Fichas de peliculas
  • Registro
LAS CICLADAS. ESCAPADA DE AMIGAS
INFORMACIÓN
Titulo original: Les Cyclades
Año Producción: 2022
Nacionalidad: Francia
Duración: 110 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Comedia
Director: Marc Fitoussi
Guión: Marc Fitoussi
Fotografía: Antoine Roch
Música: Mocky
FECHA DE ESTRENO
España: 2 Junio 2023
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Adso Films


SINOPSIS

De adolescentes, Blandine y Magalie eran inseparables, pero pasaron los años y se perdieron de vista. Cuando sus caminos vuelven a cruzarse, deciden hacer juntas el viaje que siempre habían soñado. Se van a Grecia, a su sol y a sus islas, pero la escapada de ensueño no sale como habían planeado. Ahora tienen una visión muy distinta de las vacaciones... ¡y de la vida!...

INTÉRPRETES

KRISTIN SCOTT THOMAS, LAURE CALAMY, OLIVIA CÔTE, MATHIAS MINNE, ANTOINE LEVANNIER, NICOLAS BRIDET, ALEXANDRE DESROUSSEAUX, PANOS KORONIS, MARIE MALLIA, STELIOS XANTHOUDAKIS, LEELOU LARIDAN, JEAN BAPTISTE SAGORY

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

COMENTARIO DEL DIRECTOR...
   Fitoussi habla de hacer a sus personajes femeninos “marca de la casa”: “Es cierto. Toda mi cinefilia se construyó en torno a ellas y, en lugar de mencionar los nombres de los directores que me han impresionado, menciono los de ellas: Catherine Deneuve en Mi hombre es un salvaje de Jean-Paul Rappeneau, Annie Girardot en Cause toujours, tu m'intéresses de Edouard Molinaro, Stéphane Audran e Isabelle Huppert en 1280 almas de Bertrand Tavernier. Las comedias son más divertidas con personajes femeninos, ¿es porque las mujeres tienen más fantasía? ¿es porque las mujeres se burlan mejor de sí mismas? Con ellas se puede llegar más lejos.”

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
Háblenos del origen de la película...
Después de ”Maman a tort”, una película de invierno bastante desencantada, quería escribir una comedia soleada y optimista. De forma natural, me vino a la mente el recuerdo de amistades hechas cuando era más joven.
Todos tenemos la tentación de reencontrarnos con nuestros amigos de juventud. Pensamos que nos reiremos como cuando teníamos quince años, que romperemos la monotonía de nuestra vida adulta. Personalmente, siempre me ha parecido una farsa la moda de forzar estas reuniones a través de sitios específicos.
Como soy un poco cruel en lo que me gusta contar, mi primera idea fue presentar a dos mujeres, ex mejores amigas treinta años antes, cuyo reencuentro se convierte en un naufragio. Obviamente, la historia se ha vuelto un poco más compleja... Siempre parto de hechos muy sencillos, casi triviales, pero incluso cuando me embarco en un proyecto puramente cómico, no puedo evitar ser un poco serio y un poco grave en algunos puntos... Lo hago de forma casual; nunca de frente.

Una extrovertida periodista musical (Laure Calamy), una introvertida de los suburbios atascada en el dolor de su divorcio (Olivia Côte)... Toda la película se construye sobre la diferencia y lo no dicho. La primera, Magalie, es menos despreocupada de lo que parece, la segunda, Blandine, es más abierta...
No me imagino una comedia con personajes que estén bien, no sabría cómo escribirla.
Quería que el personaje de Magalie fuera engañosamente feliz, que tuviera un lado sombrío.
¿Conocemos realmente a las personas de las que somos amigos? Yo mismo experimenté esto a una edad muy temprana, cuando perdí a una buena amiga a la que creí que estábamos muy unidos. Esta chica se suicidó sin que yo pudiera detectar la más mínima señal de lo que iba a pasar. Me dejó una huella imborrable.
Hay algo de esta joven en Magalie y también de algunas de las amigas de las que me gusta rodearme, un poco desordenadas, mareadas, muy divertidas. Las quiero más por lo que esconden que por lo que muestran desesperadamente.
Para mí, la fantasía siempre está teñida de drama.
Necesito encontrar esta fantasía en los personajes de mis películas. Personas que funcionan un poco como niños grandes, con una especie de inmadurez. Babou, la heroína de “Copacabana”, interpretada por Isabelle Huppert, es probablemente amiga de Magalie, y también de Bijou (Kristin Scott Thomas), a quien ella y Blandine conocen en Miconos.

El dúo que forman recuerda irresistiblemente a una buddy movie femenina...
Desde el principio del proyecto, quise abordar este género. Hay muy pocas películas protagonizadas por mujeres, y menos aún en el género de la comedia... La elección de las actrices me animó en esta dirección.

Las heroínas femeninas son su marca registrada...
Es verdad. Toda mi cinefilia se ha construido en torno a ellas y, en lugar de mencionar los nombres de los directores que me impresionaron, siempre he preferido hablar de las actrices que me conmovieron en sus películas: Catherine Deneuve en “Mi hombre es un salvaje” de Jean-Paul Rappeneau, Annie Girardot en “Sigue, sigue, que te escucho” de Edouard Molinaro, Stéphane Audran e Isabelle Huppert en “1280 almas” de Bertrand Tavernier... Las comedias me parecen más divertidas con personajes femeninos, ¿es porque las mujeres tienen más fantasía, más burla de sí mismas? Con ellas se puede llegar lejos. Un personaje insoportable siempre me parecerá más convincente si lo interpreta una mujer.

Blandine (Olivia Côte) no es exactamente un grano en el culo, pero no está lejos de serlo: más allá del dolor causado por su ruptura, tiene una visión bastante estrecha de la vida, permitiéndose pocas desviaciones...
Blandine es técnica de radiología, un trabajo preciso con horario fijo que a la larga puede resultar un poco aburrido. Vive aislada en las afueras y nunca se siente como en casa: está abandonada. Y, sin embargo, no es que esté solo apagada y aburrida. La veo como un personaje tipo Bacri: divertida porque es gruñona, y también maniática. Tiene un punto cómico, algo picante, a veces incluso travieso. Creo en este personaje, en el plumífero sin mangas que lleva cuando se embarca hacia Grecia, en este diario de viaje donde hasta una bolsa de vómitos puede formar parte de los recuerdos.
Como creo en la fantasía ligeramente asfixiante de Magalie, y como creo en esta asociación un tanto disonante que ambas forman. En el fondo, Blandine me recuerda un poco, de forma más divertida, a Elisabeth de “Los pasajeros de la noche”, la bellísima película de Mikhaël Hers: una mujer que renace poco a poco y acaba brillando.

Una es alta y delgada, la otra baja y exuberante. Gráficamente, es muy divertido...
Sí, el dúo se vuelve casi burlesco; eso me gustó mucho. Con Marité Coutard, la diseñadora de vestuario, también optamos por dos estilos de ropa de colores muy distintos: pastel para Blandine, primarios y brillantes para Magalie.

¿De dónde les viene este deseo de reavivar su pasión juvenil por “El gran azul” visitando Amorgos, donde Luc Besson rodó parte de su película?...
En absoluto. Tenía catorce años cuando se estrenó “El gran azul” y la película me pareció bastante larga y aburrida. Pero, algún tiempo antes de empezar a escribir, hice por casualidad un viaje a las Cícladas. Hice escala en Amorgos y descubrí que esta isla estaba enteramente dedicada a la película de Luc Besson.
¡Gran cambio de escenario! Las tabernas emiten imágenes de la película en pantalla gigante, la música de Eric Serra está en todos los hoteles, incluso el café del puerto ha cambiado su nombre por el de la película. Me sorprendió que el fenómeno continuara más allá de mi generación.
Tenía que hacer algo con ello.

Salvo que Amorgos se convierte, gracias a las travesuras de Magalie, en una especie de grial inalcanzable, lo que obliga a las dos mujeres a recorrer las Cícladas... y a este complicado reencuentro...
La película tiene un aire de road movie.
Cada isla representa una nueva etapa en su relación. Santorini, una especie de paso obligado, luego Kerinos - una isla desierta y salvaje donde sólo hay surfistas y arqueólogos y que, en realidad, no existe (me la inventé porque ningún ferry atracaría dos veces por semana en Keros, de la que me inspiré), Miconos, con sus fiestas y esa impresionante villa donde viven Bijou y Dimitris, y por último Amorgos. En cada escala, medimos la evolución de Blandine. A medida que nos acercamos a Amorgos, uno siente que su marido está lejos. Está más serena, más relajada, se ha emancipado.

El tiempo y el lugar desempeñan un papel importante en esta transformación...
Desde un punto de vista estrictamente financiero -e incluso organizativo- habría sido más sencillo encontrar un lugar que permitiera tener varias islas diferentes. No fue posible, pero me permitió dar un abanico de lo que son las Cícladas, mis Cícladas... La aridez, la frondosidad, la calma, la exuberancia, pero también el atractivo turístico... Quería mostrar Grecia tal y como es, sin caer en el pintoresquismo.
Quería que Blandine visitara el monasterio de Panayia Hozoviotissa, este sublime monasterio del siglo X, un lugar mágico.

Rodar en el extranjero es otra de sus señas de identidad...
Me gusta explorar nuevos territorios y, aparte de “La Vie d’artiste”, mi primer largometraje, y “Maman a tort”, rodada en Créteil, siempre me ha gustado elegir lugares desconocidos para mí. “Luces de París”, que se desarrolla en el mundo rural, un entorno totalmente virgen para mí, y que aún termina en Israel, en el Mar Muerto, no es una excepción. Es apasionante rodar en el extranjero. Supone un reto para el director, pero también es inspirador para los actores. Los mueves de un lado a otro, los pones un poco en peligro, se ven obligados a reinventarse un poco.

Escribes tus guiones solo...
Y es una etapa de prueba. ¿Qué se revela? ¿Qué se oculta? ¿Cómo dar un nuevo giro, cómo medir las emociones? ¿Cómo mantener el pudor de los personajes? ... Fue un momento tanto más difícil en esta película cuanto que tuve que dejarla de lado para realizar otro proyecto, “Las apariencias”. Cuando lo retomé después de un periodo bastante largo, la disponibilidad de los actores había cambiado.
Tuve que reconstruir completamente mi guion en función del nuevo reparto. Laure Calamy, con la que rodé seis episodios de “Ten Percent” y que me había asombrado literalmente con su interpretación, se impuso inmediatamente en esta nueva versión. Pude reescribir el personaje de Magalie pensando en ella.
La elección de Blandine fue más complicada: todas las actrices con las que contacté querían interpretar a Magalie, más alegre, más hedonista y simplemente más sexy. Ninguna de ellas vio el potencial cómico del personaje de Blandine.
Afortunadamente, Laure, que es muy amiga de Olivia Côte, insistió en que interpretara a Blandine. Las fechas de rodaje estaban fijadas, la financiación de la película estaba en marcha y conseguimos imponerla. Hasta entonces, Olivia se había limitado a papeles secundarios.
Me alegro de haber sido yo quien le ha dado este verdadero avance: Olivia puede ser divertida y plantar cara al tornado de Magalie. También está estupenda en todas las tomas de escucha. Olivia es muy expresiva y sabe transmitir mucho en los silencios. Es una actriz que tiene un abanico muy amplio: seriedad, humor y, a veces, extravagancia.

Ha mencionado la necesidad de reescribir los personajes. ¿Ha participado Laure Calamy en esta reescritura?...
Refiné a Magalie con ella. Laure me sugirió cosas, por lo que le estoy muy agradecido. Se conoce perfectamente, sabe lo que ya ha hecho, lo que no ha hecho, lo que quiere probar. Fue a ella, por ejemplo, a quien se le ocurrió el apodo de “Tinnitus” para su personaje después de decirme que una de sus amigas la llamaba así.
Y fue idea suya unirse a Blandine al final. En lugar de que se pusiera también unos patines, pensé que sería más incongruente y loco verla llegar en patinete. Gracias a su presencia en estas últimas tomas, comprendemos que ella y Magalie se han vuelto inseparables. Laure ha puesto mucho de sí misma en Magalie al tiempo que intentaba diferenciarse de ella.

Es la primera vez que aparece como rubia en la pantalla...
Me gusta llevar a mis actrices a un lugar donde no las hayamos visto antes. No vamos a mentir: ya hemos visto a Laure como bocazas en una comedia. Reinventarla como rubia, crear un personaje y un perfil que no habíamos visto antes en el cine me entusiasmó. Del mismo modo, me gustó hacer que Olivia, que tiene fama de ser bastante payasa, fuera más melosa, más estricta, y también más conmovedora.
Era una composición difícil para ella, un contrapunto total que la asustaba. Fue a buscar a su madre, que era la mujer de un hombre y que es, creo, bastante tradicional. La ventaja para ambas era que son dos verdaderas amigas en la vida: se entienden, se ayudan, se respetan.

Háblenos de la elección de Kristin Scott Thomas...
La había visto y me había encantado en “Only God Forgives”, de Nicolas Winding Refn, y sabía que era capaz de metamorfosearse para interpretar a Bijou; que incluso le divertiría. Bijou es un personaje importante: a la vez horripilante a primera vista, quebradizo e incluso bastante vil con su compañera. Pero también es un vínculo entre Blandine y Magalie. Gracias a Bijou, que teme una reaparición de su cáncer de mama, Blandine puede empezar a relativizar su propio sufrimiento. Y es Bijou quien le informa sobre el pasado de Magalie. Hubiera odiado que fuera Laure quien lo revelara. Habríamos caído en el patetismo y, sin embargo, el pudor desempeña un papel importante en su historia. Su reconciliación no podría lograr se a través de esta confesión; podría lograrse a través de una relectura de los hechos. Decir las cosas es siempre mi miedo cuando escribo.
Me encanta ocultar cosas, abrir pistas... La clave está siempre en lo que no sabes.

Bijou es tan loca y exuberante como Magalie, y casi incluso más picante: esta escena, en particular, en la que ataca a Blandine porque no ha hecho el amor desde su separación...
Está muy al límite. Impone sus decisiones. En esos momentos, nos ponemos claramente del lado de Blandine. Pero poco a poco, la máscara cae y el carácter de Bijou se suaviza: incluso impone respeto cuando decide levantarse y enfrentarse de nuevo a la enfermedad.
En términos más generales, me pareció bonito que en una comedia que esperaba que fuera popular, una mujer de la generación de Kristin pudiera expresarse y actuar como lo hace.
Que hable abiertamente de su sexualidad o de su mastectomía. Que también asuma esas largas canas...
Lo que también me interesa de estas tres mujeres es que no se detienen en sus opciones vitales. Me gusta, por ejemplo, que, a pesar de todos sus defectos, Blandine no se obsesione con el hecho de que Magalie no tenga un hijo.
Puede molestarle su deseo de hacerse amiga de todo el mundo, su costumbre de tutear a los camareros, pero respeta sus elecciones.
Del mismo modo, una simple frase de Bijou, que explica a Blandine cómo se ha reconciliado con Dimitris, basta para tender un puente entre las dos: “A veces es bueno ser convencional”, le dice Bijou. De repente se entienden, y creo que hay algo muy dulce en este acercamiento.
Me gusta mucho la idea de la hermandad, sobre todo cuando se aplica a personas que no se parecen y que han tomado caminos diferentes. Estas mujeres se  ayudan mutuamente, no sabemos muy bien cómo, y es precisamente porque no lo sabemos, porque hay algo casi orgánico, por lo que acaban encontrándose.

Hay mucho amor y bondad en esta película...
La generosidad de Laure, cuyo carácter da la impresión de ser libre. Me parece hermoso que no se atreva a dejar a su madre sola en esa casa de Meudon y que utilice todas esas estratagemas para que encuentre a su amiga.
Es la prueba de que Blandine no siempre fue esa mujer deprimida. Si lo hubiera sido, no habría podido tener un hijo tan inteligente y bien adaptado.

¿No es la primera vez que trabaja con Antoine Roch en la fotografía?...
Durante mucho tiempo trabajé con directoras de fotografía: Agnès Godard, Hélène Louvart, Céline Bozon... Me gustaba su mirada femenina sobre mis personajes. Luego conocí a Antoine en el plató de “Ten Percent”, con quien me llevé especialmente bien. Antoine conoce todos mis puntos débiles y, contrariamente a lo que pensaba, me di cuenta de que las actrices aprecian que el director sea un hombre.
Se sienten embellecidas, sobre todo con Antoine, que las adora tanto como yo. Laure, que le conocía, se sentía en confianza. Kristin, que sabía que había iluminado a Isabelle Huppert, también tenía confianza...
Aunque me resulte impensable hacer secuencias demasiado estáticas, tengo el defecto de ser muy hablador: ¡escribo muchos diálogos!
En cambio, a Antoine le gusta más el ritmo. Lo primero que me dijo cuando leyó el guión fue: “¿Cómo vamos a conseguir dar ritmo a estas escenas en las que estas tres chicas no hacen más que hablar?” Ese era el reto de la película.
Con Antoine, nos entendemos. No cortamos tanto; al mismo tiempo, somos muy precisos sobre la forma en que llevaremos a cabo una secuencia según mis indicaciones. Tiene un gran talento para colocar la cámara y asegurarse de que no nos perdemos nada, al tiempo que es muy económico. Con él, no corremos por el plano como en ciertas comedias en las que disparamos estúpidamente desde todos los ángulos.
Además, Antoine es tan eficiente como amable.
La delicadeza es una cualidad que significa mucho para mí.
En el plató, tengo otro aliado, Olivier Le Vacon, mi ingeniero de sonido desde el principio. Es mi segundo oído. Como trabajo mucho los diálogos y la interpretación, sé que no dudará en llamarme discretamente si hay una línea que no cree. A veces es sólo una palabra que hay que poner antes, una conexión que es mejor no decir. Es una de esas personas, como la script, de las que me encanta recibir comentarios.

¿Tenía alguna referencia en mente para esta película?...
Obviamente, quería volver a ver algunas películas de dúos, a ser posible femeninos, que me hubieran gustado: “Thelma y Louise”, de Ridley Scott, que me encanta, pero es un drama de tal calibre que no me iba a ayudar mucho a contar la llegada de Bijou en quad, por ejemplo.
Quise volver a ver “Dangereuse sous tous rapports”, de Jonathan Demme, con Melanie Griffith y Jeff Daniels, por su desparejamiento.
Al final, le rendí un discreto homenaje haciendo que Laure llevara el tipo de brazaletes africanos que Melanie Griffith luce en la película.
También volví a ver “Entre copas” de Alexander Payne, por el dúo disonante que forman Paul Giamatti y Thomas Haden Church, y “On a volé la cuisse de Jupiter (Jupiter’s Thigh)” de Philippe de Broca, porque quizá no habría hecho esa película en Grecia si no fuera por esa película que me encantaba ver una y otra vez cuando era niño. Por último, he vuelto a ver películas sobre la hermandad, como “Todo brilla” de Géraldine Nakache y Hervé Mimram, y, en un tono más serio, la brillante “4 meses, 3 semanas, 2 días” de Cristian Mungiu.
Pero, al final, me doy cuenta de que, como siempre, no saco mucho de esta investigación.
Al final tienes tu película y la haces.

¿Cómo fue el rodaje?...
Fue un rodaje complicado, por la logística de tarsladarse de una isla a otra con regularidad y por el clima: tuvimos vientos terribles, sobre todo en la parte de Kerinos, cuando Blandine y Magalie se encuentran arrastrando sus maletas por la carretera antes de que las recojan.
Se les ve volar el pelo en todas direcciones. Mi ingeniero de sonido y su indispensable operador de brazo, Thomas Berliner, tuvieron que luchar como leones para conseguir un sonido directo decente. El brazo se desviaba, los micrófonos se soltaban, era un infierno.
A veces, también teníamos que rodar deprisa.
Como esta secuencia de argumentos en la que se unen a los surfistas antes de que Laure cante “Words” de F-R David al ukelele. Luego tuvimos que cambiar de isla y todo el equipo tuvo que salir en ferry a las 23:00 en punto.
Esta carrera contra el reloj creó inevitablemente estrés. Pero no me rendí, y vi a mis actrices igual de implicadas. Es raro ver a actores tan comprometidos.

Esta escena del ukelele es mágica...
Laure quería ser capaz de tocar este instrumento a la perfección. Quiere estar a gusto en todas partes, cuando canta, cuando conduce un quad... Tiene esa voluntad de control que puede tener Isabelle Huppert. Una loca exigencia de precisión. Siempre tiene razón, se desvive por todo y lleva la delantera a los demás.

La secuencia del reencuentro en el estudio de televisión también es desgarradora...
Sólo la escribí después de rodar la ruptura en tre Blandine y Magalie en Amorgos. Esperé hasta el final del rodaje en Grecia. Necesitaba pensar en el contexto en el que las dos amigas podrían reencontrarse. Esta vez, es Blandine quien va en busca de Magalie. ¿Iba a llamar a la puerta de su estudio de Abbesses? La personalidad de Laure me llevó a pensar en una escena más peligrosa: disfrazarla de paloma en un programa infantil de televisión y llevarla a llorar en brazos de Blandine. Con Laure en la manga, estaba seguro de mi jugada.

Esta es una oportunidad para explicar su amor por la música disco, que proclama al principio de la película. ¿Lo compartes?...
“Bailar”, dice Magalie, “es la elección del descuido; bailamos para olvidar”. En el fondo, le da a Blandine la lección de su viaje. ¿Me gusta la música disco? Para mí es una música falsamente festiva. Nació cuando el sida empezaba a explotar en Nueva York, la gente bailaba para olvidar a los muertos que les rodeaban.
Celebraban el optimismo. Hay algo político en esa elección.

Un optimismo que los dos amigos celebran a su vez en la secuencia final...
Que Blandine vuelva a subir en patines es una pirueta que me gusta. Quería un final feliz, visualmente alegre, unificador. Una vuelta a la infancia, y un final feliz totalmente asumido.

Háblenos de la edición...
Al igual que Antoine Roch, conocí a Catherine Schwartz a través de “Ten Percent”. Con Antoine, Olivier y Caroline Bonmarchand, mi querida productora, Catherine es ahora una de mis preciosas aliadas. Empezamos el montaje con Catherine, en cuanto terminó el rodaje en Grecia y antes de empezar el de Francia. Los camiones tardaron tres semanas en volver a París, así que tuvimos tiempo para trabajar. Había rodado mucho, probablemente demasiado.
Nos dimos cuenta muy pronto de que había que meterse en medio de las escenas y, sobre todo, evitar las conclusiones: había que crear un nuevo ritmo. Suele ocurrir con mis películas, pero fue especialmente evidente con ésta, cuya primera versión era de 2h25. El montaje es el lugar donde se puede hacer cualquier cosa, cuestionarlo todo y reinventarlo todo.
Siempre es difícil renunciar a ciertas secuencias objetivamente logradas, pero no soy de los que se ponen nerviosos. Digamos que lleva su tiempo, pero siempre acabo lúcido. Catherine comprendió que no debía de tener prisa, y este gran trastorno que es la edición debe hacerse de una manera alegre y suave.

¿Unas palabras sobre la música original, de Mocky?...
Mocky es un músico canadiense cuya música escucho mucho. Durante el proceso de edición, además de los aciertos que puntúan la historia, (como esta pieza de Eric Serra), pusimos muchas pistas de muestra y me di cuenta de que tres de ellas eran de Mocky.
Pensé que valía la pena enviarle la película y proponerle escribir la música. Él no habla francés y vio la película sin subtítulos, pero sintió cosas e inmediatamente propuso una banda sonora original. Evidentemente, hay mucha música disco en “Las Cícladas. Escapada de amigas” y yo a veces quería una nota más melancólica. Mocky me la dio. Encuentro mi melancolía en la suya.

Hay un aspecto agridulce en la película...
Algunos la verán como una comedia franca, otros como una película más seria teñida de nostalgia.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

12 Mayo solo en cines
LA ÚLTIMA LIDIA

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... DIVERGENTE

Criticas del pasado...

LA PLAYA DE LAS SEDUCCIONESLA POLICÍA AGRADECE A UN DIOS DESCONOCIDO
EL ABUELO ÁNGELES E INSECTOSEL HÚSAR EN EL TEJADO