Fichas de peliculas
  • Registro
EL NIÑO QUE PUDO SER REY
INFORMACIÓN
Titulo original: The Kid Who Would Be King
Año Producción: 2018
Nacionalidad: EE.UU., Inglaterra
Duración: 120 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Aventura
Director: Joe Cornish
Guión: Joe Cornish
Fotografía: Bill Pope
Música: Electric Wave Bureau
FECHAS DE ESTRENO
España: 15 Marzo 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
20Th Century Fox

SINOPSIS

Alex piensa que es un don nadie más hasta que se tropieza con la mítica Espada de la Piedra, Excalibur. Ahora debe unirse a sus amigos y enemigos para formar un equipo de caballeros y, junto al legendario mago Merlin, enfrentarse a la malvada hechicera Morgana. Con el futuro en juego, Alex deberá convertirse en el gran líder que nunca soñó ser...

INTÉRPRETES

REBECCA FERGUSON, PATRICK STEWART, TOM TAYLOR, DENISE GOUGH, NATHAN STEWART-JARRETT, EILEEN DAVIES, JOEY ANSAH, LOUISE ASHBOURNE SERKIS, NICK MOHAMMED, ZAK HOLLAND, ANGUS IMRIE, CONNOR WOLF, ADAM LEESE, RHIANNA DORRIS, KEYAAN HAMEED

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES


Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

SOBRE LA PRODUCCIÓN...
   Basada en uno de los mitos más famosos de todos los tiempos, la película EL NIÑO QUE PUDO SER REY se acerca a la leyenda del Rey Arturo y sus caballeros de una manera completamente nueva, trasladando la historia al mundo actual y adaptándola a los espectadores contemporáneos.
  La semilla de EL NIÑO QUE PUDO SER REY ha ido creciendo en la mente del guionista y director Joe Cornish desde que era niño, comenzando en 1982, cuando vio las películas ‘Excálibur’, de John Boorman, y ‘E.T.’, de Steven Spielberg. Ambos filmes causaron un gran impacto en el jovencito Cornish, e inspiraron los inicios de su idea de hacer una película sobre un chico normal y corriente que se topa con la Espada en la Piedra.
  Cornish recuerda: “A lo largo de mi adolescencia, dibujaba pequeñas viñetas en los libros escolares donde la espada Excálibur surgía de una bañera; era la yuxtaposición de lo doméstico y lo moderno con un mito ancestral. Aunque después dejé de lado la idea, lentamente ha seguido gestándose en mi interior desde entonces”.
  Cornish llegó a ser coguionista, director y protagonista de la serie cómica ‘The Adam and Joe Show’, emitida durante mucho tiempo en la televisión británica. Posteriormente, escribió y dirigió su primera película, ‘Attack the Block’, que obtuvo numerosos premios internacionales, incluyendo el Premio del Público en el South by Southwest Festival, así como una nominación al BAFTA. Poco después, junto con Edgar Wright, Cornish escribió la historia y el guión de la película de Marvel ‘Ant-Man’ y del filme ‘Las aventuras de Tintín’, para Steven Spielberg y Peter Jackson, antes de volver, definitivamente, a su siempre atractiva y contemporánea Espada en la Piedra.
  Investigando para el guión, Cornish y la productora Nira Park visitaron algunas escuelas y preguntaron a los estudiantes cuánto sabían sobre el Rey Arturo y la leyenda de Excálibur. Descubrieron que los chicos estaban familiarizados con la imagen y la idea de Excálibur –por ejemplo, que quien fue capaz de extraer la espada de la roca se convirtió en rey–, pero se mostraban muy confusos en cuanto a cómo esa historia conectaba con la actual familia real británica. Cornish añade: “Los chicos conocían la espada pero no sus repercusiones, y me pareció que ese era un fantástico e interesante lugar desde el que empezar a construir”.
   Cornish prosigue: "La idea que hay detrás de esta película es que mitos y leyendas como la historia del Rey Arturo, mayoritariamente, no se basan en hechos históricos. Se escriben y vuelven a escribir para satisfacer las necesidades del tiempo, y, de hecho, es importante que las diferentes generaciones reescriban nuevamente para sí mismas esas leyendas. Así que cuando escribí el guión, prioritariamente tenía eso en mente, que podía coger lo que quisiera de la mitología existente y utilizarla de la forma que quisiera; porque eso fue lo que Malory hizo, eso fue lo que los poetas franceses hicieron, eso es lo que todos los adeptos al mito han hecho con la leyenda artúrica; está ahí para que nosotros la interpretemos a nuestra manera".
  El eje central de la película se basa en el código caballeresco que, según la leyenda, el mago Merlín enseña al joven Arturo. Se trata del conjunto de normas que debían acatar los caballeros del Rey Arturo, que establecía un recto comportamiento moral: honrar a las personas que amas, perseverar, abstenerse de ofender y decir siempre la verdad. En el filme, Cornish coge ese código moral y lo aplica a chicos de hoy en día, con el fin de observar cuál es su auténtico valor en el mundo actual.
  Cornish explica: “En esta película, los chicos emprenden un viaje del que parten siendo algo agresivos, groseros y enfadados unos con otros, hasta llegar a un lugar donde comprenden el valor que tiene ese básico código moral y lo aplican a su mundo contemporáneo. Espero que el filme, además de ser una épica película de acción y aventuras, llena de diversión, comedia y emoción, contenga también un mensaje para los chicos que explique el valor de esos antiguos ideales, que podrían tener cierta pertinencia en la forma de vida actual”.
  Cornish tenía una visión muy clara de cómo quería plasmar la magia en el filme —que pareciera algo funcional y muy físico y que reflejara el mundo real—, como si los niños pudieran realmente practicarla en sus propias casas. El guionista y director señala: “La magia en EL NIÑO QUE PUDO SER REY no es ese tipo de magia deslumbrante, espectacular y onírica que estamos habituados a ver en el cine de fantasía. En lugar de a través de idealizados libros antiguos de conjuros y varitas mágicas, nuestra magia se muestra mucho más física y práctica. Cuando algo se transforma en nuestra película, realmente se puede apreciar. Cuando nuestro Merlín practica la magia, lo hace con intricadas combinaciones de movimientos de manos que producen un impacto físico tanto sobre los personajes como sobre el entorno cercano”.

DANDO VIDA A LOS PERSONAJES...
  Con el guión finalmente listo, Cornish y Nira Park procedieron a realizar audiciones por todo Reino Unido con el objetivo de encontrar actores adecuados para interpretar a los jóvenes caballeros que se hallan en el corazón del filme. Cornish imaginaba a su personaje principal de Alex como un niño de hoy en día que, en el umbral de la adolescencia –y sintiéndose un absoluto don nadie–, está empezando a convertirse en un cínico respecto al mundo que le rodea.
  Cornish se explaya sobre el tema: “Yo creo que cuando tienes esa edad, tratas de averiguar cómo es el mundo y qué tienes que hacer para salir adelante en él. Comienzas a ver que hay una conexión entre el tipo de circunstancias en las que has nacido y en dónde podrías terminar. Así que, al principio de la película, cuando es castigado tras intentar salvar a su amigo de ser acosado, Alex se da cuenta de que, por muy honesto y noble que intentes ser, el mundo puede ser tremendamente injusto”.
  Cuando Alex encuentra la espada en la piedra, los libros que ha leído sobre la leyenda de Excálibur le inducen a creer que él es el único y futuro rey. Sin embargo, el hecho de poseer la espada no le ayuda realmente mucho. Cornish señala: “No es como si el gobierno fuera a reconocer de repente su posición, no es como si ya fuera un miembro de la familia real. Y el obstáculo más inmediato que tiene ante sí es lidiar con esos caballeros no muertos que emergen de la tierra e intentan quitarle la espada. Así que se trata de un niño completamente normal que de repente se ve envuelto en esta extraordinaria aventura, mientras que intenta también “meterse en los zapatos” del Rey Arturo, quien precisamente encontró a Excálibur cuando Gran Bretaña era un territorio absolutamente desconcertado y sin un claro liderazgo. Una parte de la leyenda artúrica alude a que, extrayendo la espada de la roca, Arturo consigue unir al país y convertir a los enemigos en aliados”.
  Encontrar al joven actor idóneo para manejar todo esto era una tarea complicada. Cornish recuerda: “Para el papel de Alex, vimos montones y montones de niños, que conseguimos reducir a dos o tres, más o menos. Pero entonces Louis Ashbourne Serkis se incorporó al proceso de audición, y, simplemente, se metió a todo el mundo en el bolsillo, porque Louis era muy detallista, nada afectado y muy natural en su manera de interpretar”.
  Cornish continúa: "Louis es realmente genial. No hace alarde del inmenso talento que tiene, pero cuando escucha “acción”, algo mágico ocurre. Incluso en su primera audición, Louis parecía tranquilo y algo distante, pero entonces, tan pronto como la cámara empezó a filmar, justo eso empezó a suceder".
  Ashbourne Serkis dice sobre su personaje: “Alex vive con su madre, pero ella realmente no puede dedicarle mucho tiempo porque tiene que trabajar. Alex se siente muy desencantado porque su padre les abandonó y, además, tanto él como su amigo Bedders sufren acoso en la escuela. No tiene ninguna esperanza y piensa que su vida no va a ir a mejor en absoluto; él es solamente un chico cualquiera. Pero entonces, cuando se topa con la espada, evidentemente, todo cambia”.
   El personaje de Bedders, el mejor amigo de Alex, está basado en sir Bedivere, uno de los más leales caballeros del Rey Arturo. Bedders es absolutamente fiel a Alex y también muy franco. Mientras que Alex está lleno de dudas y es bastante cínico, Bedders sigue siendo un niño. Todavía se cree todas las fantasías y leyendas de ficción de su infancia, y ansía desesperadamente que sean reales. Y cuando efectivamente se convierten en realidad, Bedders se siente, al mismo tiempo, emocionado y aterrorizado.
  El guionista y director señala: “Bedders es el chico que se aferra a la infancia cuando todos sus amigos ya están dándole la espalda y adentrándose en la edad adulta. Es la clase de amigo del que de repente te puedes sentir un poco avergonzado cuando empiezas a entrar en la adolescencia. Bedders es vulnerable y muy tierno, pero en el transcurso de la historia se transforma en un héroe excepcional”.
  Dean Chaumoo, sin ninguna experiencia previa como actor, fue seleccionado para el papel tras interpretar un emotivo monólogo correspondiente a la película ‘Cuenta conmigo’ y conseguir hacer llorar a todos los presentes en la sala de audición. “Es emocionante y arriesgado asignar a un jovencísimo actor primerizo un papel tan importante como éste”, afirma Cornish.
   Los personajes de Lance y Kaye, que al principio son los típicos chicos abusones y acosadores, están inspirados en los legendarios sir Lancelot y sir Kay. Cornish señala: “En la leyenda artúrica, Lancelot es un personaje muy confuso. Se trata de un caballero extraordinariamente competente que no encuentra a un adversario digno de él en la batalla, hasta que se topa con Arturo. Sólo entonces encuentra realmente a alguien merecedor de su lealtad. Sin embargo, termina traicionando a Arturo al mantener un romance con su esposa, Ginebra, y al hacer eso, provoca la destrucción de Camelot. Al igual que Lancelot, nuestro Lance está también muy confundido; combinando lealtad y traición, heroísmo y cobardía. Lance posee un gran aplomo y apostura, pero no sabe qué hacer con todo su poder, así que utiliza incorrectamente esos atributos orientándolos a la maldad. Acosa a la gente y es pomposo y arrogante, y continúa por este mal camino hasta casi la mitad del filme, cuando se da cuenta de lo tonto que ha sido. La aparición de la espada y la aventura en la que se ven inmersos hacen que Lance llegue a comprender lo equivocado de su manera de actuar, y finalmente se convierte en uno de los más leales caballeros de Alex”.
   Para interpretar a Lance, los realizadores necesitaban encontrar un joven actor capaz de encarnar a un personaje con múltiples capas, lleno de contradicciones.
  Cornish recuerda: “La prueba que realizó Tom Taylor resultó muy interesante, porque Tom es realmente atractivo, pero también muy bobalicón. Posee esa clase de personalidad que raya entre la torpeza y la tontería. A pesar de su impresionante y equilibrada apariencia, Tom puede ser un chico torpe y apocado. De manera que Tom aportó frescura y energía cómica a un personaje que, de otro modo, podría haber sido simplemente un abusón puro y duro”.

  Taylor encontró en Lance atributos con los que podía sentirse identificado. Tom señala: “Al principio de la película mi personaje es un acosador escolar, pero existen razones para ello. Sus padres están siempre ausentes y se limitan simplemente a enviarle dinero. Así es como sus padres le han mostrado siempre su amor, de manera que Lance en la escuela se dedica a amedrentar a los demás niños a cambio de dinero, porque esa es la única forma que él conoce de expresar los sentimientos”.
  Al igual que el sir Kay de la leyenda, Cornish concibió a su Kaye como una chica arrogante y altiva, pero también aduladora. Sintiéndose obligada a seguir a Lance, Kaye tiene miedo de reafirmar su inteligencia y ser una persona independiente por sus propios méritos.
  Cornish señala: “Kaye es una chica lista cuya inteligencia realmente no tiene la oportunidad de expresar hasta más adelante en la historia, cuando se da cuenta de que Lance ha conducido a ambos hasta un callejón sin salida. Entonces, Kaye emerge como alguien que ha usado su talento para malos propósitos, pero que comprende el error de su comportamiento y se convierte al final del filme en un “caballero” extraordinariamente capaz, valiente y leal”.
  El personaje de Kaye requería una actriz que pudiera expresar fuerza y vulnerabilidad, así como una contundente personalidad, a través de su interpretación. El guionista y director afirma: “Rhianna Dorris es una joven actriz de mucho talento. Tiene una increíble presencia, es muy desenvuelta y segura de sí misma, e incluso cuando no dice nada, su conexión con la cámara es muy potente”.
  Dorris explica: “Kaye parece una chica fuerte, contundente y muy directa, pero, en realidad, es simplemente una adolescente corriente. A Kaye no le preocupa en absoluto qué es correcto o no decir en una conversación, sencillamente, dice lo que quiere decir, y se marcha. Hay momentos en los que es una insolente y tiene mucho carácter”.
   El maestro de Arturo, el mago Merlín, es uno de los personajes más famosos de la literatura, así como el referente de muchas figuras de la cultura popular, incluyendo a Obi-Wan Kenobi, Dumbledore y Gandalf. Al igual que el legendario Merlín, el Merlín de la película es una combinación de energías; es increíblemente sabio y espiritual, pero también bromista y algo rebelde, capaz de mentirte, manipularte y engañarte.
   Merlín ha sido representado en la gran pantalla muchas veces, sin embargo, Cornish señala: “Queríamos hacer algo diferente con el personaje, y uno de los elementos más interesantes del mito es el hecho de que vive retrocediendo en el tiempo. Eso se ha interpretado de distintas maneras, pero la forma en que yo me quería aproximar era totalmente literal: que cuanto más viejo se hace, más joven es físicamente”.
  Con ese fin, se necesitaron dos actores para interpretar a Merlín en EL NIÑO QUE PUDO SER REY, uno que le encarna como un joven mago y otro cuando es mayor. Cornish profundiza: “Si Merlín quiere poner mucho énfasis en algo o mostrar autoridad ante los chicos, se transforma en su yo más anciano, donde se muestra verdaderamente solemne. En su encarnación de anciano, Merlín posee una autoridad que no tiene necesariamente en su forma más joven”.
  Cornish añade: “El Merlín adulto es un personaje muy importante en la película porque tiene que tener una gran presencia y carisma. Aparece en los momentos de profunda crisis, cuando los chicos necesitan ser inspirados, atemorizados o alentados por la presencia de un mago maduro y con “auctoritas”.
  Sabíamos que necesitábamos alguien que tuviera todas esas cualidades, y una de nuestras primeras opciones fue sir Patrick Stewart. Estamos habituados a verle encarnar personajes muy inteligentes, pero nunca le hemos visto interpretar este tipo de mago con aspecto algo mugriento, andrajoso y desaliñado. Cuando me reuní por primera vez con él para hablar sobre su papel, le dije que en este filme se trataba de una forma muy distinta de encarnar a Merlín, que era un personaje que llegaba a nuestro mundo completamente desnudo, que se vestía con un revoltijo de ropa que había conseguido, alguien a quien, al verle sin saber quién era, quizás confundirías con una persona sin hogar o un vagabundo. A sir Patrick la idea le pareció enseguida muy interesante.
  Cuando sir Patrick apareció en el set, fue algo absolutamente emocionante. Y por ser quien es, sir Patrick aportó toda esa energía que el guión requería. Cuando estaban en una escena con él, los rostros de nuestros jóvenes actores reflejaban toda la admiración, respeto y emoción que la historia precisaba, sin necesidad de tener que actuar. Simplemente sucedía de manera natural”.
  Cornish prosigue: “Otra cosa genial en torno a sir Patrick es, por supuesto, que trabajó en el filme de John Boorman ‘Excálibur’, que para mí es la principal película sobre la leyenda artúrica. En el filme interpretaba a sir Leondegrance, que es uno de los primeros caballeros que fracasa al intentar sacar la espada de la piedra, antes de conseguirlo el joven Arturo. De manera que fue algo absolutamente fantástico poder cerrar el círculo”.
  Stewart recuerda: "Cuando recibí el guión, me intrigó de inmediato toda esa idea de trasladar al mundo actual lo que se considera normalmente una pieza medieval, además de que los legendarios y grandes héroes de la historia artúrica fueran niños, a los que el joven Merlín asigna la enorme tarea de enfrentarse a los poderes de la oscuridad que amenazan con destruir Reino Unido".
  Para el veterano actor, la moralidad y la humanidad en la mitología son algo muy poderoso. Señala que la leyenda del Rey Arturo es "romance de alto nivel, romance en sentido histórico. En ella está una de las grandes historias de amor del mundo, la de Ginebra y Arturo, pero también la de Ginebra y sir Lancelot. Creo que el libro de Thomas Malory me atrajo por la misma razón que lo hizo Shakespeare cuando era adolescente. El lenguaje era fresco e inusual, y, no obstante, muy característico del período sobre el que estaba escribiendo. Eso, y toda la filosofía de cómo el poder del bien puede triunfar sobre el mal. Cómo, en este mundo –y así es en Malory–, tienes que mantenerte alerta ante esas personas o criaturas que buscan destruir todo lo que es bueno. La integridad moral de estas historias me produce siempre un fuerte impacto. Además, aunque probablemente sean personajes heroicos bastante fuera de lo común, en ellos hay una honesta y enorme humanidad".
   Stewart continúa: "Uno de los atractivos de este proyecto era que debía trabajar con otro actor que interpretaba el mismo papel, algo que no creo que hubiera hecho antes. Eso me encantaba, así que casi desde el principio empecé a trabajar estrechamente con Angus. Nos reunimos, y empezamos a hacer algunos pequeños experimentos. Encontramos un pasaje de Shakespeare que ambos nos sabíamos de memoria, y entonces empezamos a decirlo de forma simultánea, cada uno tratando de imitar la voz del otro. Nunca antes había hecho algo así, y me pareció un ejercicio fascinante".
  Los realizadores encontraron a su joven Merlín, Angus Imrie, a través del proceso de audición. Cornish señala: “Angus tiene un increíble talento, es una persona muy carismática y encarna el papel de forma brillante. Interpretar a este extraordinariamente sabio, inteligente y anciano personaje a los 22 años de edad implica que tienes que reflejar esos mismos atributos en la profundidad de tus ojos, con el fin de que cuando realices la escena, resultes verdaderamente creíble. Angus realizó un enorme esfuerzo para encarnar el papel, y verdaderamente posee el carisma y la autoridad que el personaje necesita”.
   Antes de iniciar el rodaje, Imrie decidió completar la caminata de más de 30 kilómetros que los jóvenes caballeros emprenden en la película, concretamente, desde Bodmin Moor hasta Tintagel. Acampó completamente solo en el páramo durante la noche, con el fin de poder empezar a caminar tan pronto como el sol saliera. Pasó todo el día andando sin ni siquiera un mapa y, finalmente, llegó a Tintagel, donde visitó la Cueva de Merlín y se bañó en el mar. Imrie explica: "Quería tener una idea de cómo era el paisaje, Tintagel y Cornualles, porque yo creo que es muy importante en la leyenda artúrica. Curiosamente, cuando rodamos, sentí que verdaderamente estaba en una especie de antiguo territorio pagano".
   Uno de los personajes más potentes de la leyenda es la hechicera Morgana, medio hermana del Rey Arturo e hija ilegítima engendrada mediante poderes mágicos. Dado que le han arrebatado tanto su herencia como la espada, Morgana se vuelve un ser malvado y envidioso que codicia poseer la espada, de la que ella se considera su legítima dueña. Morgana es atrapada por Arturo y Merlín, que la confinan bajo tierra, recluida en las entrañas de la Tierra por artes mágicas, donde permanece inactiva durante siglos.
  En el guión de Cornish, la bondad en el mundo está disminuyendo. La gente se está volviendo más egoísta, y cada vez hay más división entre las diversas naciones. Es este cambio hacia la oscuridad, así como un eclipse solar total, lo que proporciona a Morgana la fuerza para escapar y regresar. Cuando se entera de que la espada ha reaparecido, inmediatamente quiere hacerse con ella e intenta destruir al que la tiene.
  Cornish señala: “Existen algunas conjeturas que señalan que hoy en día los villanos tienen una enorme complejidad y hasta un grado de empatía, lo cual, a veces, les despoja de cierto nivel de amenaza, algo que yo recuerdo de películas que vi cuando era niño. Así que me emocionaba mucho poder contar con un personaje que tiene sus motivos para ser malvado, pero que, esencialmente, es una mala persona, con esa aterradora habilidad para cambiar físicamente de forma y transformarse en otras criaturas. Además, ella cree que lo va a tener muy fácil porque se está enfrentando simplemente a unos niños, pero la verdad es que no tiene en cuenta la fuerza y la perseverancia del ejército de jóvenes caballeros que se ha unido para luchar contra ella”.
   Rebecca Ferguson estaba rodando ‘Misión Imposible: Fallout’ junto a Simon Pegg –colaborador y amigo desde hace tiempo tanto de Cornish como de Park–, que fue quien sugirió a Cornish contactar con ella para interpretar a Morgana. Ferguson admite: “No tuve tiempo de leer el guión antes de quedar con Joe en un pequeño café. Nos sentamos, y repasamos todo el guión durante una hora y media, imitando y reproduciendo las voces de todos los personajes, incluso, a veces, poniéndonos de pie e interpretando la película entera, y, finalmente, le miré y le dije: ‘No he leído el guión. Me has conseguido’. Literalmente, me comprometí allí mismo y en ese momento, sin firmar contrato alguno y sin haber leído el guión”. La actriz prosigue: “Joe ha estado trabajando en esta historia durante muchos años, ha sido su proyecto soñado, lo que implica que se apasiona enormemente cada vez que habla de ello”.
  A Cornish le satisfizo mucho que a Ferguson le atrajera el papel. “Fuimos muy afortunados de que Rebecca respondiera positivamente al material y estuviera interesada en interpretar este impresionante personaje, lo que le suponía tener que ponerse encima elaboradas prótesis y transformarse en esas extravagantes criaturas; exhalar fuego y volar, y además luchar contra un ejército de niños. Yo creo que a Rebecca realmente le gustó la experiencia y disfrutó mucho, se lo tomó muy en serio y trabajó incansablemente sus movimientos físicos. Nos brindó una gran cantidad de tiempo y energía, mucho más allá de lo que le exigía el deber, y posee mucho carisma y una magnífica presencia en el filme. Creo que su personaje resulta bastante terrorífico”.

LOGRANDO LA IMAGEN IDÓNEA PARA LOS PERSONAJES Y LA PELÍCULA...
  Cornish fue muy específico acerca de cómo debía ser la apariencia externa de cada uno de los personajes de EL NIÑO QUE PUDO SER REY, y quería que la imagen de sus jóvenes caballeros estuviera totalmente basada en la realidad. Por ese motivo, Cornish contrató los servicios de Jany Temime, diseñadora del vestuario de seis películas de la saga Harry Potter. Temime eligió colores que remitían a la Edad Media, como rojo y azul oscuro para los uniformes escolares de los caballeros y plata para su armadura, mezclando hechuras del siglo XII con diseños contemporáneos. Para el joven Merlín, que llega al mundo totalmente desnudo, Temime tuvo que crear un vestuario compuesto por los diversos elementos que el mago ha ido recogiendo sobre la marcha, desde una camiseta de Led Zeppelin y unos pantalones demasiado cortos que le roba a un colegial, hasta unos botines amarillos y un abrigo largo que trinca en una tienda de pollos. El aspecto general es moderno pero aludiendo ligeramente al Medioevo. El viejo Merlín lleva un vestuario idéntico, pero envejecido y coloreado de forma diferente, con un abrigo cuyo diseño es similar al del vestido de Morgana, lo cual establece un vínculo entre los dos vetustos personajes.
  La aparición de Morgana, cuando está presa en el inframundo, se concibió como una combinación de prótesis y efectos especiales para crear una singular mezcla de raíces venosas y enredaderas que le cruzan por todo el cuerpo, con una estética prerrafaelista y de aspecto translúcido. Cuando finalmente consigue soltarse del árbol subterráneo, las raíces y las enredaderas se enrollan por arte de magia para crear un vestido, que es húmedo y sucio, pero, sin embargo, bello; una especie de expresión artística de alta costura.
  Temime señala: "Morgana tiene que liberarse. Así que empecé haciendo algunos bordados en tul, y después, poco a poco, fuimos encontrando la manera de producir el efecto de raíces. A continuación, añadimos algunos resbaladizos y mugrientos trozos de raíces sobre su ropa, e inmediatamente el vestido se volvió menos realista y menos bonito, menos romántico. Todavía era un vestido bello, pero tenía algo de trágico y resultaba un poco repugnante, lo cual ayudaba mucho a la construcción del personaje".
  Ferguson añade: “Era un ritual de tres horas cada mañana, pero también era absolutamente increíble ver cómo Morgana tomaba forma. Y tenemos todo ese trabajo de tatuaje extraordinariamente complicado, que se supone que simula la exudación del flujo sanguíneo, con venas que bombean y riegan el interior de mi cuerpo”.
  Los Mortes Milles, secuaces de Morgana en el Medioevo y muertos hace tiempo, vuelven a la vida con lava en vez de sangre en sus venas. Aunque su representación se logró mediante efectos visuales, Cornish quería hacer la experiencia lo más real posible para facilitar la interactuación con ellos de los miembros del reparto. De manera que se vistió a los especialistas con trajes luminosos y se les equipó con espadas de luz que arrojaban una intensa luz sobre los entornos reales. Cuando iban a caballo, montaban sobre corceles reales para proporcionar al equipo de efectos especiales la presencia y fisicidad adecuada al espacio, al mismo tiempo que producían una sensación de autenticidad para la réplica de los actores.
  Aunque ha habido muchas películas que han explorado la leyenda artúrica, Rebecca Ferguson señala: “Nunca había contemplado la historia del Rey Arturo como una obra contemporánea, con chicos de hoy en día que visten sudaderas y zapatillas deportivas y, por encima, una moderna e improvisada armadura. Es una fantástica mezcla de lo viejo y lo nuevo, que chocan entre sí y, al mismo tiempo, se complementan de una manera deliciosa”.
  El director de localizaciones Jason Wheeler explica: "Joe ha tenido en mente la construcción de los personajes y las ideas estéticas de la historia desde que era un adolescente. Y cuanto más tiempo pasaba con Joe y Marcus [Rowland, diseñador de producción], hablando de ideas, localizaciones, diseño y aspecto del filme, más perlas de sabiduría me provenían de él, porque le han rondado por la cabeza desde hace tiempo. Fue muy emocionante hacer una película de alguien que, desde niño, imaginó esos personajes y esos escenarios a partir de una leyenda con la que todos estamos familiarizados, y ayudarle a interpretar todo eso".
  Rowland, que había trabajado anteriormente con Cornish en ‘Attack the Block’, añade: “Puesto que esta historia ha vivido en él durante mucho tiempo, Joe mostraba un gran interés por cada detalle. Eso resultó muy evidente cuando empezamos a buscar localizaciones que Joe ya se había imaginado mentalmente, e intentamos trabajar con esas imágenes que él ya tenía previamente. Joe siempre tenía una poderosa intuición para discernir la estética que el filme debía tener y la forma en que la acción debía establecerse”.
  Cornish afirma: “Hay sitios en esta película donde crees que estás en espacios reales, y lo que menos te imaginas es que todo lo ha hecho aparecer Marcus Rowland prácticamente de la nada. Hay muchos entornos, texturas y ambientes diferentes, y Marcus fue quien hizo posible todo eso”.
  Para filmar la película, Cornish estaba seguro de que podía encomendar su visión de la historia a Bill Pope, que fue director de fotografía en ‘El libro de la selva’, la trilogía ‘Matrix’ y dos filmes de la saga ‘Spider-Man’, entre muchos otros. El director y guionista señala: “Bill trabaja increíblemente rápido y tiene mucho talento. Es tan bueno que no puedo más que olvidarme de él y centrarme en la dirección, y confiar en que todo lo que necesite estará allí, y estará bellamente iluminado”.
  El rodaje de EL NIÑO QUE PUDO SER REY duró diecisiete semanas y se llevó a cabo en Leavesden Studios, los condados de Cornualles, Somerset y Surrey y la ciudad de Londres, durante el invierno de 2017-2018.
  Algunos sets fueron recreados en Leavesden Studios, a las afueras de Londres, siendo uno de los más grandes el correspondiente al inframundo donde se halla Morgana. Fueron necesarias 10 semanas para construirlo, empleando madera que luego se recubría con yeso, antes de recurrir a escultores especializados que añadían un elevado nivel de detalle. En términos de diseño, el diseñador de producción Marcus Rowland explica: “El set subterráneo se centraba sobre todo en la columna de raíces y piedra de la cual emerge Morgana, así que ella era el eje central de ese entorno y todo emanaba de ella. Nos imaginábamos que la cueva estaba hecha de lava, así que esa es la razón de su naturaleza fluida. Había toda una estructura de riachuelos que fluían atravesando la cueva, de manera que daba la sensación de ser un entorno muy vivo y peligroso”.
   Mientras tanto, Wheeler, el director de localizaciones, y su equipo también tenían que buscar una escuela donde rodar muchas escenas importantes de la película. Después de ver, aproximadamente, 1.500 escuelas alrededor de todo el país con el fin de encontrar la Dungate Academy perfecta, aterrizaron en la Ark Academy, situada en el londinense barrio de Putney. Exteriormente, el edificio es un ejemplo clásico del diseño de los años sesenta, pero por dentro es una moderna y contemporánea academia.
   Era importante para Cornish que la película estuviera firmemente anclada en Gran Bretaña y en su historia. El director y guionista señala: “Si sales de las grandes ciudades de este país, enseguida te tropiezas con un increíble castillo antiguo o unas extraordinarias ruinas romanas. La historia completa de la evolución de la cultura y de la sociedad en este país todavía está presente en todos esos lugares”.
  Algunos de los muchos lugares históricos donde se rodó fueron: Bodmin Moor, en el bonito pueblo de Minions, los círculos de piedra Hurlers, el lago Dozmary Pool, el castillo de Tintagel y el propio pueblo de Tintagel, todo situado en el condado de Cornualles.
  Aunque buena parte de la acción que se desarrolla en Dozmary Pool se recreó en un set construido en los estudios Leavesden, a Cornish le cautivó la localización real.
  Cornish explica: “Dozmary Pool está situado en Bodmin Moor, y es uno de los lugares donde se dice que habitaba la Dama del Lago. Su altitud sobre el nivel del mar es bastante inusual como para que pueda sumergirse un cuerpo en el agua. No es un estanque, ni tampoco un lago, pero está en medio de la hierba como si lo hubieran plantificado allí. Verdaderamente puedes llegar a imaginar que de sus aguas brota una mano empuñando una espada. La primera vez que lo visité, había una niebla muy espesa. No se podían ver los límites del lago, de manera que no podías saber lo grande que era, ni su profundidad, y también había una atmósfera etérea. Todo eso realmente me impresionó, y lo recreamos en el filme”.
   Cornish también estaba muy emocionado por rodar en Glastonbury Tor, que describe como: “Una increíblemente cinematográfica y hermosa colina realizada por el hombre –que, por un lado, es un túmulo funerario y, por otro, no se sabe qué–, con esos extravagantes y bellos contornos, que tiene una extraordinaria historia detrás y está muy ligada a las mitologías bíblica y artúrica. Toda una cultura de misticismo y exotismo se ha establecido en torno a Glastonbury Tor, sin embargo, nunca antes de ahora se había visto en una película”.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo


No te pierdas estos clásicos del cine en BORMUJOS MULTICINES AL-ANDALUS

Programación del 15 al 21 de Marzo

Compra tu entrada para la película 1 AQUÍ

Compra tu entrada para la película 2 AQUÍ