco. No importa si al salir del cine dices que no te ha gustado. Lo importante es que te sientas cuestionado y te hagas preguntas”.
  Alwyn está de acuerdo y señala que tuvo reacciones muy fuertes cuando leyó el guion, así que quiere que el público sienta lo mismo. Alwyn comenta: “Existe una delgada línea entre algo que te estremece y algo que te hace reír. Hablar de una película de Yorgos siguiendo pautas tradicionales es muy difícil”.
  Plemons señala que KINDS OF KINDNESS representa la condición humana y una característica clave del ser humano es reír ante la adversidad.
“Parece que esto solo se les ha ocurrido a Yorgos y a Efthimis, pero también es un paso diferente para ellos. Hablamos de la condición humana y cuando estamos condenados, lo único que podemos hacer es reír”, concluye. “Es un tipo de humor existencial bastante aterrador, donde hay una desesperación por sobrellevar esas características del ser humano que no puedes sobrellevar. A menudo resulta gracioso, porque es imposible".

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... BAD BOYS