Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: The Old Man And The Gun
Año Producción: 2018
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 93 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Drama, Comedia
Director: David Lowery
Guión: David Lowery. Basado en un artículo escrito por David Grann
Fotografía: Joe Anderson
Música: Daniel Hart
FECHAS DE ESTRENO
España: 25 Enero 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vértigo Films


SINOPSIS

Forrest tiene setenta años y acaba de escaparse del penal de San Quintín. En su huida tropezará con un joven, John, que quedará cautivado ante el compromiso de Forrest por su oficio...

INTÉRPRETES

ROBERT REDFORD, SISSY SPACEK, ELISABETH MOSS, JOHN DAVID WASHINGTON, TIKA SUMPTER, CASEY AFFLECK, KEITH CARRADINE, DANNY GLOVER, TOM WAITS, AUGUSTINE FRIZZELL, ISIAH WHITLOCK JR., ROBERT LONGSTREET, GENE JONES

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

LA PRODUCCIÓN...
   El ganador del Oscar, Robert Redford, ha interpretado a muchos rebeldes y renegados cargados de carisma en su larga carrera - el ladrón de trenes de “Dos hombre y un destino” o el estafador en el clásico “El golpe” - y ahora trae la leyenda de Forrest Tucker a la vida en The Old Man and the Gun.
  Tucker solo tuvo una ocupación, pero fue una para la que estaba excepcionalmente dotado y que ejercía con descarada alegría. Solo resultaba que era robar bancos. A principios de la década de los 80, a una edad septuagenaria, Tucker se embarcó en una gran ola final de robos con la “Los Carrozas”, una pandilla de bandidos ancianos que emplearon su suave encanto en vez de la agresión para embaucar a miles de personas. Tucker nunca dejó de desafiar a la edad, las expectativas o las reglas; hizo de su crepúsculo el pináculo de su vida de crimen.
  Si la única forma de arte que él conocía era el robo, trató de perfeccionarlo, por difícil que fuera el intento.
La película también cuenta con el ganador del Oscar Casey Affleck (Manches frente al mar) como el Detective John Hunt y Tika Sumpter (Infiltrados en Miami) como su esposa Maureen; La ganadora del Oscar Sissy Spacek (Quiero ser libre) como Jewel, la cómplice amante de Tucker, Teddy, interpretado por Danny Glover (Arma letal) y Waller, interpretado por Tom Waits (Siete psicópatas) completan su banda.
  Jeremy Steckler, de Conde Nast Entertainment, descubrió por primera vez el fascinante perfil de Tucker en el articulo de David Grann escrito en el The New Yorker. Rápidamente se aseguraron los derechos del proyecto y se acercaron a Robert Redford y David Lowery. Redford sintió una atracción magnética por el papel y se sintió gratificado cuando el escritor y director David Lowery se subió a bordo, ya que se conocían desde Sundance.
  “Le dije a David que lo único que tenía que ser esta película era algo divertido. Forrest es un personaje maravilloso, complicado, tan lleno de vida, riesgo y peligro, pero también trata de divertirse”, dice Redford.
  Lowery se tomó eso en serio. Extrapolado del periodismo de Grann, Lowery imbuyó la historia con los mitos fascinantes de un occidental moderno. En la década de 1980, esa última década, justo antes de que los dispositivos móviles y la Internet cambiaran todo. Fue un momento con menos prisa y más espacio para esconderse, lo que hizo que la persecución que estalló entre Tucker y el representante de la ley que lo intentaba alcanzar se convirtiera en una belleza de lenta quema que ambos hombres saborearon. Y mientras Forrest es perseguido, él también está persiguiendo algo: una última oportunidad de amor y de un legado, incluso si debe ser el de un proscrito.
  En el núcleo del guion de Lowery se encontraba un homenaje no solo a un antihéroe complicado, sino también a los profundos placeres de las cuatro décadas de cine de Redford, incluida la fundación del Sundance Institute, que cambió las reglas del juego, lo que a su vez ayudó a impulsar la propia carrera de Lowery, como cineasta indie.
  Dice Lowery: “Redford y Forrest Tucker siempre estuvieron intrínsecamente relacionados en mi mente. Vi todo tipo de paralelismos con los diversos personajes que ha interpretado a lo largo de los años, pero no fue hasta que trabajé con él en “Pete y el dragón” que lo conocí personalmente. Eso fue lo que me permitió adaptar la parte específicamente para él. Fue un verdadero lujo tener ese mes juntos en Nueva Zelanda, pasar el rato y trabajar juntos”.
  En cuanto a lo que lo atrajo a la historia más allá de la posibilidad de crear un papel a medida para un icono de pantalla, Lowery admite tener su propio punto débil con Forrest. “Estoy totalmente relacionado con él”, dice.
  “Es alguien que hace lo que ama y se sale con la suya. Estoy seguro de que Redford sintió un parentesco con él por la misma razón”.
Para el equipo de producción, un grupo que reúne a James D. Stern de Endgame Entertainment, Jeremy Steckler de Condé Nast Entertainment, Dawn Ostroff, Anthony Mastromauro de Identity Films, Toby Halbrooks y James M. Johnston de Sailor Bear y Bill Holderman, de Wilwood Enterprises. El matrimonio de un personaje como Forrest con Redford y Lowery fue del tipo que se presenta raramente.
  Stern observa que la película emplea los marcos de algunos de los géneros favoritos de las audiencias cinematográficas: enfrentamientos del oeste, números cómicos e historias complejas de policías y ladrones que se entremezclan, pero todos al servicio de una nueva versión de la vida al margen de la ley. “David habló de honrar no solo a ”Dos hombres y un destino” y “El golpe”, sino a “Bonnie and Clyde” y “La Leyenda del Indomable”, todas esas grandes películas de antihéroes”, dice. “Pero lo que hace que esta historia sea única es que es una alegoría para el alma de un artista intransigente. Tal vez robar bancos no sea la mejor opción artística, pero es lo que hacía Forrest, así que puso todo su empeño en ello. Y como todas las personas intransigentes, Forrest sacrificó mucho, en términos de relaciones, en términos de lo que perdió y lo que arriesgó. La película toca estos temas más profundos de una manera lúdica”.
  A Steckler le encantó ver cómo se desarrollaba la simbiosis entre el personaje y el actor. Él observa: “El guion de David parecía como una exploración de dónde podrían haber terminado los primeros personajes de Redford: cómo envejecerían estos ladrones artísticos que tenían un don para lo que hacen, y un brillo en sus ojos.
  Creo que él se identificó con esa idea, y también se identificó con la dedicación de toda la vida de Forrest por perfeccionar su oficio”.
Dice Halbrooks, quien junto con Johnston ha estado trabajando con Lowery desde el comienzo de su carrera, sobre lo que el director pudo hacer con la historia: “Hay una sutileza en el cine de David que es bastante distintiva.
  Cuando leímos por primera vez el artículo de David Grann, la gran pregunta que todos nos hicimos fue: ¿cómo podría ser todo esto cierto? Recuerdo haber tenido que volver a comprobar que no era ficción.
Pero como la forma de contar historias de David está tan preocupada por la verosimilitud de las emociones, fue capaz de decirlo de una manera que nunca se siente falso y le permite empatizar con el origen de Forrest”.
  Para Johnston, la alegría de Lowery funcionó como un contrapunto a las exploraciones de la película sobre la obsesión, el amor, el arrepentimiento y el final del camino. “Para David era importante que la película tuviera ligereza, que se sintiera como una leyenda divertida que la gente les cuenta a sus hijos por la noche. Pero en ese proceso, David encontró una profunda emoción”, resume “Creemos en Forrest porque lo entendemos como un hombre que quiere seguir haciendo lo que mejor hace, un hombre que busca el amor y el éxito que no está listo para rendirse.”

  Incluso dentro de los excéntricos anales de afamados forajidos, Forrest Tucker fue de lo más original, un ladrón de bancos que escapó de la prisión 18 veces y logró robos bancarios hasta bien entrados los setenta. Eso fue lo que inicialmente atrajo al periodista y autor David Grann a escribir sobre Forrest para The New Yorker en 2003, tres años después de que la leyenda del robo fuera enviado a la cárcel a los 80 años de nuevo. Una vida literalmente llena de atracos. Grann nos reveló a un hombre que se enorgullecía del trabajo bien hecho, y que pese a ser delincuente reincidente, también parecía un buen tipo.
  Al principio, dos de las personas que leyeron el artículo de Grann eran los productores Jeremy Steckler y Dawn Ostroff. Con Redford a bordo, le llevaron la idea a David Lowery, que acababa de dirigir el asombroso relato de Texas, “En un lugar sin ley”, porque dice Ostroff: “hace películas como David Grann escribe, con un enfoque meticulosamente elaborado y humano.” “No quería saber demasiado sobre el verdadero Forrest porque sabía que Redford lo definiría bien. Lo convertiría en su propio personaje “, dice el escritor y director Lowery.
  Su enfoque evolucionó para darle al personaje el máximo espacio para respirar. “El primer borrador del guion fue mucho más largo y bastante más periodístico”, explica Lowery. “Realmente me apoyé en los hechos. En la vida real, la banda de “Los Carrozas” era mucho más grande y agresiva: había drogas y muertes y muchos elementos desagradables. Pero abandoné ese enfoque bastante rápido, en parte porque no es mi fuerte y también porque realmente quería mantener la cámara con Robert todo el tiempo. Así que básicamente utilicé el artículo de Grann como mi biblia y no me desvié demasiado de eso”.
  La alegría interna del personaje fue su guía para contar la historia como casi un procedimiento, haciendo que los crímenes y la persecución de los criminales sean secundarios al espíritu de la narración. Dice Lowery: “Quería ver a Forrest brillar. Como narrador de historias, naturalmente me inclino por la melancolía, y definitivamente hay algunos aspectos trágicos en la historia de Forrest, pero quería frenar esos instintos por una vez y simplemente hacer una película que hiciera sonreír a la gente”.
  Mientras Lowery revolvía los borradores, convirtió la historia en dos juegos alegres de gato y ratón: uno, la historia de amor que se desarrolla entre Tucker y quizás la única mujer que alguna vez aguantaría su escandalosa elección de profesión; La otra es la historia del hombre de ley cansado del mundo que decidió perseguirlo.
  También enfatizó la idea de que hace unas pocas décadas, tanto el crimen como la policía tenían una sensación diferente. Sin internet ni teléfonos inteligentes y pocas computadoras, si la policía quería compartir información a través de las líneas estatales, se hacía por teléfono o correo postal. La mayoría de los policías todavía llevaban revólveres, no armas automáticas. “Todas mis películas tienen lugar en el interior del país antes de que
la tecnología estuviera siempre presente en nuestras vidas”, señala Lowery.
  Fue un momento en que un policía podía tomarse su tiempo persiguiendo a un ladrón, cuando la competencia de la persecución en sí podía superar la finalidad de la captura, que es lo que sucede entre Forrest y John Hunt.
  “La persecución es donde estaba toda la energía”, observa Lowery. “Siempre es un poco decepcionante en las películas cuando la persecución tiene que terminar, ¿no es así? Y secretamente espero que el policía deje ir al ladrón. Cuando estaba escribiendo este guion, el hecho de que Hunt lo dejara ir cuando tenía la oportunidad de detenerlo es probablemente uno de los elementos más personales de la historia. Ese soy yo, no queriendo que atrapen a Forrest”.
  Lowery también sintió que era vital destacar que Forrest aspira a la paz más que a las personas. Grann había notado en su artículo que Forrest creía que la violencia sin sentido era el signo de un atracador aficionado.
  “Desde su punto de vista, los mejores ladrones eran como actores de teatro, capaces de mantener una sala quieta por la fuerza de su personalidad. Algunos incluso usaban maquillaje y practicaban meterse en el personaje”, escribió Grann.
  Eso le sentó bien a Lowery. “Forrest llevaba una pistola, pero para mí era importante que nunca la viéramos. Si el artículo no se hubiera llamado The Old Man and The Gun, probablemente habría dejado las armas de fuego fuera”, dice.
  La moderación del guion impresionó al productor ejecutivo Patrick Newall. “Se remonta a casi un tipo de película de James Cagney, donde hay cierta inocencia. Forrest no estaba tratando de disparar a la gente. David hizo una elección muy clara y creativa de que no quería que se tratara de eso”, dice. “Y eso también es cierto para lo que fue Forrest. Era un caballero, un ladrón de bancos, pero uno caballeroso”.
  Johnston señala que Lowery también puso ese acento de Texas al guion. “La visión de David extrapola una historia más personal del artículo original. Exploró la moneda de doble cara del policía y el ladrón, y como tejano, sentí que capturó parte de la mística de lo que es Texas”, dice.
  Resume Newall: “David logró un excelente equilibrio en el guion al no juzgar a Forrest como personaje, y trajo a otros personajes que desafían la tesis de un hombre problemático adicto a algo. La historia es divertida. Se está moviendo. También es emocionante a veces. Y creo que David tiene la capacidad de elaborar algo que funciona en todos esos niveles, que es muy singular”.

  Forrest Tucker falleció en 2004 a la edad de 83 años, tras cumplir 4 años de su condena de 13 por robo a mano armada en Texas. Sin embargo, su leyenda persistió, aunque Forrest no lo viera. Dos cualidades parecían vincular a Forrest y Redford: la dedicación a su oficio elegido y la capacidad de aprovechar una pasión juvenil sin importar su edad.
  Como actor, Redford es conocido por una amplia gama de roles que siempre muestran poder y un tipo de encanto peligroso. Como esquiador kamikaze en “El descenso de la muerte”, el político dorado de “El candidato”, el hombre de montaña instintivo de “Las aventuras de Jeremiah Johnson”, burócrata del gobierno en una conspiración internacional “Los tres días del cóndor”, el temerario piloto de acrobacias de “El carnaval de las águilas” y el maldito Bob Woodward persiguiendo los secretos de un presidente en “Todos los hombres del presidente”. Desde el temible Brubaker al naufrago de “Cuando todo está perdido”.
  Como cineasta, Redford tiene un Oscar como Mejor Director por “Gente corriente”, y también es aclamado por la ganadora del Oscar a mejor fotografía “El rio de la vida” y las nominadas a mejor película “Quiz show” y “El hombre que susurraba a los caballos”. En la segunda mitad de su vida, Redford comenzó dos capítulos más por los que ahora es igualmente famoso: fundó el Instituto Sundance y el Festival de Cine de Sundance para nutrir y defender voces de cineastas independientes y como un defensor reconocido por trabajar diligentemente para ayudar a preservar la naturaleza y animales de la nación.
  Para Redford, cuyo amor por los nuevos desafíos es obvio por su currículum, fue la ligereza de Forrest Tucker lo que lo fascinó, más que sus delitos mayores. Lo jugó como un hombre en busca de una aventura jubilosa, un hombre que no podía resistirse a resolver un problema imposible, así como un hombre cuyo instinto decía que abandonar el sistema y seguir su propio camino era mantenerse joven y vital.
  El enfoque no letal de Tucker para los robos también le habló a Redford sobre el código por el cual vivió. Forrest nunca le disparó a nadie. Usaba un arma, pero nunca llegó a cargarla”, señala Redford.
  Para Lowery, trabajar con Redford en el papel desde el comienzo fue uno de los grandes placeres de la película.
“Hablamos mucho sobre esto a lo largo de los años, mientras Bob leía varios borradores del guion, pero una vez que tuvimos un borrador que nos gustó a ambos, no tuvimos que discutirlo mucho”, recuerda Lowery. “El personaje estaba tan bien afinado en las páginas, y tan en sintonía con Redford, que pudimos dejar las cosas más abiertas. Hablamos mucho sobre su relación con Jewel. Probablemente fue en lo que más trabajamos mientras estábamos en el set”.   Redford, quien ha estado protagonizando películas desde que tenía 21 años, ha dicho que THE OLD MAN & THE GUN podría ser su última película como actor, pero tal vez esa idea solo lo hizo saborear más el proceso.
  Estaba especialmente emocionado por sus compañeros de reparto. “Lo mantuvieron nervioso y lo mantuvieron real”, dice. “Tuve mucha suerte de tener a estos colegas y tengo un gran respeto por ellos”. Sissy y Casey han hecho un trabajo increíble. Luego tienes a Danny Glover, con quien nunca trabajé antes pero que ciertamente admiraba. Él y yo somos de la misma parte de California, así que tuvimos esa conexión. Y durante mucho
tiempo he sido fanático de Tom Waits, así que la idea de que podríamos estar trabajando juntos, bueno, fue una bendición”.
  El final del camino es algo que Tucker siempre trató de evitar, una de las razones por las que quizás se convirtió en uno de los mejores artistas del escapismo del mundo. Redford señala que es el deseo de Tucker de seguir subiendo la apuesta lo que hace que no pueda evitar volver a intentarlo una última vez. Podría haberse alejado del robo y nunca más enfrentarse a una celda de la cárcel, pero como explica Redford, “Forrest fue alguien que piensa:” sí, ha sido divertido hacer estos trabajos más pequeños, pero me falta algo. Creo que necesito uno realmente grande”. Y ahí fue cuando él entró en una trampa”.
  A Johnston le encantó especialmente ver el sentido del humor de Redford en el papel. “Robert es gracioso de forma natural. Así que David sabía que podía marcarle una línea que podría ser muy sutilmente humorística y que él la haría brillar. Con sólo un guiño, tiene la capacidad de iluminar la pantalla y hacer que todos se desmayen”.
  Halbrooks recuerda: “Robert es bastante tranquilo cuando no está delante de la cámara o cuando se está preparando para actuar y luego entrará y hará algo tan hermoso que piensas ‘wow, no lo vi venir’. Tampoco sabíamos qué tan bien funcionaria la química con Sissy. Tienes tus esperanzas y tus sueños sobre ese emparejamiento, pero vimos como Robert y Sissy obligaban a los demás a darlo todo. Simplemente así es como ellos trabajan”.
  Fue la manera de Redford de encarnar completamente a Forrest sin tacharlo de pecador o santo lo que impresionó a todos en el set. Newall dice: “Al igual que el guion de David, la interpretación de Robert del personaje no juzgó a Forrest. Él es enormemente encantador, es sutil, parece algo sin esfuerzo. Pero también ha traído un subtexto profundo, y cada vez que estaba en cámara, algo más de lo que esperabas cobraba vida”.
  Resume Stern: “No había nadie mejor en el mundo para desempeñar este papel, pura y simplemente”.

   El verdadero Forrest Tucker se casó tres veces, pero fue su última esposa la que lo vio como él era realmente.
En su guion, Lowery se burla de una manera medio ficticia del personaje de Jewel, explorando por qué una viuda ferozmente independiente podría elegir compartir su vida con un ladrón de bancos que aún sueña con el mejor y más grande atraco.
  La primera persona que Lowery vio en su cabeza para Jewel fue la exitosa Sissy Spacek, y nunca se deshizo de esa idea. “En un momento concreto, necesitaba controlar mejor al personaje, y al hacerlo, inmediatamente me encontré pensando en Sissy. Siempre la he amado, así que decidí arriesgarme y tratar de escribir una gran historia para ella. ¡Estoy muy agradecido de que ella haya aceptado! No sé qué habría hecho si hubiera dicho que no. Quiero hacer un millón de películas más con ella ahora”.
  Spacek, nominada seis veces al Oscar y ganadora por su interpretación de Loretta Lynn en “Quiero ser libre”, ha aparecido en algunas de las películas más evocadoras del cine estadounidense y, a menudo, en la creación de personajes que rompen el molde. Sus memorables personajes iban desde la fuerza telequinética de la ira adolescente en “Carrie”, de Brian De Palma, la chica de un pueblo pequeño que sigue a su novio en una carnicería en “Malas tierras” de Terrence Malick, y una esposa decidida a encontrar a su esposo en “Desaparecido” de Costa-Gavras.
  El papel de Jewel la llevaba nuevamente a un territorio inexplorado. Spacek se encontró con ganas de excavar la naturaleza improbable de la conexión de Forrest y Jewel, explorando por qué dos personas que parecen tan poco afines como pareja en la superficie coinciden en un nivel más profundo, ya que son dos personas que aún buscan extraer algo más de la vida.
  “Jewel estaba contenta por su cuenta. Sus hijos han crecido y se han ido. Su esposo ha fallecido y ella vive en un rancho con sus animales. Está muy arraigada y es lo contrario de lo que era Forrest. Forrest se movía como el viento, siempre lo había hecho”, observa Spacek.
  En ese contexto, la decisión de dejar que Forrest la corteje es, sobre todo, un salto bienvenido hacia una de las incógnitas de la vida para Jewel. “Jewel estaba en un punto de su vida en el que piensa, tal vez es hora de que haga lo que yo quiera”, dice Spacek. “Al decirle sí a este hombre, ella realmente decía “sí” a la vida. Y podía hacer eso, porque ya era muy independiente y realmente no necesitaba que nadie cuidara de ella”.
  Ciertamente no fue difícil para Spacek canalizar la atracción magnética que Jewel siente hacia Forrest, con Redford en el papel. “Sí, él era un criminal, pero era tan encantador”, reflexiona Spacek. Un erudito y un caballero.
  Y sí, un ladrón. “Pero se hicieron reír y tenían una forma muy dulce, torpe y divertida de estar juntos, como si fueran estudiantes de secundaria”.
Forrest Tucker sabía que tenía la suerte de descubrir en Jewel a una mujer que aceptaba su enorme defecto de ser un hombre buscado, mientras se enamora de todo lo demás sobre él. Dice Redford de Jewel: “Ella sabía quién era Forrest y conocía su secreto, pero aun así, ella lo apoyó. A ella no le gustaba especialmente lo que él hacía, pero lo amaba por la clase de ser humano que era. Y ella estuvo a su lado cuando lo atraparon, así que
creo que eso realmente tuvo un gran impacto en él. Él sabía que ella realmente lo amaba”.
  Ostroff dice que la química orgánica que surgió fue palpable desde el primer día. “La energía entre Robert y Sissy era tan hermosa porque se trata de lo que no se dice entre ellos dos. Simplemente sientes que sus almas están siendo alimentadas de maneras muy diferentes entre sí. Creo que es una relación muy inusual en la película, porque se trata de lo que subyace bajo las palabras”, dice ella.
  Spacek, Redford y Lowery hablaron largamente sobre los personajes, grabando cada detalle sutil de cómo los dos interactúan en los días felices entre sus atracos. “Hablamos mucho sobre su relación”, dice Lowery, “uno a uno y juntos, y aunque tenía mis propios pensamientos sobre las cosas, siempre me aseguraba de apoyarme en sus perspectivas. Aprendí mucho de los dos”.
  Por muy dulces que sean las cosas, ambos sabían que era solo una cuestión de tiempo antes de que la ley volviera a encontrar a Forrest. Era una realidad agridulce para Jewel, pero Spacek podía entender su disposición a correr el riesgo. “Creo que ella sabía que Forrest no podía parar, incluso si a una parte de él le hubiera gustado”, observa Spacek. “Es lo que él sabía hacer. Era bueno en eso y también era una especie de adicción. Creo que Jewel también vio que Forrest no roba bancos por ningún propósito más oscuro que no sea por la emoción del desafío”.
  El desempeño de Redford lo hizo aún más real, aumentando la comedia, pero también la trágica imposibilidad de su historia de amor. Spacek estaba entusiasmada de trabajar con Redford por primera vez en sus carreras.
  Ella lo conoció por primera vez cuando estaba empezando su carrera, y recuerda haber estado completamente confundida en ese momento. “Sé que no tiene ningún recuerdo de la reunión. Pero yo si. Ya era una gran estrella.
  Y cuando me lo presentaron, me puse tan nerviosa que lo llamé “Bobert”. Estaba mortificada”, se ríe Spacek.
Ella vio su carrera evolucionar en sus múltiples frentes. “Ha protagonizado tantas películas geniales, y también ha dirigido muchas películas importantes. Él es todo un individuo. También ha hecho cosas enormes para los cineastas independientes, por lo que su contribución al cine ha sido inmensa”, dice.
  En cuanto a lo que hace Jewel por Forrest, Spacek dice: “Creo que ella le dio un lugar para ir, un lugar para detenerse y descansar sus viejos huesos, aunque sólo sea por un momento, y le dio una buena amiga”. Forrest era tan bueno robando bancos, pero si hubiera encontrado algo más, pensé: ‘¿cómo podría haber sido su vida?’
  Era un ser humano tan encantador, que podría haber tenido éxito en cualquier cosa, y tal vez él y Jewel podrían haberlo logrado. Cabalgar hacia el atardecer juntos.

  La emoción por el atraco de Forrest Tucker fue igualada por el significado de la búsqueda del policía que decidió que lo iba a atrapar: John Hunt. Tomando el papel de un hombre de ley cansado que se ve revitalizado por la pureza de la persecución está el ganador del Oscar Casey Affleck, siguiendo los pasos de su trabajo en” Manchester frente al mar y “Un lugar sin ley” de Lowery.
  Dice Lowery: “Casey es un amigo y me encanta trabajar con amigos. También me recuerda a Robert de muchas maneras. Ambos son irascibles y juguetones, y les gusta caminar por caminos no transitados”.
  Todos esperan con ansias ver cómo se desarrolla la relación entre John y Forrest. Dice Steckler: “Forrest es una fuerza innegable, capaz de hacer que las cajeras de los bancos se desmayen y cooperen. Entonces John Hunt lo mira y se pregunta: ¿es la forma en que este hombre vive su vida un ejemplo que debería estar aplicándome a mí mismo? Es algo difícil para un oficial de policía preguntarse eso acerca de un criminal. Y crea una interacción interesante tanto dentro de Hunt como con Tucker”.
  Affleck se sintió atraído por Hunt como una versión única del detective que se centró casi con cariño en meterse debajo de la piel de su presaa. “Era una especie de lobo solitario”, dice Affleck. “Estaba descontento con el departamento de policía, así que se fue y decidió que resolvería este caso por su cuenta. Tenía una especie de admiración por Forrest. Quiero decir, él sabía que tenía que atraparlo, ese es su trabajo, pero Forrest tocó algo dentro de él”.
  Cuanto Forrest se acercaba más a Jewel, el policía de Texas John Hunt se estaba acercando más a él. Pero Hunt también era más una fuente de orgullo que de angustia para Forrest, que disfrutaba ser digno de una gran persecución y tener un oponente que superar. Dice Redford de su relación; “Hay un verdadero respeto entre ellos.
  Para Forrest, ese respeto llegó al darse cuenta de que Hunt iba a ser el animal que lo perseguía y él iba a ser el animal que escapaba. Creo que a Forrest le encantaba esa conexión entre ellos”.
  “Redford es alguien que he visto toda mi vida y algunas de sus películas están entre mis favoritas”, dice Affleck.
“Trajo algo especial para interpretar a Forrest porque es en parte quién es él, y fue muy divertido de presenciar.
  Una de las cosas que creo que es tan genial acerca de Redford es que, a pesar de lo famoso que es, logró ser un poco misterioso y enigmático todo el tiempo”.
  A pesar de que estaba emocionado por trabajar con Redford, Affleck dice que estaba igualmente atraído por reunirse con Lowery, a quien describe como un autor. “David tiene una visión y una voz muy claras”, describe.
  “Me encantó que quisiera hacer esta película con un estilo muy enérgico de los años 70 que hace que se parezca a lo mejor de las viejas películas de crimen, con un estilo visual divertido y de forma libre. Es realmente muy divertido y juguetón”.
  A pesar de que la película tiene un carácter ficticio sobre su personaje, el verdadero John Hunt también estaba contento de ser incluido en la producción. Había oído hablar de un posible largometraje durante años, pero nunca creyó realmente que sucedería hasta que Lowery lo llamó. “Recibí una llamada de él y me dijo: lo estamos haciendo. Vamos a hacer una película... y van a protagonizarla Robert Redford y Casey Affleck “. Y yo dije: ‘¿Tienes que estar bromeando?’ Quiero decir, estaba aturdido. David dijo: “¿Te importaría si usamos tu nombre como detective?” Le dije que me sentiría honrado”, recuerda Hunt.
 
  Hunt confiesa que de hecho tenía un respeto calificado por Tucker, incluso mientras trataba de llevarlo ante la justicia. “Admiré su profesionalidad, hay que admirar la profesionalidad”, dice Hunt. “Pero no puedo admirar que él violó la ley. O que amenazara a la gente con una pistola. Pero puedo admirar el profesionalismo que aportó a la planificación y poder seguir haciéndolo año tras año”.
  En la vida real, Hunt nunca conoció a Tucker cara a cara. Pero en la película, tienen dos encuentros intrigantes.
En su primera, Hunt se siente humillado por Tucker cuando se encuentra parado en una línea de un banco esperando para hacer un depósito cuando ocurre un atraco sin que el detective fuese consciente. “Desde ese momento, Hunt se decide a atrapar a este tipo cueste lo que cueste “, dice Ostroff, “y ese es el comienzo de una conexión más profunda entre los dos, donde cada uno se presiona y se retan entre ellos “.
  La apariencia de Affleck también fue cuidadosamente preparada, hasta el bigote estilo Tom Selleck. “Casey entró con algo de vello facial, y pudimos convertirlo en una especie de look Tom Selleck . Se adapta muy bien al personaje y Casey lo disfrutó mucho”, dice el diseñador de maquillaje Leo Corey Castellano.
  Para Jim Stern, Affleck encarnó al personaje por completo, hasta el enredo psíquico que puede ocurrir cuando el policía y el ladrón se ven reflejados en el otro: “Por la forma en que Casey interpretó a John, puedes sentir cómo se va recuperando en la caza de Forrest. y cómo cada uno le dio al otro algo que necesitaban para sentirse vivos. Forrest necesitaba un desafío y John necesitaba la alegría de vivir que Forrest le proporcionó “.

  Se unen a Robert Redford como compañeros de banda dos hombres con carreras distintivas y de larga duración: el cuatro veces nominado al Emmy Danny Glover como Teddy Green y el cantante, compositor y actor Tom Waits como Waller. “Danny y Tom fueron los primeros nombres de los que habló David y pensamos que eran ideas fantásticas”, recuerda Steckler. “Como trío con Redford, es algo mágico”.
  Para Lowery, el casting se sintió orgánico. “Sabía que necesitaba actores que pudieran prestar algo más a los personajes. He admirado a Danny toda mi vida, desde el momento en que vi “Paloma solitaria” de niño hasta ver a su nombre asociado como productor en las películas de Apichatpong Weerathesakul y Lucretia Martel.
  Fue un honor tenerlo en la película. Y Tom Waits es Tom Waits. Es un antihéroe americano”, dice.
El guion le llegó rápidamente a Glover. “Me encantó el ritmo y el lenguaje”, dice. “Me encantó cómo se orquestó para que pudieras tomar cualquier lado. Y fueron las relaciones entre la banda de “Los Carrozas” las que realmente me interesaron, la forma en que se comunicaban entre sí y la forma en que, aunque cada una tenía su propia historia, todas estaban cortadas del mismo patrón.”
  Glover pensó mucho en por qué Teddy y Waller seguían a Forrest como su líder. “Por un lado, Forrest es un soñador, pero, por otro lado, es capaz de asumir grandes riesgos y es alguien en quien puedes confiar. Tiene la capacidad de llevar a cabo un plan, y la confianza es clave en este mundo”, señala.
  En el set, la relación entre Glover, Redford y Waits era magnifica. Sobre esa sinergia dice Waits: “Danny es un gran actor y es divertido trabajar con él. Es espontáneo, por lo que fue genial improvisar con él y también lo es Robert. Ambos estaban listos para lo que sea. Sus motores siempre están en marcha, y eso me gusta”.
  Waits puede ser una leyenda musical por sus canciones que seguirán sonando en la historia cubierta de humo, pero también ha obtenido elogios en papeles de cine como “Vidas cruzadas” de Robert Altman y “Siete psicópatas” de Martin McDonagh. Waits también amó el guion de Lowery y sus compañeros de reparto. “Me sentí como en un western moderno”, dice. “David tiene ojo, oído y voz de escritor. Y eran Redford, Spacek y Glover.
  Es como si alguien estuviera celebrando una fiesta y te dijera quién viene y tú dices, sí, ¿quién más? ¿Y quién más? ¿Y quién más? Estaba casi obligado al escuchar quién iba a estar allí”.
  Para Waits, Waller era un criminal más prototípico que Forrest, alguien limitado. “Creo que tenía un tornillo suelto”, reflexiona. “Estuvo en prisión 10 años, había cometido muchos errores y, ya sabes, sus calcetines no coinciden. Forrest estaba mucho más centrado. Por eso era el líder de la pandilla”.
  Completando el reparto hay varios papeles de apoyo vitales, incluida la esposa de John Hunt, Maureen, interpretada por Tika Sumpter, que interpreta a la joven Michelle Obama en “Barack y Michelle”. Dice Sumpter de Maureen: “Ella vio a su esposo atravesar una crisis de la mediana edad y era el tipo de mujer que lo alentaba pero nunca le diría qué hacer. Ella cree que él encontrará la manera de resolverlo, y lo apoyaba y eso me encantó de ella “.
  La actriz Elisabeth Moss aparece en la película como Dorothy, la hija que Forrest. La ganadora del premio Emmy y el Globo de Oro dice de su breve, pero indeleble papel: “Dorothy aporta un poco de una revisión de la realidad a la historia de Forrest y le da una imagen más complicada de quién era en realidad. Es tan encantador y legendario que no puedes evitar estar de su lado. Pero Dorothy muestra cómo su estilo de vida ha tenido
algunas consecuencias ocultas “

DESTRÁS DE LAS ESCENAS: EL DISEÑO...
  THE OLD MAN & THE GUN se lleva a cabo en la cúspide de los 80, lo que le permitió a Lowery rendir homenaje a la cinematografía de los 70. Al mismo tiempo, la configuración de la película es una consecuencia de los personajes de la película. Lowery trabajó estrechamente con el director de fotografía Joe Anderson (quien trabajó como 2ª Unidad de DF en “En un lugar sin ley” de Lowery), el diseñador de producción Scott Kuzio (“The sinner”), la diseñadora de vestuario Annell Brodeur (“A ghost story”) y la nominada al Oscar como editora Lisa Zeno Churgin (“Las reglas de la casa de la sidra, Pete y el dragon) para dar vida a lo que él imaginaba.
  Si bien el período agrega otra capa rica a la narración, Toby Halbrooks señala que nunca abruma esa narración tampoco. “La representación de la época no desgasta la trama”, dice. “Pienso que la película es más un retroceso emocional que de estilo. Nunca es llamativo o kitsch y eso es parte de lo que hace a David tan bueno. El énfasis está en las personas y casi no es importante cuándo y dónde ocurre todo esto. Es solo que de repente te das cuenta de que, oye, nadie tiene un teléfono celular o internet y estás en este mundo que es un poco diferente al que vivimos ahora”.
  Lowery siempre tuvo la intención de rodar THE OLD MAN & THE GUN en Super 16, incluso mientras escribía.
“Super 16 tiene una calidad estética tan especial que se remonta de inmediato a la cinematografía de los 70. Y David no solo quería disparar en 16, sino también en zooms, lentes más viejos y sin usar toneladas de herramientas nuevas y sofisticadas”, dice Johnston.
  La idea animó creativamente al cineasta Anderson, pero él sabía que su trabajo estaba hecho para él. “Nadie hace ya cámaras de 16mm. Así que todas las que encuentras tienen 15 años como mínimo”, explica. “Afortunadamente, la película de 16 mm en sí todavía está en producción y se está procesando, por lo que está viva y bien”.
  Para Lowery, 16mm ofrecía más ventajas que contras. “Super 16mm es un sueño para trabajar, mucho más fácil que digital o que 35 mm”, comenta. “Y se ve muy anticuado, por lo que queríamos usarlo”. Queríamos que la imagen se sintiera vieja, pero también queríamos evitar la nostalgia, y 16 era la manera de hacerlo. Estaba buscando una manera de hacer que las imágenes sean menos refinadas, un poco menos perfectas. 
  Describí mi enfoque como queriendo rodar a los actores en el duro sol del mediodía, lo que hicimos literalmente cuando Robert y Sissy se encontraron por primera vez”.
  Anderson señala que filmar en una película no se trata solo de la imagen; También cambia la atmósfera en el set. Sin embargo, la filmación en una película de 16 mm a baja velocidad exigió más experimentación con la luz. “Cuando estás disparando digitalmente, todos están ocultos detrás de los monitores. Pero cuando filmas una película, el equipo se está comunicando más”, señala,” trabajando juntos para imaginar cómo se verá la película en lugar de obsesionarse con cada pequeño píxel. La gente usa más su imaginación”.
  El primer atraco bancario en la película, el único de los innumerables atracos de Forrest descritos en su totalidad, fue una de las secuencias más exigentes. “Está pensado para ser divertido, robusto y tener muchas cosas a la vez”, dice Lowery. “Quería apoyarme en la inteligencia y el encanto que emplea Forrest, y dejar que esa misma inteligencia y encanto se extiendan al cine. “Fue muy divertido trabajar el ritmo de esa escena, las transferencias de un personaje a otro”.
  En todo momento, Anderson trabajó estrechamente con Kuzio y Brodeur para desarrollar la paleta cuidadosamente seleccionada de la película. “No queríamos exagerar el período”, comenta Kuzio. “Queríamos una sensación atemporal. Nos ceñimos al lado físico de todo lo que era antes de 1981, pero no necesariamente hicimos un guiño a ‘oye, esta es una película de 1980’. Queríamos un aspecto más frío, más estéril, con grises, blancos y colores primarios, en lugar de que todo sea marrón cálido, maderas y naranjas”.
  Un conjunto favorito para muchos era la casa de Jewel, que es su refugio del mundo. La ubicación que Kuzio eligió para el reparto y la tripulación. “Era una granja rural grande y antigua con porches envolventes y las vistas más majestuosas y hermosas”, describe Spacek. “Cuando todos vimos la casa por primera vez, nos quedamos sin aliento, incluido Robert. Creo que para Forrest, esa casa era un puerto en la tormenta. Y para Jewel, era realmente una gran parte de quién era ella”.
  Kuzio dice de la casa: “Necesitábamos una hermosa granja de caballos que no fuera elegante ni estuviera en ruinas y no pudimos encontrarla. Podríamos encontrar exteriores y podríamos encontrar interiores, pero nunca ambos. Entonces, al final nos instalamos en una pintoresca granja y luego rehicimos la casa por completo para que encajara con el carácter de Jewel, que queríamos liberar, pero no ser fácilmente definidos. Su casa es la de un bohemio que creció en una familia de clase trabajadora de Texas, por lo que se trataba de mezclar esos dos mundos juntos”.
  La casa de Forrest contrasta con la de Jewel en su minimalismo. “Forrest nunca quiso crecer ni establecerse, por lo que su hogar estaba prácticamente vacío. Es esencialmente el tipo de hogar con el que un niño de 12 años hubiera estado contento. Él no es alguien que quería cosas lujosas. “Es un ladrón de bancos, pero los robos son por el amor de los robos y no por llevar la buena vida”, reflexiona.
  Completando el triángulo de casas está la morada de la familia de John Hunt. “La casa de John representa a los suburbios familiares de los años 70. Se trata de aspirar al clásico sueño americano”, dice Kuzio.
  Más diversión llegó al crear el montaje de escape de la prisión de la película. En representación de San Quintín había una prisión activa de Jackson, Michigan, que tenía un bloque de celdas totalmente vacío que Kuzio reformó.
  Luego, ya que Forrest finalmente escapó en un bote hecho a mano desde esa institución ilustre, Kuzio decidió que debía hacer su versión del bote desde cero. “Decidimos utilizar solo los materiales que se pueden encontrar en una carpintería de la prisión y se podrían construir de manera muy silenciosa porque así se habría creado de manera realista”, explica Kuzio.
  Kuzio trabajó en conjunto con los diseños de vestuario de Brodeur. Dice Kuzio: “Annell trajo sus ideas y yo las mías, y luego nos sentábamos y preguntábamos: ¿cómo podemos mezclar lo mejor de estos dos conjuntos?”
  El trabajo de Brodeur la envió en un sinfín de expediciones a tiendas de segunda mano en busca de temas de finales de los 70. Pero todo se centró en una pieza de resistencia singular: el brillante traje azul de Forrest que llama la atención de Jewel cuando él se detiene para brindarle asistencia en la carretera. “David, Scott y yo hablamos sobre cómo el mundo parece casi plano y luego ves a Forrest entrar con este traje azul que se abre y sabes que es algo especial”, explica Brodeur.
  Brodeur sabía que Redford daría vida a todo lo que diseñara para él. “El verdadero Forrest era muy llamativo, tal vez incluso más que en la película. Así que estaba emocionada de ver a Robert de esa manera. Es tan apuesto que puede reflejar a alguien que se enorgullece de su apariencia. Parece un ajuste perfecto para verlo convertirse en un ladrón de bancos inteligente y muy sutil”.
  Redford permanece en el mismo traje durante la mayor parte de la película, que más tarde le dio a Lowery y al editor Churgin infinitas opciones mientras unía la película final.
  La ropa de Casey Affleck, por otro lado, cambia, cobra vida cromáticamente a medida que avanza la historia.
“A medida que John se acerca a Forrest, vemos más color en el mundo de John”, señala Brodeur. “Cuando se conocieron, John tenía una atrevida corbata verde y estaba mucho más saturado de color que lo que lo habíamos visto en la película porque ese era su estado de ánimo”.
  Igualmente divertido para Brodeur fue trabajar con Spacek como Jewel. “Con ella no hay problema, pero también hay algo de ligereza. Vi su ropa como muy fluida porque no es rígida en la forma en que mira el mundo.
  Ella está en su propio viaje independiente, por lo que mantiene su propia historia en cuanto al color”. Brodeur también le da crédito a Spacek por inspirar el enfoque. “Gran parte de lo que usa Jewel fue influenciado por Sissy, que vive en una granja de caballos, por lo que conoce ese estilo de vida. Ella me dio muchas ideas y fue una maravillosa experiencia de colaboración con ella”.
  Cuando terminó la fotografía, Lowery regresó a su hogar en Dallas, una ciudad con una industria cinematográfica en pleno desarrollo, donde Churgin se unió a él durante seis meses y medio de edición. Estaba ansiosa por reunirse con el director después de su experiencia en “Pete y el dragón”, pero también fue su primera oportunidad de trabajar en una película protagonizada por Redford.
  “Me siento orgullosa de ser parte de algo en la última parte de la carrera de Redford y por la oportunidad que me dio David para trabajar con Sissy, Casey y el resto del elenco”, dice Churgin. “Eso es siempre lo que más me motiva. David tiene la capacidad de sacar tanto de los actores y la narración visual. “Desde que nos conocimos en una gran película de Disney, me resultó muy divertido hacer una historia más independiente con él”.
  Dice Lowery sobre su forma única de colaborar: “Son muchos pequeños descubrimientos en un período de meses. Edito en una sala y Lisa edita en otra y luego intercambiamos secuencias y comparamos el trabajo. O a veces ella corta algo, lo destruyo y luego se lo devuelvo para que lo arregle. La única escena que casi nunca cambió desde el primer corte hasta el último fue el robo a un banco en un día lluvioso. Ella cortó eso mientras aún estábamos filmando y realmente marcó el tono para el resto de la edición”.
  Su mayor desafío, dice Churgin, fue estructurar una historia que intencionalmente se mezcla con el ritmo. “Es una versión más sutil y humana de una historia de crimen”, observa, “pero también tiene una sensación muy llamativa. Realmente optamos por la idea de que menos siempre es más y que queríamos dejar al público con misterios y preguntas.
  Para Churgin, su escena favorita es la apertura de la película. “Todavía sonrío cada vez que veo esa primera escena entre Robert y Sissy porque estás en su lugar y estás totalmente seducida por él”, reflexiona.
  Mientras Churgin y Lowery miraban a algunos westerns revisionistas y autorreflexivos de Sam Peckinpah o los road films de Monte Hellman en busca de inspiración, Churgin señala que la pieza final tiene un ritmo propio.
  “Me parece que toda su estructura es única”, concluye. “Tiene elementos de western, pero no trata de pistolas.
Forrest Tucker no se definía por el arma. Se trata de la idea de Forrest de lo que era estar vivo”. Inusualmente, Lowery y Churgin cortan la película sin música, ni siquiera una pista temporal. “Te hace encontrar el ritmo interno en lugar de ponerle un ritmo externo”, explica Churgin. Te hace más riguroso: terminas dejando que la acción y el ritmo determinen las cosas en lugar de confiar solo en la música”.
  El último toque agregado a la película fue el trabajo del compositor Daniel Hart, quien había establecido una estrecha relación creativa con Lowery. Al principio, Lowery le dio a Hart una idea musical general con la que Hart se preparó. “David dijo que seguía escuchando la percusión en su cabeza cuando pensaba en la película, así que ese fue mi comienzo”, dice Hart.
  Dice Lowery: “Siempre sentí que algo percusivo sería bueno. Hubiera sido fácil hacer algo más folk o country, pero realmente quería luchar contra esos instintos más predecibles. Daniel sugirió que probáramos una partitura de jazz, y compartió algunos temas de Miles Davis que pensó que serían una buena plantilla. Me pareció realmente bien cuando lo pusimos contra la imagen”.
  Hart dice que la película fue una experiencia gratificante. “Uno de los mayores regalos de David como director es su capacidad para escuchar a otras personas y su capacidad para confiar en el juicio de otras personas”, describe Hart. Creo que es una de las cosas que hacen que las películas de David se sientan tan sinceras”.
  Para Lowery, esa sinceridad comenzó con un plan que fue su piedra angular en todos los elementos de la producción, desde el guion hasta la postproducción. “Quería hacer tres cosas con esta película. Quería enfrentarme a todos mis instintos naturales como cineasta y ver cuán lejos de mi zona de confort podía llegar yo mismo; Quería hacer algo que hiciera sonreír a la gente; y quería escribir una carta de amor a uno de los grandes héroes de la pantalla. Con suerte, contar una buena historia fue un subproducto de esos tres”.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo


No te pierdas estos clásicos del cine en BORMUJOS MULTICINES AL-ANDALUS

Programación del 22 al 28 de Marzo

Comprar entradas película 1 AQUÍ.

Comprar entradas película 2 AQUÍ.