Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Paddington
Año Producción: 2014
Nacionalidad: Inglaterra, Francia, Canadá
Duración: 95 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Animación, Comedia, Familia
Director: Paul King
Guión: Paul King. Basado en una historia de Michael Bond  
Fotografía: Erik Wilson 
Música: Jackson La Rocca 
FECHAS DE ESTRENO
España: 6 Enero 2015
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Warner Bros.


SINOPSIS

Paddington se ha criado en la selva junto a su tía Lucy, pero tras un terremoto, la tía decide ocultarlo y enviarlo en barco hasta Inglaterra, en busca de una vida mejor. Cuando el joven llega a la estación, comprueba como la vida de ciudad no tiene nada que ver con lo que se había imaginado hasta que por casualidad conoce a una familia, los cuales lo acogerán en su casa. Pero la gran aventura comenzará cuando una siniestra taxidermista lo vea y quiera apropiarse de él...

INTÉRPRETES

NICOLE KIDMAN, MICHAEL GAMBON, BEN WISHAW, PETER CAPALDI, IMELDA STAUNTON, SALLY HAWKINS, JULIE WALTERS, HUGH BONNEVILLE, JIM BROADBENT, MATT LUCAS, MATT KING

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER

icono bsoBSO

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

icono criticasSECUELAS:  Paddington 2 (2017) 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

 El oso Paddington vio la luz en el libro de Michael Bond de 1958 ‘Un oso llamado Paddington’ y la posterior serie del ‘Oso Paddington’, que ha vendido más de 35 millones de ejemplares y ha sido traducida a 40 idiomas. 
  Quizás sorprenda que el oso Paddington haya tardado tanto tiempo en dar el salto al cine. Tras varias encarnaciones en la pequeña pantalla, incluida una exitosa serie británica de 56 episodios que comenzó en 1975 diseñada y dirigida por Ivor Wood, este ‘Paddington’ supone la primera vez que el autor Michael Bond ha dado su visto bueno para que sus amados personajes pasen a la gran pantalla.
  Sin duda, como explica David Heyman, se trata de historias que tienen gran relevancia en nuestros días y que están listas para ser compartidas.
  Luego llegó la tarea de encontrar al director adecuado para dar vida a ‘Paddington’. David Heyman afirma: "Siempre he sido un admirador del trabajo de Paul King por su sensibilidad cómica, su imaginación desbordante y su trabajo con los actores. Me reuní con Paul y descubrí que no solo era un apasionado de ‘Paddington’, sino que ¡también conocía las historias y las distintas series de televisión mejor que yo! Esas primeras conversaciones fueron tan interesantes e inspiradoras que se unió a nosotros en el desarrollo del proyecto, primero colaborando con Hamish McColl en el borrador, y luego escribiendo su propio guion".
  El guionista Paul King nos explica cómo convirtió las historias de Paddington en una película:
 "Como la mayoría de los miembros de mi generación, tengo muy buenos recuerdos de Paddington en mi niñez. Crecí con las animaciones de FilmFair y el osito ocupaba un lugar destacado en mi habitación, aunque hasta que no volví a leer los cuentos como adulto no pensé en por qué este personaje me había cautivado tanto. La literatura infantil está plagada de animales, pero pocos tienen el atractivo perenne de Paddington. Para mí, el secreto está en su cartel: ‘Por favor, cuiden de este oso, ¡gracias’. A pesar de la tranquilidad exterior y confianza en sí mismo del osito, nos dice que, en su interior, es vulnerable y necesita ayuda en un mundo que da miedo”.
   “Michael Bond y yo queríamos que la narración del film no interfiriera con el disfrute de las historias de los libros que tanta gente conoce. Todas las famosas frases del comienzo del primer libro están presentes, desde el descubrimiento en la estación sin nada de ropa excepto su sombrero y el cartel hasta una visita llena de percances al salón de té, su desastroso primer encuentro con un baño y su viaje en metro. Y, aunque conocemos a Paddington antes en la película que en el libro, nuestra historia de Paddington es fiel a todo lo que Michael Bond desarrolló en las historias posteriores”.
  El lado cómico de la historia de ‘Paddington’ es, por supuesto, la transición de los (inicialmente reacios) Brown desde que lo ven hasta que lo integran en su familia. Cuando nos reunimos por primera vez, le pregunté a Michael Bond por el señor y la señora Brown, y él me respondió que estaban inspirados en sus propios padres. Le pregunté cuál hubiera sido su reacción si hubieran visto a un joven oso desaliñado y me dijo: "Mi madre hubiera querido darle un baño y a mi padre le habría preocupado el papeleo".
  Tras un rodaje preliminar en ubicaciones reales en Costa Rica (que hacían las veces del lugar de nacimiento de Paddington, la selva del Perú más oscuro), la producción se puso a trabajar para conseguir rodar en algunos de los lugares más reconocibles del Londres en el que se desarrolla la película, desde la estación Paddington con toda su belleza del siglo XIX, hasta el ajetreado mercado de Portobello y el sancta sanctorum del club Reform, en Pall Mall, todo ello antes de llegar al fabuloso y majestuoso Museo de Historia Natural. ‘Paddington’ ofrece un recorrido turístico plagado de joyas ocultas y lugares perfectamente reconocibles a partes iguales como los autobuses Routemaster, los taxis negros y los vagones de metro, todos ellos presentes en el caos cómico que parece atrapar a Paddington cuando trata de moverse por la gran ciudad.
  A pesar de rodar en lugares tan reconocibles, el equipo pensó que era importante que su Londres no fuera totalmente real. David Heyman lo explica así: "Nuestro Paddington es más realista que los anteriores y resulta bastante diferente del osito de peluche de algunas ilustraciones. Pero sigue siendo un oso que habla, y eso es algo fantástico en sí mismo. No creímos que terminara de encajar del todo con un Londres totalmente real, así que además de trasladar a Paddington a nuestro mundo real, también acercamos nuestro mundo a Paddington".
El director Paul King lo elabora un poco más: "Los libros de ‘Paddington’ siempre estaban ambientados en la época en la que fueron escritos, lo que aporta a la serie una atemporalidad maravillosa. Queríamos que nuestro mundo funcionara tanto para quienes leyeron los libros originales, como para quienes vieron las series de televisión o quienes no conocían nada de la historia. Londres es una ciudad donde el patrimonio y la modernidad coexisten en una increíble confusión, y la posibilidad de recrear un Londres atemporal y potenciado donde se sintiera bien un osito que habla era una oportunidad demasiado apetecible como para dejarla escapar".
  Gary Williamson, el diseñador de producción de la cinta, dice "Nuestro punto de partida en un marcado contraste con nuestra última película juntos, fue crear un mundo ‘real’, no el mundo de cartón-piedra de producciones anteriores del oso Paddington, sino una realidad potenciada donde resulte totalmente natural encontrarse con un animal que habla".     El uso del color fue clave. Gary continúa: "Queríamos que la película fuera muy fuerte en términos visuales y utilizar el color como punto de referencia para los personajes y, por tanto, para su entorno; la señora Brown, el señor Brown, los niños, Millicent… todos tienen una paleta de colores muy concreta, que nuestra diseñadora de vestuario, Lindy Hemming, reproduce también en su ropa".
  Quizás el mayor desafío para Gary fue rodar al aire libre y con público: "Puedo controlar el rodaje en un estudio, pero ¡no puedo controlar Londres!" A pesar de todo, la producción fue muy bien recibida allí donde fue, ya que este famoso osito demostró, una vez más, ocupar un lugar destacado en el corazón de todos, algo muy útil cuando tienes que cerrar un andén en una gran estación de tren, redecorar casas victorianas, tomar por asalto museos nacionales y rodar en astilleros en uso.
  La climatología fue sorprendentemente benigna con el equipo de rodaje a pesar de estar en los primeros meses del invierno de 2013.
  Una de las decisiones más importantes que tomó el equipo de rodaje fue la de la voz de Paddington. Cualquiera que haya crecido con los libros o con las distintas encarnaciones del personaje para la televisión tiene su propia idea de cómo debería sonar un joven oso peruano que ha aprendido inglés escuchando discos en un gramófono. Fue una tarea difícil, pero con un final muy feliz.
  En la primavera de 2014, el aclamado actor británico Colin Firth ya llevaba algún tiempo trabajando en el proyecto. Había participado en la preproducción, ensayando con los actores y, en las primeras fases de la posproducción, había acudido al estudio de grabación para prestar su voz en varias escenas. Sin embargo, durante esos primeros meses de la posproducción, el director Paul King y Firth tomaron una decisión difícil. King nos cuenta la historia: "Nos dimos cuenta poco a poco, ambos, a lo largo del proceso de creación del oso, que duró muchos, muchos meses, de que la voz de Colin sencillamente no encajaba. Todos pensamos que Paddington necesitaba una voz más ligera y más joven, ¡no tan elevada, oscura y elegante!" Por eso decidimos "delante de una taza de té y un sándwich de mermelada" –tal y como lo recuerda Paul– que lo mejor era que Colin abandonara sin más el proyecto”.
  La búsqueda de una voz para Paddington duró varias semanas, y muchos de los actores de más talento del país hicieron las pruebas para interpretar este papel icónico. Con un planteamiento bastante tradicional y quizás tomando la delantera al propio Paddington, King escribió al joven actor de cine y televisión británico Ben Whishaw para preguntarle si quería hacer la prueba para el papel, ya que era admirador suyo desde hacía años. Después de una prueba con Ben, Paul admite que "escuchaba en su voz siempre que pensaba en el oso".
  El proceso de 'creación' de ‘Paddington’ fue, tal y como cabría esperar, enormemente colaborativo. Este oso generado por ordenador y totalmente animado que mide 90,15 cm sin sombrero y 90,23 cm con él tenía que existir en el mundo real, junto a personas y lugares reales, y esto implicaba la visión y habilidades de muchos. El director, los productores, un equipo de 500 animadores, compositores y especialistas en efectos visuales, además de los departamentos más ‘tradicionales’ de diseño de vestuario, decorados e iluminación…, todos ellos desempeñaron un papel muy importante en la creación del oso.
  Todos los aspectos del look, la forma de hablar y la forma de caminar de Paddington revisten una importancia capital para que el público establezca un verdadero vínculo con él.
  Una vez obtenido el look distintivo de Paddington, King y Grillo trabajaron intensivamente también en el set de rodaje para determinar la forma de moverse del oso. En colaboración con el maravilloso intérprete de teatro físico Javier Marzan, y con el aclamado director de teatro y comedia Cal McCrystal, filmaron referencias para cada escena que los animadores aprovecharon para definir los movimientos de Paddington. Para colocar a este Paddington totalmente real, que respira y retoza, en su entorno, Nick Dudman creó una maqueta de ‘oso disecado’ que el equipo de efectos visuales empleó como referencia, capturando la forma en que el pelaje de Paddington atrapa la luz al interactuar con los intérpretes ‘reales’ y su entorno tangible.

logo radio directo