Fichas de peliculas
  • Registro
NOCHE DE PAZ
INFORMACIÓN
Titulo original: Silent Night
Año Producción: 2023
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 111 Minutos
Calificación: ANo recomendada para menores de 16 años
Género: Acción
Director: John Woo
Guión: Robert Archer Lynn
Fotografía: Sharone Meir
Música: Marco Beltrami
FECHA DE ESTRENO
España: 1 Diciembre 2023
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
DeaPlaneta


SINOPSIS

Nochebuena. Un padre atormentado es testigo de la muerte de su hijo cuando éste queda atrapado en un fuego cruzado entre bandas. Roto de dolor y sin voz, debido a una herida profunda que afecta sus cuerdas vocales, decidirá someterse a un estricto entrenamiento para vengarle...

INTÉRPRETES

JOEL KINNAMAN, CATALINA SANDINO MORENO, KID CUDI, JOHN POLLACK, YOKO HAMAMURA, VINNY O'BRIEN, ANTHONY GIULIETTI

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

LOS ORÍGENES...
  John Woo está de vuelta y esta vez el genio de la acción presenta una producción totalmente diferente: una película sin diálogo.
Robert Lynn está detrás del guion de este filme que John Woo define como «sorpresas, sorpresas y más sorpresas. El guion me enganchó desde la primera página y no pude resistirme a esta historia. Contamos con un equipo de 3 o 4 personas que trabajaron el guion para pulirlo. Me gustó muchísimo leerlo porque me encantan los retos». Woo vuelve al cine de Hollywood con un proyecto totalmente diferente, una producción muy ambiciosa rodada en México.
  «Rodar una película sin diálogo tiene su aquel. Es bastante complicado porque hay que darle a todo muchas más vueltas para encontrar nuevos estilos y nuevas formas de contar la historia, por no hablar de lograr un lenguaje visual único. El sonido y la imagen cobran mayor protagonismo al no tener diálogos, y eso requiere de un gran esfuerzo. Ha sido un proceso difícil. Hay que pensarlo todo muchísimo», comenta Woo sobre la película.
  La habilidad del reparto de NOCHE DE PAZ para crear unos personajes llenos de matices se suma al enorme talento de John Woo, de quien han aprendido mucho más de lo que esperaban.
  «Trabajar con John Woo ha sido inesperadamente divertido. Pensé que iba a ser muy inflexible, no sé por qué. Supongo que porque sus películas tienen un estilo muy específico y me lo imaginaba con todo muy atado. Pero en realidad te da mucha libertad creativa. Está abierto a las sugerencias, te invita a moldear la idea juntos para crear algo nuevo. Para mí, como actriz, ha sido un sueño trabajar con alguien como él. Además, si le convence más lo que le propones, no se agarra como un clavo ardiendo a sus ideas. Se le ocurren cosas locas, raras y emocionantes. Es un director muy divertido», dice emocionada Catalina Sandino.
  Joel Kinnaman añade, «Más allá de ser un director de cine mítico, John es un maestro de la cámara. Nunca había trabajado con un realizador que pudiera contar tanto con un simple movimiento de cámara. Y también entiendo por qué le atrajo esta película sin diálogo, porque abre muchísimas posibilidades a la hora de diseñar planos espectaculares en lugar de escenas en la que hay primeros planos, planos medios, picados, contrapicados, ambiente y demás que luego se fusionan en la sala de montaje. Aquí vamos al grano. Muchas escenas se componen de uno o dos planos como mucho. La escena se entiende por la composición y el movimiento de la cámara. Va a ser una película muy artística».
  La admiración que Harold Torres siente por la obra de Woo le animó a unirse a esta aventura. «En cuanto me enteré de que dirigía John Woo tuve clarísimo que quería participar. Me propusieron formar parte del reparto y me dio un alegrón ver que uno de los directores que más respeto y admiro desde que empecé en el cine quería trabajar conmigo. Recuerdo la primera vez que vi una película de John Woo. Estaba estudiando interpretación y me la puso uno compañero. Era una de sus primeras películas, de las que hizo en Hong Kong. Por entonces era dificilísimo dar con esas pelis, porque no estaban a nuestra disposición. Para mí John Woo es una leyenda, como para tanta otra gente. Cuando me propusieron trabajar en el filme, dije que sí sin preguntar ni siquiera quién era el personaje. Yo dije que sí y punto, porque para mí es un honor participar en este tipo de película. Después, cuando empecé a ver de qué iba la historia y fui viendo cómo era el director en el rodaje, supe que lo recordaría toda la vida. Es increíble formar parte de una película de John Woo».
  Scott Mescudi se sincera, «Me imponía mucho trabajar con John. Los primeros días yo estaba muy nervioso porque quería estar a la altura. Es un tipo muy majo y ha sido muy amable desde el primer día de rodaje. Sabe cómo dar indicaciones y tiene claro lo que quiere. La comunicación ha fluido muy bien. Cuando me da una indicación, la entiendo, la interiorizo y le doy lo que me pide. Siempre ha quedado contento. A veces improviso y hago cosas que no se espera y le gusta el resultado. Está siendo surrealista, verme aquí trabajando con este señor. Es una leyenda. Cuando vi Cara a cara y Broken Arrow: alarma nuclear de niño, aluciné. Y pensar que ahora estoy aquí rodando un largo con él, ¡alucino!».
  A pesar de su larga experiencia con la acción, John Woo sigue encontrando motivación para reinventarse dentro de un género que domina desde hace años. «Básicamente, la acción marca el estilo del filme. En esta ocasión es todo muy emocionante, tiene un estilo muy singular. He intentado hacer algo diferente, como de pelea callejera. El público va a poder sentir el conflicto, la adrenalina y la rabia. Como la película no contiene diálogos, necesitamos utilizar elementos visuales potentes para contar la historia. Además de mostrar las peleas en sí, intentamos transmitir el sonido, el calor de los golpes e incluso el accidente de coche. Esos elementos se convirtieron en un nuevo lenguaje».
  Para desatar todo el potencial de un proyecto tan interesante hacía falta contar con alguien con un talento muy único. John Woo es el director que podía convertir NOCHE DE PAZ en algo extraordinario. En palabras de Mescudi, «Creo que podríamos estar ante el siguiente capítulo de este género. Rodar una película de este calibre sin diálogo es algo muy innovador y diferente, y va a abrir muchas posibilidades. Se puede decir y hacer muchísimo sin diálogo. Es una apuesta muy firme, que en manos de la persona equivocada podría haber dado resultados terribles. Pero John Woo es un maestro de la ejecución. Mientras estábamos rodando sentíamos que estábamos formando parte de algo muy grande y muy especial».

LA HISTORIA...
  En Nochebuena, una familia se prepara para pasar el día juntos, ajenos a la creciente tensión entre bandas locales. Una tensión que cambiará sus vidas para siempre.
  NOCHE DE PAZ empieza siendo una historia tranquila, que va cogiendo fuelle a partir de un hecho trágico: el hijo pequeño de la familia muere al ser alcanzado por una bala durante el fuego cruzado entre bandas callejeras. Brian Godlock, el padre del niño, se echa a la calle y consigue dar con algunos de los culpables. No obstante, su enfrentamiento con el líder de la banda, Playa, le deja malherido y al borde de la muerte.
  Brian Godlock sobrevive, pero pierde la capacidad del habla, además de las ganas de vivir. El peso de la situación recae en su esposa, Saya Godlock, quien se vuelca en ayudar a su marido mientras intenta lidiar con el trauma de haber perdido a su hijo. Cuando Saya ya no puede más y decide irse de casa, Brian encuentra la motivación que necesita para salir adelante: la venganza.
  Joel Kinnaman, que interpreta al protagonista Brian Godlock, explica que «NOCHE DE PAZ habla de cómo se gestiona el dolor y de cómo la venganza puede parecer la solución a este problema. Y también de cómo al recurrir a la venganza, uno va perdiendo su humanidad».
  «NOCHE DE PAZ es una historia de supervivencia. ¿Qué podemos hacer cuando nuestro mundo se desmorona? Tenemos que encontrar esos momentos, personas o cosas que nos ayudan a estar bien y a salir adelante. Mi personaje ve cómo su mundo desaparece de un día para otro», añade Catalina Sandino.
  El adversario de Brian es el terrible Playa, el líder de una banda criminal relacionada con el tráfico de armas, drogas y demás asuntos ilegales. Aunque las autoridades le siguen de cerca, no han podido encerrarle. El actor mexicano Harold Torres se encarga de darle vida y ofrece una interpretación que analiza a fondo el personaje, yendo más allá de su naturaleza criminal. Hablando sobre su papel, comenta: «Mi personaje está en una banda que se relaciona con personas que los demás consideran muy peligrosas. Digamos que no son buenas personas, pero Playa los considera su familia y para él es primordial proteger a su familia. Está con Venus y ella es una prioridad para él. Para Playa la relación que tiene con ella es muy importante, al igual que la que tiene con los hombres que forman parte de la banda».
  La incapacidad policial también es un factor clave que anima a Brian a emprender su misión de venganza. La familia Godlock se da cuenta de que no se hará justicia por la muerte de su hijo y Brian decide tomar cartas en el asunto. Scott Mecudi interpreta al detective Dennis Vassel, a quien describe como una persona empática. «Vassel entiende el dilema de Brian Godlock, pero es muy consciente de que el sistema no tiene los recursos necesarios para ayudar a esta familia». Scott incluso comenta que «Dennis Vassel es un policía que busca respuestas y se imagina más o menos lo que está haciendo Godlock. Siente compasión por él y entiende por qué está tan volcando en esta misión. Una misión suicida».
  La interacción de estos personajes lleva a Brian Godlock a buscar venganza. Emprende una misión que, tras la muerte de su hijo, le llevará a la desesperación y le dejará al borde de la muerte mientras intenta encontrarle un sentido a seguir viviendo cuando lo ha perdido todo.

LA PRODUCCIÓN...
  En NOCHE DE PAZ el característico estilo del director John Woo se percibe en cuestión de segundos. La portentosa combinación de persecuciones, peleas de bandas, fallos policiales y una insaciable sed de venganza y justicia dejan bien claro que se trata de una película de Woo.
  Para recrear la zona residencial en la que vive la familia Godlock, el equipo se trasladó a Ciudad de México y otras zonas del Estado de México.
John Woo dice que rodar en México ha resultado ser una experiencia increíble porque no solo disfrutó del entorno, sino que encontró todas las condiciones que necesitaba para hacer realidad este proyecto. «Me encanta México. Hay grandes profesionales del sector aquí. La gente es muy educada, amable y agradable. Me ha sorprendido gratamente. Cuando llegamos y empezamos a trabajar, notamos su pasión. Hicimos muy buenas migas, nos convertimos en buenos amigos. Trabajar en México es como trabajar en Hollywood, la única diferencia es que se habla otro idioma. Me lo he pasado en grande en México. Me ha impresionado mucho», comenta.
  Rodaron en una zona de Metepec, en el Estado de México, donde recrearon un barrio residencial estadounidense. El equipo tuvo la suerte de dar con lugares como Colonia Atlampa y los alrededores de Ciudad de México para crear los escenarios perfectos donde se desarrollarían las escenas con las peligrosas bandas, que bien podrían estar en cualquier parte del mundo.
  Este proyecto se construye utilizando hechos y personajes que presentan diferentes miradas sobre un aspecto particular de la historia y son esos matices los que le aportan una personalidad única al filme. No fue tarea fácil y los diferentes departamentos se volcaron en investigar a fondo cada uno de los elementos. Desde diseño de producción, vestuario y hasta maquillaje, los diferentes departamentos han sido cruciales en darle autenticidad a la película.
  El equipo de diseño de producción de Grant Armstrong en NOCHE DE PAZ transformó de arriba abajo varios emplazamientos, como una gasolinera y un centro comercial, para adaptarlos a la estética de la película. Incluso construyeron un decorado desde cero para rodar las escenas de las peleas. Para hacer creíbles sus diseños, primero tuvieron que documentarse a fondo sobre las pintadas de las bandas callejeras que decoran casi todos los espacios de este tipo.
  Por su parte, la diseñadora de vestuario Mariestela Fernández también hizo una labor de investigación extensa para que la ropa de los personajes ofreciera información sobre ellos. Por ejemplo, sus diseños no solo representan a la clase trabajadora de un barrio complicado, sino que también van retratando la evolución de los personajes según van cambiando sus objetivos al avanzar la historia.
  También se informó sobre la ropa y los distintivos que identifican a cada banda, para retratar correctamente a cada grupo en función de la banda a la que pertenecieran.
  El departamento de vestuario ha trabajado estrechamente con el de maquillaje y efectos especiales para darle coherencia a la estética general. Han colaborado para crear el aspecto de los personajes, incluidos los tatuajes que luce Playa en la cara. El equipo de efectos tardaba hasta dos horas en preparar a Torres para meterse en la piel de Playa.
  Siguiendo las recomendaciones de John Woo, Nayeli Mora y Carlos Segui fueron creando cada uno de los tatuajes de Playa. Un trabajo nada sencillo, sobre todo teniendo en cuenta que tuvieron que rediseñar algunos para adaptarse a la visión de Woo poco antes del rodaje.
  Gracias a la labor de estos departamentos y a su colaboración con la directora de fotografía Sharon Meir, la estética va cambiando a medida que evoluciona la historia. Empezamos con colores cálidos, luminosos y agradables que se transforman tras el terrible acontecimiento que sume a la familia en el dolor. Cuando empieza la misión de venganza, los colores se vuelven más oscuros. El hecho de que este filme logre mostrar esos cambios a través de los personajes dice mucho de la voluntad y el desarrollo de la historia.
  Los elementos visuales cobran aún más importancia, si cabe, al tratarse de una película sin diálogo. Cada personaje debe recurrir a habilidades y herramientas que le permitan comunicarse sin hablar.
  Pero NOCHE DE PAZ no es una película muda al uso. También es una película de acción, lo cual añade una capa extra de dificultad.
Los departamentos de diseño se enfrentaban a un gran reto, pero no eran los únicos: el reparto también tenía por delante una ardua tarea. Todos los intérpretes tuvieron que prepararse a conciencia, empaparse de la historia y trabajar de una manera poco convencional para una película de acción. Para cada uno de ellos la experiencia de depender de la comunicación no verbal ha sido diferente: «Actuar sin diálogo es muy liberador porque te demuestra qué tipo de intérprete eres. A veces veo las películas sin sonido para comprobar si las podría entender guiándome únicamente por las interpretaciones. Pero lo que hemos hecho en esta película es otro nivel. Nunca he visto un thriller que transmita tanta acción y tantas emociones sin palabras». ~Catalina Sandino.
  «Creo que mucha gente piensa que rodar una película sin diálogo sería más fácil de cara al trabajo. Es cierto que no tener que aprenderte el guion, te facilita las cosas, pero quitando eso, es muchísimo más exigente. Te obliga a preparar muchísimo otros aspectos. Estuve hablando con el equipo de cámara porque queríamos poner el foco en otros elementos: el movimiento de la cámara, la vida interior, lo que transmites con los ojos, el lenguaje corporal. Todo cobra más importancia al eliminar el elemento oral. Hay que prepararse a fondo. Es muy emocionante y, de cierto modo, también muy experimental». ~Joel Kinnaman.
  «Rodar una película muda es muy complicado. He interpretado a personajes taciturnos, pero esto es otra cosa. Se crea un ambiente especial, te mete en la acción de una forma que no es normal. Ha sido difícil porque nos resulta más natural reaccionar con palabras. Nos basta un «eh», «tú» o «joder» para responder. Pero la gracia de esta película de acción es que no hay diálogo. Te obliga a darle una vuelta a tu interpretación para meterte en el personaje y sacar una buena actuación». ~Harold Torres.
  «Pensé que iba a ser mucho más difícil de lo que fue. En realidad, una vez que le cogí el tranquillo, pude interiorizar el personaje y la historia. Al estar allí encontré la manera de transmitir las emociones en determinadas escenas. Entendí cómo tenía que actuar. No me pareció un reto para nada. Me ha sorprendido gratamente la experiencia». ~Scott Mescudi.
  John Woo tenía claro que necesitaba un reparto especial que fuera capaz de sacar adelante esta película sin diálogo. «Sabíamos que teníamos que contar con intérpretes de primera que pudieran ayudarnos a crear este filme. Tenían que compartir nuestra visión y canalizar el tono para trasmitirlo sin recurrir al lenguaje. Necesitábamos que entendieran qué queríamos contar con la historia, el mensaje. Al rodar una película sin diálogo me obligo a encontrar un nuevo estilo, un nuevo lenguaje, a pesar de no contar con las palabras. He dado libertad creativa a los actores para que encontrasen un lenguaje con el expresarse. Les pedimos que transmitieran con el rostro. Hablar es una forma muy fácil de hacerse entender. Pero en esta ocasión han utilizado las miradas y la expresión facial para contar sus emociones. El reparto lo ha gozado. Nos han regalado unas interpretaciones brutales. Ha sido complicado, pero han dado la talla. Por otra parte, esta historia es increíble. Es muy interesante y desde luego invita a pensar».
  Como en toda película de acción, también entran en juego otra serie de elementos para mantener la atención del público mientras se desarrolla la historia y en NOCHE DE PAZ esos elementos se fusionan con pericia.
  Por ejemplo, se utilizaron 18 vehículos principales en persecuciones y choques, que quedaron prácticamente destrozados. El equipo de efectos especiales, encabezado por Daniel «Chovy» Cordero, también ha aportado su grano de arena para darle realismo a las escenas con explosiones, humo, balas, fuego y demás elementos físicos durante el rodaje (siempre cumpliendo con las máximas medidas de seguridad).
  También había un equipo dedicado al control de armas en el rodaje, dirigido por Rock Galotti y Alejandro Vázquez. Han equipado a los actores con armas cortas, como Berettas PX4 y Glocks (utilizadas por la policía), además de armas largas, como AK47, ametralladoras y escopetas Mossberg. Cada arma se seleccionó a conciencia, teniendo en cuenta los conflictos que se iban a desarrollar en la historia, siguiendo siempre las normativas y protocolos de seguridad para garantizar el bienestar de todas las personas que trabajaban en el rodaje.
  Un equipo de especialistas trabajó a las órdenes de Jim Churchman y Bernardo Bucio para echar una mano a los actores principales en las secuencias más complicadas, ayudando con las escenas de alto riesgo y dándolo todo para llevar la acción a cotas inimaginables cuando las bandas y Godlock se ven las caras en NOCHE DE PAZ.
  La combinación de todos estos factores les ha permitido rodar estas escenas tan impactantes. Scott Mescudi recuerda una de sus favoritas, «Hay una escena en la que avanzo por un pasillo y unos tipos me ven y se ponen a dispararme. Entonces yo también empiezo a disparar y en medio del tiroteo me deslizo por el suelo y disparo a un tío en la cabeza. Las agujetas me duraron tres días, pero estaba emocionadísimo porque estaba rodando escenas de acción. Cuando estás en el ajo, ves que tus compañeros están donde tienen que estar, hay miles de cosas pasando y todo va a mil por hora. Con esas escenas de tiroteos me lo he pasado en grande. Me han encantado».
  «No podría decirte una escena en particular. Hay tantas buenas que no me decido. Cuando miraba el monitor y veía la secuencia tal y cómo la había diseñado John, me emocionaba como un chaval porque era increíble. Los movimientos de cámara son muy característicos. Aunque no contábamos con un gran presupuesto, como no había diálogo, sí que hemos podido dedicar más tiempo a preparar las secuencias. Por eso todas las escenas son muy especiales», dice Joel Kinnaman
  El director también confiesa cuál ha sido su escena favorita: «Hay una pelea de Joel con un tipo en un garaje. Básicamente se dieron tortas de verdad, por eso la escena es tan intensa. Es complicado crear ese tipo de acción en una sola escena y es muy difícil de describir lo que buscas. Los intérpretes tienen que dar con la forma de motivarse para darte lo que necesitas».
  El equipo de producción se compuso de alrededor de 300 personas, principalmente mexicanas, que trabajaron en el rodaje unos 40 días con medidas de seguridad especiales para evitar contagios de COVID-19. Se impuso un riguroso protocolo de seguridad y se realizaron pruebas de COVID un mínimo de dos veces por semana.
  Al público le va a encantar NOCHE DE PAZ, tanto por el director como por los intérpretes. Asimismo, a los espectadores seguramente les intrigue esta nueva forma de contar una película de acción sin utilizar el lenguaje hablado. El equipo está convencido de que los espectadores saldrán del cine encantados. Según Joel Kinnaman:
  «El público disfrutará de una experiencia cinematográfica única. No hay diálogo, pero es un filme muy artístico y disfrutable. Combina emociones y adrenalina. La acción es muy dinámica y hemos contado con un equipo de especialistas increíbles. La película lo tiene todo: peleas, tiroteos y persecuciones. Pero también escenas muy emotivas en las que los sentimientos llevan la voz cantante. Creo que va a ser una película muy importante».

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL REY Y YO