Fichas de peliculas
  • Registro
THE ROSE MAKER
INFORMACIÓN
Titulo original: La Fine Fleur
Año Producción: 2020
Nacionalidad: Francia
Duración: 95 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Comedia
Director: Pierre Pinaud
Guión: Fadette Drouard, Blandine Jet, Sara Wikler, Philippe Le Guay
Fotografía: Guillaume Deffontaines
Música: Mathieu Lamboley
FECHA DE ESTRENO
España: 22 Octubre 2021
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
BTeam Pictures


SINOPSIS

Eve creaba las rosas más famosas del mundo, pero ahora está pasada de moda, un poco amargada y con una empresa al borde de la bancarrota. Vera, su fiel asistente, no puede dejar que lo que lleva defendiendo toda la vida desaparezca sin más y “contrata” a tres personas que provienen de un programa de inserción social para evitar caer en las garras de un codicioso empresario del sector. Con todas las ganas del mundo y muy pocas habilidades en jardinería, ponen en marcha un plan loco, pero brillante, para cambiar el destino del negocio familiar...

INTÉRPRETES

CATHERINE FROT, MANEL FOULGOC, FATSAH BOUYAHMED, OLIVIA ¨ÔTE, MARIE PETIOT, VINCENT DEDIENNE, SERPENTINE TEYSSIER, PASQUALE D'INCA, MATHIEU DUBOCLARD, MATTHIEU LOOS, VICTOR BRATOVIC, CHARLINE PAUL, CHRISTOPHER GENDREAU, DAMIEN HABOUZIT

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA A CATHERINE FROT...
¿Qué le atrajo de ENTRE ROSAS?...
Inicialmente me atrajo la personalidad del personaje y también su arco: el de una mujer que fue una eminencia en su profesión, que ya no lo es pero que, sin embargo, experimentará un renacimiento al aceptar la ayuda de personas que también han tocado fondo… Personas que están en apuros, encerradas en su soledad pero que, a pesar de sus diferencias, acaban encontrando su salvación en la solidaridad. Primero me conmovió la dimensión social y la humanidad de ENTRE ROSAS. Y luego me di cuenta de que las rosas eran muy importantes para el encanto de este cuento, que eran incluso esenciales, que le daban una poesía indescriptible y un perfume embriagador. Debo admitir que antes no prestaba mucha atención a estas flores. La película me las descubrió. Siento que he hecho un viaje extraordinario a una tierra desconocida. Ya no miro las rosas de la misma manera. Sé lo que su belleza requiere en cuanto a cuidados y saber hacer y hoy me tocan y me hacen soñar.

Volvamos a Eve…

Para una actriz, Eve es un personaje irresistible, porque es muy compleja y evolucionará mucho. Al comienzo de la película es orgullosa, honrada, valiente pero encerrada en sí misma; una especie de jefa tensa pero magullada que solo sigue adelante gracias a su pasión "monomaníaca" por las rosas. Ella era una reina en su campo, competidores más fuertes se han llevado su corona y, sin embargo, continúa luchando por la supervivencia de su negocio con un estilo bastante increíble. Eve es un poco como un roble. En la superficie es sólida como una roca y, sin embargo, está debilitada por heridas que cree invisibles: la muerte de su padre, el declive de su negocio y el anonimato en el que ha caído. La llegada inesperada de tres personas en busca de identidad e integración social será suficiente para que esta mujer testaruda se rinda, se cuestione y deje que se desarrolle en ella un sentimiento que, como mujer sin hijos, pensó que nunca podría experimentar: el de transmitir algo. Interpretar a alguien que sale de su caparazón y se transforma es siempre emocionante, más si, como es el caso aquí, la impulsa una pasión exclusiva y totalmente desinteresada. En cierto modo, Eve "se parece" a las rosas. Ella vive solo para la perpetuación de la belleza, algo completamente inútil, fugaz, obsoleto pero fundamental y primordial. Eve sufre una especie de búsqueda espiritual que roza la poesía y que también suscita, en ocasiones, cierto humor.
Eve es una artesana. Si bien su trabajo se basa en el gusto y la intuición, también requiere habilidad, meticulosidad y precisión. Interpretarla requirió aprender bastantes cosas.

¿Esto contribuyó a su deseo de participar?...

¡Oh sí! Me encanta dar la impresión en la pantalla de que domino habilidades que no tengo en la vida cotidiana. De hecho, ese es uno de mis grandes placeres como actriz. Por ejemplo, todavía tengo recuerdos maravillosos de las lecciones de cocina que me dieron para LA COCINERA DEL PRESIDENTE o las lecciones de piano que tomé para LA ÚLTIMA NOTA. Para ENTRE ROSAS tuve que aprender sobre la hibridación. Es una habilidad que requiere mucha precisión y me encantó. Mi maestra fue Madame Dorieux, la dueña del jardín de rosas en el que rodamos la película. Me gustan mucho estos periodos de aprendizaje del oficio que requieren mis personajes. Para mí son como escuelas de vida. Incluso si me olvido rápidamente después, conservo el placer que tuve al aprender la labor de profesiones que de otro modo me habrían quedado completamente ajenas.

¿El vestuario es importantes para usted?...

Imprescindible. Me permiten "habitar" plenamente mi personaje. Con Pierre Pinaud y el diseñador de vestuario pasé mucho tiempo pensando en la ropa de Eve. Es una empresaria moderna, con un trabajo manual, pero al mismo tiempo aprecia la memoria y los métodos de trabajo de su padre. La imaginamos un poco masculina, con ropa práctica pero con una elegancia pasada de moda. Inmediatamente pensé en la corbata flexible, el sombrero y la pipa. La pipa, que parece fumar a escondidas, por nostalgia de su padre, es también una expresión tangible de sus contradicciones, ya que en un momento ella, cuyo trabajo es apreciar la fragancia de las rosas, le pide a su joven empleada que se detenga. Fumar para "no estropear su olfato". Me encanta cuando las contradicciones de alguien también se revelan en los accesorios de su vida diaria.

No conocía a Pierre Pinaud. ¿Qué tipo de director es?...

Es encantador, realmente. Conmovedor, elegante, poético y discreto al mismo tiempo. Es un hombre que vive en y para la belleza. Él es un jardín de flores. Su película se llama LA FINE FLEUR (ENTRE ROSAS), porque para él, sin lugar a dudas, la rosa está en el centro de su película. La rosa, su historia y su perpetuación que aquí está simbolizada por la lucha de una mujer. También es gracias a este enfoque que, más allá de su dimensión social, su película destila tanta poesía, sensualidad y emoción.

Unas palabras sobre Melan Omerta, que interpreta a Fred y que debutaba aquí en un
largometraje...
Melan tiene una presencia increíble. Es una locura, tiene experiencia en el rap, sabía poco o nada de cine, pero de inmediato sintió la cámara. Actuar con él fue a la vez intenso y sencillo.
Emite una increíble emoción. Es un gran descubrimiento.

Da la impresión de que ENTRE ROSAS es una película que le ha tocado especialmente…

Es verdad. Es una película muy bonita, refinada, muy bien escrita y construida. Al mismo tiempo, es muy rica. Expone las dificultades de una pequeña empresa familiar frente a las grandes corporaciones, hace balance de una profesión que enfrenta grandes dificultades, retrata a una mujer entrañable en su lucha por sobrevivir sin renunciar a sus valores morales, y en su testarudez por mantener un estilo floral tradicional, y demuestra que la solidaridad es una magnífica forma de reinventarse. ¡El hecho de que el vínculo entre todas estas facetas sea la pasión por una flor, que es la imagen de la belleza eterna, simplemente aumenta su singularidad!


ENTREVISTA A PIERRE PINAUD...

Esta es la primera vez que una película se centra en la creación de rosas. ¿De dónde vino la idea?...
De mi amor por las flores desde niño. Tenía unos once años cuando mis abuelos nos ofrecieron a mi hermano y a mí un rincón de su jardín, dándonos carta blanca para hacer lo que quisiéramos allí. Tener un pedazo de tierra propio cuando eres un niño ... ¡qué regalo tan maravilloso! Inmediatamente comenzamos a imaginar y diseñar nuestro jardín ideal, un jardín como una especie de Edén. Tenía una entrada, un camino, un banco para leer, soñar, descansar o contemplar las flores y, en el camino, un sinfín de pequeñas sorpresas en la composición y disposición de los parterres con, al final, un gran espacio para dejar entrar la luz. Creo que este jardín fue mi primera experiencia de escenografía y puesta en escena.
Aunque probablemente lo había tenido dentro de mí desde que era un niño, mi pasión por las flores y los jardines nació, conscientemente, en ese momento y nunca me ha abandonado.
Desde entonces ha convivido con mi otra pasión, la que desarrollé para el cine, también desde muy temprana edad. La convivencia entre ellos es necesariamente pacífica, ya que ambos se alimentan de una misma fuente: la búsqueda de la estética y la puesta en escena.

¿Cuál fue el detonante para "ensamblarlos"?...

Un día, por casualidad, supe que la creación de rosas era una especialidad francesa, al igual que la alta cocina y el perfume. De los aproximadamente cuarenta diseñadores de rosas que aún existen hoy en día en todo el mundo, más de veinte son franceses, muchos de los cuales tienen su sede en la región de Lyon. Esto me intrigó. Investigué el tema: las diferentes etapas del proceso, los concursos en los que se inscriben las rosas, el amor y el sacrificio que exigen de quienes las crean y "crían".
Descubrí que la creación de estas flores no es una cuestión de azar, sino que se basa en una selección muy minuciosa: se toman los mejores "padres" (estambres) y "madres" (pistilos), aquellos con características notables en cuanto al color, por ejemplo, o la resistencia a las enfermedades, o el perfume, y se "casan" (se hibridan) con la esperanza de que su apareamiento dé lugar a variedades dignas de ser presentadas en concursos.
Como los temas sociales siempre me han tocado y desafiado, vi un paralelismo sorprendente con nuestras sociedades modernas hipercompetitivas, con sus tendencias elitistas, donde para ingresar a las mejores escuelas, y así obtener los mejores trabajos, hay que pasar duros exámenes y muchas veces venir de una buena familia... A partir de esta similitud, vi la base sobre la que podía construir una película y comencé a imaginar un guion.

¿Cómo lo hizo?...

Primero continué aprendiendo sobre rosas, pero esta vez en el sitio. Fui a ver a los creadores para sumergirme en su trabajo. Visité pequeñas y excelentes empresas familiares, como Maison Dorieux, cuya producción artesanal es de alta calidad, pero que sufre con la competencia de establecimientos más grandes donde las rosas se "fabrican" de forma casi industrial, no solo aquí en Francia sino también en el extranjero en países como China o Bulgaria donde la mano de obra es más barata. Y luego quise entender cómo el primero intenta sobrevivir frente al segundo. También asistí a concursos para medir el impacto de un premio en la 'carrera' de una nueva variedad. Durante todos estos vagabundeos, traté de entender por qué las rosas despertaban tanta pasión, una pasión que a menudo era exclusiva.
Y me di cuenta de que, en diversos grados, todos los productores, creadores y entusiastas, sin excepción, perseguían un sueño de belleza: encontrar un día una flor aún más magnífica, más deliciosamente fragante que las anteriores. En esta búsqueda incesante y obstinada encontré una poesía loca, y eso era necesario encontrarlo también en la película.

Intentar transmitir la belleza de las flores a través de una película que pretende tener una dimensión social... el guion no debe haber sido fácil de armar...

Cierto ¡pero me tomé mi tiempo! Soy un trabajador lento e investigo mucho. Antes de comenzar a escribir necesito tener una visión general de mi tema. Quiero que mi obra de ficción esté inspirada en la realidad, sin engaños, porque la uso para construir mis historias e inventar los personajes que las relatarán.
También intercambié muchas ideas con Fadette Drouard, la coguionista, que se unió a mí en el proyecto, y con Philippe Le Guay que intervino durante la escritura.
Para el guion de ENTRE ROSAS, pensé mucho en LA PARTE DE LOS ÁNGELES de Ken Loach que, a través del retrato de pequeños delincuentes en una región asolada por la pobreza, logra mostrar, entre otras cosas, el maravilloso mundo del whisky e imaginé el personaje de una creadora de rosas que, al borde de la quiebra e incapaz de pagar a verdaderos profesionales, tiene que aceptar la ayuda de tres empleados en rehabilitación social, tres desafortunados que, a diferencia de ella, no tuvieron la suerte de nacer en el lugar correcto.
Desde la década de 1980, el campo de la horticultura ha atravesado una crisis, especialmente en rosas, que ha empequeñecido desde su época dorada. En pocos años, el mercado de las rosas se ha contraído considerablemente, lo que ha provocado muchas quiebras, sobre todo entre los pequeños productores.

Podría decirse que ENTRE ROSAS es una historia de David frente Goliat, con ramificaciones sociales y sentimentales...

En cierto modo, sí. Comienza con la historia de una artesana obstinada lucha sola contra la industria y las leyes del mercado, rechazando las técnicas modernas que según ella rebajan los estándares de calidad.
Continúa con esta mujer abriéndose al mundo gracias a personas a las que inicialmente trata con condescendencia, porque no saben nada de su campo (horticultura). Y, debido a que el tema del legado es muy importante para mí, termina con esta mujer acercándose a un joven que se ha descarriado, permitiéndole vislumbrar un posible futuro. Si se necesitara una referencia, diría que ENTRE ROSAS está construida como una muñeca rusa (o como las diferentes capas de pétalos que componen el capullo de una flor).

Una de las sorpresas del guion, tan bien construido, es el inesperado "atraco" organizado por Eve en las instalaciones de uno de sus competidores... Esta sorprendente secuencia se integra a la perfección con el resto de la película...

Aunque el mundo de las rosas genera imágenes de gran belleza en nuestras mentes, también tiene la desventaja de estar asociado a algo estático y clásico. Para evitarlo, la película tenía que avanzar con algunos "incidentes". Imaginé que la obsesiva búsqueda de la belleza por parte de Eve podría ser similar a la búsqueda del Santo Grial y que, por lo tanto, podríamos introducir un poco de suspense.
Al mismo tiempo, cabe señalar que el mundo de las plantas no ha escapado a la privatización o la mercantilización: hoy la gente "registra" variedades de plantas y así las privatiza. Así que inventé el personaje de un diseñador de rosas industrial, interpretado por Vincent Dedienne, que guardaba injustamente, para su uso exclusivo, variedades raras y sublimes, burlando así la tradición de compartir entre creadores.
E imaginé que Eva le robaría una y para justificarlo diría que la recuperación de una rosa antigua que ya no es de dominio público no es un robo ¡sino un acto de justicia social!

¿Dónde se rodó la película?...

Quería rodar en medio de campos de rosas, en un entorno campestre. Sin embargo, debido a la urbanización galopante de la región de Lyon, donde se encuentran la mayoría de los cultivadores de rosas, la mayoría de ellos se han visto obligados a dividir sus granjas y ahora a menudo están rodeados de áreas residenciales o comerciales.
La Maison Dorieux, una pequeña empresa familiar, ofrecía el paisaje con el que soñaba porque está ubicada en Montagny, en el corazón de las colinas vírgenes de Roanne. Sin embargo, tuvimos que reelaborar la estética de los edificios, recrear los invernaderos y repensar los interiores según la puesta en escena. Philippe Chiffre, el diseñador de producción, estaba encantado con este trabajo preciso y delicado.

¿Se rodó cuando las rosas habían florecido?...

¡Me temo que no! Las rosas florecen en mayo y están en su mejor momento hasta principios de julio, pero rodamos en septiembre y octubre, con todo el estrés que ello supuso.
Afortunadamente, tuvimos un año excepcional. Muchas rosas estaban todavía en flor en los campos, pero no en la cantidad suficiente. Habíamos planeado con anticipación, comprando rosales que tuvimos que replantar y colocar en los invernaderos el día del rodaje. Cuando compras flores mucho antes de su período de floración, rezas para que florezcan cuando las necesitas. Para el equipo de arte, esto implicó mucho estrés a nivel logístico, pero al final tuvimos mucha suerte.

Vemos la magnificencia de los colores, adivinamos la de las fragancias ... la película es un canto
a los sentidos...
Es lo que intentamos transmitir con Guillaume Deffontaines, el director de fotografía.
Estudiamos juntos en la Escuela Louis Lumière y hemos seguido muy unidos. Antes de rodar, hicimos una gran investigación estética, buscando referencias pictóricas. También pensamos mucho en la iluminación de los interiores y su decoración. En particular, queríamos que la casa de Eve estuviera abarrotada y desordenada, especialmente su oficina como creadora de rosas. Queríamos que el público sintiera que su búsqueda de la belleza y la influencia de su padre, quien también era un creador de rosas, había copado todo en la habitación y llega a eclipsar su personalidad como mujer. De ahí esta elección de colores oscuros y saturados y este desorden de fotos, cuadros, libros, cuadernos, muebles del siglo pasado y las preciosas cajas de madera llenas de frascos de vidrio llenos de extractos de perfume.

Hay referencias al pasado a lo largo de su película, a pesar de abordar problemas
contemporáneos, y eso le da una sensación un poco nostálgica y peculiar...
Es algo deliberado. Eve está marcada por los recuerdos de su padre y carga su legado sobre sus hombros, cuidándolo como un tesoro incalculable. Quería que sintiéramos esa herencia, esa fidelidad incluso en su apariencia, en su forma de vestir, su estilo a veces masculino, de granjero, su sombrero de vaquero y su pipa. Eve también es alguien que tuvo un pasado glorioso: fue una destacada creadora de rosas y está empeñada en perpetuar lo que fue para ella una gran época.
Intentamos transcribir esto visualmente, eligiendo rodar en formato scope, con lentes que dan un poco de grano o destello, y saturando también ciertas imágenes. También queríamos que la sensación ‘vintage’ de la película fuera perceptible para el oído.

Unas palabras sobre el sonido y la música de la película...

Quería que la película despertara, directa o indirectamente, todos los sentidos del público, incluido el del oído, por supuesto. Respecto al sonido, por ejemplo, nos aseguramos de que se escuchara el tintineo de las botellas, el ruido de la pluma sobre el papel... todos esos pequeños sonidos que nos acercan al personaje de Eve. Y para la banda sonora de la película, conté con Mathieu Lamboley y realmente disfruté de nuestra colaboración. Escribió una partitura maravillosa, inspirada tanto por grandes compositores franceses, como Ravel, Satie y Debussy, como por creadores contemporáneos de música melódica.
Para la música preexistente, recurrí a los cantantes estadounidenses cuyo carisma evocaba este pasado glorioso y la nostalgia que quería que Eve tuviera. En concreto, la voz de Dean Martin al comienzo de la película simboliza la eterna belleza de la voz, que pertenece al ayer, al hoy y al mañana. Podría ser un cantante que escuchaba el padre de Eva...
Ciertas arias de ópera y ciertos poemas tienen ese mismo efecto que, una vez más, es también
el de las rosas. Algunos de ellos pueden ser muy contemporáneos, pero se refieren a algo antiguo. Por eso nos han fascinado desde el inicio de los tiempos y por eso cuentan una historia.
También hay música rap para una secuencia más dinámica con los empleados del programa de reinserción y luego, al final, una canción que me enamoró y que Stéphanie Carreras y Philippe Pujo, los productores, me descubrieron: LA ROSE ET L ARMURE de Antoine Elie. Ilustra la historia de Eve y Fred a la perfección y, a pesar de ser moderna, es una vista atrás a la época dorada de la canción francesa.
Siento que todos estos mundos musicales aportan muchísimo a la película. Le dan su tono de "modernidad vintage" aunque sean términos a priori contradictorios.

¿Alguna escena fue particularmente difícil de filmar?...

Todas las del Parque Bagatelle, porque se necesitaban muchos extras (¡unas cien personas!).
Quería filmar allí por el realismo. El parque, que existe desde el siglo XVIII, ha sido sede del concurso de rosas más prestigioso del mundo durante 113 años. Quería empezar a rodar allí, en el lugar que hace soñar a los amantes de las rosas de todo el mundo, para situar a los actores en el centro del desafío y la belleza de la profesión de creador de rosas. No rodamos durante el concurso real pero, mientras localizábamos, grabé algunas imágenes y unas pocas están finalmente en la película. Como muestran a miembros reales del jurado examinando y anotando sobre las rosas, se las mostré a los actores para que se inspiraran en la especial atmósfera de la competición.

Hablemos del elenco. ¿Por qué Catherine Frot como Eve?...

Quería hacer una película muy "francesa" y sentía que ninguna otra actriz como Catherine podría encarnar este personaje tan específico, con su elegancia, sensualidad, carácter… con un toque de descaro y también mucha fantasía.
El personaje de Eve exigía mucho, tanto mostrar la autoridad de quien dirige una empresa como, al mismo tiempo, revelar la fragilidad de una hija esclava de su padre. Catherine nos hizo sentir todo eso y más, porque tiene otra cualidad, rara entre las actrices: tiene los pies en la tierra y tiene una precisión manual increíble.
Cuando Madame Dorieux vino a enseñarle cómo hibridar una flor, pudo reproducir sus gestos a la perfección. Sin embargo, esto no resta valor a su capacidad para trascender y aportar poesía a sus actuaciones.

¿Cómo eligió a los tres empleados del programa de inserción?...

Como se trataba de personajes "en formación", quería que los personajes más jóvenes fueran interpretados por actores que apenas o nunca se hubieran visto en pantalla grande. Elegí actores muy diferentes porque cada uno representa un arquetipo de persona con dificultades: ya sea porque es demasiado pronto para ellos, o porque es demasiado tarde, o porque la salida fue tan complicada que se atascaron.
Había visto a Fatsah Bouyahmed en LA VACHE y LES INVISIBLES, y con su dulzura e ingenuidad parecía perfecto para Samir, un desempleado de larga duración, mayor de 50 años y con mala suerte. Aporta mucha humanidad y comedia a la película.
Marie Petiot era ideal como Nadège, una joven cuya timidez le impide entrar en el mundo laboral. Cuando Nadège habla, se siente tan insegura que se olvida de articular. Esta es una verdadera construcción del personaje porque Marie es exactamente lo contrario en la vida real, muy extrovertida, sociable y espontánea.
El papel de Fred fue más difícil de interpretar. Teníamos que encontrar un actor que pudiera expresar tanto la dureza y la violencia de un matón pero, al mismo tiempo, la sensibilidad y el dolor del abandono. Fue todo un desafío. Primero vi a todos los actores que se presentaron a las pruebas y entonces, un día, vi los cortometrajes seleccionados para los premios César y descubrí a Melan Omerta. Apareció en J'MANGE FROID, dirigido por Romain Laguna. Era su primer y único papel y tenía una presencia increíble. Le pedí que hiciera una prueba de cámara y obtuvo la aprobación unánime con su asombrosa precisión. Aunque Melan no es un actor sino un rapero. Fui a escucharlo en concierto y, cuando sube al escenario, hipnotiza a toda la multitud. Tiene un carisma tremendo. Él es para mí toda una revelación. Y él compuso el rap de la película.
No puedo dejar de hablar de Olivia Côte y Vincent Dedienne. Elegí a Olivia porque sentí que aportaría algo inesperado y moderno a este papel de una secretaria introvertida y dedicada y ella pudo interpretar maravillosamente al personaje. En cuanto a Vincent, hizo de "malo" con muchos matices. Supo ser intrigante y conmovedor al mismo tiempo, de una manera muy sutil. Realmente disfruté trabajando con todos estos actores.

ENTRE ROSAS está dedicada a su madre...
Hubo un largo período en el que, para dedicarme exclusivamente a la escritura, no filmé.
Casualmente mi madre enfermó por esa época y yo la cuidé hasta que falleció. Le hablé de ENTRE ROSAS y ella me animó a hacer realidad este proyecto. Así que se lo dediqué.

¿Qué le gustaría que sintiera el público al ver su película?...

Me gustaría que al ver ENTRE ROSAS la gente se quede pensando que la búsqueda de la belleza puede justificar que le dediquemos nuestra vida. Si tuviera que elegir un epígrafe para mi película, sería esta frase del creador belga de rosas Louis Lens: "Quien se dedica a la pasión por la belleza nunca desperdiciará su vida".

logo radio directo

19 Noviembre en cines
ALGO SALVAJE. LA HISTORIA DE BAMBINO

12 Noviembre en cines
CUIDANDO AL SOL

El cine de Pajares y Esteso
LOS CHULOSEL CURRANTE

El cine "S" de hoy
(Contenido no apto para menores de 18 años)
LE NOMBRE MAGIQUEEL DULCE MENEO
Ver todo el cine "Clasificado S"

Comedia erótica italiana
UNA NOCHE EN COCHE CAMALA JUEZ Y SU ERÓTICA HERMANA
Ver todas las comedias eróticas italianas

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... LA FAMILIA ADDAMS

Criticas del pasado...

Crítica... LA MOSCA IIEL EXTRAÑO VIAJE Crítica... NOSFERATU. VAMPIRO DE LA NOCHE