Fichas de peliculas
  • Registro
QUEEN AND SLIM
INFORM MACIÓN
Titulo original: Queen & Slim
Año Producción: 2019
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 131 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Drama
Director: Melina Matsoukas
Guión: James Frey, Lena Waithe
Fotografía: Tat Radcliffe
Música: Sean Barrett
FECHA DE ESTRENO
España: 21 Febrero 2020
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Entertainment One


SINOPSIS

Un dependiente de tienda tiene una cita muy especial con una abogada defensora penalista. En un momento dado son parado spor un policía por una infracción menor de tráfico. La situación se intensifica hasta alcanzar un trágico resultado, cuando el hombre mata al agente de policía en defensa propia. Aterrorizados y temiendo por sus vidas se ven obligados a darse a la fuga. Pero el incidente ha quedado grabado en vídeo y se vuelve viral...

INTÉRPRETES

CHLOË SEVIGNY, DANIEL KALUUYA, BOKEEM WOODBINE, JODIE TURNER-SMITH, STURGILL SIMPSON, KENNETH KYNT BRYAN, DOMINIC CANCELLIERE, COLBY BOOTHMAN, SCOTT RAPP, JUSTIN CARMOUCHE, CALVIN WILLIAMS, THOM GOSSOM JR., BRYANT TARDY

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesFEATURETTE'S

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

UN ENCUENTRO CASUAL, UNA NUEVA IDEA...
   Ambientada en medio de la agitación de la América moderna impulsada por los medios, QUEEN & SLIM ofrece un incisivo análisis del clima social y político actual del país desde el prisma sin filtro de una historia insolente pero vitalista de amor negro.
  El proyecto surgió de un encuentro casual, cuando al autor superventas James Frey (En mil pedazos y la novela “My Friend Leonard”) le presentaron a Lena Waithe. Waithe es de Chicago, y Frey fue al colegio en Chicago durante un año, así que tenían eso en común. Al final, Frey acabaría compartiendo con ella una incipiente idea que había tenido. Esa idea inicial de Frey consistía en lo siguiente: un hombre y una mujer de color quedan para una primera cita. Él la está llevando a casa cuando los para un agente de policía. La situación se intensifica y el policía acaba muerto en defensa propia. En lugar de informar de lo sucedido, la pareja se da a la fuga.
  Frey entendió justamente que, fuera cual fuera la forma que adoptara la idea, iba a necesitar de una hábil voz negra que le diera vida. Su esperanza era que esa voz fuera Waithe, si le interesaba. Waithe, una productora, actriz y guionista evocadora e interesada por las cuestiones sociales, reaccionó de inmediato. Sabía que se podía sacar una película de esa idea. Así que tan solo necesitaba descubrir cómo sería esa película.

UNA CARTA DE AMOR A LA AMÉRICA NEGRA...
  Waithe, que ganó un Emmy por los guiones que escribió para la serie de Netflix “Master of None”, se puso a trabajar en el guion y acabaría enviándole un borrador a su socio en la producción, Andrew C. Coles, antiguo ejecutivo de Overbrook Entertainment y Scott Rudin Productions.
  Al igual que Waithe, a Coles le atrae el material que gira en torno a la experiencia cultural negra, y sabía que Waithe se disponía a ofrecer una imagen socialmente relevante de la conciencia de la América contemporánea. “Una de las cosas que Lena ha hecho sistemáticamente a lo largo de su carrera, ya sea escribiendo, produciendo o actuando, es contar algo auténtico, contar algo oportuno y contar algo significativo para la gente”, opina Coles. “Una de las cosas que resultaban tan emocionantes de este proyecto desde el principio era que se centraba en esos dos individuos, gente que, en condiciones normales, podría acabar convertida en titular durante varios telediarios, y construir una película completa en torno a ellos. En muchos aspectos, QUEEN & SLIM es una oda a la comunidad negra. Es una forma de hablar sobre nuestra humanidad y las vidas que vivimos, la gente que nos quiere, las familias que tenemos y cómo todo eso se puede olvidar convenientemente cuando alguien se convierte en blanco de la brutalidad policial y pasa a ocupar los titulares”.
  Waithe continuaría elaborando el guion a través de su proceso normal de trabajo, definiendo a los personajes y definiendo la historia. El título de la película, sin embargo, fue una decisión casi inmediata. En el primer par de párrafos de su borrador del guion, Waithe sabía que llamaría a la hermosa y majestuosa protagonista femenina Queen y a su pretendiente sencillo y sin pretensiones Slim. “La llamé Queen [reina] porque considero que todas las mujeres negras son reinas”, explica Waithe. “Y Slim [delgado] es un término afectuoso de la vieja escuela que los hombres negros solían usar entre ellos. Quería contar una historia sobre dos personas negras muy diferentes, que se ven obligadas a ir juntas en coche, que se acaban enamorando y en torno a las cuales el mundo exterior crearía su propia historia y mitología. La historia se reduce realmente a los héroes que creamos para darnos esperanza a nosotros mismos”.
  Por el contrario, la mayor parte de la gente con la que se cruzan Queen y Slim durante su viaje no tiene nombre, tanto en la pantalla como en el guion. Waithe decidió a propósito referirse a ellos utilizando únicamente descriptores genéricos, como “Hombre negro grande”, “sheriff”, etc. “Para mí, se trataba menos de los nombres de los personajes y más de quiénes son”, comenta Waithe. “La gente que se conoce rara vez usa el nombre del otro en una conversación, simplemente se conocen como personas. Quería que los espectadores conocieran a los personajes por sí mismos, en lugar de centrarse en cómo se llaman”.
  Waithe necesitaría casi 18 meses para terminar su primer borrador. Durante ese tiempo, se encontraba simultáneamente supervisando su serie de Showtime “The Chi”, escribiendo para “Master of None” y filmando con Steven Spielberg su papel principal en Ready Player One. Durante el proceso de escritura y desarrollo, Waithe le había mencionado el proyecto a Daniel Kaluuya, a quien conocía socialmente. Acababa de ser nominado por aquel entonces al Óscar por la película de Jordan Peele Déjame salir y despertó su curiosidad desde el primer instante. “Al principio, Lena me mencionó que estaba trabajando en una historia tipo Bonnie y Clyde”, recuerda Daniel Kaluuya. “Y pensé: ‘la voz de Lena en una historia de ese estilo es algo que desde luego me gustaría ver’. Un par de meses después, me contó la premisa de la película durante una cena y recuerdo estar entusiasmado desde ese momento. Sabía que quería formar parte de esto”.
  Waithe sabía que Kaluuya sería una excelente elección para interpretar a Slim, pero, al mismo tiempo, no tenía todavía a ningún director comprometido con el proyecto, y quería que, quienquiera que fuera, participara en todas las decisiones de selección del reparto. Por suerte, Waithe ya había mantenido conversaciones preliminares con su primera elección para dirigir QUEEN & SLIM.

UNA CINEASTA VISIONARIA...
  Llegado el momento de plantearse directores que pudieran ocuparse de este proyecto, Waithe no podía imaginarse a nadie más que a Melina Matsoukas para asumir el mando. Matsoukas y Waithe comparten un profundo compromiso por mostrar la perspectiva multicultural de su trabajo y por crear arte que sea más incluyente para con la gente de color, las mujeres y la comunidad LGBTQIA, y Matsoukas poseía sin ninguna duda la agudeza artística, la perspectiva característica y la destreza como directora que el material requería.
  Matsoukas, colaboradora creativa desde hace tiempo de Beyoncé, dirigió el innovador vídeo “Formation”, del álbum de 2016 del icono del pop “Lemonade”, así como vídeos musicales para un auténtico quién es quién de artistas discográficos de la industria musical. También ha dirigido y ejercido de productora ejecutiva de la serie de HBO “Insecure”, protagonizada por Issa Rae.
  Waithe conoció inicialmente a Matsoukas en el set de “Master of None”, cuando Matsoukas dirigió el capítulo sumamente personal de Waithe “Thanksgiving”, que permitiría posteriormente a Waithe hacer historia al convertirse en la primera mujer de color en ganar un Emmy como guionista de comedia. Congeniaron desde el primer instante. “Lena confió en mi hasta extremos que nunca había experimentado antes, así que fue una experiencia de trabajo tremenda”, recuerda Matsoukas. “La llamo mi ‘hermana del trabajo’”. Waithe se siente igual. “Melina y yo gozamos de una colaboración maravillosa”, aporta Waithe. “Hay una química estupenda entre las dos, sucedió de manera muy natural. Es como si fuéramos hermanas al instante”.
  Cuando se conocieron, Matsoukas andaba buscando el proyecto adecuado con el que debutar en la gran pantalla y Waithe estaba trabajando en el guion de QUEEN & SLIM, que también sería su primera película como guionista.
  La socia en la producción de Matsoukas, Michelle Knudsen, leyó el primer borrador del guion de Waithe de QUEEN & SLIM y se quedó anonadada. Como posible primera película de Matsoukas, cumplía todos los requisitos. “QUEEN & SLIM es contemporánea y es provocativa”, opina Knudsen. “No se anda con miramientos. Posee una mezcla increíble de ligereza, amor y energía cinética, a la vez que trata un tema muy difícil. Pero es muy sincera, y pensé de inmediato que la forma en que estaba escrita tenía algo que encajaba a la perfección con el trabajo visual que a Melina le encanta hacer. Le encanta hacer cosas impactantes, que apelen a la América negra. Es una historia cinematográfica clásica en la vena de Bonnie y Clyde o Thelma & Louise, pero además es una historia muy americana: una película de carretera a través de los Estados Unidos. Ahora, en el momento actual, resulta muy relevante y muy importante. Está ideado para ser una ventana al viaje de esta pareja por los Estados Unidos. Se convierte en una exploración del paisaje estadounidense, tanto físico como metafórico”.
  La propia Matsoukas se sintió motivada por la intención y la energía del guion de Waithe. “Mi pasión por cualquier proyecto siempre provendrá del material y el guion de Lena no decepcionó”, asegura Matsoukas. “Al llegar a la última página, supe que la película podía ser revolucionaria, y supe que quería ser quien diera vida a esta historia. No podría haber elegido una compañera mejor para emprender este viaje. QUEEN & SLIM es nuestra primera película, así que sabía que sería especial. Me gusta hacer cosas que inviten al diálogo y cuestionen la forma de pensar de la gente, y que tal vez conduzcan de algún modo a un cambio en el mundo. He intentado hacer eso con mis trabajos anteriores en vídeos musicales, televisión y anuncios. Me centro en proyectos por los que siento pasión, que apelan ante todo a mis valores como persona, y luego como artista que puede entretener e informar”.
  Waithe estaba encantada de unir fuerzas con Matsoukas para dar vida a esta emblemática película. “Es pura dinamita y tenía una visión única para QUEEN & SLIM”, afirma Waithe. “Se lo tomó todo con mucha seriedad y sentía gran pasión por cada detalle. Se aseguró de que cada plano, imagen y momento fueran icónicos, y dio vida a las palabras de una manera que solo ella habría sido capaz de hacerlo”. Nunca dudó de que Matsoukas fuera la cineasta adecuada para llevar esa historia a la pantalla. “Me sentí muy cómoda con la historia en manos de Melina”, comenta Waithe. “Siempre ha superado mis expectativas. Para mí, somos como Dwyane Wade y LeBron James. Le paso la pelota y ella ya sabe qué hacer”.
  Para entonces, el proyecto había llamado la atención del veterano ejecutivo de la industria Brad Weston y de Pamela Abdy, que se habían asociado recientemente para fundar Makeready, un estudio independiente centrado en desarrollar, financiar y producir proyectos impulsados por el talento, exactamente como QUEEN & SLIM.
  “QUEEN & SLIM es una película impactante, hermosa y auténtica sobre los problemas sistémicos y culturales de nuestro país”, aporta Weston. “Cuando Pam y yo pusimos en marcha Makeready, nos esforzamos por definir la clase de contenidos que queríamos crear y por los que queríamos darnos a conocer. QUEEN & SLIM se convirtió en nuestra primera película. Nos pareció la imagen perfecta de lo que queríamos que representara nuestra compañía. Por desgracia, esta historia es de máxima relevancia en el panorama actual, y lo que esperamos es que lo auténtico y genuino de la misma estimule el diálogo y se convierta en parte de la narrativa cultural”.

DANIEL KALUUYA ACEPTA EL PAPEL...
  Una vez que contaban con Melina Matsoukas como directora, Lena Waithe y el equipo de producción se centraron entonces en empezar el proceso de selección del reparto principal.
  Waithe imaginaba a Slim como un hombre corriente, trabajador, que asiste a misa y sin grandes aspiraciones. Es un tipo ordinario que lleva una vida ordinaria, hasta que sucede algo explosivo y profundo que cambia su visión del mundo y, de paso, a él. Es todo lo que no es Queen.
  El nominado al Óscar Daniel Kaluuya ya había expresado su interés por el papel, y Matsoukas supo rápidamente tras reunirse con él que ya tenía a su Slim. “Desde el principio, fue muy consciente de cómo se representaría a Slim”, explica Matsoukas. “Incluso en sus momentos más vulnerables al principio de la película, sigue siendo un hombre fuerte y digno de respeto. Daniel da vida a todas esas cualidades de maneras que no me podrían haber imaginado. Siempre digo que es el Denzel Washington, el Sidney Poitier, el Paul Robeson de nuestra generación. Cómo personifica por completo ese personaje, que es tan distinto de cualquier otro papel que le haya visto interpretar en la gran pantalla, es testimonio de lo gran actor que es”.
  Al igual que Matsoukas y Waithe, Kaluuya se esfuerza por hacer películas que apelen y hablen en nombre de aquellos cuyas voces no suelen verse plenamente representadas, lo que incluye el gran éxito de taquilla mundial Black Panther. Como artista y hombre de color, Kaluuya sintió que conectaba con esta historia de manera íntima y que se trataba de una impactante piedra de toque cultural con personajes hermosamente elaborados. “Los espectadores rara vez ven películas desde la perspectiva que ofrece QUEEN & SLIM”, opina Kaluuya. “No en cuanto a la raza, sino en cuanto a mentalidad. Quiero crear contenidos para gente que no se sienta vista, y esta historia me pareció radical en ese sentido”.
  Kaluuya se incorporó al proyecto como protagonista masculino y como productor ejecutivo. “Me convertí en productor ejecutivo porque quería ayudar a presentar esta historia al mundo”, explica Kaluuya. “Quería formar parte de la conversación y colaborar con el equipo responsable del proyecto para proteger el mensaje de la película”. Y se sintió inspirado por la visión y el compromiso de su directora. “Melina aportó estilo a la historia”, agrega Kaluuya con una sonrisa. “Puso muchísimo cuidado, amor y especificidad en cada minúsculo detalle de la película”.
Una vez fichado su Slim, había llegado el momento de encontrar a su Queen.

LA ELECCIÓN DE JODIE TURNER-SMITH...
  A medida que se extendieron por la industria las noticias sobre el proyecto, toda una serie de actrices conocidas expresaron su interés, pero, desde el principio, Melina Matsoukas y Lena Waithe sabían que querían elegir a una recién llegada para el papel de la extremadamente independiente y culta Queen, una mujer compleja y autosuficiente que carga con el bagaje de un pasado accidentado.
  Queen es una exigente abogada penalista, que ha visto de primera mano los efectos del sistema judicial, sobre todo en hombres y mujeres jóvenes de color, y que se siente impulsada por el deseo de dejar su huella en el mundo. Sin embargo, esa particular búsqueda tan noble de justicia, está íntimamente relacionada con el traumático pasado de Queen, y las infranqueables barreras emocionales que ha erigido a su alrededor son su forma de asegurar su supervivencia.
  En última instancia, el papel iría a parar a Jodie Turner-Smith. Matsoukas ya había trabajado anteriormente con Turner-Smith, entonces una actriz novel, años antes en un anuncio. Turner-Smith había interpretado posteriormente papeles en dos series, “Nightflyers” y “The Last Ship”, y había trabajado en unas cuantas películas independientes, que le habían permitido mostrar una enorme reserva de talento trasmitido a través de sus expresivos ojos y sus movimientos llenos de gracia. Matsoukas se acordó de ella mientras veía su cinta de prueba. Le gustó lo que vio y la invitó para una nueva audición.
  “Jodie llegó a la audición y la clavó”, recuerda Matsoukas. “Yo estaba entusiasmada con ella y su interpretación fue tremenda. Quedamos todos muy impresionados y convencidos de que habíamos encontrado a nuestra Queen”. Turner-Smith sintió que entendía intuitivamente a Queen. “Queen es una mujer muy inteligente y culta”, explica Turner-Smith. “Está comprometida con la excelencia, que es lo que hace que sea tan dura consigo misma y con los demás. No es que sea una persona borde, simplemente tiene el listón muy alto. Queen es una superviviente. Ha logrado crearse una vida de éxito para sí misma, pese a todo lo que ha vivido”.
  En cuanto Kaluuya y Turner-Smith realizaron su primera prueba de cámara juntos, el equipo responsable del proyecto supo que había química entre ellos. La pareja poseía una química precisamente calibrada, que iba aumentando poco a poco y que mantendría a los espectadores interesados a lo largo de su viaje de autoconocimiento y amor entre el trauma y el miedo.
  Para Turner-Smith, la combinación del perspicaz retrato de Waithe de la experiencia negra contemporánea, combinado con el estilo singular y visualmente atractivo de realización cinematográfica de Matsoukas, resultaba demasiado irresistible para ignorarlo. “Melina tenía una visión y una estética increíblemente concretas para esta película”, aporta Turner-Smith. “Estaba encantada de formar parte de un proyecto que estaba dirigido y escrito por dos voces femeninas negras dinámicas, interesantes y llenas de talento. El guion de Lena es impecable y la dirección de Melina aportó una intensidad, una profundidad y un color diferentes a esta película, que no creo haber visto nunca antes”.

VERDAD Y SENTIDO EN QUEEN & SLIM...
  QUEEN & SLIM es por momentos un estudio de raza, género e inclusión en Estados Unidos, pero también es una conmovedora historia de amor forjada en ese explosivo panorama cultural. “Esta película utiliza la horrible situación en la que se ven inmersos Queen y Slim para mostrar el poder de la comunidad y la necesidad de no dejarte pisotear”, comenta el productor Brad Weston. “El racismo y la brutalidad policial en los que se sumerge la película resultan desgarradores, pero muestra que en última instancia el amor prevalece y la humanidad gana”.
  En una fracción de segundo, las vidas de dos ciudadanos respetuosos de la ley cambian y quedan interconectadas para siempre. Queen, que ha recibido un disparo del agente de policía y está herida, se encuentra en una situación sumamente vulnerable, mientras lucha por mantener el control. Slim, que ha disparado y matado al agente de policía en defensa propia, después de que el agente disparara a Queen, está paralizado al darse cuenta de que ha tomado una vida sin querer. Ambos se ven sumidos en una caótica y funesta situación de la que no pueden salir hablando. Huyen del lugar de los hechos para reorganizarse, sabiendo que quedarse significa sin duda sufrir las represalias de la policía.
  “Buena parte del material de esta historia es duro y emotivo”, aporta Turner-Smith. “Trata sobre cómo Queen y Slim procesan el trauma y está cargado de paranoia, porque los dos se encuentran constantemente a la fuga”.
  El equipo responsable del proyecto reconoce que no hay respuestas fáciles ni soluciones sencillas a las complicadas situaciones presentadas en la película. “Como artistas, Lena y Melina son más bien sutiles”, opina el productor Andrew C. Coles. “No pretenden restregarle un mensaje al público por las narices, pero van a hacer preguntas difíciles. Van a crear un escenario provocador que, esperamos, propicie un diálogo”.
  Mientras Waithe desarrollaba el guion y sus dos personajes protagonistas, se inspiró en los iconos de los derechos civiles de los 60 Malcolm X y Martin Luther King, Jr. “Al principio, Queen era Malcolm X y Slim era Martin Luther King”, comenta Waithe, “pero, para el final de la historia, se han intercambiado”. Como Spike Lee y su influyente clásico Haz lo que debas, Waithe trataba de promover una conversación sobre las relaciones raciales en los Estados Unidos con QUEEN & SLIM, en una historia de múltiples facetas que también trata sobre el amor, el odio, el miedo y, en última instancia, la condición humana. “Quería que los espectadores decidieran por sí mismos si consideran a Queen y a Slim héroes”, explica Waithe. “Cada uno tendrá su propia opinión, y eso es lo genial del arte. En lugar de que los espectadores pidan la respuesta al artista, prefiero que el arte hable por sí mismo y permita a los espectadores encontrar por sí mismos la respuesta”.
  Varias veces a lo largo de las ocho semanas de rodaje, el equipo responsable del proyecto, el reparto y el equipo técnico llegaban al set para encontrarse una nueva noticia sobre un incidente o una decisión legal relacionados con una persona de color abatida a tiros por la policía. Sirvió como recordatorio constante de lo importante y oportuna que era la historia que estaban contando, y reforzó su esperanza de que la película que estaban haciendo tuviera un impacto e iniciara un nuevo diálogo que obrara un cambio. “Queen y Slim no se ven como héroes, porque no pidieron encontrarse en la situación en la que se encuentran”, señala el productor Brad Weston. “Simplemente, asumen las riendas de su propio destino y toman decisiones proactivas para luchar por aquello que representan”.

logo radio directo


Videoclip musical
CONOCES A TOMÁS?

LOS HIJOS DE SAN LUIS. Estreno 21 Febrero