Fichas de peliculas
  • Registro
TN Y TINA
INFORMACIÓN
Titulo original: Tin Y Tina
Año Producción: 2022
Nacionalidad: España
Duración: 119 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Terror
Director: Rubin Stein
Guión: Rubin Stein
Fotografía: Alejandro Spadero
Música: Jocelyn Pook
FECHA DE ESTRENO
España: 31 Marzo 2023
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Filmax


SINOPSIS

Cuando Lola pierde los bebés que estaba esperando, también pierde su fe en Dios. Con la esperanza de recuperarla, acude junto a su marido Adolfo a un convento de monjas donde conocen a Tin y Tina, dos angelicales hermanos de siete años por los que Lola se siente extrañamente atraída. Aunque Adolfo no siente lo mismo, deciden adoptarlos. Con el paso del tiempo Lola empieza a caer en una espiral de sospecha y obsesión con los niños y sus macabros juegos religiosos...

INTÉRPRETES

MILENA SMIT, JAIME LORENTE, CARLOS GONZÁLEZ MOROLLÓN,  ANASTASIA ACHIKMINA, TERESA RABAL

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTA DEL DIRECTOR...
   “TIN&TINA es, en su esencia, una película de misterio. Y no hay nada más misterioso que la mente de un niño. Los niños viven en su propio mundo real con sus propias reglas y creencias. Intentar comprender sus acciones e intenciones puede ser muy difícil a veces. Por esto, siempre me han encantado las películas sobre niños enigmáticos. Mi objetivo como director es que el espectador, al salir del cine, tenga la sensación de haber experimentado un viaje original, único, a veces divertido y a veces aterrador, a una España del pasado que reverbera en el presente a través de la infancia, la familia, la religión y los límites del bien y del mal”.

NOTA DEL PRODUCTOR OLMO FIGUEREDO...
  “Pocas veces he disfrutado tanto del proceso de escritura de guión y del desarrollo de una película como con TIN&TINA. Y esto no ha sido casual. Todo es obra de Rubin. Él tiene una capacidad innata para hacerte sentir que formas parte real del proyecto, que aportas a todos los niveles, pero a la vez consigue llevarlo siempre a un terreno personal y coherente con su estilo. Creo que esa es la razón que ha hecho que se unan al proyecto nombres de la talla de Milena Smit o Jaime Lorente. No tengo ninguna duda de que la película va a sorprender muchísimo y de que el nombre de Rubin Stein va a sonar mucho (y para bien) en los próximos años.”

BASADA EN EL CORTOMETRAJE HOMÓNIMO...
  La película está basada en el cortometraje TIN & TINA, nominado al Méliès de Oro al Mejor Cortometraje Fantástico de Europa, ganador de más de 30 premios nacionales e internacionales y seleccionado en más de 200 festivales de cine de todo el mundo. Fue definido por la crítica como “un cortometraje de culto”. Desde su estreno en Internet, cuenta con más de 100.000 visionados en las diferentes plataformas y ha sido doblado al ruso, al japonés y al chino.
  El cortometraje TIN & TINA forma parte de la trilogía de cortometrajes de suspense en blanco y negro, Luz& Oscuridad, que cuenta con más de 100 premios internacionales y más de 500 selecciones en festivales de cine, incluyendo nominaciones a los Premios Fugaz, una preselección al Oscar y una nominación a los Premios Goya. Dicha trilogía se encuentra disponible en FILMIN.

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿Cómo surge la idea de hacer TIN & TINA?...
La idea original del cortometraje se basaba en un episodio de mi infancia: mi abuela, muy católica, me guió por el proceso de búsqueda de un sentimiento religioso. Sin embargo, leer la Biblia me resultaba aterrador, la violencia agitaba cada página. Esas historias de santos, apóstoles, ángeles, demonios, milagros, pecados, penitencias, muertes y resurrecciones desataban en mí pensamientos e imágenes turbadoras. Recuerdo preguntarle a un cura: “¿Qué es el alma?” “- El alma es amar. Amar a Dios”. Por contra a lo que esperaban mi abuela y los curas, el miedo a ese Dios misterioso y omnipotente se hacía cada vez más grande. De esta manera, a pesar de las presupuestas buenas intenciones, sentía que estaba ante un material inflamable. Y es que la libre interpretación de los textos sagrados puede dar origen a fanatismos religiosos y al terrorismo en su definición más pura: dominación por medio del terror.

¿Imaginaste en algún momento que después del cortometraje podría llegar la película o era algo que tenías ya en mente desde el principio?...
En realidad, ha sido un proceso orgánico. Cuando realicé el cortometraje no tenía en mente que pudiera convertirse en algo más grande. Pretendía, simplemente, ser un misterioso cuento atemporal en blanco y negro que diese comienzo a la trilogía de cortometrajes ‘Luz & Oscuridad’ (junto a los posteriores ‘Nerón’ y ‘Bailaora’) para reflexionar sobre los límites entre el bien y el mal. Sin embargo, a medida que se proyectaba en festivales de diferentes países, culturas y espectadores, había una reacción común que, poco a poco, se convirtió en habitual en el público: querían saber más. De esos dos niños tan peculiares, de su familia, de su estricta educación católica, de su forma de comprender el mundo tan inocente como cruel... Este constante goteo fue llenando el vaso de la necesidad de dar respuesta a esas inquietudes, que, por otra parte, también compartía. Y la respuesta es la película.

¿Qué has mantenido del cortometraje en la película?...
El cortometraje, a diferencia de otras adaptaciones, no es prólogo ni epílogo… es el Big Bang, el origen de la explosión, y en la película este universo (personajes, temas, atmósfera…) se ha expandido exponencialmente en todas direcciones. Eso sí, para aquellos espectadores que hayan visto el cortometraje, la película esconde una sorpresa que a buen seguro les hará esbozar una sonrisa cómplice.

Algunos temas que trata la película son la infancia, la familia, la religión y los límites del bien y del mal, ¿qué quieres plantear con ella al espectador?...
Todos estos temas que nos rodean en el día a día son tan fascinantes como complejos. Creo que una película es más interesante cuando es abogada del diablo de sí misma. Esto es, cuando ofrece preguntas -narrativas y morales- que hacen dudar al espectador sobre la respuesta más certera.

La película tiene suspense, pero también terror y hasta cierto humor negro, ¿cómo se combinan estos géneros y cuál tiene más predominancia?...
‘Tin & Tina’ es, en su esencia, una película de misterio. Como decía Buñuel: “Ustedes creen en Dios. Yo creo en el misterio.” Y, como maridaje para ese misterio, hay elementos de suspense, drama, terror y humor negro. Si por algo nos caracterizamos los españoles es por nuestro sentido del humor tan castizo. Me gusta mucho retorcerlo y que este humor negro sobrevuele una atmósfera de tensión malsana. Ahí ocurren cosas interesantes. Me encantan las películas que experimentan, que juegan, que te sorprenden a cada paso y te llevan a lugares que no esperabas.

La película está protagonizada por dos de los rostros más populares del panorama audiovisual español. ¿Cómo ha sido rodar con Milena Smit y Jaime Lorente?...
Milena y Jaime, además de ser unas personas generosas y divertidas, son unos magníficos profesionales. Desde el primer momento, comprendieron mi forma de trabajar, que no es otra que la de la búsqueda constante, desde el primer minuto hasta el último. Buscar juntos ha sido un proceso muy enriquecedor. Y, pese a tener dos sensibilidades y estilos muy diferentes de afrontar la interpretación ante la cámara, ambos supieron encontrar no sólo el camino para dotar a sus personajes de matices y complejidad, sino también la manera de complementarse el uno al otro para que ambos instrumentos se fundieran en una misma sintonía. Cuando esto ocurre se genera una verdad indescriptible que traspasa la pantalla.

En la película hay escenas muy impactantes por lo macabras que son interpretadas por los pequeños Anastasia y Carlos. ¿Cómo se trabaja este tipo de escenas para que no suponga un trauma para los niños?...
Siempre desde el juego. El cine no es otra cosa que un juego, un truco de magia: una luz proyectada que genera una ilusión a partir de fotografías en movimiento. Una mentira que nuestra mente convierte en verdad. Méliès no hacía otra cosa que jugar. De hecho, cuando éramos pequeños y jugábamos con los muñecos representando historias, estábamos, sin saberlo, haciendo cine, donde nuestros ojos eran la cámara y nuestra memoria el celuloide que después podíamos reproducir una y otra vez tumbados en la cama mirando al techo.
De esta manera, cuando los intérpretes niños comprenden esta similitud es muy sencillo, a la par que divertido, jugar a hacer cine con ellos.

¿Fue difícil encontrar a los niños que dan vida a Tin y a Tina? ¿Qué buscabas exactamente?...
Fue un proceso bastante laborioso. Hicimos un casting a más de mil niños y niñas de toda España. Aunque teníamos una idea básica de lo que buscábamos, en estos procesos siempre considero que es más eficiente atender a criterios subjetivos. Aquellos que, tal vez, cuesta razonar. Quizás no sean los que mejor casting han hecho, pero cuando aparecen los niños adecuados para estos personajes -tanto por su físico como por su expresividad corporal y su forma de hablar- es algo mágico. Por un momento, te olvidas de que estás en una sala de casting, la realidad se evapora y crees estar viendo y escuchando por primera vez a Tin y a Tina. Anastasia y Carlos son dos niños muy especiales que, además, conectaron de maravilla y estoy seguro que para ellos esta película se ha convertido en una experiencia inolvidable.

¿Por qué has ambientado la película en los años 80 y no en nuestros días? ¿Qué aporta esa etapa que no tenga la actual?...
Nací en 1982, el año del Mundial de fútbol en España, el año de Naranjito. Sin embargo, unos meses antes todo estuvo a punto de dar un giro terrible. El fallido golpe de Estado del 81 marcó un punto de inflexión en nuestro país. De haber resultado exitoso, quizás yo no hubiese nacido. Quizás a día de hoy tendríamos otro país muy diferente. Fue un tambaleo de los cimientos verdaderamente terrorífico. Por eso, me parecía el contexto más adecuado para una historia centrada en una mujer cuyos cimientos personales, morales y sociales se tambalean peligrosamente y que tendrá que aprender a convivir con el miedo. ‘Tin & Tina’ no es una película de miedo, es una película sobre el miedo.

Precisamente en la película aparecen personajes icónicos de los años 80 como Teresa Rabal, Chelo Vivares, Ruth Gabriel o Luis Perezagua, ¿es algo casual o era tu intención incluirlos desde el principio?...
Es una idea que surgió durante el proceso de casting. Nos parecía que, si teníamos una historia ambientada a principios de los 80 donde la televisión era un personaje más, rodear a nuestros protagonistas de unos secundarios que hubieran sido actores y actrices de televisión en esa época, además para un público infantil, iba a impregnar la película de verdad. Por otra parte, no puedo negar la nostálgica emoción que nos producía la posibilidad de trabajar con aquellos artistas que, siendo unos niños, habíamos visto por la televisión en programas míticos como “Barrio Sésamo”, “La bola de cristal” o el “Un, Dos, Tres”.

¿Cuáles son tus referentes cinematográficos? ¿Te has inspirado en ellos a la hora de hacer TIN & TINA?...
Creo que, al final, no sólo las películas sino todo lo que nos rodea (desde un cuadro de Salvador Dalí o un tema musical de J.S. Bach hasta el panadero del barrio) nos influye e inspira continuamente. A la hora de afrontar un proceso creativo es inevitable que todo eso que somos comience a brotar por todos los poros. El desafío está en filtrar ese flujo para que termine destilando sólo en aquello que nos sorprende y emociona. Cuando uno está construyendo una película con niños moralmente cuestionables es inevitable pensar en ‘Suspense’, de Jack Clayton, ‘¿Quién puede matar a un niño?’, de Chicho Ibáñez Serrador, ‘Tenemos que hablar de Kevin’, de Lynne Ramsay o en ‘La cinta blanca’, de Michael Haneke.
Son películas que admiro y supongo que su esencia estará de alguna manera en ‘Tin & Tina’.
Como, imagino, estarán el suspense y el humor negro de Alfred Hitchcock, la religión corrompida de Luis Buñuel, la espiral obsesiva de Roman Polanski, las pesadillas costumbristas de Francisco de Goya, la inocencia ensangrentada de los cuadros de Gottfried Helnwein… e, imagino, tantas otras influencias musicales, literarias y vitales. Es probable que si me preguntas mañana citase otras influencias diferentes y variopintas. Por eso me resulta baladí mencionar referencias, porque uno no es del todo consciente y al final poco importan. La belleza está en los ojos del que observa.

El cortometraje ha tenido mucho éxito en festivales de todo el mundo, ¿qué te satisfaría conseguir con la película?...
En realidad, la satisfacción no la busco en ningún destino concreto (festivales, premios…) sino en el camino de hacer una película. Es un proceso de arduo trabajo, pero siempre impregnado de momentos y emociones maravillosas junto a entrañables compañeros. La película ya es lo que tenía que ser, lo que ocurra ahora ya no depende de mí. Cada espectador la percibirá de una manera diferente y la experiencia de la película le llevará a emociones y reflexiones particulares. Lo que sí deseo es que, en estos tiempos donde hay cierto frenesí en la oferta audiovisual, la película pueda convertirse en una de esas pocas que son difíciles de olvidar.

La banda sonora está compuesta por Jocelyn Pook, autora, entre otras, de la música de Eyes Wide Shut, de Stanley Kubrick, ¿cómo ha sido su participación en el proyecto y cómo ha sido trabajar juntos?...
Esta película, ‘Tin & Tina’, que propone una “noche oscura del alma”, esto es, una experiencia en torno al gran misterio de Dios, necesitaba una música capaz de transportar al espectador a un universo sonoro extraño, melancólico a veces y terrorífico en otras, pero siempre misterioso. Precisamente, el inolvidable score de Jocelyn Pook en ‘Eyes Wide Shut’ así como sus otros trabajos discográficos son una búsqueda constante por encender el fuego de otra dimensión más elevada, profunda y mística. Cuando Jocelyn vio la película quedó muy impactada por algunas secuencias y afrontó el reto de realizar la banda sonora.
Su estilo único combina lo clásico con lo experimental: instrumentos musicales extraños (metales distorsionados, instrumentos de agua, artilugios orientales…) así como canciones interpretadas vocalmente al revés. Trabajar con ella desde los primeros sketches hasta la culminación de la grabación del score con la Orquesta de Londres en los míticos Abbey Road Studios (Reino Unido) ha sido un viaje fascinante.

La película tiene su clímax en un plano secuencia de más de 20 minutos ¿Como afrontasteis semejante desafío?...
El plano secuencia es un recurso narrativo que, frecuentemente, se usa de manera vanidosa y efectista. Para mí, y por su propio principio fundacional, sólo tiene sentido emplearlo en una situación: igualar el tiempo cinematográfico al tiempo real. En nuestra película, estos 20 minutos son, literalmente, 20 minutos reales en los que el espectador está acompañando a Lola -la protagonista- en todas sus emociones, decisiones y descubrimientos. Sin corte de plano, sin elipsis. Efectivamente era un desafío de tremenda magnitud para todos los departamentos, no sólo por la complejidad de la puesta en escena, diseñando una coreografía milimétrica entre los actores y el movimiento de la cámara recorriendo una enorme casa (obra del arquitecto Aníbal González), sino también por la integración de determinados efectos especiales (lluvia, fuego, etc). Finalmente, logramos un gran resultado gracias a la pericia técnica del equipo y a una interpretación titánica de Milena Smit. Todo esto para lograr generar una experiencia inmersiva para el espectador en aras de expresar la más pura verdad cinematográfica.

Por último, el cortometraje TIN & TINA se incluye dentro de la trilogía ‘Luz & Oscuridad’. ¿Te gustaría llevar a la gran pantalla alguno de los otros dos cortos?...
Lo que ocurrió con ‘Tin & Tina’ es algo que, curiosamente, también sucedió con los otros dos cortometrajes: durante el periplo de festivales, diferentes espectadores de diferentes países me manifestaron sus ganas de más. Recuerdo que en Estados Unidos esta pregunta o sugerencia era habitual en las Q&A. Y es cierto que tanto ‘Nerón’ como ‘Bailaora’ poseen unos ingredientes que podrían ser expandidos hacia largometrajes. De momento no los he desarrollado pero… “nunca digas nunca”.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... 28 DÍAS DESPUÉS