Fichas de peliculas
  • Registro
EL EXORCISMO DE GEORGETOWN
INFORMACIÓN
Titulo original: The Georgetown Project (The Exorcism)
Año Producción: 2024
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 95 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Thriller
Director: Joshua John Miller
Guión: M.A. Fortin, Joshua John Miller
Fotografía: Simon Duggan
Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans
FECHA DE ESTRENO
España: 31 Mayo 2024
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vértice cine


SINOPSIS

Anthony Miller es un actor con problemas que empieza a desmoronarse durante el rodaje de una película de terror sobrenatural. Su distante hija se pregunta si su padre está volviendo a sus adicciones del pasado o si hay algo más siniestro detrás...

INTÉRPRETES

RUSSELL CROWE, SAM WORTHINGTON, SAMANTHA MATHIS, ADRIAN PASDAR, ADAM GOLDBERG, DAVID HYDE PIERCE, RYAN SIMPKINS, CHLOE BAILEY, TRACEY BONNER, RON BLAKE, HANNAH BLACK, DREW BRODERICK, JOSH WARREN, ROBERT FORTUNATO

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DE LOS DIRECTORES...
   Los orígenes de esta película se remontan a la infancia de Josh, cuando veía a su padre, Jason Miller, en el papel del maldito padre Karras arrojándose por una ventana en el clímax de El exorcista.
  Por si eso no fuera lo bastante inquietante por sí mismo, Jason nunca se privó de contarle a Josh historias sobre lo "maldita" que estaba la película: los misteriosos incendios que asolaron la producción, las extrañas muertes, las lesiones de por vida... y la lista seguía y seguía.
  En uno de los muchos especiales del "making-of", el padre de Josh contaba que un cura le paró por la calle de la nada para afirmar que "cuando nos atrevemos a desenmascarar al diablo, el diablo se venga". Jason ni siquiera estaba rodando ese día, y tampoco era todavía una figura reconocible.
  El momento le persiguió, y la leyenda de cualquier "película maldita" nos ha cautivado a ambos desde entonces. Cuando escribimos esta película por primera vez en 2019, ya no había muchas cosas que no se sintieran malditas.
  Una corriente de maldad se había desatado en la vida cotidiana, aparentemente concediendo permiso a muchas personas (públicas y privadas, a veces en nuestras propias familias) para ser su peor yo.
  Los cambios que vimos en algunos individuos fueron tan extremos que bromeábamos diciendo que parecían poseídos. La rabia era contagiosa, y nadie era inmune a ella.
  Como pareja homosexual, ver cómo ciertos segmentos de la fe cristiana se ensañan con las mujeres y las personas LGBT nos resulta especialmente inquietante, aunque no sorprendente.
  Aunque reconocemos que la Iglesia es una fuente de gran alegría y consuelo para muchos, también ha demostrado ser un instrumento de abuso y vergüenza con la misma frecuencia, como Hollywood.
  Cuando empezamos a escribir esta película, salieron a la luz muchos comportamientos terribles en ambas instituciones: personas heridas que infligían heridas a quienes les rodeaban.
  De este guiso "meta" surgió EL EXORCISMO DE GEORGETOWN. Con EL EXORCISMO DE GEORGETOWN, queríamos actualizar la fórmula de las películas de posesión ("Un hombre heroico rescata a una mujer de unos poderes contra los que no puede luchar por sí misma") para adaptarla a un mundo en el que ningún colectivo es dueño de la bondad y la decencia por encima de otro.
  Contamos con un reparto y un equipo creativo extraordinarios para contar una historia sobre cómo todos somos vulnerables a la oscuridad, y a perpetuarla, si no nos enfrentamos a nuestros demonios. Puede que el diablo tome represalias, pero ¿qué otra opción tenemos?

LA PRODUCCIÓN...
   El concepto del mal y de fuerzas malignas al acecho justo bajo la superficie de la vida cotidiana es aterrador. Esa sutil frontera entre lo real y lo irreal es el escenario de la película de terror meta sobrenatural El exorcismo, una película dentro de otra película sobre un actor con problemas que empieza a desmoronarse durante el rodaje de una película de terror. Tony Miller (Russell Crowe) era una gran estrella de Hollywood hasta que la muerte de su esposa y su adicción le dejaron sin trabajo. Encargado de protagonizar una película de exorcismos, tiene una última oportunidad de reconstruir su antigua vida y su familia. Es un cliché total vender tu alma al diablo por el éxito y Tony nunca lo haría. Pero, ¿y si el diablo se la roba de todos modos?

CÓMO EMPEZÓ TODO...
   El productor Kevin Williamson (franquicia Scream, Dawson crece) estaba con Joshua John Miller y M. A. Fortin, (director, y coguionistas de EL EXORCISMO DE GEORGETOWN), mientras hablaban sobre buscar un proyecto que sucediera a su película, Las últimas supervivientes (2015).
  "En ese momento", dice Williamson, "sugerí una película de posesión". Williamson era consciente de la conexión de Miller con El exorcista. El padre de Miller, Jason Miller, interpretó al padre Karras en la icónica película. Williamson conocía las historias y leyendas relacionadas con el rodaje de la película de William Friedkin.
  Al conocer la conexión personal de Miller, Williamson pensó que Joshua podría aportar algo "muy real y emocionalmente original" a esa película. "Y así fue como le propuse la versión meta cinematográfica de esta película y la película dentro de la película".
  Al principio Miller dijo que no. "Mark y yo queríamos seguir Las últimas supervivientes, que era esencialmente una carta de amor a mi madre Susan Bernard, una antigua scream queen, con algo que honrara la figura de mi padre", dice Miller. "Cuando Kevin sacó el tema de una historia de posesión, en un primer momento no nos atrajo, pero en plena presidencia de Trump, Mark y yo empezamos a preguntarnos si tal vez los hombres poseídos eran un filón inexplorado".
  Fortin, coguionista de Miller, añade: "A menudo, las películas de posesión parecen una especie de rutina, por lo que no nos llamó la atención de inmediato. No fue hasta que empezamos a pensar en cómo subvertir la narrativa sexista de la posesión cuando nos dimos cuenta de que tal vez podíamos hacer de esto un personaje". Miller concluye: "Quería que hiciéramos algo más inquietante e incómodo que sólo sustos. Mark y yo nos dijimos: "¿Y si en Noche de estreno (Opening Night) de Cassavetes hubiera un demonio?".
  Miller contactó de nuevo con Williamson poco después. Williamson señala: "Mark y él idearon juntos esta meditación emocional sobre el dolor y la entrelazaron con la idea de la película de posesión demoníaca.
  Fue después cuando le añadieron el inteligente aspecto meta. Ahora la película tenía multitud de capas que la situaban en un nuevo lugar, y ahora sí que me encantaba. En ese momento, fue cuando me dije: "¡Hagámoslo!".
  El exorcista, dada la conexión personal de Miller, actúa como punto de referencia para EL EXORCISMO DE GEORGETOWN. La historia de una posesión demoníaca sobrenatural resulta tan aterradora hoy como lo era hace 50 años, cuando se estrenó.
  En octubre de 2023, la revista Time Out la calificó como la película de terror número 1 de todos los tiempos y no hay que olvidar los numerosos premios que ha recibido, entre ellos 10 nominaciones a los Oscar (ganó dos) y cuatro Globos de Oro, incluido el de Mejor película (drama). El productor Ben Fast trabaja con Kevin Williamson y quedó totalmente prendado de la propuesta de Miller y Fortin. Fast dice: "EL EXORCISMO DE GEORGETOWN es una película que surge dentro del rodaje de una película.
  Y que se combina con una historia emotiva y poderosa sobre una familia rota que intenta reconectarse. Para mí, tiene un enorme valor de entretenimiento ver entre bastidores cómo la película se convierte en algo horrible que trastorna sus vidas y se interpone en el camino de un padre y una hija que intentan arreglar su maltrecha relación.
  La mezcla de fuerza emocional y sustos terroríficos era claramente una combinación ganadora". Kevin Williamson no es nuevo en el género de terror, ya que ha escrito Scream y algunas de sus secuelas, así como títulos como Sé lo que hicisteis el último verano, Sick y La maldición (Cursed). Williamson explica: "Lo bonito del género de terror es que cuando escribes un guión de terror realmente bueno, suele ser un espejo de la sociedad y habla de la condición humana.
  En "El exorcismo de Georgetown", un actor alcohólico ha perdido el rumbo, y se le observa con sus demonios, demonios que se manifiestan externa e internamente y de todas las formas posibles. Tiene una relación rota con su hija. Son dos personas rotas, devastadas por la pérdida de una esposa y una madre, que se reparan a sí mismas y se curan mutuamente en una película de posesión demoníaca. Es una hermosa historia emocional envuelta en una película de posesión muy terrorífica". "También trata del infierno que supone hacer algo en Hollywood", ríe Fortin, coguionista de Miller.

EL EQUIPO...
   Parte de la premisa de EL EXORCISMO DE GEORGETOWN es hacer una película dentro de otra película. El plató era un decorado y luego estaban los decorados dentro del decorado. "Queríamos que el aspecto de la película fuera absorbente, así que nos inclinamos por las tomas de 'pintura maestra' que transmitieran la vida y la energía de un decorado", dice Miller.
  Nos inspiramos mucho en fotógrafos como Gregory Crewdson y Phillip Lorca di Corscia". El coguionista M. A. Fortin había visto el trabajo del diseñador de producción Michael Perry en Lo que esconde Silver Lake e It Follows, dos películas de misterio, terror y suspense. "El trabajo de Michael es tan minucioso y detallado que Josh y yo nos quedamos prendados de su visión al instante", dice Fortin. El público también conocerá el trabajo de Perry en Una joven prometedora. Perry relata: "Lo que me intrigó del guion de la película fue que se trata principalmente de decorados, algo que para un diseñador no ocurre muy a menudo. Todos nos lanzamos a ello". Perry prosigue: "Rodar en exteriores me encierra en una arquitectura. Mientras que, en un plató, el diseñador de producción fija la arquitectura. Creamos todo ese mundo, desde dónde van los enchufes hasta lo grande que es la habitación". Perry también consideró que la historia tenía muchas más capas que un guion de terror convencional. "Ya no veo las películas de terror como películas de terror porque no creo que eso sea necesariamente todo lo que ocurre".
  Para EL EXORCISMO DE GEORGETOWN, Perry utilizó en realidad como piedra de toque Long Day's Journey into Night, la obra clásica de Eugene O'Neill sobre la adicción, la fama y las relaciones familiares fallidas. Perry explica: "La historia trataba mucho más que la relación padre - hija, con una fama que se desvanece y él adicto a lo que sea. Y eso me atraía por mi formación teatral. Sentí que era una buena base sólida sobre la que construir un guion". Perry también se inspiró visualmente en la película original El exorcista. Por casualidad, Perry conocía a Owen Roizman, el director de fotografía de esa película. Desde el punto de vista de la documentación, "lo más importante que miré fueron las tomas de El exorcista e intenté tenerlas en cuenta", dice Perry.
  Para EL EXORCISMO DE GEORGETOWN Perry continúa: "La posesión demoníaca no tuvo casi nada que ver con mis decisiones de diseño. Había ciertas cosas que teníamos que hacer, como la habitación fría. Pero todas las cosas de terror, suceden dentro del espacio, no las adapto". Las principales preocupaciones de Perry eran transmitir la sensación de estar entre bastidores de una película y que las escenas de los apartamentos fueran lo más realistas posible. Perry describe el encuadre de las tomas en el original como "hermoso", pero también era muy consciente de que la película de 1971 tardó casi 200 días en rodarse, un lujo del que él no disponía.
  Creó los decorados para que fueran un poco más grandes, lo que daría a los cineastas espacio para maniobrar sin tener que golpear paredes, etc. Y luego está el insólito decorado de la "casa de muñecas": una réplica de tres pisos de altura de una casa adosada de Georgetown a la que se le ha quitado la pared del fondo, dejando al descubierto todas las habitaciones de todos los niveles de la casa. "La casa de muñecas se inspiró en los fotogramas de los bastidores de la película El diario de Ana Frank", explica Miller. Y añade: "Al principio nos preocupaba que no pudiera hacerse, pero lo conseguimos, y es uno de los aspectos visualmente más impactantes de la película".
  No es una batalla fácil de librar, pero nos pareció que sería un elemento característico de la historia, literalmente una película dentro de la película, una zona donde ocurren algunos de los acontecimientos más oscuros y fantásticos de la película." Es inconfundiblemente un plató de cine y es lo primero que Tony y Lee y el público ven cuando llegan a trabajar el día 1 de rodaje.
  El decorado favorito de Perry era el de la habitación fría. Dice: "Me gusta más el plató de la habitación fría porque está como diseñado con pantalla panorámica. Es realmente hermoso. Y es sombrío. A veces me frustra un poco poner cosas en las paredes todo el tiempo. Me gusta el espacio negativo, y ese set definitivamente tiene mucho espacio negativo".
  Perry tenía dos paletas para la película. "Por ejemplo, todo en el mundo del cine se basa en cierto modo en el cuadro Nighthawks, de Edward Hopper. Me mantuve dentro de esa calidad los años treinta. Quería hacer una casa señorial con bonitos colores cálidos, cosas que te hicieran sentir que es un lugar acogedor en el que estar."
  El loft de Brooklyn que comparten Tony y Lee, Perry lo mantuvo un poco más azul, más realista y extravagante. Según Perry, "El mundo real siempre fue un poco más frío que el mundo del escenario". La diseñadora de vestuario Jodi Leesley conoce a los cineastas Joshua John Miller y M.A. Fortin desde hace años y en un principio se había incorporado para ayudarles a encontrar un diseñador de vestuario. Tras una conversación con los productores, llegó la feliz noticia de que Leesley se incorporaría al equipo. Desde el principio, trabajó en estrecha colaboración con Michael Perry, el diseñador de producción. Coincidieron enseguida en el concepto de paletas bicolores.
  Leesley afirma: "Es un verdadero honor poder vestir a personas que van a jugar en estos universos que él crea, porque son preciosos. Son impresionantes". Leesley continúa: "Lo que resultó único al empezar a crear los trajes para la película fue considerar la idea de la película dentro de la película, y actores y personajes que actuaban en ambos mundos: intentar casar los dos y al mismo tiempo mantenerlos separados". Al investigar el tema oscuro de la película, Leesley empezó a jugar con el concepto de luz y oscuridad y el arco de la historia.
  Leesley dice: "Tuve la idea de una trayectoria desde quizás incluso el color y la textura que serían más claros y se irían oscureciendo hacia el final de la película. Russell y yo hablamos de eso y también fue una de sus ideas". Ella veía a Tony como alguien que no compraba mucho, que tenía cosas realmente estupendas pero que eran antiguas.
  Leesley continúa: "Empezamos con mucho vintage y eso le dio ese tipo de color y textura que realmente no puedes encontrar en la ropa contemporánea". Al utilizar prendas vintage para Tony, Leesley introdujo el concepto del tiempo. En la película, Tony ha vivido tiempos mejores como actor y como padre. Leesley afirma: "Empecé sobre todo con lo que llevaba que no veíamos. Ese fue mi punto de partida". Durante los años en que Tony luchó contra la depresión y el alcoholismo, ¿cómo se vestía? Leesley tiene una teoría: "A veces creo que nos vestimos para la vida que desearíamos tener, en lugar de para la vida que estamos teniendo.
  En cierto modo, es como el arte. Intentamos tener esa vida y nos vestimos para tenerla". Su reto era, ¿qué significaba eso para Tony? Ella pensaba que tal vez en esos años perdidos que era un artista y que la llevó, ¿qué haría? ¿Cómo se vestiría en casa? ¿Le importaría cambiarse de ropa al salir de casa? Para los personajes más jóvenes, Lee y Blake, Leesley contó con la colaboración de los cineastas Miller y Fortin.
  Empezó con su investigación fotográfica y luego, en el caso de Blake, con las personas de sus vidas que inspiraron al personaje. Una vez más, la época desempeñó un papel importante. Leesley dice: "Pensé que Lee compraría ropa vintage. También pensé que Blake compraría ropa de ese estilo".
  A Leesley le gusta ir de compras, sobre todo de objetos antiguos. Dice que es como la búsqueda de un tesoro. Mientras busca, Leesley se pregunta constantemente: "¿Quién es esta gente? ¿Qué llevan puesto? ¿Y por qué lo llevan?". Recuerda que encontró una chaqueta de Lee y de repente comprendió a su personaje.
  "Fue a partir de una chaqueta que de repente todo cobró sentido", explica Leesley. "Fue la única chaqueta que encontré para Lee la que en realidad me ayudó también para Blake, porque creo que tienen la misma edad, pero también es importante pensar en cómo se diferencian. Incluso esa chaqueta para el personaje de Lee abrió el abanico para los dos, en qué son diferentes y en qué son iguales". Una de las chaquetas, una especie de abrigo verde a cuadros con cuello de piel, era la favorita de Ryan Simpkins, la actriz que interpreta a Lee. Lo llamaba su abrigo de la rana Gustavo. Lee tiene una colección increíble de chaquetas vintage.
  En cambio, uno de los looks vintage favoritos de Leesley para Blake fue el traje de la fiesta del reparto, una chaqueta larga tipo kimono y un vestido largo con transparencias. "Le queda precioso", dice Leesley. Para David Hyde Pierce como el Padre Conor, su traje parecería, a primera vista, relativamente sencillo: un traje clásico negro con cuello clerical blanco. Sin embargo, el personaje de Pierce tiene más de 80 años. Investigó cómo sería tener esa edad y él y Leesley trabajaron juntos para crear un traje que le ayudara a ser mayor. Sus zapatos y calcetines tenían peso, y sus dedos estaban constreñidos para que un simple movimiento, como coger una moneda, reflejara los signos de la edad. Leesley explica: "Lo especial de David es que investigó mucho. Y fue muy específico. Me envió un vídeo en el que habían creado un traje que puedes ponerte y que te muestra lo que se siente al tener ochenta años".

EL CASTING...
  Para Joshua John Miller, contar con Russell Crowe en una película de terror elevó de inmediato todo el proyecto. "Mark y yo crecimos viendo a Russell desde Romper Stomper, dice Miller, "y sabíamos que tenía la seriedad, la gracia y la sensibilidad necesarias para hacerte sentir lástima por un hombre que se va a convertir en un monstruo". Para Russell Crowe, el guion le resultó intrigante porque era un papel dentro de otro papel. Crowe interpreta a Tony Miller, una estrella de cine que atraviesa un mal momento, pero el desvanecimiento del estrellato, la muerte de su esposa y, en última instancia, sus adicciones le meten en una espiral decadente que ya dura un año. Tony está alejado de su hija adolescente, que atraviesa su propia crisis. Por casualidades del destino, aparece un papel protagonista en una película que le brinda la oportunidad de volver a encarrilar su carrera y su vida. Crowe dice: "Para mí, como actor, interpretar a un hombre que ha tenido estas experiencias vitales, que carga con estas cosas, era bastante complicado. E
  ra una idea muy desafiante como papel, así que despertó mi interés". La relación principal de la película es entre Tony y su hija Lee. Se han distanciado bastante, hasta el punto de que Tony insiste en que ella le llame "papá" y no "Tony". Crowe dice: "Él quiere adoptar esa posición de padre, pero se da cuenta de que tiene trabajo por hacer para recuperar la confianza de su hija. Sin embargo, ella es bastante cerrada. Así que es una situación difícil para ambos". Ryan Simpkins interpreta a Lee, de 16 años, y Fortin recuerda que "estaba bastante claro desde el principio que eran perfectos para el papel". Lee vuelve a la casa de su padre tras haber sido expulsada de su internado católico, St. Agatha's.
  EL EXORCISMO DE GERORGETOWN es una especie de reencuentro para Crowe y Simpkins. Crowe recuerda: "Conozco a Ryan desde hace mucho tiempo y trabajé con su hermano pequeño, Ty, en Los próximos tres días, (2010) donde interpretaba a mi hijo. Y curiosamente, hubo un momento en que Ty estaba trabajando en Australia, y estaba con su familia, así que vino a visitarme a la granja en la que vivo. Su madre y Ryan estaban con él. Y dio la casualidad de que era el 18 cumpleaños de Ryan. Así que le organizamos una gran fiesta.
  EL EXORCISMO DE GEORGETOWN es muchos años después y la idea de trabajar juntos hizo que ella fuera sugerida para el papel. Así que me entusiasmó". Simpkins estaba igualmente entusiasmada por trabajar con Crowe. Dice: "Conozco a Russell desde que tenía 12 años. Interpretó al padre de mi hermano pequeño en Los próximos tres días. Así que Russell siempre ha sido alguien importante en mi vida. Él organizó mi fiesta de 18 cumpleaños. Y cuando nos enteramos de que íbamos a ser padre e hija, nos hizo mucha ilusión". Lee es una hija afligida y su padre Tony está haciendo todo lo posible para acercarse a ella, pero, como Simpkins lo describe, "Ella ha levantado un muro en torno a su relación". Simpkins estaba encantada con que Russell interpretara a su padre. Dice: "La relación que teníamos nos ayudó a interpretar los papeles de padre e hija. Nos metimos muy bien en ese papel".
  Crowe suena igual que un padre orgulloso en la vida real, elogiando a Simpkins: "Ya sabes, es una actriz muy seria. Se toma el trabajo muy en serio y le gusta estar preparada, y esa es una buena energía para tener en el plató". Otro reencuentro fue el de Crowe y Adam Goldberg, que protagonizaron juntos Una mente maravillosa. Aquí Goldberg interpreta a Peter, el director de la película. Goldberg relata: "Lo que me atrajo fue literalmente Russell, que se puso en contacto conmigo y me preguntó si estaba por aquí entre tal y tal fecha. Y una vez que leí el guion, me sentí aún más intrigado y entusiasmado por hacerlo. Siempre me ha gustado, todo lo "meta". Me gustan las películas sobre los procesos de creación cinematográfica. Hice una película titulada I Love Your Work sobre un actor que perdía la cabeza y se obsesionaba con una fan suya, una especie de inversión de papeles".
  Para Crowe, el reencuentro ha sido muy grato. Me encanta la sensibilidad de Adam porque todo lo que hace es muy auténtico y convincente. En la película interpreta a un personaje que tiene muchas cosas negativas que decirme. Así que era fundamental contar con alguien tan valiente y directo como Adam, para dar a ese tipo de escenas la calidad y el ritmo adecuados, en las que él, en su propia mente, piensa que podría estar inspirando al actor con el que trabaja, pero en realidad está castigando a ese actor de una forma que no entiende. Adam estuvo fantástico en el papel y fue estupendo volver a rodar con él".
  David Hyde Pierce leyó el guion en el avión de vuelta de unas vacaciones y se quedó inmediatamente prendado de él. Interpreta a un sacerdote jesuita, el padre Conor, el asesor de la película dentro de la película en todo lo relacionado con el catolicismo. El personaje del Padre Conor fue inesperado para Pierce. Dice: "Sorprendentemente, para ser un sacerdote católico, bebe, fuma y toca canciones. Quizá no sea sorprendente para un sacerdote católico, pero a mí me sorprendió. A medida que avanza la película descubres que además de sacerdote es muchas más cosas. Es un buen hombre con un pasado muy complicado. Eso implica tener que lidiar con cuestiones de posesión. A lo largo de la película, creo que se revela su bondad y su valentía".
  El director Miller añade: "La exquisita vis cómica de David ya es de sobra conocida, pero sus dotes van mucho más allá. Es increíble". Una de las cosas que más le gusta hacer a Pierce para desempeñar cualquier papel es investigar. Pierce leyó sobre lo que es ser jesuita. Leyó la Biblia y otros tratados religiosos. Incluso se armó de valor para leer el ritual del exorcismo. En la película dentro de la película, el espíritu maligno que se apodera de Blake es Molech, un demonio al que se hace referencia en el Levítico de la Biblia hebrea. Pierce también investigó al respecto. Molech podría haber sido un dios cananeo y hay indicios de que se le sacrificaba niños. Explica: "Hay cierta controversia al respecto. Algunas personas creen que se trataba más bien de una especie de novatada en la que se obligaba a los niños a pasar a través del fuego como una especie de prueba o algo por el estilo. Otros dicen que no, que se les arrojaba al fuego y que ese era el sacrificio a Dios". En la película dentro de la película, Molech es el demonio que posee a la joven interpretada por Blake. Sin embargo, durante el rodaje de la película, el padre Conor empieza a darse cuenta de que Molech está presente en el mundo actual.
  Dice Pierce: "El padre Conor tiene muchos conocimientos sobre exorcismo y posesión, y también, como sacerdote católico, como jesuita, es un gran conocedor de la historia religiosa. Y por eso, yo diría, que es muy consciente de quién era históricamente Molech. Pero resulta que Molech no es sólo un demonio ficticio, es en realidad un ser vivo que viene a poseer a la gente de la película y a sembrar el caos en sus vidas". El papel del padre Conor, de 80 años, también dio a Pierce la oportunidad de explorar una pasión que tenía desde niño. Cuando tenía 8 o 10 años, estaba obsesionado con las películas de terror y las habilidades transformadoras del legendario maquillador Dick Smith, que trabajó en películas como Pequeño gran hombre, El padrino y El exorcista.
  En EL EXORCISMO DE GEORGETOWN, Pierce envejece hasta los 80 años. Me siento como un niño en una tienda de golosinas. He llegado a un punto en el que no me siento como (Conor) hasta que me pongo el maquillaje. Así que eso es una emoción inesperada. Cuando acepté hacer la película no sabía que iba a tener 80 años. Pero no podría estar más feliz. Estoy deseando tener 80 y que me hagan parecer más joven". Chloe Bailey es una actriz polifacética que ha triunfado tanto en la industria musical como en Hollywood. Es conocida por el público como Jazz en Grown-ish y su carrera musical comenzó a los 13 años como parte de Chloe x Halle, un dúo formado con su hermana, Halle Bailey. Dada su carrera hasta ese momento, estaba perfectamente posicionada para el papel de Blake, la aspirante a actriz con formación musical que interpreta a la joven poseída por Molech en la película dentro de una película. A pesar de sus aptitudes, el papel supuso un reto para Bailey porque, como ella misma cuenta, "nunca en mi vida he visto una película de miedo. Soy muy miedosa".
  Bailey tuvo algunas escenas físicamente exigentes como la chica poseída junto a Russell Crowe y luego compartió escenas más tranquilas con David Hyde Pierce. Es una gran admiradora de ambos actores. "Siempre he sido una gran admiradora de Russell Crowe", dice, "y cuando me enteré de que participaba en esta película, me encantó poder actuar a su lado. Con David, me encanta estar a su lado y oírle contar historias sobre su pasado en el teatro. Es increíble ver cómo una persona puede interpretar a tantos personajes diferentes".
  La incipiente relación entre Lee y Blake es el núcleo de la película. A medida que la historia se vuelve más oscura, se apoyan la una en la otra para superarla. En la película, ambas chicas emprenden un viaje de autodescubrimiento. Bailey describe su interpretación de Blake: "Blake Holloway es una joven estrella adolescente que procede de una familia muy religiosa.
  En la actualidad se esfuerza mucho por encontrarse a sí misma. Intenta diversificarse haciendo papeles diferentes. Y así es como se encuentra en EL EXORCISMO DE GEORGETOWN". Bailey recuerda que había dos perros en su lectura de química con Simpkins y ambas se unieron por su amor a las mascotas. "Me dije: vamos a congeniar. Y, efectivamente, congeniamos", dice Bailey.
  "Rodamos juntas constantemente debido a nuestros papeles. No podría haber elegido a una Lee mejor". La admiración es mutua. Simpkins dice: "Es increíble trabajar con Chloe. Es una persona encantadora. Lo bueno de trabajar con ella es que las dos llevamos mucho tiempo en esta industria; Chloe más en el aspecto musical. Pero las dos crecimos siendo las más jóvenes de la sala haciendo nuestro trabajo". El hecho de actuar frente a alguien de la misma edad aportó realismo a la relación en pantalla.
  El personaje de Simpkins, Lee, está en crisis: ha perdido a su madre y ahora tiene miedo de volver a perder a su padre de una forma muy pública. Según Simpkins, "Lee aprende a amar, acepta a la lesbiana que lleva dentro y se enamora de otra mujer realmente genial. Y creo que eso es lo que realmente la abre y le permite encontrar la fe en su padre y en sí misma. Reconoce su lugar en el mundo y que su sexualidad está arraigada en él". Simpkins y Bailey se han hecho muy buenas amigas. Nos gusta cotillear. Y tener nuestras charlas de chicas, que es divertido. Sí, ha sido genial tenerla como falsa novia".

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL PRISIONERO DE ZENDA