Recuerdos...
  • Registro

Recordando... GALERÍA DE FENÓMENOS
 Todos los festivales tienen sus fenómenos. Nueva York tuvo cuatro.

   
 
   Todos los festivales tienen sus fenómenos. Nueva York tuvo cuatro. El primero abrió el desfile: fue el “Hamlet” ruso, dirigido por Kozintsev, que inauguró el programa. Parte ballet parte ópera, parte pantomima, con un poco de Shakespeare y un mucho de Eisenstein, éste es el “Hamlet” más indeciso de todos.
  Ser o no ser… poema sinfónico, álbum de imágenes, sinopsis teatral.pro-Olivier, anti-Welles o viceversa.
Decir que el film es bueno, es demasiado. Primero habría que decidir si es o no un film. “Hamlet” va de lo sublime a lo ridículo en trayectoria de frenético zigzag. En general, no queda más remedio que analizarle esa mala palabra del diccionario crítico del cine: “académica”. Pero en sus arrebatos visuales, por aquí y por allá, en ella asoma una grandeza elefantina, disparatada que le da un extraño hibrido encanto de fenómeno circense.
  Algo semejante le ocurre a “Lady Macbeth de Mtsenk”, la película que el polaco Andrzej Wajda se fue a hacer a Yugoslavia. Música ominosa y operática de Shostakovich, imágenes líricas y cinemascópicas, actuaciones gesticulantes y exoftalimcas, aunque no hay brujas hay de todo lo demás en este cocido seudoshakesperiano.
  Lo de “Macbeth”, al parecer, es una excusa de Wajda para darle un cariz clásico a un film de crónica roja, que está muy cerca de “El cartero siempre llama dos veces”, de Cain, y naturalmente, de “Obsesión” de Visconti.
  Wajda es un director más joven, más moderno, infinitamente mejor que Kozintsev. Su film es inferior a “Hamlet” y éste es el mejor elogio que puede hacérsele al director. Wajda tiene sentido del ridículo muy contemporáneo, y este pastiche pseudo-shakespeariano le da risa hasta a él mismo.
  Si a algo se parece el film es a una película mexicana titulada “Los salvajes”, con que Rafael Baledón tuvo una vez la osadía de competir en Venecia. Inclusive la heroína tiene la carnalidad sin dieta y la villanía de colmillo afuera que caracterizó a criaturas inefables como Mary Esquível y Merche Barba.
  “Límite de seguridad” es otro género de rareza. El guion presenta en serio el mismo tema del que Kubrick se burló en “Dr. Strangelove”. Y el resultado es tan involuntariamente cómico que uno empieza a preguntarse si el film de Kubrick era bueno en realidad o si el holocausto atómico es un absurdo tan horrendo que su visualización mueve automáticamente a risa.
  Lincoln Center retumbó de carcajadas ante diálogos como aquel en que el Presidente de Estados Unidos (Henry Fonda), le dice por teléfono al premier soviético: “Siento informarle que está en camino un avión que lanzará dos bombas de 20 megatones sobre Moscú”, y el premier responde: “lo llamará de aquí a un rato”.
  A pesar de esto, a pesar de un comienzo abominable y varias ingenuidades sin perdón, la película de Lumet alcanza un nivel de suspense aceptable en su segunda mitad. Pero, como “Dr. Strangelove”, a lo más que puede aspirar es a un nivel dudoso de ficción científica en que se está jugando con algo muy serio, sin siquiera tener la justificación de haber logrado algo realmente artístico.
  El fenómeno final y más notable fue “La pasajera” de Munk, que murió en un accidente antes de completarla. Sus alumnos han creado un final y comienzo con fotos fijas, que sugieren lo que Munk quería decir en este encuentro inesperado de una ex prisionera de los nazis con su carcelera de otros tiempos.
  Muchos han querido ver en este fragmento la obra maestra de Munk. No es verdad. Por lo que puede captarse de los retazos, el film hubiera sido inferior a la extraordinaria “Suerte loca”. Inclusive, lo más duro que puede decirse de “La pasajera” es que los stills con narración son más interesantes que las escenas del campo de concentración que el director dejó casi completas. La carcelera, al narrar su propia historia, se acusa tan obviamente que estas escenas tienen el acento increíble de un “Rashomon” donde las versiones son condenatorias para quien las inventa. Esto, sin duda alguna, está en directa oposición con lo que Munk parece expresar.
  ¿Es que los alumnos interpretaron mal al maestro? ¿Es acaso verdad que Munk se suicidó porque no le dejaban hacer “La pasajera a su gusto?" ¿Hasta qué punto los traductores han sido traidores?. Cada festival tiene su misterio y esta “pasajera”, brillante y truncada, es el enemigo de Nueva York 1964.

Texto escrito por RENÉ JORDÁN en 1964.

logo radio directo


El cine "S" de hoy
(Contenido no apto para menores)
DANESAS DEL PLACERLADY PORNO
 Ver todo el cine "Clasificado S"

Comedia erótica italiana
LA COLEGIALA SEDUCE A LOS PROFESORESLA VIUDA DEL TONTO
Ver todas las comedias eróticas italianas

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... HELLRAISER

Criticas del pasado...

Crítica... VIERNES 13 PARTE 2Crítica... FANTASMA DE AMOR Crítica... FANTOMAS CONTRA SCOTLAND YARD

NO-DO. Noticiario español...

NO-DO. Archivos del noticiario español
Disponible el nº 9

Ver todos los NO-DO

Frase Famosa                  Anécdota

FRASE FAMOSA... FERNANDEL ANÉCDOTA DE... LIONEL BARRYMORE 

Últimos fallecimientos

HA MUERTO... ADOLFO QUIÑONESHA MUERTO... GERARDO MALLA
HA MUERTO... JOAN MICKLIN SILVERHa muerto... JUAN ANTONIO PORTO
HA MUERTO... MARK EDEN
HA MUERTO... JEAN PANISSE

Últimas BSO's añadidas

MÚSICA DE... JUDEXBanda sonora... TOM Y JERRY
Banda sonora de... WINTER ORBITBanda sonora... LA VAMPIRA DE BARCELONA

El rincón del recuerdo...

Recordando... UN ACERCAMIENTO A MIZOGUCHI