Fichas de peliculas
  • Registro
PARADISE IS BURNING
INFORMACIÓN
Titulo original: Paradiset Brinner
Año Producción: 2022
Nacionalidad: Suecia, Italia, Dinamarca, Finlandia
Duración: 108 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama
Director: Mika Gustafson
Guión: Mika Gustafson, Alexander Öhrstrand
Fotografía: Sine Vadstrup Brooker
Música: Giorgio Giampà
FECHA DE ESTRENO
España: 7 Junio 2024
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Stendhal Films


SINOPSIS

En un barrio a las afueras de Suecia, Laura (16), Mira (12) y Steffi (7) viven solas, sienten que la vida es salvaje y despreocupada, saben que su hogar es desordenado y caótico pero también feliz. Cuando se entera de que los servicios sociales van a hacer una visita, Laura oculta la información a sus hermanas decidida a arreglar la situación sin preocuparlas. A medida que se acerca el momento de la verdad, surgen nuevas tensiones que obligan a las tres hermanas a negociar la delgada línea que separa la euforia de la libertad de la dura realidad de crecer...

INTÉRPRETES

BIANCA DeLBRAVO, DILVIN ASAAD, SAFIRA MOSSBERG, IDA ENGVOLL, MITJA SIREN, MARTA OLDENBURG, ALEXANDER ÖHRSTRAND

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Venecia 2023
- Festival D'A Barcelona 2024

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DE LA DIRECTORA...
   Paradise is Burning es una declaración de amor a las hermanas, quienes conocen tu historia y te han hecho ser quien eres. Un vínculo que es más fuerte que todo lo demás. Una bendición y una maldición al mismo tiempo. Para mí, la película trata de la fugacidad del tiempo y de la vida, sobre los recuerdos y la reconciliación. Trata de atravesar etapas donde el amor y la amistad son muy importantes y ver cómo la libertad eufórica convive con la desesperación pero también con el humor cotidiano.
  Las tres hermanas se encuentran en tres etapas diferentes en la vida. De niña a preadolescente, de preadolescente a adolescente y de adolescente a adulta. Se trata de mudar de piel, del tiempo que va cambiando. Se trata de dejar algo atrás necesariamente para pasar a una nueva etapa y también conservar los recuerdos que nunca dejarás, los que llevarás contigo, orgullosamente, el resto de tu vida.
  Crecer es doloroso y hermoso al mismo tiempo. Tiene algo de ritual, de ceremonioso. En Paradise is Burning quiero ilustrar este proceso de una forma fraternal.

ENTREVISTA A LA DIRECTORA...
¿Cuál es el punto de partida de la película? ¿De dónde surge esta historia de tres hermanas abandonadas a su suerte?...
Quiero hacer películas que yo misma anhelo ver: historias de chicas jóvenes con caracteres complejos, fuertes y vulnerables, que son buenas y malas personas, desternillantemente extravagantes y divertidas, y que al mismo tiempo tienen una gran vida interior. Con Paradise is Burning quería conseguir hacer una película que fuera punk y poética al mismo tiempo. Siempre he hecho películas en torno a este tema: personajes femeninos que se atreven a ser incómodos y que buscan siempre su libertad.
Cuando pienso en la gente con la que crecí, en mi infancia o durante la adolescencia, a veces tengo la sensación de compartir un secreto juntos, algo de otra vida. Quería captar esa sensación y reflejarla en la película.
Crecer juntos es una forma de moldearnos mutuamente y tener recuerdos en común, pero también también de generar recuerdos separados y experiencias diferentes. Por eso era importante que las tres hermanas tuvieran sus propias historias, para reflejar tanto la cercanía como la soledad.
La película trata de la fugacidad del tiempo y de la vida. Trata de tres hermanas que se aferran a lo que han sido. De que algunos lazos que se crean son tan fuertes que nada puede romperlos, ni siquiera algo tan aterrador como convertirse en adulto.

¿Cómo encontraste a tus tres actrices?...
Desde el principio supe que quería trabajar la película desde la mirada de la infancia, desde una perspectiva centrada en ellas. Fue un largo proceso de casting, de casi diez meses, o incluso más. Buscamos por todas partes y elegimos tanto a actrices con experiencia como noveles.
Chicas del centro de la ciudad, de las afueras y del campo.
Al final, Alex -coguionista de la película- encontró a Bianca (Laura) a la salida de un supermercado mientras gritaba a su novio por teléfono. Iba a por el desayuno y oyó una voz adolescente ronca y grave y pensó que me intrigaría. Era lo que buscaba en un personaje. Se da la vuelta para ver a quién pertenece la voz y ve a una chica con un chándal enorme, sentada en un muro de piedra y reprendiendo a su novio por teléfono. Inmediatamente me llama y me dice: "Tienes que venir aquí, ¡ahora! Aquí hay una chica a la que tienes que hacer un casting, tienes que venir y conseguir su número. Ven rápido porque está a punto de irse".
Le dije que no lo iba a conseguir y le pedí que lo hiciera por mi. "¿Estás loco? Tengo 40 años y un bigote largo, ¿y quieres que me acerque a una adolescente y le diga: Oye, ¿quieres participar en una película? ¡Voy a parecer un guarro! De todos modos, le hice preguntarle, pero estaba tan nervioso que anotó el número equivocado, así que no pude contactar con ella. Un año después, Alex y yo estábamos paseando, hablando del guion, cuando pasó una chica hablando con su amiga con una voz muy ronca. Me doy la vuelta y le pregunto a Alex si cree que debería pedirle a esa chica que viniera a un casting. Alex mira a la chica y sus ojos se iluminan: ¡Es ella! ¡Es la chica! Esta vez me acerqué, le pedí el número y conseguí que Bianca acudiera a una primera audición. Resultó ser en privado muy diferente del personaje, pero trabajó duro. Alex y yo ensayamos con todas las chicas en talleres de interpretación durante unos cuatro meses antes del rodaje. Y también hicimos cosas como
 u-juitsu brasileño con ellas para que se compenetraran mejor.
Safira (Steffi) estaba en la estación de metro, acababa de perder el tren y tenía que esperar al siguiente cuando la directora de casting se fijó en ella. Encontramos a Dilvin (Mira) en su escuela. La primera vez que vi a Dilvin, me miró a los ojos y me dijo que estaba hecha para interpretar a Mira, estaba convencida de que funcionaría.

¿Cuál fue su método de trabajo para conseguir que formaran un vínculo fraternal fiel a la realidad?...
Mi coguionista Alex también es actor, así que juntos trabajamos en interpretación para el cine. Estos talleres duraron unos cuatro meses antes del rodaje, tengo mi propio método sobre cómo preparar a los actores y actrices y ponerlos a punto para las escenas.
Adoro a los actores, profesionales y aficionados por igual. Dirigir actores es algo espiritual. Al mismo tiempo, mi método de dirección es sencillo: poner siempre al actor en primer lugar. Se trata de crear confianza y atreverse a desafiar. Hay que prepararse mucho y estar siempre abierto a lo creativo e inesperado.

La película juega con un increíble equilibrio entre el humor y la tragedia inminente. ¿Puede decirnos cómo abordó la escritura del guión con Alexander Öhrstrand?...
La historia es totalmente ficticia, pero tenemos un método de escritura en el que utilizamos multitud de lugares físicos y recuerdos para crear un mundo interior que coexiste en nuestras mentes y que luego se convierte en un universo cinematográfico propio.
Tuve una idea sobre niñas que se cuidan unas a otras. Entonces viajamos a Linköping (de donde soy) y a Malmö (de donde es Alex) y visitamos lugares de nuestra infancia. Nos asomamos a las vallas de las villas con piscina, que han funcionado como lugar de reunión para las niñas, cuando los propietarios se iban de vacaciones. Cogimos un autobús rural para ir a pescar cangrejos de río y visitamos un parque de atracciones en el bosque. Hablamos con gente que había crecido en los mismos lugares que nosotros y construimos los personajes de la película como un monstruo de Frankenstein.
Pronto nos dimos cuenta de que los recuerdos y las historias de uno se convertían en la imaginación del otro. Cuando se rodó la película, Estocolmo y sus alrededores -el mundo cinematográfico- se había convertido en algo propio.

Laura se encuentra asumiendo el papel de madre de alquiler para sus hermanas, pero ¿es compatible esta pesada responsabilidad con el florecimiento de su sexualidad y su deseo?...
Laura lucha por sus hermanas y por mantenerlas unidas. Al mismo tiempo, la responsabilidad que tiene que asumir hace que a veces anhele tener una vida propia, alejada de todo ello.

¿Qué une a Laura y a Hannah, la figura materna? ¿Están ambas luchando contra la maternidad?...
Creo que ambas luchan con la maternidad, no contra ella, y además tienen un gran apetito y curiosidad por vivir, por ser ellas mismas, aunque también existe una especie de escapismo de sus responsabilidades. Para Hannah también existe la evasión del aburrimiento que le provoca la vida familiar doméstica.

¿Por qué vemos numerosas miradas directas a cámara, es un juego entre el personaje y el espectador?...
Quería que la película fuera juguetona y atrevida, así que me inspiré mucho en la nouvelle vague. Romper las reglas, por así decirlo. En cierto modo, las miradas directas a cámara son una forma de decirle al público que en esta película todo es posible.

La iluminación es naturalista pero no carece de cierta estilización. ¿Cómo la desarrolló para retratar el paso del tiempo y el fin de este paraíso?...
Tenía una visión muy clara. Siempre reúno mucho material, referencias, investigo mucho en el proceso de escritura y soy muy precisa sobre el tono de la película. Quería que la fotografía cinematográfica se sintiera poética, juguetona y a veces punk, todo al mismo tiempo. La directora de fotografía Sine y yo venimos de dos mundos bastante diferentes, tanto en el método de trabajo como en el estilo, y creo que este choque nos hizo encontrar la mirada adecuada.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL PRISIONERO DE ZENDA