Fichas de peliculas
  • Registro
TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE
INFORMACIÓN
Titulo original: Three Thousand Years Of Longing
Año Producción: 2022
Nacionalidad: Australia, EE.UU.
Duración: 108 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama, Romance, Fantasía
Director: George Miller
Guión: George Miller, Augusta Gore
Fotografía: John Seale
Música: Junkie XL
FECHA DE ESTRENO
España: 2 Septiembre 2022
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
DeaPlaneta


SINOPSIS

La Dra. en literatura Alithea Binnie parece estar feliz con su vida aunque se enfrenta al mundo con cierto escepticismo. De repente, se encuentra con un genio que ofrece concederle tres deseos a cambio de su libertad. En un principio, Alithea se niega a aceptar la oferta ya que sabe que todos los cuentos sobre conceder deseos acaban mal. El genio defiende su posición contándole diversas historias fantásticas de su pasado. Finalmente, ella se deja persuadir y pedirá un deseo que les sorprenderá a ambos...

INTÉRPRETES

IDRIS ELBA, TILDA SWINTON, KAAN GULDUR, ALYLA BROWNE, NICOLAS MOUAWAD, DAVID COLLINS, ANGIE TRICKER, JASON JAGO, HAYLEY GIA HUGHES, BERK OZTURK, AIDEN McKENZIE, SHAKRIYA TARINYAWAT, ASKA KAREM, JAMES DOBBINS JONES, JACK BRADDY, ANNA ADAMS

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

LA PRODUCCIÓN...
   El oscarizado realizador GEORGE MILLER conoció a los personajes de Alithea y el genio a finales de los noventa cuando leyó un cuento corto titulado “e Djinn in the Nightingale’s Eye”, que publicó la autora británica A.S. BYATT en 1994.
  “El relato plantea muchos de los misterios y las paradojas de la vida de una manera muy concisa”, explica Miller.
“Después de leerlo, la historia me venía de vez en cuando a la cabeza… Un día estaba dándole vueltas y se me ocurrió que debería llevarla al cine”.
  “Me pareció un cuento único y diferente; una historia que no encajaba exactamente en un género específico pero que cumplía un objetivo muy importante: escondía mucho más de lo que aparentaba a primera vista, “ recuerda Miller. “Hay historias dentro de estas historias, es un poco como Las mil y una noches”.
 
Kennedy Miller Mitchell, la productora de Miller, compró los derechos a finales de 1990 y el director escribió el guion mano a mano con AUGUSTA GORE.
El genio (también llamado djinn) admite que disfruta de estar en compañía de mujeres y a través de sus historias conocemos a la reina de Saba, a una esclava y a una genia. “El relato también hace hincapié en la relevancia de las mujeres aun cuando no ocupan un puesto de poder”, añade Gore.
  Miller fue compaginando la escritura de este guion con otros proyectos y, según avanzaba, se dio cuenta de que este filme se alejaría muchísimo de su trabajo anterior, la película postapocalíptica que estrenó en 2015 titulada MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA.
  “FURIA EN LA CARRETERA transcurre casi enteramente en el exterior, mientras que esta película es de interiores”, apunta. “FURIA EN LA CARRETERA casi no tiene diálogos, mientras que en este filme gran parte de la acción transcurre a través de las conversaciones entre Alithea y el genio. FURIA EN LA CARRETERA comprime la acción de manera que todo pasa en tan solo tres días y dos noches, mientras que esta historia se desarrolla a lo largo de tres mil años”.
  A pesar de todas las diferencias, Miller encontró un vínculo entre ambas: el increíble abanico de posibilidades narrativas.
“Para mí, plantear una historia es como usar un contador Geiger: busco una ‘radiación’ potente y dinámica”,
explica. “Me pregunto, ‘¿Mi historia tiene recorrido?’”.
  “TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE es una película tremendamente original. Combina elementos de acción, aventura y épica histórica, pero en el fondo es un filme que analiza qué es real y qué fantasía. Y, por encima de todo, habla del amor: del misterio del amor”, comenta el productor DOUG MITCHELL (que también produjo MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA, HAPPY FEET: ROMPIENDO EL HIELO y BABE con Miller).
  Según Mitchell, el elemento clave es el director, George Miller: “Todo empieza con George. Es un realizador fantástico, tiene muchísimo talento y una de sus características es que no se repite. Le encanta probar cosas nuevas. Coge el material y lo hace suyo. Dedica muchas horas a documentarse, a hacer los deberes, y eso se nota cuando llega la hora de rodar. Es toda una inspiración para los equipos técnicos con los que trabaja. Ellos le adoran y el sentimiento es mutuo, así consigue estas películas extraordinariamente visuales y fluidas, que son un reflejo de su director”.

LOS ENSAYOS Y EL RODAJE...
  Miller, Swinton y Elba colaboraron estrechamente para preparar el filme. Trabajaron con Augusta Gore, el dramaturgo NICO LATHOURIS, colaborador habitual de Miller, y SUSAN HEGARTY, la asesora de dialecto de Elba, en varios talleres a lo largo de varios años para darle cuerpo a los personajes, la historia y la relación entre ellos.
  “Tilda e Idris aportaron muchísima profundidad y conocimiento al proyecto”, comenta Gore. “Al hablar con ellos, metimos algunos cambios fundamentales en el guion, cosa que no nos esperábamos de primeras porque pensábamos que lo teníamos todo bien atado. Fuimos analizando minuciosamente todos los detalles del guion en los ensayos, que hicimos primero por Zoom y luego todos en la misma sala”.
  “Lo más importante era el vínculo entre los dos protagonistas. Lo que aprenden del conflicto. No es tanto lo que hace cada uno de los actores de forma independiente, sino el efecto del uno sobre el otro”, añade Miller.
  “Tanto Tilda como Idris son lo que yo llamo ‘actores realizadores’, porque aportan al proceso y quieren que el proyecto llegue a buen puerto”, comenta. “Son verdaderos artistas. Se preocupan por asegurarse de que todo el equipo reme en la misma dirección para mejorar la pieza en su conjunto”.
  Antes de que empezara el rodaje de la película en Australia, los actores tuvieron que programar los ensayos vía Zoom para cumplir con la normativa de las cuarentenas de 14 días durante la pandemia de la COVID-19.
  “No me gusta nada pasarme horas mirando una pantalla, pero tuve que pasarme nueve horas al día ahí pegado”, recuerda Elba. “Fue duro, pero no quedaba otra opción. Pudimos hablar y comentar un montón de cosas, y George siempre le da mil vueltas a todo. Trabaja de una forma diferente. Yo soy más de ir a saco: lo doy todo cuando gritan ‘acción’ y relajo al escuchar el ‘corten’. En esta ocasión hemos analizado cada motivación, cada pensamiento, cada detalle  visual y cada intención”.
  Swinton y Elba hicieron cuarentena en habitaciones contiguas y podían verse por el balcón.
“A veces repasábamos las escenas sentados en el balcón, con una copita de vino tinto para animarnos”, añade Elba. “Fue genial tener a Tilda tan a mano y poder vernos las caras según se iba acercando el rodaje”.
  Para el veterano productor Doug Mitchell la experiencia de rodar TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE fue muy diferente a la de MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA por muchos motivos.
  “Rodamos FURIA EN LA CARRETERA en el desierto de Namibia con un equipo de mil personas”, comenta Mitchell. “Esta película se rodó principalmente en estudios con 350 personas en el equipo. El nivel de peligro físico también se redujo.
  En FURIA EN LA CARRETERA trabajábamos con vehículos reales que iban a toda velocidad. ¡He estado mucho más relajado!”.
La película arranca en una habitación de hotel de Estambul y va saltando por diferentes momentos del pasado y el presente del genio, hasta llegar al tercer acto que está ambientado en una casa en Londres.
  Idris Elba hizo una sugerencia muy valiosa sobre el orden de las secuencias en el rodaje.
“Si hubiéramos rodado primero las escenas del hotel, me hubiera estado refiriendo a historias que no había vivido y no sentiría que llevaba tres mil años esperando. Pero al rodar primero las historias del genio, se convirtieron en recuerdos reales para mí como actor. Pude asimilar esos mundos tan detallados. Los escenarios son increíbles y quería vivirlos antes de salir de la botella para sentarme con Alithea Binnie y convencerla de que haga tres deseos”.
  “Ahí Idris estuvo muy hábil. No me había parado a pensar en qué orden quería rodar las secuencias y al hablar con él me di cuenta de que lo que proponía era la mejor opción. Así que, para cuando Tilda llegó al rodaje, Idris ya había vivido esas historias que le cuenta luego a su personaje”, explica Miller.
  La habitación de hotel y el apartamento de Londres tuvieron sus complicaciones para los actores, aunque también ventajas. Prepararon las escenas como si estuvieran trabajando en una obra de teatro, marcando todas las posiciones. Al llegar al rodaje, Miller y el director de fotografía JOHN SEALE se aseguraron de que al menos dos cámaras captaban todos los movimientos de los actores.
  “La verdad es que rodar en una sola ubicación te ayuda a centrarte”, observa Elba. “Aunque también plantea la dificultad de hacer que lo que estás viendo resulte interesante y de avanzar la trama.
  Esos cometidos recayeron, por una parte, en George y el equipo visual y, por otra, en Tilda y en mí. Por nuestra parte, tuvimos que analizar cuándo enfatizar las emociones, cuándo suavizarlas, cuándo bajar el tono y cuándo subirlo. Y todo dentro de un mismo lugar. Era como un puzle. Para mí ha sido una auténtica masterclass porque he aprendido cómo una sola estancia puede ofrecer a los actores la posibilidad de llenar el espacio con su interpretación”.
  Un tema que no se esperaba Elba al aceptar el proyecto fue que tendría que estudiar a fondo el arte de contar cuentos.
“Eché la vista atrás y repasé todos los cuentacuentos y narradores que he conocido en mi vida. A mi padre se le da genial, por ejemplo, y estudié su técnica”, dice. “¿Cómo se consigue mantener la atención de los oyentes? ¿Qué pasa cuando se utiliza la tercera persona para permitir que los oyentes utilicen su imaginación? Al documentarme fui viendo que algunos de los mejores narradores lo hacen de manera natural, mientras que en otros resulta más forzado. Puse en práctica todos esos conocimientos para darle más profundidad a mi interpretación”.
  Al pensar en el proyecto en su conjunto, Idris Elba se deshace en halagos hacia su compañera de reparto.
“Es una intérprete increíble”, comenta. “No solo tiene una presencia majestuosa, sino que se vuelca en cuerpo y alma en la colaboración. Hemos trabajado con una minuciosidad poco frecuente, analizando cada una de las palabras que pronunciábamos”.
  Según Swinton, “Idris y yo hemos sido compañeros de baile perfectos. No solo nos caemos muy bien, sino que compartimos una mentalidad similar a la hora de entender la interpretación. Ambos somos bastante relajados, nos gusta ir trabajando sobre la marcha. Si estás bailando con alguien que va a tu mismo ritmo te encuentras en la situación ideal, porque puedes improvisar y te da mucha libertad.
  Ha sido una enorme bendición para nosotros y también para George el saber que contaba con dos actores que tenían el mismo enfoque. Ha sido unplacer”.
Para la actriz trabajar con Miller “ha sido un sueño hecho realidad de principio a fin. Podría decirse que hace el cine que más me llena, que me hace emocionarme como una niña. Ahora puedo considerarle un amigo y para mí eso es muy significativo, pero además trabajar con él dentro de una de sus cajas mágicas y ver cómo todo va tomando forma, eso ha sido absolutamente extraordinario”.
  “Controla todos los elementos de lo que está pasando. Ya me imaginaba que sería así, teniendo en cuenta sus trabajos anteriores y todo el tiempo que dedicó a la preproducción, en la que analizamos cada detalle. Lo que no me imaginaba es que todo ese rigor le permitiría ser totalmente fresco y libre.
  Trabaja con una lista de planos, pero se muestra abierto a probar cosas nuevas si se te ocurre algo el día del rodaje. De cierta manera, te da una estructura tan robusta que te sientes completamente libre y relajada, porque los cimientos son muy firmes. Dentro de esa construcción tan sólida, el núcleo es maleable”.
  A Miller le encantó poder unirse al club de directores que han trabajado con Swinton.
“Hay un grupo de directores que repiten con ella. Y ahora entiendo por qué”, apunta. “Tiene algo único y espléndido. Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida profesional”.
  Miller prestó mucha atención a las sugerencias de Swinton y Elba durante el rodaje, y siguió todas sus recomendaciones.
“Son lo que yo llamo ‘actores realizadores’, intérpretes que lo dan todo para crear la mejor película posible. Todo el equipo que ha trabajado en TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE (desde el reparto hasta los técnicos) se compone de personas que tienen mucha intuición. Digamos que toda la gente se puede considerar realizador, a su manera”.
  La música original del filme es obra de TOM HOLKENBORG, que ya compuso la música de MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA.
  “Tom es muy exhaustivo en cuanto a sus conocimientos musicales y su forma de entender la composición”, dice Miller. “Tiene toda la intuición y el talento de un gran compositor y además es un gran pensador”.
  “Por ejemplo, hay un momento clave en el segundo acto, cuando el rey Salomón toca una pieza musical para la reina de Saba. Tom decía que no deberían escucharse sonidos melódicos antes de ese instante y utilizó un duduk, un antiguo instrumento de viento-madera, para evocar deseo. Funcionó tan bien que utilizó esta técnica en otras partes del filme, eligiendo instrumentos más modernos según íbamos avanzando en el tiempo”.
  Según Augusta Gore, “George es una persona de curiosidad infinita. Cuando trabaja su concentración es máxima, pero está abierto a la colaboración. Siento que hemos sido como una comunidad en este proyecto. Ha sido maravilloso verle trabajar con la familia cinematográfica que ha ido estableciendo a lo largo de todos estos años: el director de fotografía JOHN SEALE y su equipo, el diseñador de producción ROGER FORD, la diseñadora de maquillaje y peluquería LESLEY VANDERWALT, la supervisora de guion SOPHIE FABBRI-JACKSON, el primer ayudante de dirección P.J. VOETEN y la montadora MARGARET SIXEL. Ha sido un regalo ver cómo todo funciona como una maquinaria bien engrasada”.
 En palabras de Mitchell, “George es un realizador extraordinario y una de sus características es que no se repite. Le encanta probar cosas nuevas. Coge el material y lo hace suyo. Dedica muchas horas a documentarse, a hacer los deberes, y eso se nota cuando llega la hora de rodar. No sé de dónde saca las fuerzas para seguir dándolo todo, incluso cuando el resto ya estamos dormidos. No sé cómo lo hace.
  No ha envejecido. Sigue teniendo el mismo ojo como director”.
Los realizadores tienen muchas ganas de que TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE se estrene en cine y llegue a todos los espectadores.
  “Cuando vamos al cine, es como si estuviéramos soñando en grupo”, dice Miller.
“Te invitan a entrar en una historia y lo suyo es que te atrape. Compartir sueños con desconocidos, en la gran pantalla. Nos hemos esforzado muchísimo por crear estas imágenes y estos sonidos, para darles una coherencia. Hemos intentado contar una historia que capta la atención, que te mantiene en tensión y que, con suerte, te acompañará cuando salgas del cine”.
  “TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE no solo nos da una buena historia, sino que habla de la importancia de las historias”, dice Elba. “Este filme es como una cápsula del tiempo. Esa es la historia que contamos. Espero que sigamos encontrando formas ingeniosas de captar la atención del público con nuestros relatos. Me puedo imaginar a una comunidad sentada alrededor de un árbol o de una hoguera y escuchando la historia de cómo Alithea conoce al genio y creo que sería tan cautivador como la película. Pero George y el equipo han creado un producto que además de la historia, cuenta con una imagen y un sonido realmente impresionante”.
  En palabras de Tilda Swinton, “George llevaba años queriendo llevar esta historia al cine, pero creo que nunca ha habido un momento mejor para haberla
rodado y hacer que el público se replantee el significado de la narrativa en nuestras vidas”.
  “Lo que nos pasó durante la pandemia, y a causa de otras circunstancias globales, ha puesto en jaque nuestra posibilidad de crear historias. Estamos acostumbrándonos a encontrar nuevas formas de crear y contar historias. Como seres humanos, no nos viene bien perder las historias. Es un riesgo para nuestra salud mental. Esta película nos ofrece la posibilidad de volver a analizar y valorar las historias como una parte fundamental de nuestras vidas.
  Espero que TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE consiga reavivar nuestro instinto narrativo”.

LOS PERSONAJES Y EL REPARTO...
EL GENIO INTERPRETADO POR IDRIS ELBA:
  “En muchas culturas existe la figura del genio o djinn”, dice Miller. “Estos seres pueden ser diferentes en cuanto a su apariencia, pero todos son criaturas mágicas que cumplen deseos”.
  “Este genio lleva tres mil años entrando y saliendo de la botella, así que está bastante desesperado. Su motivación es llegar a entender lo que significa ser humano”, sigue Miller.
  “Con Alithea va repasando sus encuentros. Le cuenta su historia de amor no correspondido con la reina de Saba, le habla de cómo intentó ayudar a una joven esclava que vivía en la corte de Solimán el Magnífico y de cómo en la década de 1850 conoció a Zefir, que deseaba conocer la naturaleza del universo pero vivía atrapada como un pajarillo en la enorme mansión de un mercader muy pudiente. El genio se enamora perdidamente de ella, pero todo sale mal”.
  “Es un ser mágico con poderes, pero también es vulnerable y está bajo un conjuro. No tenía muy claro quién podría meterse en ese papel”, confiesa Miller.
“Conocí a Idris en una ceremonia de premios. Le había visto en pantalla, pero mi percepción cambió al verle en persona. Fue entonces cuando supe que podría interpretar al genio. Además de su enorme talento, lo que más impresiona es su carisma. Por un lado, Idris es muy cercano. Podría ser tu mejor amigo. Pero por el otro, le rodea un aura de misterio. Y esa dualidad es, en mi opinión, la esencia del carisma”.
  A Elba le bastó con leer el guion para quedarse prendado de un personaje que había empezado a perderse en las complejidades del deseo.
“Es un ser inmortal, por lo que no espera enamorarse ni compartir las emociones y los deseos humanos”, observa Elba. “Y eso, precisamente, es lo que le hace venirse abajo. Las historias que le cuenta a Alithea van allanando el camino para convencerla de que pida tres deseos, pero en realidad a él le sirven como terapia. Le permiten hacer un repaso de todo lo que le ha ido pasando durante estos tres mil años para, de esta forma, quizá no volver a repetir sus errores. Por eso la historias que cuenta tienen mucho peso y son muy importantes para él”.
  Cuando se unió al equipo, Elba y Miller empezaron a darle al genio una forma totalmente nueva.
Analizaron las versiones que se habían llevado antes al cine y se pusieron manos a la obra para encontrar el alma del personaje.
  “Me gustaría pensar que este genio, este djinn, no se parece a ninguno de los anteriores”, comenta Miller.
“Es más vulnerable, más humano. Está hecho de lo que llaman ‘fuego sutil’, que viene a ser nuestro electromagnetismo, por lo que es una presencia extraña en el mundo contemporáneo y se siente amenazado por la modernidad”.
  “Las historias del genio van haciendo que avance la trama”, añade Elba. “Cuando un personaje tiene tanta carga y responsabilidad, necesitas que conecte
con el público. Queríamos hacerlo de una manera orgánica, a través de la historia, sin tirar de clichés ni dárselo todo machacado a los espectadores. Nos enfrentamos al personaje desde un punto de vista físico y también desde la perspectiva del acento y la forma de hablar. También tuvimos en cuenta mi constitución biológica y nos planteamos si afectaría o no la imagen del personaje”.
  En un principio tanto el público como la propia Alithea no tienen muy claro si el genio es real, pero gradualmente se va mostrando más accesible.
“Empezamos a ver que este tipo tiene algunos traumas, que su vida ha sido muy complicada”, añade Miller. “Le vamos viendo como más que una figura mágica”.

ALITHEA BINNIE INTERPRETADA POR TILDA SWINTON:
  Alithea Binnie es narratóloga: se dedica a estudiar los elementos de los textos narrativos a lo largo de los años.
“Parece que el ser humano siempre ha conectado con las historias”, plantea Miller. “Me pregunto por qué”.
  “Alithea está recopilando todas las historias que se han contado en el mundo, buscando similitudes, analizando los temas que se repiten, estudiando las verdades universales de todas las historias y los diferentes códigos que conectan con las historias humanas. Una vez alguien me dijo que más que de homo sapiens debería hablarse de homo narrans.
  Somos narradores más que sabios, o quizá nuestra sabiduría viene de nuestra capacidad para contar historias”, explica Tilda Swinton.
El planteamiento de Alithea es paradójico porque aunque le fascinan las historias antiguas, no le da importancia a las historias que ocurren en su propia vida.
  “Alithea tiene un montón de conocimientos, es especialista en su campo, pero se especializa en observar”, dice Swinton. “Escucha, lee, analiza y apunta datos sobre las vidas de otras personas, con sus historias y sus fantasías, pero ella se queda en  segundo plano. Vamos entendiendo por qué es así y vemos que llegado un momento en su vida, ella decidió tirar la toalla. Dice que no tiene deseos, pero aprende a sentir deseo, a querer cosas y a asimilar sus emociones. Esa es su evolución”.
  El casting de TILDA SWINTON fue similar al de su compañero de reparto.
“Obviamente conocía el trabajo de Tilda, pero nos presentaron en una cena en un festival de cine”, recuerda Miller, al igual que ocurrió con Idris. “En cuanto nos pusimos a hablar supe que tenía que interpretar a Alithea. Tilda se caracteriza por su versatilidad, pero en persona me pareció extraordinaria. Leyó el guion y me alegró mucho que aceptara participar en el proyecto”.
  Para una mujer tan racional como Alithea, conocer al genio le hace dudar de su cordura.
“Empieza a plantearse si está loca o si lo que le está ocurriendo es real. Y si es así, ¿qué es la realidad?”, añade Miller.

logo radio directo


LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

  Twiter 


6 Octubre solo en cines
AUNQUE NO SEA CONMIGO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... MEN IN BLACK

Criticas del pasado...

TEMPESTAD EN CEILANTEXAS TAUR, REY DE LA FUERZA BRUTA
EL ESPEJO RAINBOWADIÓS CON EL CORAZÓN