Fichas de peliculas
  • Registro
MOONFALL
INFORMACIÓN
Titulo original: Moonfall
Año Producción: 2022
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 115 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Acción
Director: Roland Emmerich
Guión: Spenser Cohen, Roland Emmerich, Harald Kloser
Fotografía: Robby Baumgartner
Música: Harald Kloser, Thomas Wanker
FECHA DE ESTRENO
España: 4 Febrero 2022
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Diamond Films


SINOPSIS

Una fuerza misteriosa golpea a la Luna fuera de su órbita y la envía en choque directo contra la Tierra a toda velocidad. Unas semanas antes del impacto y con el mundo al borde de la aniquilación, la ejecutiva de la NASA y ex astronauta Jo Fowler está convencida de tener la clave para salvar nuestro planeta. Pero solo el astronauta Brian Harper y el teórico conspiranoico KC Houseman la creen. Estos héroes inverosímiles montarán una misión imposible al espacio, dejando atrás a todos sus seres queridos, para aterrizar en la superficie lunar e intentar salvar a la humanidad, enfrentándose a un misterio de proporciones cósmicas...

INTÉRPRETES

HALLE BERRY, PATRICK WILSON, JOHN BRADLEY, MICHAEL PEÑA, DONALD SUTHERLAND, CHARLIE PLUMMER, WENWEN YU, EME IKWUAKOR, CAROLINA BARTCZAK, MAXIM ROY, STEPHEN BOGAERT, HAZEL NUGENT, RANDU THOMAS, JOSH CRUDDAS, MAIA GUEST

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono featurettesFEATURETTE'S

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

UNIRSE PARA SALVAR EL MUNDO...
   Halle Berry asume el papel fundamental de la vicedirectora de la NASA, Jocinda Fowler. La ganadora del Oscar® describe el personaje como “muy astuta e inteligente. Es una mujer que sobrevive en un mundo de hombres. No encontrarás a una mujer en ese puesto en la NASA que no sea extremadamente inteligente, fuerte y con segura de sí misma. Fowler es muy voluntariosa; ha tenido que sobrevivir y resistir en este mundo. Me encantan este estilo de mujeres y personajes, porque es fuerte en su trabajo, pero también es madre”.
  Berry destaca que el papel fue concebido como masculino, “así que el mérito es de Roland por darse cuenta de que podía ser un personaje femenino y mantener el mismo impacto”.
  Una figura central en la vida de Fowler es el astronauta Brian Harper, interpretado por Patrick Wilson, quien alguna vez fue amigo íntimo suyo, pero del que ahora está distanciada. La relación de Fowler y Harper tiene su propia historia, que es parte integral de la película. “Para Brian, Fowler era su ‘mujer del trabajo’, y para ella, él era su ‘marido del trabajo’; así de unidos estaban”, comparte Berry. “Entonces... algo... sucede, lo que lleva a un malentendido y confusión. Él asume la culpa y ese es el comienzo del desmoronamiento de su relación. Se vuelve a tocar el tema, y ellos tienen la oportunidad de aceptar lo que pasó. Se dan cuenta de que ninguno de los dos tenía razón ni estaba equivocado; sólo fue una situación muy desafortunada y difícil de explicar, y a raíz de eso, tomaron caminos separados”.
  “La situación de Brian es bastante terrible. No tiene trabajo y no es de confianza”, explica Wilson. “Es un ex astronauta que lidia con lo que una vez presenció durante una misión en el espacio. Es más bien un científico pícaro que la típica persona que sigue las normas, lo que lo diferencia de Fowler. Sigue teniendo un trabajo en el gobierno, pero arrastra la culpa por lo que ocurrió en aquella fallida misión años atrás, por lo que fue despedido de la NASA. Su matrimonio y la relación con su hijo están rotos. Harper tiene muchos problemas y demonios personales y debe encontrar la manera de superarlos”.
  Wilson aprovechó la oportunidad de volver a trabajar con Emmerich, con quien había colaborado en Midway. Además, dice que MOONFALL “es una gran idea. Me encanta la ciencia ficción y no tengo la oportunidad de participar en este tipo de películas tan a menudo, así que eso fue un punto extra enorme”.
  Wilson también disfrutó de actuar junto a John Bradley, quien encarna a KC Houseman, un científico desacreditado y adicto a la conspiración que, sin embargo, desempeña un papel fundamental en la desesperada misión de salvar la Tierra. Según explica Wilson, “la realidad es que Brian es el único que vio lo que hay ahí arriba y entiende la naturaleza de esta amenaza. Fowler al principio no lo ve. Houseman es una de las pocas personas que cree el relato de Harper sobre la misión fallida. Tiene sus propias teorías conspirativas, que no están tan lejos de la realidad, en realidad. Su relación es muy divertida en el guion y aún más en la actuación. John y yo nos divertimos mucho con su dinámica”.
  La redención de Brian llega cuando Fowler finalmente le cree sobre el grave peligro que supone la Luna para la Tierra y se une a Brian y KC para salvar el mundo. “Fowler hace que la NASA se dé cuenta de que su única opción es enviar al único equipo que estuvo allí arriba y que quizá pueda resolver este problema, y eso incluye a Harper”, explica Wilson. “Eso le da una nueva oportunidad y una razón para luchar por quien ama, que es su hijo”.
  El tercer miembro, Houseman, es “uno de los personajes más divertidos que he creado”, afirma John Bradley. Eso lo dice todo, dado que Bradley interpretó el papel del encantador Samwell Tarly en la emblemática serie de HBO Juego de Tronos.
  Pero ese brillo esconde una complejidad. “Houseman no tiene amigos, así que está emocionalmente aislado”, explica Bradley. “También está aislado intelectualmente porque colabora con gente que no tiene tiempo para las cosas en las que él cree. Siempre está intentando comunicar sus pasiones, intereses y teorías, pero a nadie le interesan. Lo encontramos completamente solo en el mundo, buscando un punto de contacto, un espíritu afín, un oído que quiera escuchar lo que tiene que decir”.
  “Entabla una relación con Brian”, continúa Bradley. “Se convierten en un equipo porque tienen este entendimiento mutuo de lo que se siente al no ser escuchado; ahí es cuando lo vemos florecer de verdad. Todo lo que KC necesitaba era a la persona adecuada que escuchara lo que tenía que decir, entonces vuelve a ser él mismo. Toda su juventud, sus habilidades y destrezas, las cosas en las que es el mejor estaban latentes esperando esa chispa que le permitiera marcar la diferencia. Ese catalizador es conocer a Brian”.
  “Formamos un grupo variopinto”, explica Berry sobre el trío que se aventura al espacio para salvar tanto a la Tierra como a la Luna. “Todos somos una especie de antihéroes. No creo que ninguno de nosotros quiera estar allí, pero todos debemos hacerlo. Fowler está allí porque es una experta en navegación y debe guiar la misión y asegurarse de que lleguen al destino, mientras que Harper es el único que puede pilotar la nave. KC no es astronauta y no tiene nada que ver con la NASA, pero tiene una mente brillante que ha planteado la idea de que la Luna es una megaestructura. Fowler y Harper consideran que lo necesitan porque, si es realmente una megaestructura, entonces van a querer un megaestructurista con ellos al llegar allí. Es un grupo divertido. KC y John Bradley aportan mucho humor a la película”.
  Charlie Plummer interpreta al hijo de Harper, Sonny, cuya relación con su padre es problemática. Como señala Wilson, “No importa por qué un padre está ausente de la vida de su hijo, al niño no le importa. Harper no estuvo cuando Sonny lo necesitaba. Harper lo decepciona constantemente porque está luchando contra sus propios demonios, y fracasando. Sonny tampoco es el chico más recto; se le ha pegado un poco de su padre y por eso se pelean. Lo único que Harper desea es que Sonny se convierta en un hombre mejor que él. A lo largo de la película Sonny hace progresos. Ambos tienen una misión en esta película”. “Sonny tiene todo este resentimiento contra su padre y su madre, pero también ¡los quiere mucho!”, afirma Plummer. “Es esa cosa de amor/odio que a veces tienen los adolescentes”.
  La relación central de Sonny es con Michelle (Kelly Yu), una estudiante que vive con Fowler y su hijo, Jimmy. Michelle y Sonny se conocen en la base aérea de Vandenberg, donde ella ve a Fowler despegar hacia el espacio. “Es entonces cuando Michelle se da cuenta de que Sonny va a llevarla a ella y a Jimmy a un lugar más seguro”, señala Yu. “En el camino hablamos de nosotros y pasamos por cosas sumamente desafiantes y nos involucramos emocionalmente”.
  La ex esposa de Harper es Brenda López (Carolina Bartczak), y Sonny es su hijo. Su matrimonio no funcionó porque, según Bartczak, “Harper se vio superado por sus fracasos en la NASA, y ella se vio obligada a dejarlo para proteger a Sonny, ya que Harper sucumbió a la depresión y al alcoholismo. Finalmente, ella se casó con Tom López, interpretado por Michael Peña. Sonny nunca la perdonó por dejar a Harper. Ella tiene un hijo adolescente, que está angustiado, y una nueva familia con Tom, y está intentando lograr equilibrar las dos familias”.
  Para Peña, el papel de un hombre cariñoso, cabeza de familia (y exitoso propietario de un concesionario/franquicia de automóviles), fue un gran atractivo. “Desde el principio, decidí que iba a interpretar a Tom como alguien que ama de forma permanente, una de esas personas de la vieja escuela a la que no le importa parecer cursi. Pensé que era una manera bonita y poética de hacerlo, con muchas agallas y en contra del status quo”.
  “También carga con este bagaje”, continúa Peña, “siente que nunca es lo suficientemente bueno y se preocupa por estar a la altura de su ex marido, el astronauta elegante y guapo, Brian Harper”.
  El reparto se completa con el gran actor Donald Sutherland en el papel de Holdenfield; Eme Ikwuakor, como el general Doug Davidson, ex marido de Fowler; Frank Schorpion, como el general Jenkins; Maxim Roy, como la capitana Gabriella Auclair; y Stephen Bogaert como el director de la NASA Albert Hutchings. Ava Weiss y Hazel Nugent interpretan a las hermanastras de Sonny e hijas de Tom López. Zayn Maloney interpreta al hijo de Fowler, Jimmy.

CUANDO LOS MUNDOS CHOCAN: FÍSICA, VFX Y MEGAESTRUCTURAS...
  Una vez más, Emmerich supera los límites del género de ciencia ficción/catástrofe, esta vez explorando su visión de la física de la singular megaestructura de la Luna. El guion y el rodaje implicaron largas discusiones entre los guionistas, los asesores científicos, el director de fotografía Robby Baumgartner y el supervisor de efectos visuales Peter G. Travers (que tiene formación en ingeniería).
  El proceso de escritura del guion se entrelazó con la necesidad de mantener la física de la caída de la Luna lo más creíble posible, lo que acabó dando forma a la propia historia. “Nuestras primeras conversaciones con los científicos fueron sobre lo que ocurriría”, comparte Emmerich. “Hablamos con alguien que trabajaba en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena, quien dijo algo muy interesante: si la Luna saliera de su órbita, pasaría de una órbita esférica a una elíptica, la cual se hace cada vez más pequeña hasta que colisiona. Eso fue lo primero que nos entusiasmó”.
  “Luego nos enteramos de que sin importar lo cerca que esté la Luna de la Tierra, la atracción gravitatoria siempre será la misma”, continúa. “Sin embargo, la Luna de la película no es una luna natural, así que quiere volver a su antigua órbita; está acelerando el motor. Jugamos un poco con esa aceleración”.
  “Hubo ciertas suposiciones que tuvimos que hacer, como que la Luna es una megaestructura, por lo que no es un trozo de roca sólido”, explica Travers. “Su estructura interior tiene cierta densidad. Ha estado orbitando nuestro planeta a cierta velocidad y distancia. Tuvimos que averiguar cómo se mantuvo girando alrededor de la Tierra durante miles de millones de años hasta que un acontecimiento cambió repentinamente eso. La única manera de conseguir que la Luna se acercara a la Tierra era inyectarle de repente mucha más masa de la que tenía antes, lo que a su vez informó del desarrollo de una anomalía. Determinamos que, si una anomalía podía inyectar masa en la Luna, entonces es así como sucedería y le llevaría a estrellarse contra la Tierra".
  El primer paso en el extenso proceso de efectos visuales fue la creación de una simulación física en Maya, el software 3D utilizado para efectos visuales, en el que Travers construyó un mini sistema solar.
  La historia se desarrolla a lo largo de tres semanas, por lo que los realizadores crearon un universo en el que la Luna caería sobre la Tierra en ese lapso. “Una vez que tuve mi Luna física perfectamente configurada en una órbita armoniosa empecé a jugar con ella”, cuenta Travers. “Le inyecté masa, luego hice la simulación y representé todo. Teníamos que pensar cómo podía inyectar a la Luna toda esa masa, porque nada en el universo físico añade masa a un objeto así de repente”.
  “Una vez hicimos las suposiciones sobre la masa, pudimos determinar su efecto gravitacional”, continúa Travers. “Calcular la gravedad entre dos planetas es
extremadamente complicado; en física se denomina ‘el problema de los dos cuerpos’. Hay un momento cerca del final de la película en el que la Luna está tan cerca que ejerce una fuerte fuerza gravitacional sobre las personas que están allí, y por eso se producen todos esos efectos anti-gravedad”. Roland observó que los objetos y la gente no serían atraídos hacia arriba, porque cuando la Luna está saliendo, todo sería atraído hacia los lados, y de una manera muy poderosa. Roland pensó, “¡Ah, puedo divertirme con eso!”.
  A pesar de todos los cálculos de física y de la magia de los efectos visuales, garantizar la verosimilitud científica también implicaba integrar las escenografías físicas, y los efectos especiales. “Siempre hay que construir el primer plano de alguna forma y construir objetos”, explica Emmerich. “Sigo creyendo en los efectos prácticos porque constituyen el pegamento que mantiene todo unido. Ayudan a que el público se lo crea”.
  El director de fotografía Baumgartner y Emmerich hablaron sobre la iluminación en las primeras fases del diseño visual. “MOONFALL es un thriller de ciencia ficción de gran acción y energía, pero también se basa en los personajes”, nos cuenta Baumgartner. “Roland y yo hablamos de iluminar las escenas dramáticas basadas en la realidad con un estilo naturalista. No es lo que se espera en una gran película de ciencia ficción. Prefiero no utilizar un contraluz intenso o una luz de borde fuerte sin un motivo. Además, una vez en el espacio y en la luna, tuvimos muchas oportunidades de utilizar la luz y el color de forma más libre. También nos propusimos rodar con el extremo inferior de la cámara en términos de niveles de luz en ciertas escenas y forzar de verdad los medios digitales, dejando que las cosas se oscurecieran, lo que para mí fue emocionante”.
  “Hay dos fases en la película, que abarcan las escenas terrestres y no terrestres”, señala el diseñador de producción Kirk M. Petruccelli. “El reto era tener dos visiones completamente diferentes y específicas de la narración y luego fusionarlas. En la Tierra, el concepto de Roland era mantenerlo muy real y sentido porque cada uno de estos personajes tiene algo que necesita compartir. Además, había que captar el acontecimiento de tal manera que no sólo se viera desde nuestro punto de vista, sino también desde el espacio. Es así de grande”.
Las secuencias de acción, requirieron la coordinación entre Baumgartner, el supervisor de efectos especiales Guillaume Murray, Petruccelli y el coordinador de escenas de riesgo Patrick Kerton.
“Debido a la envergadura de la acción que se desarrolla en esta película, algunas escenas tuvieron que rodarse en escenarios de pantalla azul 360 porque el desastre enorme y catastrófico que se desarrollaba era un ballet de acción en vivo y CGI”, comenta Baumgartner. “En una de esas escenas hay una persecución en automóvil por las calles nevadas de Aspen mientras la luna se acerca a la Tierra. Los grandes planos panorámicos siempre estuvieron pensados para ser planos CGI, pero necesitábamos grabar a los actores y al automóvil en directo e integrarlos de forma convincente en los planos VFX que vendrían después. Así que el movimiento, el choque de los automóviles y toda la iluminación interactiva se lograban mejor en un escenario. Guillaume, el supervisor de efectos especiales, construyó una plataforma similar a un aerodeslizador para cada neumático de los coches, de modo que pudieran deslizarse, flotar, girar y chocar entre sí con facilidad y poco esfuerzo. Utilizamos dos grúas telescópicas con cabezas estabilizadas que tenían tres ejes. Con estas herramientas pudimos vincular el movimiento de los coches a la acción en unas amplias tomas CGI. Utilizamos los tres ejes de movimiento de la cámara para dar el efecto de que el automóvil se levanta del suelo o se estrella. Fue bastante efectivo”.
  “Hubo bastante iluminación interactiva”, añade Baumgartner. “Ese fue uno de mis mayores retos cinematográficos al entrar en esta película y un elemento muy importante para integrar la acción en vivo con los elementos CGI. A menudo teníamos una Luna creciente que inicialmente comienza cálida como un amanecer, porque está muy cerca de la atmósfera de la Tierra, y luego necesitábamos hacer la transición a una luna azul fría que se eleva rápidamente y se vuelve cada vez más intensa. Hicimos un elaborado montaje motorizado que elevaba una fuente de luz LED RGB muy potente, sincronizada con la acción que se desarrollaba en los grandes planos generales de CGI. Además, había varias escenas con docenas de meteoritos que se estrellaban contra la tierra, así que necesitábamos crear la luz y el movimiento para sentir esta luz cálida y rápida sobre los actores y el plató. Mi iluminador, Eames Gagnon, mi asistente de grip, David Dinel, y yo intentamos varias formas para conseguirlo, pero al final la manera más eficaz fue perseguir las luces montadas a lo largo de todo el escenario en lugar de intentar mover físicamente una fuente de luz. Además de tener explosiones, faros móviles, iluminación... fue todo un entrenamiento”.
  Uno de los momentos culminantes de la película es cuando miles de personas se apresuran a comprar o robar gasolina, alimentos, agua y tanques de oxígeno. Hay terremotos y camiones de 18 ruedas volando hacia los personajes, se abren grandes grietas en la tierra, se caen torres de agua y hay una tormenta de nieve jamás vista antes. Un día típico en Emmerich.

LA TIERRA BAJO AMENAZA...
  La parte terrestre de MOONFALL está ambientada en Colorado que recrearon en el escenario 3 de los Grandes Studios de Montreal. “Tuvimos seis semanas para crear unos dos kilómetros y medio de paisaje de Colorado”, comparte Petruccelli. “Contamos con un equipo de escenógrafos que utilizaron las tecnologías más nuevas para digitalizar, replicar y escanear cordilleras reales, disecarlas, reproducir exactamente cada una de estas secciones y revestirlas con las rocas que creamos en el set”.
  "La gravedad -la atracción de la Luna sobre la Tierra- es uno de nuestros principales efectos”, continúa Petruccelli. “Si hay placas tectónicas a escala global, vas a tener masas terrestres cambiantes y terremotos, así que vas a tener trabajo de placas y piezas de decorado en movimiento. Todas las escenografías tenían que soportar vientos de alta velocidad, lluvia y nieve”.
  Las grandes escenas de riesgo que tienen lugar en la Tierra tenían muchas partes móviles, literalmente, debido al efecto anti-gravedad de la Luna que se aproxima.
  Bradley participó en algunas grandes escenas de riesgo, incluida una al principio de la historia, cuando un maremoto inunda el hotel en el que está dando una charla sobre megaestructuras. “Patrick Wilson y yo tragamos una gran cantidad de agua asquerosa ese día”, dice Bradley entre risas.
  Recrear Los Ángeles en Montreal fue una tarea enorme. Petruccelli comenta, “Se construyó todo: la pista, las calles, todos los edificios. Lo que hizo que pareciera el auténtico Los Ángeles fueron los detalles. La decoración de las calles y los gráficos que crearon en todos los edificios fueron muy precisos. La destrucción fue algo muy especial, porque tuvimos que vestir el decorado tal y como sería y luego entrar y destruirlo nosotros mismos para que las cosas cayeran donde caerían de forma natural. No se trata de lanzar un montón de destrucción por todas partes. Empiezas con lo real, imaginas el evento catastrófico y luego lo destruyes, lo cual es divertido”.

EL VISTO BUENO DE LA NASA Y EL DETRÁS DE LAS CÁMARAS...
  La agencia espacial estadounidense, la NASA, se sumó al proyecto desde el principio, y Emmerich quedó más que satisfecho -y un poco sorprendido- por su entusiasmo. “Les pareció una idea interesante que retrata a los astronautas de una manera muy heroica”, señala. “Les intrigaba nuestra representación del espacio y los viajes espaciales, y se mostraron súper cómodos al permitirnos utilizar sus cohetes para la primera misión de reconocimiento. También utilizamos el logotipo oficial de la NASA, que da a la película cierta autenticidad, y nos ayudaron a compartir sus fotos de alta definición de la Luna. La NASA tiene cámaras muy sofisticadas allí arriba”.
  Trabajar en un transbordador real tuvo un valor incalculable para los actores. “Estábamos pulsando botones que los astronautas reales habían tocado y equipos que habían utilizado para volar”, afirma Berry. “Además, un astronauta retirado, Bjarni Tryggvason, nos acompañó y nos enseñó todo, lo que nos permitió pulsar los botones que correspondían, en vez de pulsar al azar. Recibimos muchos consejos sobre cuándo pulsar qué y por qué hacer lo que se hace. Intentamos que fuera lo más auténtico posible”.
  Como asesor del programa, Tryggvason ayudó a garantizar la precisión. “Le consulté sobre algunas de las operaciones del transbordador espacial que utilizan y sobre el lenguaje que usarían los personajes y cómo se mueven en el espacio”, observa.
  Como los actores no trabajaban en gravedad cero, los cineastas tuvieron que encontrar una forma de simular ese efecto. “Volvimos a utilizar muchos de los sistemas antiguos”, comparte Kerton. “Guillaume desarrolló un sistema de desplazamiento de movimiento en el que podían desplazarse a lo largo, hacia arriba y hacia abajo, y girar utilizando un pequeño cardán en un sistema”.
  “Mi entrenamiento de acrobacias para antigravedad fue de cinco meses trabajando en Aquaman”, declara Wilson. “Llegué con el conocimiento de lo que es actuar como si estuvieras flotando, lo que ayudó, porque puede ser difícil de conseguir”.
  “Recrear la gravedad cero fue bastante fácil para mí”, dice Berry. “Interpreté a un astronauta en un programa de televisión durante dos años, en el que hice un vuelo con gravedad cero, que fue increíble. Sé lo que se siente al flotar, lo que es la ingravidez y cómo se mueve el cuerpo. Entendía lo que era eso. Para mí fue divertido volver a ver esas cosas”.
  “Halle y Patrick estaban acostumbrados a estar en un arnés y a hacer vuelos; eran como acrobátas que se ponía un arnés”, explica Kerton. “Pero John Bradley nunca había estado en ninguna de estas situaciones, así que desarrollamos su sistema más como un paralelogramo. Pedimos que le hicieran moldes corporales para que se sentara y utilizamos el movimiento físico, en el que podía flotar en la nave espacial”.
  Berry compartió sus experiencias sobre los retos de actuar en un vacío, que el equipo de efectos visuales llenaría más tarde con VFX. “En la escena de ataque inicial de la película, por ejemplo, no vemos nada; todo es imaginación. Estas películas son bastante diferentes de otras porque realmente tenemos que ser capaces de comprometernos con nuestra imaginación. Roland puede compartir la premisa y darnos una idea básica de lo que ocurrirá, pero sabemos muy bien que la escena completa será más vívida de lo que podemos visualizar. Pero nos vemos obligados a usar nuestra imaginación. Es una forma de trabajar realmente inusual. Tenemos que confiar en lo que va a pasar al otro lado porque, literalmente, no estamos viendo mucho más que unos visuales en una pantalla que están simulando lo que podríamos ver con el tono del color y los destellos de luz”.
  El diseñador de vestuario, Mario Davignon, compara a Emmerich con un pintor que se centra en la composición del color y la iluminación para ayudar a crear autenticidad, junto con el espectáculo, la aventura y el entretenimiento que te mantiene en vilo.
  Davignon estudió los trajes espaciales de la NASA y se inspiró en la realidad, “para inspirarse y comprender las necesidades técnicas de un astronauta”. Se aseguró de que los trajes fueran, sobre todo, funcionales. “Después, se juega con el diseño y el color”, señala. “Me senté con Roland para idear la iluminación. Elegimos los colores y los teñimos para conseguir exactamente el azul pálido que queríamos. Seleccionamos el naranja como color de contraste”.
Acertar con los detalles era primordial. “El público quiere conectar con algo, así que la emoción se vuelve más personal para el espectador”, continúa Davignon. “Por eso, para el vestuario de los astronautas me inspiré en algo real y luego lo adapté”.
  Al final, Emmerich, sus actores y los jefes de departamento han elaborado una película de ciencia ficción de catástrofe con efectos visuales espectaculares. Al mismo tiempo, MOONFALL es una historia sobre la familia que revela el héroe que hay dentro de la gente aparentemente común.
  Además, dice John Bradley, uno de sus otros “personajes” principales es nada menos que materia de mito y leyenda. “Uno de los grandes ganchos de esta película, que la hace tan cercana y universal, es que la Luna es misteriosa pero también enormemente familiar. Cantas canciones sobre la Luna cuando tienes tres años; siempre forma parte de tu vida y, conozcas o no la ciencia que hay detrás, siempre eres consciente de la Luna”.
  Wilson dice que, entre todo el espectáculo, la historia explora temas apasionantes. “Algo maravilloso que pueden hacer las películas, ya sea una pequeña película independiente o una aventura épica, es entablar una conversación y hacerte pensar. Una película puede cambiar la forma de ver un determinado tema y abrir la mente, incluso si se trata de un espectáculo grande y divertido. MOONFALL lo hace de varias maneras inusuales: saca a relucir la preocupación por la IA y las máquinas que se alzan en contra; hay un miedo creciente que es muy real. También habla del cambio climático sin mencionar nunca las palabras ‘cambio climático’. No es mucho, sólo planta estas pequeñas semillas en la mente de la gente, lo cual es importante”.
  Halle Berry señala: “El público gravita hacia este tipo de espectáculo porque puede verse a sí misma en estos escenarios. A todos nos fascina el fin del mundo, cómo será, y si lo viviríamos. La otra atracción para mí fue Roland Emmerich; nadie hace estas películas mejor que Roland. Era una gran oportunidad para colaborar con un director cuyo trabajo he admirado y para formar parte de una historia de esta magnitud”.
  Para Emmerich, MOONFALL es otra oportunidad de explorar un género en el que se le considera un maestro. Y su credo ejemplifica lo que une a todas sus películas: “Siempre quiero dar al público cosas que no haya visto antes”.

MOONFALL: TÉRMINOS CLAVE...
Aterrizaje del Apolo 11 en la Luna: 2 minutos de silencio de radio:
  El 20 de julio de 1969, el Apolo 11 de la NASA con los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin aterrizó en la superficie lunar. Muchos teóricos de la conspiración cuestionan si el aterrizaje realmente ocurrió o fue real, en parte debido a los dos minutos en los que la radio del Apolo 11 dejó de emitir sonido.
  Antecedentes: Poco después de que el módulo lunar “Eagle” aterrizara en la Luna, se cortó la comunicación, produciéndose un corte de 2 minutos en las transmisiones de radio. Se ha especulado, debatido y discutido ampliamente sobre la pérdida de señal entre los astronautas y la NASA, alimentando y dando lugar a numerosas teorías conspirativas sobre lo que podría haber ocurrido durante ese tiempo.

Programa Artemis:
Artemis es el nombre del programa de la NASA para devolver astronautas a la superficie lunar. Durante el programa Artemis, la NASA hizo aterrizar a la primera mujer y a la primera persona de color en la Luna, utilizando tecnologías innovadoras para explorar más que nunca la superficie lunar. La NASA utilizará sus investigaciones y descubrimientos en la Luna y sus alrededores para dar el siguiente gran salto: enviar astronautas a Marte.

Artemis I:
Artemis I, anteriormente Misión de Exploración 1, es la primera de una serie de misiones cada vez más complejas que permitirán la exploración humana en la Luna y Marte. Se espera que el vuelo de prueba sin tripulación del programa Artemis de la NASA se lance en 2022. En total, hay 3 misiones Artemis programadas: Artemis II llevará una tripulación de astronautas alrededor de la Luna y Artemis III aterrizará astronautas en la superficie lunar.

Esfera de Dyson:
Una esfera de Dyson, también conocida como concha de Dyson, es un tipo de megaestructura y se refiere a una estructura o masa que rodea completamente una estrella para aprovechar su energía solar. KC Houseman (John Bradley) se refiere a la Esfera de Dyson en la película de la siguiente manera: “¿Has oído hablar alguna vez de una Esfera de Dyson? Cada megaestructura tiene una cubierta rígida construida alrededor de un núcleo de energía. Lo más probable es que sea una enana blanca capturada que se aprovecha para obtener energía. Obviamente algo le pasó a la que está adentro de nuestra Luna, por eso se está desviando”.

Megaestructura:
Estructura sólida o cubierta rígida de materia construida alrededor de una estrella. En MOONFALL, la Luna es una megaestructura creada por nuestros Ancestros.

“La Luna sonó como una campana”:
La hipótesis de la Luna hueca propone que la Luna de la Tierra es totalmente hueca o contiene un espacio interior sustancial, sin embargo, no existen pruebas científicas que apoyen esta idea. Las observaciones sísmicas y otros datos recogidos desde que las naves espaciales comenzaron a orbitar o aterrizar en la Luna indican que tiene una corteza delgada, un manto extenso y un núcleo pequeño y denso, aunque en general es mucho menos denso que el planeta Tierra.

Antecedentes:
  Entre 1969 y 1972, los astronautas del Apolo colocaron sismómetros como parte de su misión en los lugares de aterrizaje alrededor de la Luna. Esos sismómetros registraron terremotos lunares, y la Luna fue descrita como que “sonaba como una campana” durante algunos de esos terremotos. La frase se hizo popular cuando el Apolo 12 estrelló deliberadamente la etapa de ascenso de su módulo lunar contra la superficie de la Luna. La NASA informó que la Luna sonó como una campana durante casi una hora, lo que llevó a argumentar que debía estar hueca como una campana. Los experimentos de sismología lunar realizados desde entonces han demostrado que el cuerpo lunar tiene terremotos lunares poco profundos que actúan de forma diferente a los terremotos en la Tierra, debido a las diferencias en la textura, el tipo y la densidad de los estratos planetarios, pero no hay pruebas científicas de que exista un gran espacio vacío en el interior del cuerpo. Los instrumentos del Apolo 12, 14, 15 y 16 transmitieron fielmente datos por radio a la Tierra hasta que se apagaron en 1977.
  En MOONFALL, Holdenfield (Donald Sutherland) hace la siguiente referencia, explicando a Jo Fowler (Halle Berry):
“20 de julio de 1969: Apolo 11. Un salto gigantesco... bla bla bla. El mundo estaba viendo cómo se hacía historia. ¿Verdad? No. El mundo sólo vio lo que los poderes fácticos querían que vieran. Se supo como “un hecho histórico” que el Apolo 11 “perdió contacto” con el control de la misión durante dos minutos enteros. ¿Verdad? No es cierto. No perdieron el contacto. El control de la misión cortó la transmisión al mundo. Nuestros chicos informaron sobre unas luces extrañas que salían de la corteza de la Luna y se le ordenó a Control que desconectara, que el público no debía saber nada de eso. Así que firmamos acuerdos de confidencialidad y lo ocultaron. En el STS 136A. Todas las misiones Apolo posteriores realizaron pruebas que apuntaban a una sola conclusión posible: La Luna es un objeto hueco”.

SpaceX:
Empresa estadounidense de fabricación aeroespacial (construcción de naves para la Luna y Marte), servicios de transporte espacial y comunicaciones fundada en 2002 por Elon Musk. Actualmente, la empresa tiene contratos con la NASA y el gobierno de Estados Unidos y pone en órbita satélites y lanza astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS) en sus cápsulas reutilizables Dragon, capaces de enviar al espacio tanto a seres humanos como a carga.

Transbordador espacial Endeavour:
Construido para sustituir al transbordador espacial Challenger, el transbordador espacial Endeavour es un orbitador retirado del programa de transbordadores espaciales de la NASA y el último vehículo operativo fabricado para unirse a la flota de transbordadores. El Endeavour fue lanzado por primera vez en mayo de 1992 y completó con éxito 25 misiones en el espacio. En su última misión, en mayo de 2011, entregó piezas de repuesto a la Estación Espacial Internacional (ISS). Actualmente, está exhibido en el Centro de Ciencias de California, en Los Ángeles, California.

Estrella:
En astrología, una estrella es un objeto astronómico formado por un esferoide luminoso de plasma que se mantiene unido por su propia gravedad. La estrella más cercana a la Tierra es el Sol.

logo radio directo


LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

Instagram   Twiter   Facebook


18 Agosto solo en cines
UN COMPADRE EN NUEVA YORK

24 Septiembre solo en cines
THE JUNIORS Y LA FÓRMULA IMPERIAL

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... TADEO JONES

Criticas del pasado...

Crítica... TARZÁN EN PELIGROEL ÚLTIMO PISTOLERO Crítica... LOS TREMENDOS PIRATAS DEL VENUS
VIVE COMO QUIERAS VIOLENCIA EN LAS VEGASLOS VISITANTES