Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Pacific Rim
Año Producción: 2013
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 131 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Acción, Aventura, Ciencia ficción
Director: Guillermo del Toro
Guión: Travis Beacham, Guillermo del Toro. Basado en el cómic creado por Mike Mignola
Fotografía: Guillermo Navarro
Música: Ramin Djawadi
FECHAS DE ESTRENO
España: 9 Agosto 2013
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Warner Bros.


SINOPSIS

Unos alienígenas están llegando a nuestras ciudades a través de una brecha abierta en el Pacífico. Años después de que estos seres comenzaran a destruir ciudades enteras, los gobiernos de todo el mundo crearon un programa denominado “Jaeger”. Se trata de unas maquinas gigantes guiadas por dos personas que deben estar sincronizadas para ser efectivas. Gracias a estos robots se da un gran paso adelante, pero los alienígenas continúan llegando y cada vez son mayores y más inmunes a estas armas con lo que el comandante en jefe de operaciones idea un plan para intentar acabar de una vez por todas con tan molestos visitantes...

INTÉRPRETES

IDRIS ELBA, CHARLIE HUNNAM, DIEGO KLATTENHOFF, RINKO KIKUCHI, CHARLIE DAY, BURN GORMAN, MAX MARTINI, ROBERT KAZINSKY, CLIFTON COLLINS JR., RON PERLMAN, BRAD WILLIAM HENKE, SANTIAGO SEGURA, LARRY JOE CAMPBELL, JOE PINGUE

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevAVANCE EXCLUSIVO

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

icono criticasSECUELAS:  Pacific Rim: Insurrección (2018)


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   Las profundidades del océano siempre han fascinado a las personas, pero siempre habíamos asumido que sus prodigios -y sus peligros- pertenecían a nuestro mundo. Estábamos equivocados.
  "Pacific Rim", surgió de esa inquietante premisa. Al principio de la película, una brecha en el lecho del Océano Pacífico desata una amenaza catastrófica para la raza humana.
  El director Guillermo del Toro, que es coautor del guión y coproductor de la película, relata: "Los Kaiju, unas criaturas extraterrestres más grandes, feroces y brutales de lo que jamás hemos visto, llegan a través de ese portal". Para vérselas con ellos, los seres humanos hacen acopio de todos sus recursos e inventan el arma más versátil, dinámica y grande jamás diseñada: crean el Programa Jaeger, unos imponentes robots de altura equivalente a la de un edificio de 25 pisos que manejan dos pilotos cuyas mentes están unidas mediante un enlace neuronal".
  El productor Thomas Tull apunta: "Con la descripción 'monstruos gigantes contra robots gigantes' basta para hacerse una idea del alcance y la escala del proyecto, por no hablar de la acción y el entretenimiento que implica. Y el hecho de que no sepamos por qué nos atacan los Kaiju aporta también un elemento de misterio. ¿Qué quieren los Kaiju y cómo va a reaccionar la humanidad? ¿Cómo podemos defendernos de ellos?
  La historia nació cuando el guionista Travis Beacham se encontraba en la verdadera cuenca del Pacífico (en la costa de California): los elementos centrales de la película empezaron a tomar forma entonces. Narra Beacham: "Recuerdo que estaba dándome un paseo por la playa en Santa Mónica, una mañana. Se había levantado bastante niebla y el muelle se internaba de una manera peculiar en el agua... Entonces me surgió la imagen de una bestia, un monstruo, que se alza de entre las olas para enfrentarse a un robot gigante que espera en la playa".
  "Sin embargo", reconoce Beacham, "sabía que esa imagen, por sí misma, no era una historia. La trama cristalizó de verdad cuando me puse a pensar en quién maneja el robot; al final decidí que serían dos pilotos, dos personas cuyas mentes tendrían que estar íntimamente conectadas para poder controlar semejante enormidad. Fue entonces cuando las piezas empezaron a encajar de una manera muy orgánica."
  Después de colaborar con los productores Thomas Tull y Jon Jashni en el guión de ‘Furia de Titanes’, Beacham les contó su idea original sobre una guerra total que enfrenta a hombres y máquinas contra unos extraterrestres que no proceden de otra galaxia, sino de las profundidades.
  "La idea me enganchó desde el primer momento en que Travis nos la lanzó", recuerda Tull. "
 A medida que Del Toro empezó a trabajar en el guión con Beacham, se sumergió por completo en el mundo que estaban creando. Del Toro lo confirma: "Cuanto más desarrollo iba teniendo el universo de la película, más me iba implicando en la historia, los personajes, los monstruos, los robots y todo lo que hacía falta para hacerlo real. No podía esperar".
  El entusiasmo de Del Toro no solo resultó contagioso para todas las personas del equipo, sino que además es la razón principal por la que el director se ha convertido en una de las figuras preferidas por los aficionados al género. De hecho, uno de las primeras personas en considerarse parte de los "fans" es el propio Del Toro.
  Del Toro reunió a los más destacados artistas gráficos de la industria del cine para diseñar lo que él denomina "las criaturas más terroríficas pero majestuosas que uno pueda imaginar", cada una de ellas con su propia y reconocible silueta y habilidades mortales.
  Los magos de los efectos visuales que trabajan en la famosa compañía Industrial Light & Magic (ILM) se han encargado de dar vida en la pantalla a los Jaeger y los Kaiju, en la que ha sido su primera colaboración con Guillermo del Toro. Juntos, han creado épicas batallas en tierra, mar y aire.
  El tamaño de la producción requirió todos los platós insonorizados de los Estudios Pinewood de Toronto, incluidos dos de los platós más grandes del mundo. Uno de los sets, llamado "Conn-pod", se construyó sobre un gran mecanismo de suspensión para que los actores (provistos de trajes especiales creados por la compañía Legacy Effects) vivieran la experiencia del combate. "Queríamos sentar al público justo en el asiento del piloto. La película hará que os sintáis como si llevarais el traje de piloto, estuviérais conectados al robot y os lo llevárais de paseo".
  Del Toro es en gran medida responsable de la creación de quienes son literalmente las mayores estrellas de ‘Pacific Rim’: los Kaiju. "Me encantan los monstruos" -afirma el director, quien ideó todos los monstruos de la película en colaboración con un grupo de artistas gráficos, ilustradores, escultores y diseñadores de élite-. "En la creación de los Kaiju han participado algunos de los mejores diseñadores de criaturas del mundo".
  Miembros del equipo se pasaron semanas haciendo brainstorming, al principio en una habitación sin ventanas a la que pusieron el adecuado sobrenombre de "el submarino". Juntos, lo examinaron todo: desde los tamaños, las formas y los colores a cómo se moverían y lucharían los inmensos seres. Afirma Del Toro: "Queríamos evocar el asombro y terror absolutos que uno podría sentir al encontrarse con uno de estos monstruos".
  El director estableció determinados parámetros, como por ejemplo que solo se recurriría a lagartos, crustáceos e insectos a la hora de buscar inspiración para los monstruos en el reino animal. Pero el grupo de reflexión podía dar rienda suelta a su imaginación, en la mayoría de los casos; para ello, los miembros del equipo fueron alternando sus papeles a medida que se iban acumulando ideas.
  Cada miembro del cuerpo de un Kaiju es parte de su arsenal, cosa que los hace aun más temibles. Y, como señala el productor Thomas Tull, "evolucionan rápido. Descubren algo nuevo a raíz de cada ataque y progresan de manera constante lo mismo en tamaño que en tácticas".
  Aunque los Jaeger solo existen en pantalla, hubo mucha planificación a la hora de crear la mecánica de los robots. "Desde el punto de vista técnico, decidimos construir los Jaeger en plano de dentro a fuera", revela Del Toro. "Se señaló al detalle cómo habrían de funcionar los pistones, los relés, el par de tensión, las transmisiones, los motores y el resto de componentes del Jaeger. A continuación, volvimos atrás en el proceso y empezamos a pensar en la ventilación, el aislamiento térmico, el revestimiento externo y demás".
  Una vez completado el diseño de los Kaiju y los Jaeger, correspondía al equipo de efectos visuales de ILM, bajo la supervisión de John Knoll, enfrentar a uno y otro bando mediante procedimientos de animación digital de última generación.
  El enorme tamaño de los combatientes suponía un gran obstáculo. Apunta Knoll: "Una barrera muy grande que se nos planteaba era tratar de encontrar el equilibrio correcto entre velocidad y tamaño, dado que si uno se plantea lo grandes que son estas cosas, resulta que, según las leyes de la física, deberían moverse más lentamente". Pero si se mueven demasiado lento, la acción no resulta igual de llamativa, con lo cual tuvimos que buscar una manera de que fueran lo bastante rápidos sin cargarnos las proporciones. Y los distintos entornos por los que se mueven las criaturas, ya sea al levantar agua o al aplastar cemento, lo hacían aún más difícil. Todo eso había que simularlo en el ordenador en condiciones creíbles de gravedad y proporciones, así que tuvimos que hacer ajustes constantes para que la cosa funcionara.
  Price lo confirma: "¿Cómo montas un Kaiju o un Jaeger de 76 metros de alto y a la vez consigues que el público se identifique con algo tan grande? Necesitábamos transmitir las proporciones, tanto en tierra como en el mar. Juntarlos en un solo escenario requería efectos muy concretos".
  Ello se debía, sobre todo, a la combinación de los Jaeger, creaciones mecánicas, con los Kaiju, de naturaleza orgánica. Poner en movimiento a los Jaeger se reveló como el proceso más complicado de todos, dado que el equipo de Hal Hickel debía crear una sensación de movimiento robótico sin que resultara torpón.
  Para que el combate resultara más teatral, Del Toro decidió que siempre hubiera algo tangible en la escena, ya fuera lluvia, nieve, niebla, humo o chispas; así, las luces de circulación de los Jaeger iluminarían las partículas dispersas por el aire, lo cual acabaría generando una cúpula radiante.
  Del Toro sacó también mucho partido a las luces de perímetro de los Jaeger. Nos aclara: "Cubrirlos de luz solo habría servido para empequeñecerlos". En lugar de ello, al limitar las fuentes de luz a las propias de cada Jaeger e iluminar un poco el fondo, los robots ofrecen una silueta más imponente.Siempre que sea posible, Del Toro prefiere rodar escenas en el set; si bien eso no era posible en el caso de los combates entre los Kaiju y los Jaeger, las secuencias en el interior de los Conn-pods eran otra historia.
  Construido en un plató insonorizado de los Estudios Pinewood de Toronto, el Conn-pod principal es una obra de ingeniería y diseño en la que participaron numerosas personas, entre ellos el director artístico Andrew Neskoromny, el director de fotografía Guillermo Navarro, el supervisor de efectos especiales Laird McMurrray y Shane Mahan, de Legacy Effects.
  El set del Conn-pod pesaba unas veinte toneladas, aproximadamente, y tenía una altura de algo más de seis metros... aunque raras veces se quedaba quieto. El set se construyó sobre un gigantesco mecanismo de suspensión hidráulico llamado "Mighty Mo", capaz de levantar, bajar, girar y sacudir el set, así como a todos sus ocupantes. Los ángulos tan pronunciados precisaban que la estructura entera se levantara hasta llegar casi a la altura del techo del plató, antes incluso de ponerlo en movimiento.
  Narra McMurray: "Lo más difícil fue la parte de ingeniería del acero que lo soporta todo, ya que si se suman personas y equipo, sin contar el agua, hablamos de unos 34.000 kilos. Cuando se mueve tanto peso, y además se hace rápido, la mecánica del proceso que garantiza que todo se mantenga en su sitio se hace un poco complicada".
   Un mecanismo de suspensión más pequeño, el "Shake'n'Bake" [Batir y al horno], sostenía un segundo Conn-Pod. El "Shake'n'Bake" estaba provisto de un sistema de airbags para imprimir un movimiento giratorio al set, aunque, como sugiere su nombre, también podía crear una actividad sísmica igualmente perturbadora. Y también servía para mantener el set a una altura más baja en relación al suelo, lo cual permitió a Del Toro dirigir escenas a la altura de la vista.
  Señala Del Toro: "Quería que los enfrentamientos entre los Kaiju y los Jaeger fueran muy intensos, y estos sets nos daban una interacción más inmediata y visceral, ya que los actores reaccionan físicamente al impacto de verdad. Cuando los actores soltaban un puñetazo, el set soltaba el puñetazo con ellos; cuando reciben un golpe de los Kaiju, la fuerza del mismo los tira para atrás y los sacude realmente".
   La iluminación fue esencial para fijar la combinación de colores. Navarro colocó en ambos sets luces LED que podían ajustarse a diferentes tonos y pautas para así diferenciar los Conn-pods correspondientes a cada país.
   El rasgo más destacado de los Conn-pods era, con diferencia, el elaborado aparato que usan los pilotos para manejar sus Jaeger, aparato diseñado y construido por Legacy Effects.
   El agua es un ingrediente importante, dado que gran parte de la guerra se libra en el Océano Pacífico. El equipo de efectos visuales de VFX se encargó de representar grandes masas de agua para las secuencias de exterior, incluyendo el campo de batalla de los Jaegers y Kaiju. El departamento de efectos especiales, sin embargo, adoptó un enfoque mucho más práctico en relación a las escenas de interior. Señala Laird McMurray: "Había unos enormes aspersores sobre el Conn-pod programados para liberar diferentes cantidades de agua según se necesitara, a veces hasta más de 3.700 litros de una sola vez. Y el agua tenía que ser caliente, porque se rodó en invierno y en Canadá. Aparte de eso, teníamos muchas luces LED... que en ocasiones no se llevan bien con el agua".
  Incluso quienes se limitaban a observar el rodaje de estas escenas admiten las dificultades propias del Conn-pod. El productor Jon Jashni recuerda: "Cuando vi el Conn-pod, lo primero que pensé fue que quería ponerme el traje y fingir ser un piloto de Jaeger. Pero una vez que vi la clase de montaña rusa loca y húmeda en la que iban subidos Charlie Hunnam y el resto de los actores, me encantó estar detrás de la cámara".
  La diseñadora de vestuario Kate Hawley colaboró con Shane Mahan y el equipo de Legacy en la creación de los trajes especiales de los pilotos. "Tuve el privilegio de participar en la creación del concepto", señala Hawley. "Fue una ocasión genial para desarrollar formas que permitieran reflejar las personalidades y experiencias de cada personaje".
  "Trabajamos con Kate en la creación de la coordinación de colores y se nos ocurrieron algunas florituras realmente interesantes", añade Mahan.
  Legacy se encargó de la construcción de los trajes, empezando por el escaneo digital de los cuerpos de los actores. Comenta Mahan: "El método ha evolucionado de verdad desde la era de los moldes de escayola. El escaneo digital nos permite conseguir unas líneas perfectas y continuas, aunque todavía hay que moldear y fabricar las partes individuales, pero tenemos una técnica mucho mejor para la fase inicial".
  Mahan comenta que las partes exteriores del traje son piezas modulares fabricadas con plásticos ligeros y uretanos: "Se supone que el traje tiene que ser una armadura, así que tenía que parecer pesado pero no serlo. El dilema que se nos planteaba era o hacerlo muy ligero, con lo cual se acaba rompiendo, o lo bastante robusto como para aguantar el desgaste. Le acabamos dando un peso de algo más de 11 kilos, lo cual es un poco más pesado de lo que los actores habrían preferido, pero tampoco estaba tan mal".
  Los trajes interiores se realizaron en un tejido extensible en cuatro direcciones que se personalizó para ajustarse al cuerpo de cada uno de los actores. A continuación, se añadieron las piezas de la armadura, incluidas las corazas, las piezas correspondientes a brazos y manos y las junturas de aspecto similar al metal. Shane Mahan lo explica en detalle: "Fuimos muy cuidadosos a la hora de ocultar todas las conexiones para que cuando el conjunto estuviera listo pareciera de una pieza".
  Los trajes no se podían lavar según los métodos tradicionales. Por eso, el lugar de lavarlos se sometían a un tratamiento con un spray anti-bacterias; para el secado, que se hacía cada noche, se utilizaban ventiladores de aire, ya que como señala Mahan: "No hay nada peor que meterse en un traje de piloto húmedo a las cinco de la mañana".
  Los Estudios Pinewood de Toronto han servido de base de operaciones para la producción de ‘Pacific Rim’. En palabras del productor ejecutivo, Callum Greene: "Utilizamos literalmente cualquier mínimo espacio que tenía el estudio, incluidos todos sus platós insonorizados, y aún así no fue suficiente, así que tuvimos que dividir el Plató nº 8 en dos platós distintos. Fue un trabajo muy duro".
  Del Toro destaca: "Hemos intentado mostrar un poco cómo la sociedad y la geografía habrían cambiado en la época en que la película tiene lugar. La aparición de estas criaturas en nuestras costas provoca un gran efecto dominó. No queríamos que pareciese excesivamente futurista ya que creo que lo que ocurriría en ese caso sería justo lo contrario. Toda nuestra tecnología se centraría en desarrollar armas con las que combatir su amenaza. Otros campos quedarían debilitados y no se desarrollarían en la misma medida".
 Según el director de supervisión artística, Elinor Rose Galbraith, tras cada devastador ataque Kaiju había un gran trabajo de "deconstrucción". "Las calles estaban hechas de hormigón real, así que tuvimos que traer una máquina excavadora bastante grande, a la que llamamos “mordedora”, para que, básicamente, se comiese el set de rodaje. Parte de los escombros que añadimos tuvieron que ser de materiales ligeros, como poliestireno, por motivos de seguridad y peso pero, en su mayor parte, todo era real, incluidos los coches accidentados y quemados". 
  ‘Pacific Rim’ fue grabada usando la cámara RED Epic, siendo esta la primera vez que Del Toro ha utilizado una cámara digital en sus películas. Una de las tareas principales del director de fotografía Guillermo Navarro y de su departamento fue proteger las cámaras de la lluvia torrencial artificial creada por el equipo de efectos especiales y del vapor de agua provocado por el calor de los focos.
  Muchos de los sets de rodaje estaban rodeados de pantallas gigantes de color verde gracias a las cuales, mediante efectos visuales, podían ampliarse los fondos de las tomas.
   La acción que aparece en ‘Pacific Rim’ sirvió de inspiración para el compositor Ramin Djawadi, cuya música fusiona música de orquesta y tintes étnicos para ambientar la historia y a sus personajes. "Robots gigantescos y monstruos gigantescos exigen de forma natural una gran orquesta", ríe. "A Guillermo también le gustó la idea de emplear guitarras eléctricas para dar un toque de rock 'n' roll a la banda sonora. Una orquesta clásica enriquecida con guitarras eléctricas modernas; conjunción perfecta entre lo clásico y lo moderno".
  De niño, Guillermo del Toro pintaba monstruos y robots en un cuaderno. Dibujaba cortes transversales de las gigantes máquinas para que se viese dónde dormían los pilotos del robot, dónde cocinaban, se relacionaban o manejaban los mandos. Solo estaba contento con la logística y la forma de funcionar de sus criaturas y artilugios imposibles si era capaz de ubicarlos dentro de una realidad tangible. Ya siendo adulto, sigue dibujando robots y monstruos en un cuaderno... la única diferencia es que el público al que atrapa ahora en su realidad es algo más numeroso.
  Del Toro, de gran fama mundial gracias a películas de terror de tinte gótico e intimista como 'El espinazo del diablo', 'El laberinto del Fauno' (ganadora de un Oscar®), y las películas de la saga 'Hellboy',  se inicia en un ámbito creativo totalmente nuevo con la película 'Pacific Rim'.  Esta aventura épica de ciencia ficción se desarrolla en un futuro cercano en el que la humanidad tiene que enfrentarse con monstruos gigantescos de otro mundo que surgen de una abertura en el suelo marino (denominada “La Brecha") para asaltar la costa desde Alaska hasta México, desde Japón hasta Australia. 
  Aunque el tiempo en los Estudios Pinewood de Toronto, cerca de la costa canadiense, es helador, en el plató de rodaje de 'Pacific Rim' hizo calor. El cineasta, conocido por su gran capacidad de imaginación, se muestra totalmente entusiasmado al hablar de los mejores juguetes con los que puede contar un director, ya sea un niño que pintarrajea en su libreta o un cineasta de prestigio mundial que pone las bases para filmar una película de tintes épicos. En un descanso entre toma y toma, Del Toro explicaba que su intención era realizar la versión adulta de aquello que le entusiasmaba de pequeño: Quería coger estos monstruos y convertirlos en algo extremadamente poderoso, algo con lo que no se puede llegar a ningún acuerdo o algo totalmente indestructible salvo que, literalmente, te metas dentro de un robot para hacerles frente.
  Para hacer realidad los gigantescos y articulados seres ideados por Del Toro, la producción tomó todos y cada uno de los ocho platós insonorizados de Pinewood. En el denominado “plató Jumbo”, Del Toro y su equipo rodaron la toma C276 en un set provisto de una avanzada tecnología llamado Loccent (base de operaciones de la fuerza Jaeger en Hong Kong) en el que había ordenadores provistos de monitores enormes en los que aparecen mapas, pantallas de radares y libros técnicos, todo ello presidido por un reloj digital que marcaba la cuenta hasta el siguiente ataque Kaiju.
  El ejército al completo de pilotos Jaeger enfundados en sus trajes, así como el equipo de apoyo, estában preparados frente a Stacker Pentecost, interpretado por Idris Elba, quien llevaba puesto el inmaculado traje gris oscuro de su personaje. En la escena, las operaciones de emergencia están en su máximo apogeo al haberse divisado dos Kaiju "Categoría 4" cerca de la costa de Hong Kong. Pentecost debe decidir si arriesgar los Jaeger que tienen en una batalla prácticamente imposible de ganar contra el gigantesco enemigo, o dar la ciudad por perdida. Del Toro se movía entre la multitud dando indicaciones de última hora a los actores justo antes de indicar al equipo que está listo para rodar.
  'Pacific Rim' comenzó como una idea surgida de la imaginación del guionista Travis Beacham (Furia de Titanes). Travis vendió la idea a Thomas Tull y a Jon Jashni, productores de la película junto a Del Toro y a la veterana Mary Parent. En poco tiempo dirigieron su atención hacia el único cineasta en quien confiaban para hacer realidad la historia. 'Pacific Rim' “es la película más grande que ha hecho nunca Guillermo, en términos de alcance; teniendo en cuenta no solo el tamaño de la producción sino también el lienzo que había que crear y sobre el que había que pintar”, afirma Thomas Tull desde una oficina del complejo Pinewood. “Otra cosa impresionante de esta película son sus fantásticos personajes. Es una historia con muchísimo corazón, una historia sobre cómo la humanidad logra superar sus diferencias y unirse para luchar contra un enemigo común. Al final todo se centra en un pequeño grupo de personas destinadas en Hong Kong y en los sacrificios que tienen que hacer para salvar el mundo. Eso es lo que más me gusta de esta película. El espectáculo no es lo único importante, los personajes encierran grandes historias y poseen un corazón de verdad.”
  'Centrarlo todo en lo emocional y en los personajes es una de las mayores virtudes de Guillermo', indica Jon Jashni. La idea era que estos seres gigantescos necesitan que humanos como nosotros los piloten, pero también esos humanos necesitan relacionarse sin ningún tipo de tapujos. De esta forma, personajes que normalmente no habrían estado en una película de este tipo han podido hacerse un hueco en ella y sorprenderse del coche que tenían, lo rápido que iba o hasta dónde podía llevarles.
  Los personajes interpretados por Hunnam y Kikuchi, Raleigh Becket y Mako Mori, son dos ejemplos claros de esto. En palabras de Hunnam, estrella de la serie de televisión 'Hijos de la Anarquía': “Al principio de su carrera, Raleigh era joven y no tenía miedo a nada. Junto a su hermano pilotaba uno de los Jaeger de forma inmejorable, pero sus ansias por proteger a la humanidad acaban superándoles, desobedecen una orden y la situación acaba en la trágica muerte de su hermano. Así que esta historia es para Raleigh una forma de enmendar ese terrible fallo.”
  Jashni añade: “Es evidente que Raleigh oculta conflictos internos pendientes de resolver respecto a la muerte de su hermano, cuando ambos pilotaban la versión anterior del Jaeger Gipsy Danger. Es muy bueno en ello, en su motivo de vivir. Así que es imposible no desear con todas tus ganas que logre regresar a ese mundo. Para conseguirlo va a tener la compañía de una chica joven, Mako, que también guarda entre sus recuerdos una tragedia que la ha marcado. La “deriva”, nombre que le hemos dado al enlace neuronal entre mentes, les permite establecer rápidamente una relación de igualdad entre ellos. Ambos tienen mucho que dejar atrás y, afortunadamente, según avanza la película también descubren que tienen mucho por lo que volver a esperanzarse, incluso a pesar de que el fin del mundo parezca próximo.”
  Para Del Toro, el enlace neuronal crea una fuerza propulsora que conduce de forma natural las relaciones interpersonales de la película. “Lo más irresistible de 'Pacific Rim' es el hecho de que, para controlar un robot, necesitas conectar a un nivel muy, muy profundo con cualquiera, en un solo instante”, explica. “Es algo así como necesitar una intimidad instantánea obligatoriamente para poder dirigir un robot, así que los pilotos son personas muy especiales que necesitan estar muy preparados tanto física como espiritualmente. Tienen que ser unos guerreros fantásticos pero, para ser capaces de manejar los robots, también necesitan tener una personalidad que permita que tanto sus virtudes como sus defectos sean detectados por cualquiera de forma instantánea sin sentirse avergonzados por ello.”
  'Pacific Rim' es una propuesta fenomenal en las manos de un cineasta famoso por coger grandes ideas y hacer de ellas un relato en cierta forma intimista. Y en realidad la película ha estado a punto de no hacerse. Tal y como pasa con frecuencia en Hollywood, un golpe de mala suerte dio paso a una nueva oportunidad cuando el proyecto que Del Toro llevaba gestando mucho tiempo, la épica 'At the Mountains of Madness', basada en la novela homónima de H.P.Lovecraft, quedó estancado justo en el momento en que el guion de 'Pacific Rim' de Beacham apareció en su mesa. Se abrió entonces de forma inmediata un camino claro entre director y material. “Fui a la reunión y no tardé ni un minuto en visionar el mundo de la historia”, indica Del Toro.
  Beacham ha disfrutado la oportunidad de trabajar con Del Toro: “A la reunión llevé varias ideas sobre cómo funcionaba el mundo pero, aparte de eso, todos los detalles han surgido de las conversaciones que mantuvimos y de las cuestiones que nos hemos ido planteando el uno al otro”, recuerda. “Guillermo vibra cuando se inspira. Puede tener los golpes de lucidez más brillantes en cualquier momento y los trata, desde mi punto de vista, con una pasión pocas veces vista. Es imposible que el proyecto acabara siendo ni siquiera ligeramente distinto de como quería que fuese. Trabajar con él te hace sentirte como un niño con zapatos nuevos. Ambos somos grandes apasionados de las películas que tienen monstruos. Recuerdo perfectamente la primera vez que estuve en su casa, donde tiene todas sus cosas. Fue fantástico. Está repleta de recuerdos de todo tipo y de material gráfico inigualable. Tiene todo lo relacionado con monstruos que te puedas imaginar.”
  Del Toro ha reformado una de sus viviendas, conocida como "The Bleak House" (La casa desolada), para que parezca una biblioteca barroca en la que puede admirarse el arte, las esculturas y figuras que ha ido recopilando a lo largo de su vida. También es donde se reúne con sus artistas para dar vida a sus ideas y convertirlas en todo aquello que caracteriza una pesadilla. Antes de que empezase el rodaje, la casa se convirtió en el epicentro creativo de 'Pacific Rim'. Para crear todo un nuevo enfoque de monstruos y robots no hay mejor lugar que Bleak House, especialmente al haber llevado su dueño el amor por este género a un nivel completamente nuevo.
  Rodearse de creadores con ideas tan similares a las suyas permitió a Del Toro perfeccionar la historia como él quería: “Una de las cosas que tuve claras desde el primer momento es que no quería hacer una película de guerra”, recuerda. “Quería hacer una película de aventuras. De pequeño, me fascinaban las películas de Alexander Korda, sus aventuras eran grandiosas, hermosas, exuberantes, llenas de color y drama. Soñaba con ser cowboy, pirata, político... Quería hacer una película de tal forma que, si la hubiese visto de pequeño habría querido ser un piloto Jaeger.”
  El cineasta ha sido capaz de reunir para esta película todo el talento que quería, gracias al apoyo de Legendary y Warner Bros. No ha echado mano de aquellos que estaban libres en un momento determinado. Detrás de las cámaras, reunió al equipo creativo perfecto formado por los colaboradores favoritos de Del Toro, entre los que está el director de fotografía Guillermo Navarro, ganador de un Oscar® por otro de sus trabajos con Del Toro, 'El laberinto del Fauno', siendo 'Pacific Rim' su sexto trabajo juntos. La conexión entre los dos Guillermos es similar al vínculo entre los pilotos Jaeger. Verles en el set de rodaje hace que uno se plantee si tienen algún tipo de enlace neuronal. 
   ”Creo que esta película va a ser toda una revolución cinematográfica a nivel narrativo y de detalles”, afirma Idris Elba, cuyo personaje Stacker Pentecost es el autor de la ya famosa frase de la película sobre la "anulación del apocalipsis" hecho por la humanidad: “Hemos puesto suma atención en todos y cada uno de los detalles.”
  Clifton Collins Jr., que interpreta al ingeniero de robótica Tendo Choi, refrenda las palabras de Elba: “Es el trabajo que nunca quieres que termine”, admite. “La mayoría de los actores conservamos nuestras fantasías de la infancia gracias a la interpretación, gracias a vivir a través de nuestros personajes, siendo constantemente personas distintas. Guillermo comparte esa misma opinión. Es un sueño hecho realidad. Tiene una gran sensibilidad a la hora de dirigir y domina totalmente el rodaje. Sabe qué es lo que quiere en cada momento. Es extremadamente meticuloso cuando dirige y le encanta divertirse. He trabajado con muchísimos directores a lo largo de mis 23 años en el mundo de la interpretación y esta es, sin lugar a dudas, la experiencia más gratificante que he tenido a nivel personal, creativo… a todos los niveles.”
  Hunnam va aún más allá y considera que el director es una atracción solo equiparable a los gigantescos seres de la pantalla: “No me llamaba especialmente la atención hacer una película de robots gigantescos. Lo que quería era hacer una película con Guillermo del Toro”, indica, sirviendo como muestra gráfica del ánimo y la honestidad que desprende todo el equipo. 
  Ron Perlman, actor básico para Del Toro, así como coprotagonista junto a Hunnam en 'Hijos de la Anarquía', interpreta a Hannibal Chau, personaje que ha hecho de la matanza un gran negocio al dedicarse al tráfico ilegal de piezas de Kaiju. Este papel es el típico del actor: un personaje que vive al margen de la sociedad y sabe a qué puertas llamar. Ninguna película de Guillermo del Toro en inglés sería lo mismo si no aparece Perlman interpretando a un desalmado, sea del tipo que sea. 
  Uno de los aspectos más particulares de la película es el equilibrio entre las escenas de acción y las de gestión de la crisis. La película ahonda en los efectos secundarios derivados de la aparición de unas criaturas gigantes en la superficie terrestre y muestra la gran destrucción que ello provoca en todo el mundo, casi siempre de forma localizada. Por ello, el trabajo de los diseñadores de producción Carol Spier y Andrew Neskoromny fue tremendo. Sets de rodaje gigantescos, dentro de los que se incluye toda una calle devastada de Hong Kong.
  Tull destaca: “Una de las primeras cosas que Guillermo dijo fue que el Conn-pod tenía que ser totalmente práctico. Los actores tienen que poder sentir cómo es estar dentro de un Jaeger e interactuar entre sí. Pero una cosa es que te digan eso y otra muy distinta entrar en un decorado en Toronto y ver un artilugio gigantesco construido por su equipo, que se mueve y se desplaza, al que los actores tiene que escalar, literalmente, para poder acceder a él. Ha creado una dimensión totalmente distinta en cuanto a realismo en términos de interpretación.”
  Ver a dos actores unidos entre sí, enfundados en unos trajes gigantescos y mecanizados, subidos en este artilugio basta para darse cuenta del esfuerzo y la tecnología que ha hecho falta para conseguirlo, lo que muestra el delicado equilibrio necesario para aunar imagen y funcionalidad. Es asombrosa la atención que hay que poner hasta en el más mínimo detalle del proceso de funcionamiento de los Jaeger. 
  Aunque se han utilizado una gran cantidad de efectos especiales para crear el interior de los Jaeger, el más mínimo esfuerzo mecánico y de ingeniería hecho en el set de rodaje conlleva un extenuante efecto de ballet mientras dos actores realizan los movimientos de lucha de las gigantescas máquinas a la vez que están suspendidos en el aire, colgados de arneses. Es magia cinematográfica sustentada en un trabajo físico extremo. No es un trabajo sencillo, ni siquiera para un actor famoso por sus escenas de lucha y de acción subido en una moto. 
  La productora Mary Parent nos destaca la particularidad de cómo 'Pacific Rim' trata el aspecto global del conflicto. “Es una de las cosas que Guillermo mejor ha hecho, cómo el mundo entero se pone de acuerdo”, indica. “No es la típica película de “aquí están los estadounidenses para salvar al mundo”, es el mundo entero quien se pone manos a la obra, todos a una. Es justo lo que ocurriría en caso de vernos ante una amenaza de este tipo, es lo lógico. Piensa en la aparición de estas criaturas, contra las que nuestro armamento tradicional es totalmente inútil, es un motivo más que justificado para que existan estos robots.”
  ”Esta película no trata de un país que salva al planeta y si no eres de ese país no puedes aportar nada”, explica el director. “Quería hacer una película en la que todos, unidos, salvásemos el planeta. Una aventura real en la que tienes a Idris Elba, Rinko, dos pilotos australianos, dos pilotos rusos… todos trabajando de forma conjunta para salvar la Tierra, no una acción heroica excluyente. También quería que todos los personajes tuviesen puntos débiles, no quería que fuesen perfectos y fantásticos. Todos son imperfectos porque así es la realidad en la que creo. Esa conjunción de imperfecciones es algo maravilloso y es a lo que todos deberíamos aspirar.”
  “Guillermo es verdaderamente único porque no es solo un cineasta con una calidad visual increíble, también es alguien que sabe cómo crear mundos y alguien con una gran alma”, indica Parent. “Si te fijas en cualquiera de sus películas, la parte visual no es lo único importante, también lo son los personajes y los temas que tratan. El núcleo de nuestra película es una historia muy humana y un grupo de gente muy dispar que se ha unido para, básicamente, salvar el mundo y, al hacerlo, acaban entendiendo cómo trabajar en equipo. El punto fundamental de la película es aprender a trabajar en equipo para afrontar amenazas inminentes y, en este caso, la amenaza es más inminente que nunca.”
  Aunque 'Pacific Rim' se centra en la época posterior a la construcción de los Jaeger para combatir a los Kaiju, al comienzo de la película el público podrá ver momentos exquisitos de la destrucción provocada por los Kaiju. Además, el caos que provocan en distintos lugares las luchas entre máquinas y criaturas es impresionante incluso cuando solo estás ante unos bocetos colgados en las paredes del edificio del departamento de diseño. 
  El término Kaiju evoca por sí mismo sinónimo una tradición japonesa, que cuenta ya con sesenta años a sus espaldas, iniciada en 1954 con 'Godzilla': un grupo de hombres disfrazados con trajes de monstruos que alimentan la imaginación de muchos de los mejores cineastas actuales. El Kaiju ha buscado siempre el éxito general y es ahora cuando la tecnología y el apetito del gran público se han puesto al día con este género. 
  Del Toro conoce perfectamente su Kaiju: “Por lo general, en lo que respecta a los Kaiju, hay distintos tipos”, indica, con el geek que lleva dentro saliendo a relucir. “Está el Kaiju reptil, el que tiene forma de insecto y el de crustáceo. En ocasiones, aunque no demasiado a menudo, también aparecen el Kaiju con forma de cefalópodo y el de pulpo o calamar. Luego está el Kaiju todopoderoso. He intentado representar alguno de estos tipos de Kaiju en la película. He querido que las luchas que aparecen en la película se desarrollen siempre en entornos completamente diferentes de forma que ninguna batalla se parezca mínimamente a ninguna otra. Así se saca más provecho de la película.”
  ”Los monstruos son increíbles”, afirma Parent. “Se han creado a partir de formas que no podrías ni imaginarte. Tienen una inteligencia y una astucia sin igual. Cualquier deseo que un fan de este género haya podido tener, todo lo que puedas imaginar o querer de un monstruo, lo encontrarás en los monstruos de esta película.”
  Dar vida tanto a los monstruos como a los Jaeger ha sido el cometido de los supervisores de efectos especiales, Jamie Price y John Knoll, de ILM. Ya veterano en películas cargadas de efectos especiales, la tarea de este equipo has sido lograr que el meticuloso y profundamente creativo Del Toro consiga de sus gigantescos protagonistas justo lo que quiere. El equipo comenzó trabajando en sus oficinas, luego crearon esculturas en 3D, tanto de forma digital como con maquetas reales, y finalmente hicieron modelos de barro. “Queríamos tener a mano algo tangible, que pudiéramos ver desde distintas perspectivas y poder modificar”, indica Price. “Creo que ha sido una forma muy táctil de hacerlo, lo que creo que ha sido de gran importancia porque tomamos como base la escala de estas criaturas. Nos ayudó mucho el punto de realidad que da poder ponerte frente a algo y mirarlo directamente.”
  Una vez construidos los distintos Kaiju, el equipo hizo lo que Del Toro ha denominado “El Operación Triunfo de los Kaijus” en el que a cada criatura se le dio su momento de gloria para posteriormente recibir críticas y elogios de todo tipo. Price deja escapar una sonrisa retorcida cuando recuerda el proceso de votación: “Fue super divertido”, asegura.
  Una vez diseñados los Jaeger y seleccionado el mejor Kaiju, dio comienzo el trabajo serio de preparar a los robots y a los monstruos para la gran pantalla. En una época en la que la tecnología avanza con extrema rapidez existe una gran variedad de técnicas distintas que los cineastas podían usar. También hay muchas posibilidades nuevas para hacer más creíbles en pantalla los robots y monstruos. Poco a poco fue haciéndose evidente que los efectos generados por ordenador eran la solución más flexible y la elección más lógica para dar vida a las gigantescas criaturas. Del Toro no estaba dispuesto a que hubiera diferencia alguna entre las intervenciones de los actores reales y las de los carísimos monstruos.
  Industrial Light & Magic es la compañía de efectos especiales pionera y la más respetada en la historia del cine. Al tener a John Knoll, de ILM, supervisando los Kaiju y los Jaeger el punto de vista de Del Toro se respetó al máximo. “Piensas en el prestigio de ILM y todo lo que han hecho, desde 'Star Wars' hasta 'Piratas del Caribe', y aún así es impresionante el entusiasmo que desprenden”, indica Thomas Tull. “Tanto John Knoll como todo el equipo de ILM estaban entusiasmados con la idea de hacer esta película. La primera vez que fui a San Francisco y vi alguna de las tomas definitivas fue impresionante. Hemos sido muy afortunados de poder contar con Guillermo del Toro y de poder unir su imaginación con la magia de ILM. Creo que los resultados lo dejan bastante claro.”
  No hay mayor crítico de entidades fantásticas cinematográficas que Del Toro. “No confío en la alta tecnología, pero me fascinan los robots, las máquinas, los relojes… cosas de ese tipo”, confiesa el cineasta. “Quería que los robots destilaran nobleza de alguna manera, así que su diseño se ha hecho evocando esa nobleza de algunas máquinas, aquellas que conjuntan diseño y funcionalidad.”

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

9 Diciembre solo en cines
MISIÓN H2O

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... LAS  CUATRO PLUMAS

Criticas del pasado...

EL ZURDOSE BUSCA LOS VENGADORES
BODAS DE SANGRE MAGIA EN EL AGUALAS VISITAS DEL PRESIDENTE